Ibrahima Barry

En lo esencial este texto es resultado de una investigación que hemos consagrado al estudio de la dinámica de alfabetización de la agrupación Guilintico. Esta agrupación se fundó en la década de los ochenta por mujeres campesinas deseosas de luchar juntas contra las dificultades de la vida cotidiana. En el plano de la metodología hay que decir que el contenido que se presenta ha nacido del terreno. En efecto, hemos estado viviendo en la aldea de Gongoré para poder observar, comprobar y escuchar a sus habitantes. Y todos estos elementos son los que hemos transcrito en el presente artículo. Por lo demás, la elección de este tema de estudio se justifica por nuestra implicación en el proceso desde sus primeros momentos. Pasados algunos años, nos ha parecidû útil revisar esta experiencia, ya que ella constituye realmente un hito decisivo en nuestro compromiso de apoyo al desarrollo. Ibrahima Barry es socio-economista y formador agrícola de CENAFOD (Centro Africano de Formación para el Desarrollo) en Conakry, República de Guinea. La oficina de proyectos del IIZ/DVV en República de Guinea apoya tanto el trabajo práctico de las mujeres como la evaluación de acompañamiento.

Mujeres, alfabetización y cambio social: el caso de la agrupación femenina «Guilintico» de Gongoré

Contexto de creación de la agrupación

En 1984 la República de Guinea se aparta radicalmente del régimen centralista y autoritario que había durado cerca de tres decenios.

Aquel pasado revolucionario había arrastrado a la población a una pasividad total. Ocupados durante mucho tiempo en una militancia casi obligatoria, los diferentes sectores de la población no estaban preparados para ejercer una iniciativa libre a favor del cambio. Sin embargo, aprovechan la oportunidad que se les presenta con el final del régimen autoritario y empiezan a crear asociaciones de todo tipo, tanto en los centros urbanos como en las zonas rurales.

Pero las secuelas de aquel pasado, que se caracterizaba por la sospecha recíproca, la astucia individualista, la falta de información y de formación adecuadas, constituyen otros tantos apremios que apenas facilitan la evolución y la eficacia de estas organizaciones de manera general. Es en este contexto que en 1988 se constituyó la agrupación Guilintico en Gongoré. En el origen de su creación estaban cuarenta mujeres que querían reforzar la solidaridad y realizar conjuntamente actividades para la generación de recursos.

Gongoré queda a 359 km al Nordeste de Conakry. Está situada en la región del Foutah-Djalon, y se calcula que tiene una población de aproximadamente 8.000 habitantes repartidos en 60 km2.

En la zona se practica fundamentalmente la agricultura, la recolección y la cría de animales. Los productos de estas actividades que no entran en el consumo directo se comercializan en el lugar aprovechando el gran mercado semanal que se asienta en el centro de Gongoré todos los miércoles. Este mercado tendrá una gran influencia en el nacimiento de la agrupación Guilintico.

Gongoré es una aldea orientada hacia el exterior y cuyos movimientos de población son importantes. Las mujeres de la agrupación no escapan a esta regla; ellas se desplazan por razones muy diversas como reunirse con sus esposos, practicar el comercio en pequeña escala, etc.

El mercado semanal es el lugar donde nacen y evolucionan muchos de los componentes de la organización social. Es un punto importante de contacto con el exterior. El origen de la agrupación Guilintico se sitúa en este nivel. En efecto, es ahí donde se inició la interacción de las mujeres en el marco del mercado.

Todo empezó con una tontine (juego de financiación en cadena) destinada a promover y autofinanciar actividades individuales orientadas al pequeño comercio.

Al cabo de más de diez años de su creación, la agrupación Guilintico cuenta con una capacidad empresarial que despierta enorme interés en su zona; este éxito, que es evidente a los ojos de las mujeres involucradas, a veces es incomprensible para las demás, que se preguntan a qué puede deberse. A lo largo de su trayecto, la agrupación ha vivido experiencias que han llegado a ser verdaderos hitos y puntos de referencia para ellas y para las demás mujeres.

Las cinco experiencias fundacionales de Guilintico

Clamorosas y socialmente formativas, estas experiencias han constituido el cimiento del itinerario de las mujeres de la agrupación Guilintico.

Primera experiencia
En septiembre de 1989 la agrupación emprende un negocio de avicultura en base a un fondo propio constituido por cotizaciones de sus miembros. El proyecto, que había suscitado muchas expectativas, no tardó, sin embargo, en agotarse. En efecto, por falta de conocimientos suficientes en la materia, la enfermedad de new castle acabó diezmando rápidamente los gallineros de la agrupación. Es un fracaso, y el retorno al punto de partida. No obstante, este fracaso refuerza la cohesión de la agrupación, como resultado de un arranque de orgullo colectivo provocado por las burlas de que las mujeres fueron víctimas. En efecto, en la aldea, donde el control social es muy pronunciado, el querer desmarcarse y acabar fracasando es fuente de malestar, de frustración y de vergüenza.

Segunda experiencia
Nuevamente las mujeres se ponen a pensar para encontrar nuevos fondos de arranque. Deciden amontonar, para vender, los bloques de piedra que utilizan los constructores para hacer los cimientos de los edficios. Al final de la operación ganan la suma de 150.000 fg ($ 150). Como veremos más adelante, esta experiencia es decisiva para las mujeres.

Tercera experiencia
Con la vista puesta en multiplicar la suma obtenida por la venta de los bloques de piedra, las mujeres inician entre ellas una nueva tontine, con una tasa de interés del 10 %. Equipos de tres pesonas reciben un crédito de 50.000 fg para practicar el pequeño comercio con ocasión del mercado semanal. Esta acción, que se va a reforzar con la quinta experiencia, experimenta actualmente un verdadero auge. Pero el secreto que mantiene la agrupación a propósito de sus resultados no permite proporcionar datos numéricos completos.

Cuarta experiencia
Al estar en marcha el mercado de legumbres, las mujeres intentaron en vano conseguir acceso a tierras agrícolas para dedicarse a la agricultura. Las tierras cultivables son escasas, y el régimen territorial tradicional, que todavía persiste, excluye al género femenino de la propiedad de este tipo de patrimonio. Esta práctica, que siempre ha existido, está, sin embargo, y curiosamente, en contradicción con el derecho guineano. Pero las mujeres saben jugar en ambos registros.

Quinta experiencia
En julio de 1992 las mujeres negocian y obtienen de la mutual de créditos de Pita (la prefectura a la que pertenece Gongoré) un empréstito de 1.000.000 fg ($ 1.000) para reforzar su sistema interno de crédito, al que se ha hecho referencia anteriormente. Todavía no sabemos con precisión cuál es la situación de este empréstito, del que las mujeres se niegan a hablar. Es por eso que no podemos decir más al respecto. De todas maneras, parece que todo ha ido bien en términos del reembolso del capital y de sus intereses. De manera general, la existencia del secreto, a menudo mal comprendido por los observadores externos, es un indicador de autonomía y de margen de maniobra.

El encuentro con otros actores

Es desde esta situación de dinámica interna que acabamos de describir que la agrupación, en septiembre de 1992 (es decir, cinco años después de su fundación), entra en contacto con el Centro Africano de Formación para el Desarrollo (CENAFOD), la ONG que será su principal asociada en colaboración con el IIZ/DVV, que es el socio financiero y estratégico. También entran en juego otros actores locales y de menor envergadura.

La directiva de la Comunidad Rural de Desarrollo (CRD)
Una directiva elegida por la población (el número de cuyos miembros varía de siete a trece, según el número de distritos rurales que constituyen la CRD), es el órgano que se encarga de la movilizaación, la gestión y el control de los recursos de la comunidad en interés exclusivo de ésta.

Dada la notoriedad de la agrupación, notoriedad que crece constantemente, la directiva de la CRD ha desarrollado una estrategia de supervisión, intentando controlarla en todo lo que son sus opciones y sus tomas de decisión. Lamentablemente, este intento de recuperación no ha producido los efectos que se esperaba. Guilintico capta del mundo apoyos materiales y financieros, lo que le da la seguridad suficiente para no tener que ceder ante ningún tipo de presión.

Rápidamente la estrategia de colaboración y de facilitación va sustituyendo las diferentes tentativas de apropiación y de control de la agrupación por parte de los dirigentes elegidos de la CRD y del personal administrativo.

Sin mayores dificultades, las mujeres encontrarán la manera de conseguir administrativamente la parcela sobre la cual han construido su centro que comprende la sala de alfabetización, la oficina, la tienda y el taller de fabricación de jabón.

El consejo de sabios
Después de la familia es una de las instituciones más antiguas de la aldea. El consejo de sabios regula el funcionamiento de los campos social y religioso. Su legitimidad proviene de la ancianidad, de la larga experiencia de vida y del conocimiento que sus miembros tienen de las diferentes familias.

El patriarca que preside este consejo está muy comprometido con el progreso de la comunidad. Él ha sido el primero en bendecir la agrupación; y sus bendiciones tienen gran alcance psicológico. Él no deja de combatir a algunos viejos que acusan a las mujeres de desviación.

En suma, la agrupación cuenta con la garantía moral y el reconocimiento del consejo de sabios. Éste representa un caudal de legitimidad que resulta inestimable para las mujeres en una sociedad rural que todavía es tributaria de factores culturales y de todo tipo; una experiencia así es muy importante en el contexto aldeano.

Los cónyuges
La aldea se abre más y más al exterior. De esta manera las mujeres están en el centro de un movimiento que está en su auge. Este éxito estimula a sus maridos, cuya influencia es evidente. En efecto, es el régimen sociocultural dominante el que coloca a las mujeres bajo una fuerte dependencia de los varones.

Las mujeres están fuertemente ligadas a su hogar, lo que constituye la garantía de una identidad respetable. Una mujer divorciada, soltera o repudiada está cubierta de vergüenza.

Estas realidades culturales persistentes confieren a los varones un mayor poder de presión. A partir de este hecho, ellos son plenamente actores, capaces de elaborar sus propias estrategias y de influir en la agrupación a través de cada mujer.

Considerada por los maridos al empezar como sospechosa y como posible fuente de encuentros aleatorios para sus mujeres, la agrupación ha terminado por inscribirse en el orden de lo cotidiano para gozar de una reputación más bien positiva. Las opiniones que se ha podido detectar en el nivel de estos cónyuges son elocuentes. Para estos varones lo que está en juego es la imagen de sus esposas, en la medida en que todo hombre debe estar orgulloso de su mujer, y viceversa. De esta manera las mujeres se ven impulsadas a obtener los mejores resultados en los diferentes aprendizajes, con el fin de acceder a los puestos de responsabilidad. Entre los maridos que han vivido esta mutación se desarrolla una lógica de competencia. Hemos escuchado un adagio que ilustra muy bien este estado de ánimo:

«Si tu amigo tiene más dinero que tú, no es grave. Si él es más instruido que tú, tampoco es grave; pero si su mujer supera a la tuya, entonces realmente tu amigo te supera a ti».

Por otra parte, hemos podido percibir que progresivamente los maridos también han tenido acceso al sistema de crédito de la agrupación con la garantía de sus esposas. Para las mujeres esto constituye el punto de partida de la concepción de una institución de ahorro y crédito en el nivel de toda la comunidad.

Lo social y lo económico se entrelazan, y las mujeres que son conscientes de ello nos afirman que las relaciones y los valores se acomodan a la nueva situación.

Los cónyuges ausentes
Éstos se encuentran o en las ciudades del país o en el exterior del mismo. Es por su alejamiento y por su ausencia del campo social que ellos viven la agrupación en base a registros de interpretación. Se informan a distancia de los cambios ocurridos, a menudo a través de conversaciones que deforman lo que en realidad viene ocurriendo. A partir de este hecho ellos adoptan por lo general una actitud de duda y de desconfianza, lo cual los lleva a querer restringir la libertada de sus esposas. En 1996, dos mujeres jóvenes se vieron intimadas por la orden de que pura y simplemente dejaran la agrupación. Gracias a la mediación de los sabios se pudo apaciguar las cosas. En el plano relacional es éste uno de los problemas más preocupantes que han afrontado las mujeres en el camino que llevan recorrido.

Las diferentes estrategias de la agrupación

La agrupación Guilintico se ha construido sobre una lógica de avance colectivo para responder a los desafíos de todo tipo a que las mujeres se ven individualmente confrontadas. Recordemos que como consecuencia de sus primeras experiencias esta agrupación ha emprendido y seguido diversas actividades: fortalecimiento del sistema de crédito, alfabetización, fabricación de jabón, horticultura, recolección y comercialización de productos de cosecha (sobre todo grano de sorgo).

Para adquirir la notoriedad que hoy día se le reconoce, esta agrupación se ha alfabetizado y ha puesto en práctica un conjunto de estrategias que hemos intentado detectar a través de dos procesos que son el discurso y la narración de algunas mujeres de la agrupación:

  1. «Nosotras hemos hecho aquí lo que nadie más hubiera imaginado: hemos introducido la alfabetización, hemos introducido y dominado la técnica de la fabricación de jabón, hemos construido el mejor edificio de la localidad. Todo el mundo nos ha visto transportando sobre nuestras cabezas bloques de piedra, así como ripio y arena. Hemos hecho venir a la localidad al CENAFOD y a los blancos, que verdaderamente nos ayudan. Nos da orgullo ver que las demás mujeres intentan hacer lo mismo que nosotras. Para mí la agrupación es una segunda familia, ya que gracias a ella podemos tener dinero y podemos saber cosas. Acabamos de recibir el premio Agata (primer concurso de alfabetización organizado en la subregión por el Foro de Educadoras Africanas), dotado con 6.000 dólares americanos. Cada una de las mujeres desarrolla aparte sus propios negocios.»
  2. «Gracias a la agrupación las mujeres están en camino de conquistar libertades y poderes; ya no estamos frustradas y agotadas, como era el caso hace algunos años. Nuestro espíritu está abierto gracias a la alfabetización.»
  3. «Hemos llegado a reglamentar los problemas que surgen entre nosotras, ya que a pesar de todo la vida en grupo es delicada, sobre todo si hay dinero de por medio. El recurso a nuestro reglamento interno facilita la estabilización de la asociación.»

Si cotejamos las ideas que se desprenden de las declaraciones de las mujeres miembros de la agrupación, y de su entorno, se encuentra las ideas fundamentales que parecen guiar el accionar de la agrupación. Para las mujeres de Guilintico se trata de:

  • adquirir cierto saber utilizando para ello el instrumento de la alfabetización;
  • ser verdaderamente dueñas de las normas que rigen el funcionamiento de la asociación.

Desde el punto de vista de las declaraciones y de las acciones, el compromiso colectivo indica que las mujeres de Guilintico están solidariamente dispuestas a trabajar por la viabilidad de su agrupación. En consecuencia, desarrollarán las siguientes estrategias:

Estrategia de reforzamiento de la identidad colectiva
Más allá de la existencia bien real del individuo, hay una identidad colectiva que se funda en una voluntad compartida de acción. En nuestras entrevistas con las mujeres, ellas se han referido ampliamente a la seguridad y al espacio de libertad que les confiere la agrupación. Ellas dicen que se sienten frágiles cuando están solas, pero todas recuperan la confianza en sí mismas cuando se encuentran reunidas. De pronto ellas desarrollan simbolismos que constituyen el soporte de su cohesión y del sentimiento de pertenencia al grupo. En este sentido los 150.000 fg obtenidos por la venta de bloques de piedra de los que hemos hablado más arriba constituyen un símbolo al que las mujeres remiten su situación económica. Seguirán diciendo siempre que su haber es de 150.000 fg, pese a la importancia considerable que han adquirido sus negocios. Han compuesto para uso de ellas mismas una especie de himno, que en los hechos es un cántico que liga las alabanzas a Dios (a través de la fidelidad al Islam) con las virtudes del buen entendimiento y del trabajo.

Se han dotado también de unos vestidos blancos que ostentan en todas las ceremonias.

Estrategia de participación en los gastos sociales
La flexibilidad que caracteriza la forma de gestión de la agrupación le da la oportunidad de poder participar en los gastos sociales de toda la colectividad. Ya puede tratarse de gastos ocasionados por los bautismos, los matrimonios, las defunciones, los pagos a extranjeros en sus respectivos cargos, las ceremonias religiosas etc. Ellas plantean que los bienes sirven para darse gustos, y que son felices de poder participar en los costos sociales. No ven pues que haya ningún despilfarro en estas participaciones. De hecho es una forma de suscribir la seguridad social que hoy día conoce formas más elaboradas en otras sociedades. A cambio, la agrupación refuerza el reconocimiento y la legitimidad de que goza a nivel popular y colectivo, elementos que tienen mucho valor en el contexto de la aldea.

El conocimiento recíproco y la interdependencia social son los soportes de los lazos dinámicos existentes entre lo social y lo económico. La originalidad de la agrupación radica en su capacidad de integrar con lucidez estas redes sociales.

Estrategia de hermetismo
Las mujeres perciben a Guilintico como un logro y un acuerdo pacientemente elaborados en el tiempo y en el espacio. Las mujeres que han creado Guilintico se han mantenido en número de cuarenta (40) desde los tiempos de los primeros balbuceos. Este número par no tiene un significado particular por sí mismo. Pero en las creencias populares de la comunidad, los números impares no son favorables para la durabilidad de un acuerdo. A partir de ahí se entiende por qué la llegada de una mujer cuadragésimo primera (41) nunca ha parecido interesar a las mujeres de la agrupación Guilintico. Para ellas una sola mujer más serviría para que llegaran los riesgos de fisuras en el edificio que es su acuerdo. Sin embargo, están dispuestas a poner en juego su experiencia para ayudar a aquellas que quieran organizarse con fines empresariales. Esta protección del espacio interior, así como la noción de secreto que se deriva de la misma, son para ellas una fuente de protección y de autonomía.

Estrategia de acumulación de recursos duraderos
Para no dejar que se les escapen el mediano y el largo plazo, las mujeres de Guilintico se han empeñado en adquirir bienes duraderos y en formarse. En 1994 han logrado que la administración les conceda un terreno para construir en él su sede. En 1998 han adquirido también de un particular, pese a las inyercias del sistema, una propiedad agrícola de 2 ha. El pago del precio de esta propiedad, que asciende a 6.000.000 fg, está escalonado hasta el año 2004.

En un país en que no siempre está admitida la posesión de tales patrimonios por las mujeres, ni aunque estén reunidas en una agrupación, estas adquisiciones muestran que las mujeres de Guilintico saben sacar partido de la oposición entre las costumbres fuertemente enraizadas y las normas del derecho positivo que todavía son tímidas. En efecto, pese a la existencia de textos legislativos oficiales que no discriminan a las mujeres en lo que se refiere al derecho de propiedad de la tierra, persisten con fuerza las prácticas consuetudinarias que las excluyen de las mismas.

En el marco del proceso de desarrollo las mujeres son actualmente capaces de fabricar jabón al frío con resultados sorprendentes, y probablemente son el mejor ejemplo de éxito en alfabetización funcional. En este campo ellas han sido galardonadas en 1997 con el premio AGATHE UWILINGIYIMA, organizado en Dakar por el Foro de Educadoras Africanas (FAWE). Este premio, dotado con una suma de
$ 6.000, es decir 7.200.000 fg, ha reforzado profundamente el entusiasmo y el proceso de evolución de la agrupación.

Estrategia de selección y de apropiación
La asociación supone que los actores que se encuentran en interacción se influyen mutuamente. Es tarea de cada uno el definir sus límites en relación con lógicas que el otro no necesariamente comprende. Guilintico se ha comprometido intensamente en acciones conjuntas con su principal socio que es el CENAFOD. En estas condiciones ha adoptado innovaciones que llaman la atención en el curso de la resolución de problemas, del proceso de formación y del diagnóstico. El análisis de estas innovaciones será objeto de presentación en las páginas que siguen. Estas estrategias se encuentran articuladas por una lógica de planificación concertada que es una metodología preferida por las mujeres de Guilintico. Ellas se sirven de la misma para elaborar los programas de acción.

La agrupación ha podido superar una de las inercias más poderosas de la sociedad guineana: al empezar las mujeres rechazaban la práctica de las tasas de interés, que ellas asimilaban a la usura, que no es admitida por el Islam. Después, con el paso del tiempo, se pusieron a repensar esta creencia religiosa para decir que en realidad no hay usura, puesto que el crédito es esencialmente interno a la agrupación, que sigue siendo propietaria y responsable de los fondos. Pero el problema resurgió en el momento en que sus maridos, personas ajenas a la agrupación, empezaron a beneficiarse del crédito de la misma con una tasa de interés.

Estrategia de control de otras agrupaciones
Siguiendo las huellas de Guilintico, ha habido una emergencia considerable de nuevas agrupaciones. En el momento en que estábamos en la localidad para realizar nuestros sondeos, en el verano de 1998, las mismas llegaban a 19 y eran mayoritariamente femeninas.

Sin duda alguna la población en su gran mayoría se ha visto sensibilizada por los éxitos de Guilintico.

Todas estas agrupaciones han acabado por crear una unión, cuya mesa directiva, elegida por sufragio universal, está dirigida por la presidenta de Guilintico. Para llegar ahí, Guilintico ha tenido que llevar una adelante campaña electoral cuyos costos ha sufragado distribuyendo a personalidades femeninas y a jefes de familia paquetes de 9 a 10 cucharaditas de jalea gravados con un determinado importe. En las costumbres locales esta oferta simboliza humildad y respeto respecto de aquél a quien va dirigida. Es una costumbre que se practica en todos los asuntos sociales: una petición de matrimonio, la información a la familia política sobre el nacimiento de niños, la petición de un favor, el sello de una reconciliación. En caso de que los paquetitos de jalea sean aceptados por las personas a quienes están destinados, se convierten entonces en la señal de un contrato de honor entre las dos partes. El empeño de los pioneros por querer controlar el proceso que se ha extendido por toda la colectividad es un sôgno de la tendencia hegemonizante que poco a poco viene haciendo presa de la agrupación Guilintico. Esta desviación conlleva el riesgo de disipar la energía creativa de las mujeres en perjuicio de la prosecución lúcida de su dinámica interna.

Estrategia de diversificación de actividades y de minimización de riesgos

La agrupación ha tomado decididamente el rumbo de la diversificación de actividades. Las mujeres declaran que este enfoque plural de su accionar les permite hacer las opciones más oportunas. En efecto, a lo largo del año 1997 los precios de las materias primas que entran en la fabricación del jabón (soda cáustica, aceite de palma, aromatizantes, etc.) sufrieron un alza considerable. Para enfrentar la consiguiente contracción del mercado, Guilintico puso el acento en el crédito, incrementando los créditos concedidos. Este reajuste permitió minimizar el riesgo. La diversificación permite también que la agrupación dé trabajo a sus cuarenta mujeres de acuerdo con las propias opciones de cada una de ellas. Por esta vía Guilintico desarrolla un tipo de aprendizajes y competencias que le permiten incrementar globalmente sus posibilidades. Más allá de estas estrategias hay otras consideraciones que las mujeres ponen de relieve y que se presenta a continuación.

Resumen de las intervenciones

El diagnóstico o la introducción metodológica
Es la primera modalidad de comunicación que realmente se ha establecido entre el CENAFOD como organismo de apoyo, por una parte, y Guilintico por otra. Este diagnóstico, amplio e instrumentado, ha introducido el enfoque del análisis situacional que será determinante en el rumbo de las dos instituciones. Es la primera oportunidad de aprendizaje institucional para que los socios se conozcan en sus respectivas características: objetivos, estrategias, medios y métodos, etc. Esta primera actividad fue larga, hasta el punto de dejar a las mujeres sin aliento. Pero es necesaria para permitir que cada parte formule bien sus expectativas, reduciendo al mismo tiempo los fenómenos bien conocidos en el mundo de la ayuda para el desarrollo y que son por un lado el clientelismo y por otro, el paternalismo. Durante tres semanas, dos agentes del CENAFOD y algunas mujeres estuvieron analizando las conclusiones que ya se podía sacar de las actividades de la agrupación. Son principalmente las cinco experiencias pasadas de la agrupación las que han sido objeto de la gestión.

Con todo, el análisis de necesidades no es pertinente si no es en la medida en que desemboca en una estrategia que apunte a satisfacerlas, ya sea directa o indirectamente, siendo el acceso a las representaciones el que constituye la condición previa para asegurar la adecuación de las elecciones que se va a hacer.

Sin embargo, estas diferentes representaciones, alimentadas por las dificultades anteriores, no eran explícitas. Tampoco eran fáciles de concretar, en la medida en que los roles se encontraban repartidos en dos polos: el CENAFOD, consagrándose a canalizar los aportes de los participantes, mientras las mujeres proporcionaban el material para la reflexión. Esta manera de trabajar, que es la que siempre practican las dos entidades cuando se reúnen, permite garantizarle a la agrupación una importante autonomía en relación con la toma de decisiones.

Globalmente hablando, las mujeres consideran que las dificultades y los demás fracasos que han experimentado se deben al hecho de que ellas no tienen suficientes conocimientos para conducir a buen puerto las actividades emprendidas. Es por eso que el CENAFOD ha ofrecido muy rápidamente su intervención en un proyecto de alfabetización con el financiamiento del Instituto para la Cooperación Internacional de la Asociación Alemana para la Educación de Adultos (IIZ/DVV), que ya había manifestado esa intención. De esa manera estaban reunidos todos los elementos para que el CENAFOD, el IIZ/DVV y GUILINTICO comenzaran su asociación: el proyecto, el financiamiento y los beneficiarios.

No obstante, el diagnóstico que justificó esta iniciativa ha tenido el mérito de sugerir el enfoque del análisis situacional, que en manos de la agrupación será un instrumento casi dogmático y a prueba de todo. Este instrumento comprende: la identificación de un problema, su análisis, la elección de la mejor solución, la ejecución de la misma y, finalmente, su evaluación. Presentemos la alfabetización tal como ha sido llevada con la agrupación.

La alfabetización

Más que tratar sobre las técnicas de alfabetización en sí mismas, abordaremos únicamente el proceso y la naturaleza de los contenidos desarrollados. Esto en razón de que el interés fundamental del estudio se concentró en los efectos producidos en la agrupación Guilintico por esta actividad que constituye su eje. Los objetivos de esta alfabetización son de dos tipos:

Formación y aprendizaje
Se trata de la formación social general. Para ello, todas las sesiones de alfabetización comienzan con temas que vienen sugeridos por el entorno inmediato.

El primero de todos los temas fue: «el curso de resolución de un problema». Éste surgió a propósito del diagnóstico de septiembre de 1992, del que ya hemos hablado. En el curso de una animación organizada por los agentes del CENAFOD, las mujeres acabaron llegando más o menos a las etapas ya presentadas en la parte que trata del diagnóstico (la identificación de un problema, su análisis, la elección de la mejor solución, la ejecución de ésta y finalmente su evaluación). En aquel momento no se trataba realmente de ningún descubrimiento, puesto que esas etapas eran ya bien conocidas en el medio de los investigadores y de la ayuda para el desarrollo. Lo único que hacen es reflejar la lógica de todo proceso humano. A este respecto lo esencial es la capacidad de apropiación que desarrollan las mujeres en una dinámica de investigación. En efecto, la alfabetización es una suerte de investigación-acción centrada en las prácticas de las mujeres. Una investigación cuyo objetivo es poder explicitar y sistematizar entre ellas aquello que está implícito en el hecho de la experiencia humana.

Otro tema que se desarrolló fue «el conocimiento», «ghandal» en la lengua pularý(que es la lengua de alfabetización en Guilintico). Este concepto es una vuelta crítica sobre la necesidad que tienen las mujeres de producir conocimientos y sobre la necesidad que tiene el CENAFOD de apoyar las andaduras y los procesos de producción. Vistos en su conjunto, los procesos son numerosos y variados, ya que abarcan todos los aspectos de la vida de la agrupación y de sus miembros: medio ambiente, higiene, gestión, colaboración, comunicación, estudio de viabilidad de una acción, etc. La lógica dominante es la de la formación y la educación permante.

Metodología e instrumental
Estos objetivos son la adquisición de la capacidad de leer, de escribir y de calcular. Son corolarios de los objetivos de la formación y el aprendizaje que acabamos de desarrollar. El dominio de estos mecanismos constituye una de las cosas más importantes que están en juego para las mujeres, primero entre ellas mismas, y a continuación entre ellas y las mujeres de otras localidades: a ver quién habrá dominado mejor los instrumentos, la comunicación y la gestión. Esta sana emulación se ha venido acentuando con motivo de dos acontecimientos que son:

  • la celebración de la jornada internacional de la alfabetización que tuvo lugar en Gongoré el 8 de septiembre de 1995; jornada que contó con la presencia de numerosos cuadros nacionales e internacionales;
  • la obtención por Guilintico del premio internacional de alfabetización Agathe Uwinlingiyimana en 1997 en Senegal.

Desde el punto de vista metodológico, las mujeres vuelven a poner en tela de juicio ciertas prácticas, de manera especial en los procesos de toma de decisiones. Ellas desarrollan lógicas de planificación y lógicas contractuales.

En medio de la oralidad consuetudinaria de Guilintico, progresivamente se van insertando prácticas de escritura a través de los informes, las fichas técnicas, los documentos de crédito, etc.

Por lo demás, el proceso de alfabetización de adultos suscita cuestionamientos en torno a los conceptos subyacentes que lo rodean: la educación permanente, la formación de adultos, la educación de los jóvenes, etc. Ahora bien, estos conceptos no se encuentran petrificados en definiciones. Los significados que se les da y sus representaciones varían según los centros de interés y los perfiles de aquellos que los utilizan.

Por nuestra parte, en el programa de alfabetización de Guilintico comprobamos la existencia de dos dimensiones operativas que se implican íntimamente la una en la otra, a saber: la formación y el aprendizaje. Estas dimensiones se inscriben en una lógica de cambio social para el progreso.

La formación y el aprendizaje a través de la acción, tal como se han desarrollado a partir de 1994, facilitan la sistematización y la elaboración de saberes y de identidades propias de la agrupación Guilintico. Pero este proceso es largo, ya que tiene en cuenta las capacidades básicas de cada mujer, que son las que la alimentan en su evolución.

Es normal que una transformación social profunda no aparezca todavía a los ojos del observador si se considera los comienzos de la alfabetización en Guilintico, la constancia y la perseverancia de las mujeres en su afán innovador, tanto en el nivel de las prácticas como en el de las iniciativas. La mejor ilustración de esta fe en el porvenir es la puesta en práctica del centro de alfabetización.

La construcción del centro de alfabetización
En los hechos, el centro de alfabetización es el fruto de una colaboración entre la DVV, Guilintico y el CENAFOD, aproximadamente en las siguientes proporciones: IIZ/DVV 55 %, Guilintico 35 % y CENAFOD 10 %. Los aportes de la agrupación para la realización de este edificio han sido de diferentes tipos:

  • Suministro y transporte de todos los agregados (arena, grava, bloques de piedra, agua).
  • Hacerse cargo (alojamiento y manutención) de los cuatro técnicos y de su accionar durante los dos meses de trabajo. A esto se añaden todos los pequeños gastos y los servicios cotidianos realizados.

Las otras dos partes intervinientes han financiado la compra y el transporte de los materiales (cemento, chapas, madera de construcción, ladrillos cocidos) y los costos de la edificación.

El Centro consta de una sala de alfabetización equipada, una sala-taller, una tienda, una oficina y las letrinas en edificio anexo. En esencia se puede decir que este centro está actualmente entre los edificios más representativos de la comunidad rural de desarrollo. Es un símbolo de la agrupación y la expresión material de su acuerdo armónico, según algunos aldeanos que no han tenido inconveniente en transmitirnos su opinión sobre el tema.

El edificio está situado en el centro de la aldea, no lejos de la cabeza de distrito de la subprefectura, de la residencia del subprefecto, del centro de salud y de los dos centros escolares (escuela primaria y colegio secundario). Se encuentra pues en medio de todo lo que simboliza la localidad, el poder y la notoriedad. Además de los usos que hacen de él sus propietarios, está abierto a todas las demás agrupaciones de la localidad, que sostienen en él sus reuniones y sus sesiones de alfabetización. Sirve también de espacio de acogida para las personalidades que llegan a visitar la localidad.

El comienzo de la fabricación de jabón
Dentro del marco de sus actividades, Guilintico había planificado en 1995 la fabricación en frío de jabón, la cual arrancó inmediatamente después de haberse construido el centro de alfabetización. Con dicha actividad, la agrupación respondía a una intensa demanda que existía en el nivel de la colectividad. Para cumplir su objetivo con eficiencia, las mujeres tenían que aprender las respectivas técnicas conducentes. Propusieron a sus socios institucionales (el CENAFOD y el IIZ/DVV) que las apoyaran en este sentido.

De esta manera, los tres socios se distribuyeron los roles. El IIZ/DVV y el CENAFOD encontraban ahí una oportunidad para acompañar la alfabetización, al apoyar actividades generadoras de ingresos. Tomaron a su cargo la adquisición de materias primas (aceite de palma, soda cáustica, colorantes, aromatizantes) y del material técnico (mesas de corte, guantes, cubas, otros recipientes), así como el pago de los honorarios para las actividades de formación. Guilintico aseguró el alojamiento y la alimentación de la instructora, durante el período de formación y de consolidación. La instructora es una mujer refugiada, originaria de Sierra Leona, que pudo responder satisfactoriamente a las condiciones de la convocatoria para el cargo. Para iniciar a las mujeres de Guilintico se la retuvo durante treinta días.

En conjunto el aprendizaje se desenvolvió con normalidad y todas las mujeres aprendieron efectivamente a fabricar jabón con resultados más o menos iguales. Antes de clausurar las sesiones de aprendizaje se llevó a cabo una evaluación, que consistió en que cada uno de los 4 grupos de aprendizaje fabricara jabón para ponerlo en venta. La agrupación no había conocido hasta ese momento un ambiente de trabajo tan positivo. La motivación y las ganas eran tanto más fuertes cuanto que era una mujer venida de afuera la que aseguraba el aprendizaje. A esto se añade el hecho de que en Gongoré nunca se había emprendido una actividad semejante. Esta doble innovación reforzó entre las mujeres el sentimiento de estar siendo útiles a la colectividad. Al final del aprendizaje, la instructora se vio colmada de regalos de todo tipo provenientes de las mujeres. Incluso los recibió de personas que no pertenecían a la agrupación.

Tras ingresar en período de producción, Guilintico provocó la caída del precio unitario del jabón; la prueba es que los comerciantes locales empezaron a hacer pedidos al por mayor para poder aprovechar el precio relativamente competitivo establecido por la agrupación. Se aceptaba los pedidos con la condición de que los comerciantes y las mujeres se pusieran de acuerdo sobre el margen de beneficios que aquéllos deberían aplicarle al jabón.

Comunicación

En esta dinámica de colaboración interna y externa, jugó un papel decisivo la comunicación. Ella es en efecto el fondeadero de todas las iniciativas y todas las formas de negociación. Al igual que los incentivos, esta comunicación ha articulado las relaciones orientándolas hacia metas precisas. Detrás de cada objetivo hay una realidad determinante en la representación de las mujeres y de los habitantes de la aldea en general. Hemos anotado algunos elementos de este universo de palabras.

Pese al desarrollo de la escolaridad y a los esfuerzos de la alfabetización, la oralidad se reserva una funcionalidad dominante en las relaciones de comunicación. Ella sirve de vehículo para los valores y elementos subyacentes a todos los contratos sociales a que se ven constreñidos los miembros de la comunidad. Una abundante literatura la sostiene y enriquece cotidianamente. Esta literatura aborda todos los aspectos de la vida en sociedad: la moral, la justicia social, la transparencia etc. Desde el proverbio hasta el cuento, pasando por la narración de acontecimientos, el peso de la palabra tiene una importancia capital. En el curso de nuestras entrevistas hemos compilado un repertorio de dichos, cuentos y relatos que utilizaban las mujeres, ya sea pªra ilustrarnos sobre alguna cuestión, ya para enunciar principios generales. Los presentamos siguiendo temáticas que constituyen otros tantos esfuerzos de comunicación:

La sacralidad del bien colectivo
Cuento:
«Tres amigos deciden salir a buscar fortuna. Al cabo de tres días de camino encuentran tres piezas de oro macizo, las tres igualitas. Al no haber problema ninguno que plantearse a propósito del reparto, cosa que era evidente a sus ojos, al menor de los tres lo mandan inmediatamente a que vaya a la aldea vecina a buscar qué comer. A su retorno los otros dos lo atacan y lo matan para que ‘la parte que les tocaba a tres personas ahora les tocara a dos’. Tras haber cometido su felonía, se pusieron a comer. Murieron inmediatamente, ahí mismo, porque aquél a quien habían matado a su vez había puesto veneno en la comida para que ‘la parte de tres personas le tocara a una sola’».

Se evocó este cuento al comienzo de la fabricación de jabón para sensibilizar a las mujeres respecto de importantes desapariciones de jabón: se trataba de recordarle a cada una que el bien colectivo debe estar a salvo de las debilidades humanas, ya que no hay gesto, hecho o declaración que pueda esacapar a la justicia. En los discursos es recurrente la exaltación de «Dios» como el justiciero invisible.

Prudencia
«Al cavar el agujero de la traición no conviene hacerlo muy hondo, porque nunca se sabe quién va a caer ahí adentro». Las mujeres enunciaron este proverbio para responder a aquellas personas que las miraban con mala voluntad y que tendían a bloquear sus esfuerzos.

Transparencia
«Si dos mujeres muelen cereales sin permitir que se les vea las axilas, esos cereales nunca quedarán bien molidos». En otras palabras, no se puede moler correctamente, hacer realidad el progreso común, si se realiza el trabajo a medias.

Reconocimiento y alianzas
«Tu pequeña disputa no puede provenir del mismo lugar al que has enviado una pequeña cola». Esta idea sirve para justificar el don. Aquí es la función de seguridad de éste la que ocupa el primer plano. Se trata de una especie de alianza anticipada.

Los prejuicios
«Si alguien se propone regalarte un vestido, mira el que él lleva puesto para hacerte una idea de lo que puedes esperar». Este dicho se utiliza con frecuencia para referirse a las promesas: las intervenciones externas no escapan a las interpretaciones sutiles de los aldeanos.

El desconocimiento del contexto social por parte de los extranjeros
«Cuando un extranjero entra en una choza, debe abrir bien los ojos, pues no sabrá por dónde chorrea el agua cuando llueve».

Sanción
La canción punitiva
: Se trata de elaborar un canto de mal gusto, más bien burlesco, que las mujeres miembros de una agrupación se pondrán a cantar en el patio de aquella que no ha pagado sus deudas o ha incumplido cualquier otra obligación relacionada con la agrupación. Es una forma de reclamo y de presión que las mujeres del campo temen más que a nada. Y con razón: desde el momento en que se entona esta canción, llama la atención de todo el mundo, que repite su mensaje. Y nadie quiere ser el hazmerreír de la aldea. Este temor es tanto más justificado cuanto que la sanción puede constituir un reparo para otras circunstancias y para otros envites. Este modelo está en vías de ser formalizado por las agrupaciones de muchachas. No obstante, su institucionalización requiere la aceptación de todas aquellas que pueden resultar sus víctimas.

Además de la circulación de información, la comunicación en su conjunto es un instrumento que sirve de regulador social. Los casos prácticos que acabamos de evocar más arriba muestran que se trata de una realidad cultural reproducida por la vía de la socialización y de la educación.

Si se observa las preocupaciones a una escala mayor, uno se da cuenta de que las temáticas abordadas en los ejemplos extraídos del terruño son en realidad cuestiones contemporáneas con las que nuestras sociedades están permanentemente confrontadas.

La entrada en escena de la comunicación efectiva para el desarrollo ha favorecido la cooperación entre las diferentes asociaciones de la comunidad rural de Gongoré. Ella permite:

  • resolver los problemas interpersonales e intergrupales al reducir los desacuerdos;
  • valorar a los individuos y a los grupos permitiéndoles que manifiesten su existencia y su personalidad;
  • realizar tareas colectivas en el nivel de las agrupaciones y de la unión.

Si se tiene en cuenta los elementos mencionados, resulta que el incentivo del cambio en la localidad de Gongoré ha pasado necesariamente por el planteamiento de problemas que tienen que ver con la vida colectiva sometida a la prueba del compartir y del cuestionar.

A modo de conclusión

La agrupación Guilintico tenía una motivación y un compromiso bien reales antes de que hubiera ninguna intervención externa. Las primeras actividades que ella había emprendido en este sentido han sido algunas veces fracasos que las propias mujeres han sabido superar. Estas experiencias han sido psicológicamente determinantes a lo largo de su itinerario. A continuación, el CENAFOD se ha acercado a Guilintico con la intención de poder aportarle su apoyo en el campo de la formación y la alfabetización. A través de esta asociación las mujeres han podido desarrollar y reforzar sus capacidades de gestión, de planificación y de análisis.

Dado el carácter innovador de la agrupación, ésta ha dado lugar a todo tipo de planteamientos, tanto en su propio seno como en el nivel de los demás actores locales. Estos planteamientos son tanto más reales cuanto que la agrupación no es necesariamente igualitaria, si bien funciona sobre la base del consenso.

Es así como los diferentes actores han elaborado estrategias que han puesto en práctica en mitad del juego de intereses, de relaciones de poder y de fuerza.

En lo que hace a la agrupación, ésta ha concebido sus propias estrategias colectivas, las que, sin embargo, no han impedido en lo más mínimo el desarrollo de estrategias individuales y de subgrupos.

De manera general, los conflictos se han manejado tan bien de cara a los forasteros, que el visitante inadvertido creería tener que ver con un medio homogéneo, de estilo completamente comunitario y libre de conflictos. Ocurre a veces que entidades rurales, con el fin de convencer a los interlocutores extranjeros de la necesidad de su intervención, les presentan una sociedad campesina apacible y movida por una fuerte cohesión. Ahora bien, eso no es más que un mito, hoy día bastante conocido. Si la sociedad campesina, como la mayor parte de las sociedades rurales, es apacible, es porque llega a resolver pacíficamente sus conflictos más importantes, y no porque no los genere.

Se han constituido numerosas agrupaciones a continuación de Guilintico. Todas ellas han constituido una unión que tiene a aquélla como actor central. Dotada de una directiva cuyos miembros son elegidos democráticamente, esta unión y la CRD (Comunidad Rural de Desarrollo) estarán en el centro de un Programa de Desarrollo Local (PDL). Este programa traduce una resolución local de progreso y de cambio que pone de manifiesto la toma de conciencia que se ha producido como consecuencia del movimiento de Guilintico. En el terreno aparecen nuevas categorías de actores que se posicionan, ya sea por su capacidad técnica, ya por su estatus de sabios o de personas elegidas a nivel local para que se encarguen de promover el desarrollo y la democracia.

La tendencia que ilustra mejor el espíritu de desarrollo endógeno que subyace al PDL es el esfuerzo de movilización y de canalización de los recursos financieros locales (individuales y colectivos). Por lo demás, las agrupaciones, la unión y la directivü de la CRD tienen la intención de sistematizar esta práctica construyendo un banco campesino de ahorro y crédito. El hecho de que la localidad rechace participar en las redes bancarias oficiales de ahorro y crédito es un indicador que revela esta voluntad de las agrupaciones.

Este coraje, como todo el resto de la andadura global, ha llegado a ser posible gracias a la instauración de una concertación y de una comunicación activas. Éstas se desmarcan fundamentalmente de la caricatura del simple ceremonial del árbol de palabreo. La comunicación interna es rica tanto en su forma como en su contenido, y las temáticas abordadas son siempre de actualidad: transparencia, relaciones públicas, obligaciones de la vida colectiva.

El hecho de que tales capacidades son desarrolladas principalmente por las mujeres obliga a tomar en cuenta la problemática de género. Es por ello que estas mujeres juegan un papel importante en la emergencia de una sociedad civil activa, capaz de aportar respuestas innovadoras a los enormes desafíos económicos y sociales.

Tales son los intereses que pueden resultar del progreso de la agrupación.

Esta agrupación de Guilintico se ha constituido sin influencia directa de algún proyecto ni de ningún tipo de programa. Cierto que ha podido estar marcada por la difusión de emisiones de radio sobre el movimiento asociativo, o simplemente por elementos que algunas de sus miembros hayan podido recoger en sus viajes. Pero es innegable que Guilintico se encuentra movida por un impulso endógeno. En efecto, esta característica no deja de explicar algunas de sus actitudes y decisiones; en particular la elección de acciones y de estrategias que ha puesto en práctica.

Desde que arrancó, y hasta el momento actual, el principio fundacional de las mujeres es «el acuerdo». Un acuerdo en el sentido más profundo del concepto, enteramente orientado a la voluntad de cambio, la voluntad de mejorar la calidad de vida y también ýe mejorar las relaciones sociales de fuerza. Ciertos actores, que desde el principio consideraron a la agrupación como un estorbo para el modo de reproducción ideológica y social de la localidad, desarrollaron estrategias de control y de recuperación del movimiento. Frente a estas estrategias las mujeres siempre han reaccionado jugando con el registro de la cohesión social, pero sin perder nunca de vista el logro de sus objetivos fundamentales. Sin mayores confrontaciones han llegado a conquistar para sus convicciones fundamentales a la mayor parte de sus detractores de los comienzos.

La dinámica generada se ha visto alimentada por la continua adquisición de conocimientos por la vía de la alfabetización y de la animación que de ella se sigue. No es pues gratuito esperar que esta dinámica se perpetúe.