Sabo A. Indabawa

La historia de la educación superior en Namibia está inextricablemente ligada a la del propio país, el cual padeció muchas desventajas debido a pasadas injusticias, particularmente durante el período del apartheid, antes de la independencia en marzo de 1990. Después de la independencia se hizo esfuerzos para estructurar un sistema de educación superior que nuevamente ofreciera a los ciudadanos/as oportunidades de capacitación en el nivel superior, sin tener en cuenta consideraciones de tipo racial o de cualquier suerte de inequidad.De esta manera, lo que ahora se puede contabilizar como el subsector de la educación superior, consiste en una Universidad, un Politécnico, cuatro Institutos (Colleges) Educativos, el Instituto Namibio de Aprendizaje Abierto y una serie impresionante de Centros de Capacitación Profesional distribuidos a lo largo y ancho del país. Este artículo analiza la creación del Departamento de Educación No Formal y de Adultos de la Universidad de Namibia. El Departamento se fundó para ayudar a satisfacer las necesidades de capacitación profesional de educadores/as y capacitadores/as de adultos en instituciones y contextos tanto gubernamentales como no gubernamentales. Sabo Indabawa, PhD, es profesor asociado y director del Departamento de Educación de Adultos y Educación No Formal de la Facultad de Educación de la Universidad de Namibia, Windhoek. Anteriormente se había desempeñado en la Universidad de Ibadán, Nigeria. Junto con otros colegas, edita regularmente un libro sobre el estado de la educación de adultos en África. Cuenta con el apoyo de un número importante de académicos africanos e internacionales y aporta una cantidad significativa de estudios de caso. El libro estará disponible antes de fines del año 2000. Los interesados podrán solicitar un ejemplar al editor de esta revista hasta que se agote el stock.

El desarrollo de la educación universitaria de adultos en Namibia

Fundación del Departamento

Con el fin de cumplir su misión, la Universidad de Namibia (UNAM) se ha articulado en unidades académicas y de servicios y ha montado una variedad de programas que conducen a calificaciones académicas y profesionales, que van desde el diplomado hasta niveles de doctorado, en diversas disciplinas. Actualmente la Universidad tiene un total de siete facultades, cinco centros y veintiséis departamentos. Una de las facultades es la Facultad de Educación, que tiene seis departamentos. El último es el Departamento de Educación No Formal y de Adultos, llamado también DANFE (Department of Adult and Nonformal Education). Este departamento se fundó formalmente en diciembre de 1997 con el nombramiento de su primer Director, al que más tarde se le sumó un segundo miembro del personal en febrero de 1998, antes de que iniciara sus actividades en marzo de 1998 y de que arraócaran las actividades formales de enseñanza en enero de 1999. La razón fundamental para la creación del nuevo Departamento quedó claramente establecida por el Vicecanciller de la Universidad cuando dijo con ocasión de su inauguración formal:

«Se ha creado el Departamento para encarar algunos de los problemas clave que vienen afectando a nuestra nación (Namibia) desde el comienzo de la independencia: los problemas del analfabetismo de adultos y de la falta de equidad en el acceso a la educación(...) (que es) la clave de la prosperidad y del progreso humano(...) Por supuesto, se ha concebido el Departamento como un intento de lograr justicia e imparcialidad a la hora de proporcionar educación a la población de Namibia después del Apartheid».

Al Departamento se le encargó la tarea de desarrollar y ofrecer programas tanto académicos como de servicios en las áreas de la educación no formal y de adultos. La meta era producir namibios/as calificados/as que pudieran asumir responsabilidades en lýs agencias gubernamentales y no gubernamentales que requieren calificaciones profesionales. Anteriormente, estos programas sólo estaban disponibles en instituciones de fuera del país, con todo lo que ello implica, incluyendo la necesidad de destinar recursos financieros, de por sí escasos, para ese tipo de capacitación.

Elaboración de programas

Con el fin de elaborar los programas a que se aspiraba, la Universidad estuvo de acuerdo en conducir un estudio a nivel nacional para evaluar las necesidades de capacitación. El propósito era interactuar con los protagonistas y los actores involucrados que juegan un papel clave en la educación y capacitación de adultos en Namibia. Éstos se encontraban ubicados en los ministerios y departamentos del gobierno y en las organizaciones no gubernamentales que están dispersas en las trece regiones políticas y las siete educativas que existen en el país. Esta forma de arrancar entrañaba una clara ruptura con el pasado, cuando los programas de la universidad eran desarrollados por expertos, a menudo en sus oficinas, sin referencia alguna a las realidades de la base. En muchos casos se había gastado un montón de tiempo y de recursos sólo para programas que fracasarían a la hora de responder a las necesidades de las instituciones o grupos meta. Con el nuevo enfoque lo que se quería era elaborar programas verdaderamente namibios, determinados por expertos que garantizaran su relevancia y adecuación a las necesidades del país. El proceso sirvió para vincular a la Universidad con la sociedad a través de la consulta, la evaluación de necesidades y la negociación.

Consulta

Las consultas que tenían que ver con el Departamento empezaron desde el momento en que se fundó la Universidad, que fue en 1992. A causa del los incesantes requerimientos de expertos en educación no formal y de adultos que llegaban a la Universidad, a la Facultad de Educación y a miembros individuales del personal académico, se realizó consultas acerca de la necesidad de tener un Departamento de Educación No Formal y de Adultos. Algunas de éstas fueron puramente informales, y otras formales. Uno de los muchos pasos que se dio fue la creación de una Unidad de Educación No Formal y de Adultos en el entonces Departamento de Educación Comparativa (ahora Fundaciones y Gestión Educativa). Esta iniciativa se quedó en el papel, pero sirvió para despertar ideas acerca de la creación del Departamento mismo. Un segundo paso en esta dirección fue la opinión expresada por el Consejo Facultativo de Educación, en 1996, sobre la necesidad de un Departamento. En respuesta, la administración de la Universidad consultó con el Ministerio de Educación Básica y Cultura y con unidades importantes al interior de la Universidad. También se le pidió a un miembro del equipo académico de la Facultad de Educación que tomara contacto con universidades hermanas de la Comunidad de Desarrollo de África Meridional (Southern African Development Community – SADC) y en otros lugares de África sobre la intención de fundar el Departamento. Finalmente, la Universidad decidió crear formalmente el Departamento. Obtuvo la autorización gubernamental y en diciembre de 1997 se asignó al nuevo Departamento dos cargos académicos en el presupuesto de la Facultad de Educación, para el año siguiente.

Evaluación de necesidades

El elemento central del estudio para la evaluación de necesidades era el desarrollo de programas. Al principio la Universidad proporcionó recursos para establecer contactos e interactuar a lo largo y ancho del país por un período de 40 días. Con el fin de preparar la actividad de evaluación de necesidades, se desarrolló dos instrumentos para la recolección de datos. El primero era un cuestionario titulado «Cuestionario para Directores de Agencias sobre Necesidades de Capacitación en la Educación de Adultos» (Training Needs in Adult Education Questionnaire for Heads of Agencies – TNAQ). El segundo era otro cuestionario llamado «Cuestionario para Educadores de Adultos sobre Necesidades de Capacitación en la Educación de Adultos» (Training Needs in Adult Education Questionnaire for Adult Educators – TNQAE).

Después de que estos instrumentos fueron sometidos a prueba y refinados, comenzó el trabajo de campo en la primera semana de marzo, en Windhoek, y terminó la primera semana de abril de 1998 en Keemanshoop. En cada situación se llevó a cabo entrevistas con directores de instituciones y se realizó reuniones entre grupos focales y educadores/as de adultos. El resultado final fue que se entrevistó a 20 directores/as de instituciones y se apoyó a 294 educadores/as de adultos para que llenaran los cuestionarios.

Una vez cumplido el trabajo de campo, regresamos a la Universidad y empezó el análisis de los datos. En esta tarea se consumió un período de dos semanas. Al final se compiló un informe sobre evaluación de necesidades. Se utilizó los datos generados para identificar los 10 temas más importantes para la elaboración de programas:

  1. Número y tipo de organizaciones involucradas en educación y capacitación de adultos en Namibia.
  2. Número y características del personal dedicado a la educación y capacitación de adultos en Namibia (se encontró que la mayor parte de los/as prácticos en educación de adultos no tenían calificaciones profesionales relevantes).
  3. Tipo de programas de educación de adultos y de capacitación y servicios profesionales (es decir de tipo no formal, de información independiente) que se requiere para el manejo profesional del trabajo de educación de adultos.
  4. Contenido de los programas propuestos, especialmente elementos centrales y subsidiarios que se necesita para la capacitación profesional de educadores/as y capacitadores/as de adultos.
  5. Tipo y niveles de calificación que se necesita para el ejercicio profesional de la educación y capacitación de adultos.
  6. Las maneras más provechosas de organizar los programas universitarios de educación y capacitación de adultos, especialmente la relación existente entre los componentes teóricos y prácticos de los programas.
  7. Formas de distribución de los programas propuestos.
  8. Posibles fuentes de auspicio para los participantes en los programas.
  9. Duración y cronograma de los programas propuestos, especialmente si se van a llevar a tiempo parcial o a tiempo completo.
  10. Comienzo de los programas universitarios de educación de adultos.

Estos resultados guiaron el proceso de desarrollo del programa. La administración de la Facultad de Educación organizó un encuentro de la Facultad, en forma de retiro, para considerar el informe y los programas académico y de servicios que se había propuesto. Simultáneamente, el Departamento comenzó la preparación de un taller nacional de consulta con el fin de entregar los resultados de la encuesta a los propios actores involucrados. Estos pasos determinaron el tono de las negociaciones subsiguientes.

La negociación

El complemento de la consulta y de la evaluación de necesidades fue la negociación. Ésta tuvo lugar en dos niveles, en la Universidad y con los actores involucrados de la extensa comunidad namibia de educadores/as y capacitadores/as de adultos. En la UNAM, la negociación empezó con el encuentro en el Retiro Facultativo, donde un equipo de docentes de la Universidad se reunió durante dos días con representantes de alto nivel de instancias gubernamentales para discutir los programas propuestos. El resultado fue que se hizo algunas modificaciones.

Después del Retiro Facultativo, se sostuvo negociaciones al interior del Consejo Facultativo, del Comité Académico de Planificación y del Senado Universitario, que se reunió en octubre de 1998. El Senado aprobó los programas con elogios y reconocimiento.

Afuera de la UNAM se organizó un taller nacional de consulta el 30 de junio de 1998, en el cual 40 participantes examinaron tanto el informe del estudio sobre evaluación de necesidades, como los programas que se proponía. En la asamblea hubo acuerdo en que el informe reflejaba correctamente lo que habían dicho los encuestados en sus lugares. Se sugirió también que en lo sucesivo cualquier programa de la Universidad que se fuera a desarrollar debería seguir un modelo similar de elaboración.

También salió a relucir el tema de las becas. En consecuencia, el departamento realizó acercamientos con varias agencias e instituciones internacionales en busca de apoyo. El Instituto de Cooperación Internacional de la Asociación Alemana para la Educación de Adultos (IIZ/DVV) fue el primero en dar una respuesta positiva. Ofreció recursos para el equipamiento básico, para libros y para subsidios o becas para estudiantes. Hasta la fecha un total de 100 estudiantes se han beneficiado de las becas, que les han ayudado considerablemente en sus estudios. Al mismo tiempo, el Departamento es uno de los mejor equipados de toda la Universidad. El Instituto financió también en 1999 la publicación del estudio de evaluación de necesidades y de los informes de los talleres.

La retroalimentación recibida respecto de la duración de los programas sugería que para educadores/as de adultos que trabajan en establecimientos gubernamentales no es posible obtener licencia para estudiar a tiempo completo en la Universidad durante períodos de dos a cuatro años. Por tanto, las opciones que quedaban eran, o reducir el número de años u ofrecer los programas en la modalidad a distancia. Se aceptó esta última modalidad, y el Departamento, en colaboración con el Centro de Estudios Externos de la Universidad, ha empezado ahora a elaborar los necesarios materiales didácticos.

El servicio a la sociedad

Ésta es la historia de cómo se aprovechó una consulta, una evaluación de necesidades y unos mecanismos de consulta para una efectiva elaboración programática en el Departamento de Educación No Formal y de Adultos de la Universidad de Namibia. Es un testimonio evidente de cómo la UNAM se esfuerza por servir a la sociedad namibia al intentar alcanzar los objetivos que se ha fijado en términos de Educación, Servicio y Desarrollo. Desde la creación del nuevo Departamento, se ha dado pasos para responder a las necesidades y aspiraciones de la sociedad a través de la enseñanza, la investigación y el servicio comunitario.

La enseñanza

Después de la inauguración del Departamento, el 18 de febrero de 1999, se puso en marcha dos programas, concretamente los correspondientes al Diplomado y al Bachiller en Educación. En este primer año inicial se matricularon cuarenta estudiantes en un curso y siete en el otro. En la gestión 2000 se añadió el segundo curso para ambos programas. Adicionalmente se admitió también alumnos para los programas de Master en Educación y Doctorado en Filosofía. En el momento actual el Departamento tiene cuatro programas académicos. Éstos se muestran en el siguiente cuadro.

Actualmente (2000) la población estudiantil alcanza en total a 128. Es interesante advertir que del número total de estudiantes aproximadamente el 70 % son mujeres; también que el 96 % de los matriculados/as son namibios/as que en su gran mayoría provienen de las «zonas deprimidas» del norte. Muchos de los/as estudiantes provienen de agencias del gobierno, incluyendo la fuerza de Policía. Otros pertenecen a organizaciones no gubernamentales. El resto son jóvenes que han dejado la escuela secundaria y que vienen con alguna experiencia previa de trabajo.

Es interesante notar que el contenido de los cursos que se ofrece en el Departamento en gran medida está basado en el contexto namibio y en las necesidades de capacitación profesional. También, que el programa de Doctorado en Filosofía es por el momento el único programa de ese nivel en toda la Facultad de Educación, si bien se está haciendo esfuerzos por introducir igualmente programas de doctorado en los departamentos hermanos.

A fin de cumplir la promesa de ofrecer programas en la modalidad de educación a distancia, para ampliar el acceso a todos los namibios/as, actualmente están todos/as los miembros del personal dedicados/as a trabajar en la elaboración de materiales en colaboración con el Centro de Estudios Externos. Se espera que el año 2001 arranque la enseñanza a distancia del Diplomado; más tarde le seguirá el programa a distancia del Bachiller en Educación.

Otro claro indicador de éxito son los resultados de los exámenes de fin de curso habidos en el Departamento para el curso 1999. Los índices de pase de curso que se alcanzó para el primer año del Diplomado y del Bachiller en Educación fueron respectivamente del 96 % y del 100 %.

Perfil de programas

ProgramaDuraciónMatrícula actual
1 Diplomado en Educación de Adultos y Desarrollo de la Comunidad.
Cursos 1 & 2
2 años 105
2 Bachiller en Educación de Adultos. Cursos 1 & 2 4 años 15
3 Masterado en Educación de Adultos 2 años 5
4 Doctorado en Filosofía, sólo en el áea de investigación
(Educación de Adultos)
3-5 años 3

Investigación

En el área de investigación, el Departamento ha realizado también algunos modestos esfuerzos. En primer lugar, cada uno/a de los miembros del personal está comprometido/a con el trabajo de investigación. Algunos de los resultados han sido presentados en seminarios de la Facultad de Educación en 1998 y 1999. Otros han sido publicados en libros y periódicos. En una escala más amplia, el Departamento está comprometido en un «Proyecto de Estudio de Impacto del Mejoramiento de los Programas de Educación Básica No Formal en Namibia», que es una investigación de alcance nacional. El proyecto está siendo financiado por la UNESCO a través de la Red de Investigación Educativa para África Oriental y Meridional (Educational Research Network for Eastern and Southern Africa – ERNESA).

Los resultados del primer estudio conocido y de alcance nacional realizado en el país sobre evaluación de necesidades de capacitación, han sido publicados en forma de libro, como se mencionó anteriormente, con asistencia financiera del IIZ/DVV. Este libro, y los resultados que se espera del proyecto de la UNESCO, pueden ayudar a extender las fronteras del sistema educativo no formal y de adultos en África. El grupo de los que trazan políticas en Namibia, así como otros prácticos, pueden aprovechar también los datos generados en estos estudios. Por lo demás, en el Departamento sigue avanzando el trabajo de investigación.

El Servicio a la Comunidad

Bajo esta Subdirección, el Departamento ha realizado también algunos modestos esfuerzos. Al interior de la Universidad, el Departamento garantiza que la educación de adultos tenga una voz en diferentes comités y estructuras. Afuera de la UNAM, el Departamento está también al servicio de muchas instituciones y grupos de interés mediante el asesoramiento y la consulta. Por ejemplo, el Departamento representa a la Universidad en el Consejo Consultivo del llamado Certificado en Educación para el Desarrollo (Certificate in Education for Development – CED), que es una oferta del Instituto Namibio de Aprendizaje Abierto (Namibian College of Open Learning – NAMCOL). El resultado es que actualmente se está haciendo esfuerzos para vincular al CED con los programas de la Universidad, de manera que los portadores de dicha calificación puedan acceder fácilmente a los programas de Diplomado y de Bachiller en Educación de la Universidad, en los niveles que corresponda.

En segundo lugar, el Departamento asumió el liderazgo en el desarrollo de un Plan Nacional de Acción para el Aprendizaje de Adultos, que se elaboró después de la conferencia nacional sobre aprendizaje de adultos celebrada en septiembre de 1998. Ésta fue un taller de seguimiento de la CONFINTEA V, que había tenido lugar en Hamburgo, Alemania, en 1997.

En tercer lugar, el Departamento participó activamente en la conferencia nacional sobre educación que se celebró en agosto de 1999 y que discutió el borrador de informe de la Comisión Presidencial para la Educación, la Cultura y el Aprendizaje. Además de eso, el Departamento es miembro de la Asociación Namibia para la Alfabetización y Educación de Adultos (Namibia Association for Literacy and Adult Education – NALAE) y de la Asociación de Educación a Distancia para África del Sur (Distance Education Association for Southern Africa – DEASA).

Miembros individuales del personal han asumido también la membresía en asociaciones profesionales y han estado realizando tareas de consultoría en el país, en la región de la Comunidad de Desarrollo de África Meridional y en otras partes del mundo. Actualmente el Departamento está jugando un papel de conducción en la coordinación de un ambicioso libro sobre «El estado de la Educación Continua y de Adultos en África», que cuenta con el auspicio del Instituto de Cooperación Internacional de la Asociación Alemana para la Educación de Adultos.

Programas de extensión

El Departamento ha desarrollado un paquete de programas de extensión sobre educación no formal para el servicio de las necesidades profesionales de la comunidad en sentido amplio. Los cinco programas que se propuso y que fueron aceptados en el taller de consulta nacional son los siguientes:

  1. Curso de actualización para capacitadores dedicados a la formación profesional y de destrezas, pensado para servir al personal de los Centros de Capacitación Profesional de Namibia.
  2. Seminario Nacional (anual) sobre Alfabetización y Desarrollo, para los que trazan políticas y otros expertos en alfabetización, educación de adultos y educación.
  3. Conferencia anual sobre Desarrollo Nacional de Recursos Humanos, dirigida al personal de recursos humanos tanto del gobierno como del sector privado.
  4. Taller anual para Promotores (instructores) de Alfabetización, pensado para ayudar en la construcción de capacidades para el Programa Nacional de Alfabetización de Namibia (National Literacy Programme in Namibia – NLPN), que comenzó en 1992 con la meta de alcanzar una tasa de alfabetismo del 80 % en el país.
  5. Taller nacional de Alfabetización para Escritores Iniciales, con el fin de incrementar la capacidad local en la elaboración de materiales para los programas básico y de post alfabetización en Namibia.

Debido a la falta de personal en el Departamento, estos programas todavía no han despegado, pero se encuentran en la mesa de dibujo y se los puede aprovechar en cualquier momento.

Personal

Por el momento el Departamento cuenta con un equipo de cuatro personas. Una de ellas tiene un Master en Educación, y las otras tres tienen Doctorado en Filosofía con mención en Educación de Adultos, además de experiencia en educación de adultos universitaria en otras partes del mundo. Dado el número de estudiantes que hay en el Departamento y la serie impresionante de cursos que se ofrece, la actual situación en lo que hace a personal no es la ideal. Se necesita más personal, si bien en este caso una deülas dificultades es el encontrar profesionales altamente calificados dentro de la región del Comunidad de Desarrollo de África Meridional. Y el problema se vuelve más insoluble si se le añade el factor costos. Es éste en particular el que impide el reclutamiento de personal calificado más allá de nuestro entorno inmediato. Pero a pesar de las restricciones existentes, se ha realizado ya algunos modestos avances.

Evaluación del desempeño

Hay necesidad de evaluar cómo le ha ido al Departamento desde su creación. Pero nosotros no podemos ser nuestros mejores evaluadores. Hemos interactuado con varios individuos e instituciones tanto de Namibia como de fuera del país. Algunos de ellos han expresado opiniones sobre los actuales esfuerzos de la educación universitaria de adultos por servir a la sociedad en Namibia. Por consiguiente, la muestra de puntos de vista que presentamos a continuación puede equivaler a una evaluación externa informal del desempeño del Departamento.

Informe de analistas externos

Al finalizar el curso 1999 se conocieron los primeros análisis evaluativos del Departamento realizados por un evaluador externo. Éste analizó el Diplomado en Educación de Adultos y Desarrollo Comunitario, y el Bachillerato en Educación (concretamente Educación de Adultos). El evaluador llevó a cabo un análisis de todo el trabajo realizado y puso de relieve lo siguiente:

«A(...) el nuevo Departamento, que va avanzando progresivamente, ha presentado rendimientos realmente impresionantes y ha logrado niveles envidiablemente elevados de éxito, tanto en lo que hace al personal como a los/as estudiantes(...)».

La opinión de algunos visitantes

El Departamento ha recibido también a muchos visitantes de dentro y fuera del país. Un amigo de Alemania, que estuvo con nosotros durante dos días en febrero del 2000, interactuó con el personal y los/as estudiantes, lo mismo que con los actores involucrados del Departamento. Él comentó lo siguiente:

«...quedé altamente impresionado... por el vibrante y exitoso nuevo Departamento de Educación No Formal y de Adultos...»

Un visitante de Sudáfrica simplemente dijo: «Gran esfuerzo». Otro de Swazilandia dijo: «Muy informativo y provechoso». Todavía otro, de la Universidad de Manchester, Reino Unido, dijo: «Un ambiente acogedor». Finalmente, un equipo de importantes actores involucrados y asociados con nosotros, el Instituto Namibio de Aprendizaje Abierto, liderizado por el Director Suplente, dijo: «Estamos impresionados».

Se espera que estos relatos proporcionen una visión de lo que es el trabajo del proyecto de educación de adultos en su conjunto, el cual constituye una de las contribuciones de la UNAM para la construcción de una sociedad namibia más justa, humana e igualitaria. La Universidad de Namibia está haciendo esfuerzos por vincularse con la sociedad y por servirla, actuando de la manera más alejada posible del típico aislamiento de una institución tipo torre de marfil.

Conclusión

Este artículo intenta hacer una evaluación de lo que ha sido el proceso de desarrollo de la educación de adultos en la Universidad de Namibia. A la hora de desarrollar una perspectiva para el artículo se ha echado mano de tres parámetros. Éstos han sido la consulta, la evaluación de necesidades y la negociación. En efecto, se ha utilizado cada una de éstas en la elaboración de los programas de la Universidad para educación y capacitación profesional de adultos, los cuales cuentan ya con el patrocinio de la comunidad. Una de las implicaciones obvias de este enfoque diferente para la elaboración de programas es que, si se lleva a cabo una consulta adecuada, se emprende una evaluación cuidadosa de las necesidades y se desarrolla una negociación que incorpore a todos los actores, los programas de la Universidad pueden resultar más relevantes para la realidad y las necesidades de la comunidad. Se recomienda para otras partes del mundo este enfoque de la educación universitaria de adultos. Tal vez pueda ser el comienzo de la evolución de un «nuevo» enfoque de desarrollo programático que está profundamente enraizado en la práctica y no sólo en la teoría: un desarrollo programático llevado a cabo conjuntamente con la población.

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.