Ocho-Rios

Aprendizaje de las Personas Adultas: Una llave para la ciudadanía democrática y la acción global

Los y las participantes de la VI Asamblea del Consejo Internacional de Educación de Adultos (ICAE), reunidos en Ocho Ríos, Jamaica, los días 9 al 12 de agosto de 2001, afirmamos la vital importancia del aprendizaje de las personas adultas.

Desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1948, pasando por la Declaración de la Conferencia Internacional sobre Educación de Adultos en Hamburgo en 1997, hasta el Foro Mundial sobre Educación Para Todos en Dakar, en 2000, se ha alcanzado un consenso internacional sobre el derecho a la Educación y el derecho a aprender de cada hombre y mujer y sobre el rol central de la educación de personas jóvenes y adultas para favorecer una ciudadanía creativa y democrática. Como la Declaración de Hamburgo lo ha establecido:

«La participación informada y efectiva de los hombres y las mujeres en cada esfera de la vida es necesaria si la humanidad quiere sobrevivir y enfrentar los desafíos de su futuro».

Hemos venido a Ocho Ríos de todas partes del mundo, anhelando una nueva comunidad internacional de justicia, democracia y respeto a la diferencia. Vemos aún, por todas partes, una globalización económica que amplía la brecha entre los que tienen y los que no tienen, creando necesidades en un creciente número de hombres y mujeres excluidos, así como la degradación del medio ambiente. Este proceso de globalización cambia también el foco de atención del aprendizaje de los colectivos a los individuos. Este contexto exacerba diversas formas de discriminación basadas en las diferencias de género, raza, discapacidades, clase, religión, orientación sexual o preferencias personales, edad, las diferencias lingüísticas y étnicas, la discriminación de los pueblos originarios, de los refugiados, migrantes y poblaciones desplazadas.

Hemos constatado que, desde los diversos rincones de la tierra, un enorme número de personas, reunidas en Porto Alegre, Gothenberg, la Ciudad de Québec, Génova y muchos otros lugares, han expresado su profunda preocupación sobre la actual dirección del mundo ­conducida por los actores financieros internacionales. Al mismo tiempo hemos constatado la emergencia de formas de ciudadanía global y la importancia de las acciones en el ámbito local y de los grupos de base para desafiar esta globalización. Estamos atrapados en un dilema entre las posibilidades de una sociedad que favorezca el aprendizaje, genuinamente democrática y sustentable, y la pasividad, pobreza, vulnerabilidad y caos que la globalización económica esta creando por doquier. Nos comprometemos a trabajar por un mundo equitativo en el que todas las formas de discriminación sean eliminadas y la paz sea posible.

En este contexto, el Consejo Internacional de Educación de Adultos (ICAE), junto con sus organizaciones regionales, asociaciones nacionales y redes, necesita apoyar a la gente que ha sido invisibilizada a manifestar su propia voz. Estamos comprometidos a ser críticos con nuestra propia experiencia. Con este fin tenemos compromisos y propuestas para la acción que empiezan por nosotros mismos.

Compromisos / Propuestas de Acción:

  • Trabajaremos para asegurar que la gente, hombres y mujeres, sean escuchadas y tomadas en cuenta en la decisión de políticas en el ámbito global.
  • Apoyaremos las mejores oportunidades posibles para las personas adultas y el trabajo de aquellas personas que facilitan el aprendizaje en la diversidad de contextos, con la suficiente flexibilidad para responder adecuadamente a sus necesidades y esperanzas. Buscaremos un radical mejoramiento de las oportunidades de articulación y formación de redes en ambos sectores.
  • Apoyaremos iniciativas para fortalecer procesos de toma de decisiones populares y democráticos con nuestras propias redes y en nuestro entorno inmediato como una contribución para la gobernabilidad creativa y democrática.
  • Fortaleceremos también nuestras capacidades institucionales para la defensa y promoción del aprendizaje a lo largo de la vida de tal manera que las personas y sus comunidades puedan realizar su potencial. Con este fin, publicaremos en 2002 un manual didáctico para favorecer iniciativas públicas por y en favor de las personas adultas.
  • Desarrollaremos modalidades de acción para reportar cómo las agencias de la ONU, los gobiernos, las ONGs, las empresas y otros actores, cumplen los compromisos que han hecho para ayudar a las personas adultas a aprender y, en particular, auditaremos ­nuestro propio trabajo como redes para lograr los compromisos ­establecidos en la V Conferencia Internacional de Adultos (CONFINTEA), organizada por UNESCO y realizada en Hamburgo en 1997 y en la Conferencia Mundial de Educación, en Dakar en 2000. Además, valoraremos la contribución de la educación de las personas adultas a la transformación social y económica.
  • Publicaremos un reporte en 2003 sobre que tanto se han cumplido los compromisos establecidos en el plan de acción de la V CONFINTEA.
  • Apoyamos el establecimiento de un Observatorio Internacional sobre la Educación en prisiones.
  • Compartiremos y apoyaremos experiencias exitosas de Educación de personas adultas que fortalecen el desarrollo sustentable, la equidad, la justicia y la renovación de la gobernabilidad democrática.
  • Ayudaremos a que la gente se beneficie, unos a otros, desde su experiencia, para asegurar el mayor acceso posible a la información a través de redes y del uso imaginativo de las tecnologías. Reconocemos el valor de los materiales y acciones de los grupos de base y sus esfuerzos para documentarlos.
  • Promoveremos la Educación popular, reconociendo el conocimiento inherente de las personas adultas y usando métodos y procesos participativos.
  • A la luz de los compromisos de Dakar, identificaremos cual es el costo financiero para cumplir con el Marco de Acción de esta Conferencia y presionaremos a la comunidad mundial para enfrentar las necesidades de financiamiento.
  • Identificaremos las capacidades transformadoras de los procesos y espacios de trabajo como sitios de aprendizaje para el pleno desarrollo de las personas, sus organizaciones y sus comunidades.
  • Promoveremos iniciativas que profundicen la sinergia entre el aprendizaje a lo largo de la vida de los profesionales de la salud y el desarrollo de programas de Educación para la salud en comunidades populares, reconociendo la urgente necesidad de reformas estatales para la atención de la salud primaria y el derecho de cada ciudadano para la atención de su salud.
  • Promoveremos el valor de los procesos de aprendizaje, informales y no formales, de las personas adultas, para equilibrar las actuales tendencias que enfatizan la educación formal.
  • Revisaremos todo nuestro trabajo para asegurar que enfrenta la discriminación y marginalización por razones de género y toda otra forma de inequidad e intolerancia.
  • Trabajaremos para fortalecer la solidaridad con las personas adultas negadas en su derecho a aprender en situaciones de conflictos violentos, ocupaciones y sanciones extranjeras.
  • Fortaleceremos la solidaridad entre nuestras redes para impulsar iniciativas que promuevan y celebren el aprendizaje de los adultos a través de festivales, Semanas del Aprendizaje de los Adultos, el logro de los Planes Nacionales de Acción para una Educación para Todos.
  • Desarrollaremos una relación más activa con los medios masivos de comunicación para fortalecer su rol en la educación y en la construcción de una ciudadanía democrática.

Llamamos a nuestros aliados en los gobiernos y agencias multilaterales y bilaterales a asumir su parte para apoyarnos a lograr este programa de trabajo.

Llamamos a los movimientos sociales, las organizaciones no gubernamentales y otras organizaciones de la sociedad civil, inmersas en el amplio campo de la vida pública y los temas sociales, a trabajar con nosotros, complementándonos unos a otros, para el mismo fin.

Llamamos a apoyar al Instituto de Educación de la UNESCO, como la instancia mandatada por Naciones Unidas para promover el aprendizaje de los adultos a lo largo de la vida y, para realizar la reunión de seguimiento internacional de la V CONFINTEA, para 2003.

Estamos determinados a aprovechar el momento para avanzar de las palabras a la acción.

Ocho Ríos, Jamaica, 11 de agosto de 2001

Para más información contactarse con:

International Council for Adult Education,
720 Bathurst Street, Suite 500,
Toronto, ON, Canada M5S 2R4

Telephone: 1-416-588-1211
Fax: 1-416-588-5725
E-mail: icae@icae.ca