Philip Lowe

En el intertanto, la Unión Europea (UE) se ha convertido en uno de los principales donantes de fondos para el desarrollo, a modo de complemento de las prestaciones por parte de los gobiernos nacionales. En ello, la UE procura lograr un perfil autónomo y fija sus propios objetivos en la colaboración para el desarrollo. Para nosotros es igualmente importante que además centre sus objetivos y programas político-educacionales cada vez más en el aprendizaje de por vida; la UE ya había proclamado el año 1996 como el año del aprendizaje de por vida. Fue un placer escuchar que la UE desea asignarle tan alta prioridad también a la educación básica. Tendremos que recordarle el cumplimiento de sus compromisos voluntarios; cumplimiento que tal vez podría ser en forma de un programa específico orientado a la Educación para Todos. Philipp Lowe habló en Dakar en su calidad de director general competente de la UE.

Discurso pronunciado

Sr. Presidente,
Señores Ministros,
Excelencias,
Delegados,
damas y caballeros:

La Comisión Europea actúa en representación de los 15 Estados miembros de la Unión en áreas políticas que se encuentran en estrecha e importante relación con los temas y los desafíos de este Foro Mundial de Educación. Está a cargo de la administración de aproximadamente una quinta parte de toda la ayuda oficial al desarrollo que proporcionan los países miembros de la Unión Europea. Se ha transformado en el quinto mayor donante a nivel mundial, siendo a la vez la entidad que mayor apoyo financiero otorga para el desarrollo de la región subsahariana del África. La Comisión —en nombre de la Unión Europea en su totalidad— está a cargo del comercio y decide todos los asuntos relacionados con el comercio con terceros países. A través de la Comisión, la Unión Europea ha celebrado: amplios acuerdos comerciales, de cooperación y de desarrollo con un gran número de países, incluyendo en forma muy especial a sus vecinos de Europa Central y del Este, a los nuevos Estados independientes (del Cáucaso y Asia Central), a países africanos, latinoamericanos, asiáticos, caribeños y de la región del Pacífico y del Mediterráneo.

Por ello, en calidad de socio internacional del desarrollo y al igual que nuestros países miembros, contribuimos al actual debate. Actuamos complementando los esfuerzos de dichos países y, evidentemente, también los esfuerzos de las instituciones de las Naciones Unidas, las que han puesto en marcha eficazmente la iniciativa que ha llevado a este Foro. Es una tarea ambiciosa que cuenta con el respaldo de muchas mujeres dinámicas, a saber, las numerosas ministras de desarrollo de nuestros Estados miembros.

La Unión Europea sitúa la lucha contra la pobreza y la incorporación de los países en desarrollo al quehacer económico mundial en el centro mismo de su apoyo en favor de un desarrollo sostenido.

La entrega de educación básica para todos es un componente indispensable de las estrategias para la erradicación de la pobreza que actualmente están en proceso de formulación. La Comisión es de la opinión que el sector de la educación debería ser uno de los principales beneficiarios de las iniciativas de reducción de la deuda.

Al igual que muchos otros, consideramos que los esfuerzos desplegados por todas las partes involucradas en favor de los objetivos de Jomtien son considerables, pero aún bastante inadecuados.

Mucho depende del propio compromiso político de los países con los cuales cooperamos. Para tener éxito, el apoyo a la educación básica debe ir de la mano de acciones para generar ingresos y empleos, así como para mejorar las condiciones de salud, sanitarias y de comunicación. A la vez, el progreso en el campo de la educación es uno de los requisitos para lograr el éxito también en estas otras áreas.

Con tantas tareas por delante en sectores diferentes y a la vez independientes, cualquier donante individual, como por ejemplo la Comisión Europea, no puede pretender proveer e implementar el programa mejor diseñado para cada sector. Esta es una de las razones por las cuales damos importancia a los programas que comprenden todo un sector y que están dirigidos por los mismos gobiernos en colaboración con la sociedad civil. Estos programas pueden ser realmente propiedad de los países en cuestión y pueden evitar la acumulación de demandas frecuentemente incompatibles de los donantes individuales.

Ya sea que asumamos el liderazgo en la negociación del apoyo de tales programas en el sector educativo o no, estaremos dispuestos a apoyar los planes de acción nacionales en el campo de la educación que apunten a las finalidades posteriores a Dakar. Estos planes deben basarse en programas de alta calidad que consideren debidamente los problemas del acceso y el género, hagan uso de las nuevas tecnologías de la información correspondientes y se basen en un uso efectivo de los recursos. La velocidad con la cual los distintos países progresen en la persecución de sus metas dependerá, en primer lugar, de sus propias capacidades y prioridades.

Deseo hacer hincapié en nuestra opinión de que la cooperación para el desarrollo —y la cooperación para la educación— no pueden ser simplemente de incumbencia de los gobiernos y de las agencias financieras. Para que un programa tenga éxito, todos los involucrados deben participar en su diseño e implementación. Esta es la razón por la cual deseamos ver a las comunidades locales, a los padres, maestros y a la sociedad civil en general ser parte de los programas que apoyamos, pero de una manera que refleje las condiciones y la cultura locales. Tal como señaló Jim Wolfensohn esta mañana, el proceso de participación no es fácil. El compromiso de las autoridades nacionales con el proceso de diálogo con la sociedad civil no puede ser simplemente impuesto como una condición del financiamiento. El proceso debe ser realmente un asunto de interés nacional. En consecuencia, es necesario crear capacidades institucionales para discutir los problemas educacionales y darles solución. Según nos informan muchos de los países con los cuales trabajamos, la falta de un buen manejo de los asuntos en esta área obedece tanto a una conducción débil como a una deliberada frustración del diálogo con la sociedad civil. Dicho lo anterior, debemos reafirmar nuestro compromiso con el enfoque genuinamente participativo de la educación para todos.

Señoras y señores:

La Comisión Europea se encuentra en proceso de revitalizar sus esfuerzos de cooperación para el desarrollo, de lograr una mayor visibilidad e impacto y, sobre todo, de obtener mejores resultados en favor de los países a los que estamos tratando de ayudar. Nuestro apoyo a los objetivos posteriores a Dakar se beneficiará de este proceso de modernización. Contamos con la base para actuar en el campo de la educación en forma de acuerdos entre la Unión Europea y numerosos países. Así por ejemplo, el acuerdo de cooperación recientemente concertado entre los países ACP y la UE, que será suscrito el próximo mes en Suva, comprende un claro compromiso con la educación básica, al igual que las conclusiones de la cumbre entre África y la Unión Europea de comienzos del presente mes.

Colaboraremos con la Organización de las Naciones Unidas, con organizaciones no gubernamentales y, obviamente, con nuestros países socios a fin de defender y promover las finalidades establecidas en este Foro y, de manera muy especial, la educación de niñas y mujeres.

Estamos ansiosos de liderar junto con ustedes este proceso hacia el 2015, construyendo sobre los éxitos y, evidentemente, aprendiendo de los errores.

Comunicado de prensa de la Comisión Europea respecto del Foro de Educación Mundial

1. La Comisión apoya la campaña de Acción Global en favor de la educación. El derecho a educación es un componente fundamental de las estrategias de erradicación de la pobreza.

2. Las conclusiones de la cumbre euro-africana corroboran este compromiso en favor de África.

3. El acuerdo de cooperación entre los países ACP/UE destaca la educación primaria básica como un factor clave de la cooperación, especialmente la educación de las niñas.

4. La Comunidad apoyará a los gobiernos comprometidos con los mismos objetivos a través de sus acuerdos de cooperación:

  • con los países ACP, donde ha habido un considerable aumento de los fondos destinados a la educación (del 7% al 15%). Actualmente, el 80% de la inversión en educación del Octavo Fondo Europeo para el Desarrollo (por lo menos 400 millones de euros) está destinado a la educación primaria;
  • con los países de la región mediterránea;
  • con los países de América Latina y Central (162 millones de euros en el período de 1986-1998):
  • Con los países de Asia.

Financia ya de manera sustancial los programas educacionales en países en desarrollo en general (programa de ayuda/ajuste estructural, 974 millones de euros, de los cuales se destinaron 400 millones en 1998 a la educación. Algunos de los programas más s·gnificativos financiados por la UE son implementados en Burkina Faso (10 millones de euros), Uganda (31 millones), Zambia (10 millones), India (150 millones), Nepal (20,5 millones).

5. La Comisión opina que la manera más efectiva de promover el sector de la educación es a través de programas sectoriales, administrados por lasautoridades nacionales mismas y apoyados por donantes sobre la base de un máximo esfuerzo de complementariedad.

6. La cooperación con las ONG y la sociedad civil es esencial para el éxito de los esfuerzos educativos en todo país. Algunos ejemplos de cooperación con las ONG son: a) el programa de apoyo en favor de «niños en situación difícil en el Senegal» (contraparte: Caritas y otros; 1 millón de euros); b) apoyo a la promoción de la mujer y de la educación primaria en Kwazulu-Natal, Sudáfrica (contraparte: Caritas; 500.000 euros); y el programa de apoyo de la alfabetización y educación en Brasil (500.000 euros).

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.