Roger K. Morris

Del 2 al 8 de septiembre de 2001 Australia celebró la séptima semana nacional así como la segunda semana internacional del estudiante adulto con un éxito rotundo. Pero, ¿qué es la Semana del Estudiante Adulto?, ¿cuál es su origen y cuál su finalidad?, ¿cómo llegó a Australia?, ¿cuáles son sus repercusiones? La Semana del Estudiante Adulto, tema recurrente en nuestra revista, goza de una popularidad cada vez mayor. El artículo que publicamos a continuación, cuyo autor, Roger K. Morris, es miembro de la Facultad de Educación de la UTS de Australia y secretario de Aprendizaje de Adultos de Australia (Adult Learning Australia - ALA), informa sobre la experiencia de Australia con la celebración de dicha semana.

La Semana del Estudiante Adulto: la experiencia de Australia

El origen

La importancia de la educación permanente, por cuyo reconocimiento la UNESCO ha luchado larga e infatigablemente, se ha ido afianzando progresivamente durante los últimos 20 años. Numerosas organizaciones internacionales, gobiernos de todo el mundo y últimamente también empresas e industrias han tomado conciencia de la destacada función que le cabe en la configuración del futuro. En forma paralela se han realizado notables esfuerzos para promover la participación en la educación de adultos y para mejorar su imagen pública, ya que durante largo tiempo fue vista como la «cenicienta» de la educación.

A finales de la década de 1980 en los Estados Unidos se comenzó a celebrar anualmente una Semana del Estudiante Adulto - SEA (Adult Learners’ Week). Posteriormente, el Instituto Nacional para la Educación Permanente y de Adultos (National Institute of Adult and Continuing Education - NIACE) emuló esta iniciativa y en 1992 puso en práctica una semana similar en todo el Reino Unido. La organización de la semana iniciada por el NIACE ha servido de ejemplo para un sinnúmero de celebraciones de este tipo en otros países. Ello se puede apreciar especialmente en el caso de Australia, cuya Semana del ­Estudiante Adulto tiene muchas similitudes con el modelo británico.

A comienzos del año 1993, Alan Tuckett, director ejecutivo del NIACE, visitó Australia y sostuvo extensas conversaciones con representantes de la Asociación Australiana para la Educación Comunitaria y de Adultos (Australian Association of Adult and Community Education - AAACE), institución que más adelante, en 1999, pasó a llamarse Aprendizaje de Adultos de Australia (Adult Learning Australia - ALA). A fines de 1993 los ministros de educación y aprendizaje a nivel federal, estadual y territorial aprobaron por primera vez en la historia del país una política de educación comunitaria y de adultos. Fue principalmente la AAACE la que impulsó esta iniciativa política y finalmente también obtuvo el apoyo del ministro federal de Educación, Formación Profesional y de la Juventud para preparar la celebración de la primera Semana del Estudiante Adulto de Australia. El Ministro en cuestión otorgó a la AAACE los recursos necesarios para elaborar una propuesta que sirviera de base en los debates y estudios con miras a la realización de dicha semana. Luego de amplias consultas se contó con un proyecto formal y un crédito de la Autoridad Nacional Australiana para la Capacitación (Australian National Training Authority - ANTA). De esta manera, la AAACE estuvo en condiciones de planificar concretamente la celebración de una semana piloto en 1995.

Para tales efectos se constituyó un comité nacional a cargo de la coordinación, que a su vez contó con subcomités a nivel estadual y territorial. Una de las finalidades primordiales de los comités era lograr una cooperación óptima entre los oferentes gubernamentales y comunales. Luego de una evaluación positiva de la primera Semana del Estudiante Adulto, la ANTA acordó financiar la celebración de dos nuevas semanas, en 1996 y 1997, respectivamente. Desde entonces, la financiación ha continuado en forma casi inalterada.

La organización

A cargo de la realización de la Semana australiana del Estudiante Adulto se encuentra la ALA, es decir, la institución llamada Aprendizaje de Adultos de Australia. Cuenta con la asistencia de un Comité Nacional de Asesoramiento, cuyos miembros provienen en igual proporción de organizaciones comprometidas con la educación comunitaria y de adultos así como del sector oficial. La fundación de la ALA se remonta a 1960, cuando fue creada con el nombre «Asociación Australiana para la Educación de Adultos» (Australian Association of Adult ­Education - AAAE). A finales de la década de 1980 pasó a llamarse «Asociación Australiana para la Educación Comunitaria y de Adultos» (Australian Association of Adult and Community Education - AAACE), para ser rebautizada por última vez en 1999 con el nombre «Aprendizaje de Adultos de Australia» (Adult Learning Australia). Es una asociación de voluntarios que trabajan para promover la educación y el aprendizaje de la población adulta. Desde mediados de la década de 1970 el gobierno la apoya financieramente a fin de que: actúe como organización nacional central en el campo de la educación de adultos; asesore al parlamento federal, a los ministerios y otras autoridades; represente al sector en foros y congresos nacionales e internacionales y, por último, recopile información, proporcione asesoramiento y realice trabajos de investigación. A pesar de que se trata de una organización nacional, la planificación y realización de la Semana del Estudiante Adulto tiene lugar en forma descentralizada. A nivel estatadual y territorial, el funcionario responsable de la educación comunitaria y de adultos designa conjuntamente con los organismos locales de educación comunitaria y de adultos un grupo que coordine la semana en el estado o territorio correspondiente. En consecuencia, no ha de sorprender que como resultado de esta modalidad la organización de la semana se caracterice por una gran diversidad.

Los objetivos

El primer Comité Nacional de Asesoramiento aprobó en 1994 un plan para la realización de la Semana del Estudiante Adulto que comprendía los siguientes objetivos:

  • celebrar la educación y el aprendizaje permanentes;
  • promover la imagen pública del aprendizaje y de la educación de la población adulta;
  • motivar a la población adulta para que participe en la educación y el aprendizaje;
  • crear redes de proveedores;
  • promover la Agenda Nacional de Capacitación.

Estos objetivos siguen vigentes y sólo han sufrido leves modificaciones. El énfasis, sin embargo, ha sido distinto cada año.

El reconocimiento oficial

El reconocimiento oficial de la Semana australiana del Estudiante Adulto no se ha limitado a la otorgación de recursos financieros. Los tres gobernadores generales que se han sucedido en el cargo desde 1995 han patrocinado respectivamente la semana, y al mismo tiempo su lanzamiento a nivel nacional ha sido siempre responsabilidad del Ministro federal de Educación, Trabajo, Capacitación y de la Juventud y, a nivel estadual y territorial, de los correspondientes ministros de educación y capacitación. El Primer Ministro ha enviado invariablemente un saludo y tanto la Cámara de Representantes como el Senado han adoptado sendas resoluciones de apoyo, tal como lo han hecho numerosos órganos legislativos a nivel estatadual y territorial.

La financiación

Para la coordinación de la semana, la ANTA pone a disposición de la ALA alrededor de 250.000 dólares anuales. Los estados y territorios, por su parte, invierten otros 500.000 dólares en el mismo período de tiempo. A ello se suman donaciones menores que varían de un año a otro. Se puede decir que el costo total anual de la Semana del Estudiante Adulto es algo inferior al millón de dólares. El grado de compromiso financiero de los estados y territorios difiere enormemente -de acuerdo con sus diferencias en cuanto a población y recursos- y va desde prácticamente cero en el Territorio del Norte hasta unos 150.000 dólares en Victoria. Un 40% del subsidio nacional, que como ya señalamos asciende a alrededor de un cuarto de millón de dólares, se destina a solventar los costos por concepto de personal; un 10% a gastos de oficina y administración; un 30% a fines publicitarios; un 6% a viáticos; y un 4% a realizar una evaluación final.

Los contactos internacionales

Los organizadores de la Semana del Estudiante Adulto han prestado siempre gran atención a la tarea de establecer y mantener contactos con otros países, en especial con aquellos que celebran semanas similares. En la primera SEA, en 1995, se contó con la presencia de seis participantes extranjeros, entre ellos el Dr. Paul Belanger, en aquel entonces director del Instituto de Educación de la UNESCO, con sede en Hamburgo, y en la actualidad presidente del Consejo Internacional de Educación de Adultos (CIEA). Los programas de las visitas del exterior incluyen generalmente una serie de compromisos en distintos lugares de Australia, encuentros con representantes locales del sector, conversaciones con políticos y funcionarios administrativos y entrevistas de prensa. El promedio ha sido de aproximadamente tres visitas por celebración anual. La experiencia adquirida en las primeras semanas celebradas en Australia influyeron marcadamente en la ­Quinta Conferencia sobre Educación de Adultos de la UNESCO (CONFINTEA), celebrada en 1997 en Hamburgo. La iniciativa de que la Conferencia recomendase la celebración anual de una semana de la educación y el aprendizaje en todo el mundo se basó ampliamente en la experiencia de Australia y de algunos otros países. La iniciativa fue exitosa, la Conferencia formuló dicha recomendación y el año 2000 se celebró la primera Semana Internacional del Estudiante Adulto.

Material publicitario

Cada semana ha traído aparejada la elaboración de una gran cantidad de material publicitario, como por ejemplo pósters, hojas sueltas, comunicados de prensa y notas informativas sobre determinados asuntos de especial relevancia. Las organizaciones que participan en la semana reciben este material en forma gratuita. Además, en ciertas ocasiones se contó con productos alusivos que fueron vendidos a las organizaciones. Se trataba en especial de tarjetas, jarros, pegatinas y banderines, los cuales fueron todos muy bien recibidos porque, como se indicó, dieron mayor realce a los actos y a las celebraciones locales. El logotipo de la primera semana australiana fue adoptado -con sólo muy pocos cambios- por la Quinta Conferencia sobre Educación de Adultos de la UNESCO. En los últimos años la información y la ­publicidad basadas en la red han ido cobrando cada vez mayor importancia (www.adultlearnersweek.org).

Distinciones

Siguiendo el ejemplo del Reino Unido, la SEA incluye la entrega de una serie de premios, los cuales son adjudicados a nivel estadual y territorial. Salvo en el año en curso, no se ha otorgado ningún tipo de distinción o reconocimiento a nivel nacional. Por lo general son cuatro las categorías de premios, si bien los nombres de ellos pueden variar de un año y de un estado al otro. Las categorías más usuales son:

  • el estudiante adulto más destacado
  • el educador de adultos más destacado
  • el programa más destacado
  • el oferente más destacado

Algunos estados distinguen en forma paralela a estudiantes y organizaciones aborígenes cuyo desempeño ha sido sobresaliente. De momento se está considerando la incorporación de dos categorías nuevas: el estudiante adulto de edad avanzada más distinguido y la organización de aprendizaje más meritoria.

Actividades

Las actividades que se realizan a lo largo de las semanas son básicamente las mismas. Comienzan siempre con algún tipo de ceremonia de inauguración. Luego tienen lugar las entregas de premios, las conferencias, los seminarios, los debates y los talleres. Tenemos también los días de las puertas abiertas, ferias del aprendizaje, exposiciones y presentaciones, también de libros, así como recepciones, actos sociales, culturales y relativos a los medios audiovisuales, además de conferencias de prensa. Algunos tienen un alcance nacional, la mayoría un alcance estadual y territorial, y unos pocos uno local. Según la ALA han sido alrededor de mil las actividades realizadas durante ­cada una de las siete semanas celebradas hasta la fecha.

Los medios de comunicación

En el transcurso de los años la ALA ha intentado en reiteradas ocasiones acceder a los medios de comunicación de alcance nacional, estadual y territorial. A decir verdad, no todos ellos tuvieron los resultados esperados. En consecuencia, esta tarea ha sido encomendada a especialistas en la materia. Se produjeron algunos anuncios publicitarios televisivos que fueron presentados dentro del marco de los servicios comunitarios obligatorios de los canales de televisión. Igualmente, se creó una serie para la radio sobre educación de adultos, la cual fue puesta a disposición de radioemisoras públicas y comunitarias. Se ha colaborado con la prensa escrita, especialmente en forma de suplementos. Han sido numerosos los comunicados de prensa de carácter nacional así como también las informaciones importantes ­sobre alumnos y oferentes a nivel local. Se han organizado regularmente entrevistas de radio, televisión y prensa con las visitas extranjeras que han participado en las distintas semanas.

Evaluación

El apoyo financiero que la ANTA otorga a la ALA para realizar la Semana del Estudiante Adulto implica la obligación por parte de la ALA de elaborar y publicar un informe detallado sobre cada SEA. En forma paralela, tanto en 1995 como en 1997, con ocasión de la celebración de la primera y tercera semanas, la ANTA encargó la elaboración de informes independientes a fin de que le permitieran contar con suficientes antecedentes para adoptar una decisión responsable sobre la futura financiación con recursos públicos. En ambos casos los informes hablaron en favor de una financiación futura. En el presente año, el 2001, nuevamente se encomendará a alguna entidad independiente la elaboración de un informe por separado.