Heribert Hinzen

También en este artículo se resalta la nueva dimensión que el diálogo entre las culturas y las religiones ha cobrado después del 11 de septiembre. ¿Qué significa esto exactamente para el IIZ/DVV? Dentro del contexto de la lucha contra la pobreza y el terrorismo el IIZ/DVV se ha comprometido especialmente en las regiones en crisis. Otros aspectos centrales son por ej. los proyectos relativos al diálogo intercultural así como la expansión de la UE hacia el Este. El Prof.(H) Dr. Heribert Hinzen es el director del IIZ/DVV. Desde 1977 activo en variadas funciones para el Instituto dentro y fuera del país. Docencia e Investigación en universidades en Alemania, Sierra Leona y Hungría.

Después del 11 de septiembre…
¿La educación de adultos orientada al desarrollo como política mundial interna?


El 11 de septiembre de 2001 me encontraba en un vuelo hacia Azerbaiyán, uno de los tres países ubicados en la parte sur del Cáucaso, para entablar negociaciones sobre la apertura de una nueva Oficina de Proyectos del instituto. Debido a la acumulación de tiempo de vuelo y a la diferencia de hora llegué al hotel avanzada la noche. Mientras desempacaba la maleta, aproveché a echar una mirada a la televisión para ver las noticias. Esta vez, pensé, me daba la bienvenida una película de ciencia-ficción en un canal de televisión de Azerbaiyán, que mostraba aviones estrellándose contra rascacielos. Pero yo, interesado en noticias, cambié de canal; era uno turco en el que daban la misma película. ¡Debe ser una película muy buena, ya que la están transmitiendo simultáneamente en distintos idiomas! Ignorante de lo que había ocurrido, cambié nuevamente de canal; esta vez era uno ruso, con una entrevista al Presidente Putin en primer plano y de fondo la misma película. Como la misma secuencia fílmica aparecía sobreimpresa una y otra vez durante su entrevista, empecé a sospechar que algo muy terrible debía haber sucedido. Desgraciadamente no pude sintonizar ninguno de los canales de acceso usual a nivel global (?) como CNN, BBC o DW, por lo que debí esperar hasta la mañana siguiente. En la Embajada me informé de lo sucedido. ¡Era inconcebible! Por medio de llamadas telefónicas con la Central y el Ministerio fui informado sobre procedimientos referentes a la suspensión de vuelos y los controles de seguridad. Después de algunos días continué mi viaje de 24 horas de tren desde Bakú a Tiflis, la capital de Georgia, cuyos valles montañosos en el norte se unen con los de Chechenia, y con su capital Groznyi.

Unas cuatro semanas después conversaba con un representante alemán en el Banco Mundial en Washington, para el que estábamos realizando un estudio titulado «Alfabetismo y subsistencia» (Literacy and Livelihoods).1 Obviamente la conversación también incluyó el 11 de septiembre, las acciones de salvamento y el retiro de escombros en Nueva York. Era el momento de los esfuerzos diplomáticos para forjar una coalición antiterrorista lo más amplia posible. Comentamos también nuestras impresiones de aquel día. Le relaté mis vivencias en el Cáucaso, nuestros planes allá y nuestras conversaciones en las respectivas oficinas del Banco Mundial. Él me contó que el 11 de septiembre estaba volando de Francfort a Washington, y que a media ruta fueron informados de que el espacio aéreo sobre los Estados Unidos había sido cerrado, debiendo regresar el avión de inmediato a Francfort. ¡Lo impensable quedó sin ser expresado!

En las múltiples conversaciones que he sostenido desde entonces, y principalmente porque el Parlamento Alemán (Bundestag) aprobó fondos especiales para combatir el terrorismo así como también acordó el Programa de Acción 2015 (más adelante se entregará ma yor información al respecto), el comentario de un colega me pareció especialmente angustiante: ante este brutal ataque terrorista, no se hace más fácil acercarse a la deprimente realidad de que también el día 11 de septiembre de 2001 murieron en el mundo un número mucho mayor de seres humanos a causa de la extrema pobreza, al igual que el 10 y el 12 de septiembre tanto de aquel año como del actual. ¿Un total de millones de muertos son aceptados entonces como una cosa normal? UNICEF informa que tan sólo 40.000 niños mueren diariamente a causa de enfermedades relacionadas con la extrema pobreza. ¿Dónde queda aquí la alianza para proceder con el mismo rigor? Por cierto que esto no puede ni debe compararse de esta manera. Sin embargo, de acuerdo con el Profesor Czempel de la Fundación para la Investigación de la Paz y de Conflictos, del estado federado de Hesse, lo subsecuente es importante: si bien no se puede considerar la pobreza como única causa, ¿no debería vérsela como caldo de cultivo del terrorismo? Para nosotros persiste el interrogante: ¿tiene la educación algo que ver con esto? ¿Puede ella en cierta medida contribuir a mejorar la situación hoy, o, a lo menos, mañana?

Justamente el día en que comencé – a petición del redactor – a elaborar el artículo «Globalización y regionalización del punto de vista del instituto» llegaron a mis manos dos textos interesantes, que abordaban el concepto de política interna mundial: Das Forum, una revista de las universidades populares (Volkshochschulen) de Baviera, que dedica su última edición al tema relacionado con futuros interrogantes de la Agenda Local 21 sobre economía y globalización, seguridad y educación, como también al diálogo de judíos, cristianos y musulmanes, y concluye con la programática «Muchas culturas–una universidad popular». Y la Fundación Desarrollo y Paz, que ha presentado su último ensayo titulado «La política mundial en la encrucijada», exigiendo que «como respuesta al 11 de septiembre se debe encauzar la política mundial en dirección a una política interna mundial cooperadora. Europa debe estar dispuesta y ser capaz de patrocinar este cambio de objetivos. Y otras regiones en el mundo deben poder participar más intensamente en la estructura de la economía y política mundial». En el mismo título de este documento quizá llame además la atención el concepto «educación de adultos orientada hacia el desarrollo». Si los lectores interesados no conocen a fondo la labor de nuestro instituto y desean saber más, pueden acceder rápidamente a través de www.iiz-dvv.de e informarse por medio de los informes anuales respectivos o de un tomo aparecido en 1994 con un resumen de los últimos 25 años.2

Lo que preocupó en forma especial al Instituto de Cooperación Internacional de la Asociación Alemana para la Educación de Adultos y a sus socios en el año 2001I

Educación para todos: importancia vital del aprendizaje permanente

Más allá de todo debate sobre la relación entre la educación y el desarrollo, a saber, si la educación debe preceder al desarrollo o el desarrollo ser anterior a la educación, una cosa nos queda clara: ¡sin educación nada es posible! Trátese ella de un prerrequisito, de una clave o un catalizador. Las cifras presentadas en abril 2000 en la Cumbre de Dakar no fueron sólo sorprendentes, sino más bien estremecedoras: casi 900 millones de jóvenes y adultos no saben leer ni escribir y más de 100 millones de niños en edad escolar son privados de sus derechos. El año 2015 fue fijado como plazo para lograr progresos decisivos: reducir a la mitad la tasa de analfabetismo, lograr la escolarización de todo niño así como la igualdad de posibilidades para niñas y mujeres.

Ya ha transcurrido más de año y medio. En octubre se reunió en París la entidad coordinadora integrada por la UNESCO, la UNICEF y el Banco Mundial. Se llegó a la conclusión que desde entonces poco había mejorado, pero que mucho había empeorado. El comunicado de prensa del 29 de octubre de la comisión de la UNESCO de Alemania emplea —muy acertadamente— el título «La educación en retroceso» y recomienda a las personas interesadas acceder a www.unesco.org/education. Porque aún no ha quedado claro de dónde habrán de provenir los 15 mil millones de Euros adicionales que se necesitan. El desarrollo demográfico hace necesaria la creación adicional de más de 150 millones de puestos escolares en los países africanos, árabes y del sudeste asiático. Simultáneamente habría que alfabetizar anualmente a unos 90 millones de adultos. Si bien es cierto que los mismos países tienen que hacerse cargo de la mayor parte de los costos, no cabe duda de que no lograrán su objetivo sin la ayuda activa y financiera de las sociedades donantes. Nadie cuestiona que se trata de una inversión lógica. Y al mismo tiempo uno apenas se atreve a preguntarse por el costo tanto en vidas humanas como en recursos materiales del conflicto israelí-palestino, que por estos días ha adquirido nuevamente características de guerra.

La educación en la cooperación de desarrollo

Es dable suponer que todos aquellos interesados en un mundo equitativo y en una política de desarrollo acorde deberían promover la educación en forma sobredimensional: ya sea como sector autónomo o como tarea transversal. Por desgracia, últimamente se ha perfilado la tendencia contraria, lo que fue claramente expresado en la reunión de junio del Consejo del Instituto de Cooperación Internacional de la Asociación Alemana para la Educación de Adultos (IIZ/DVV) y del Directorio de la Asociación Alemana para la Educación de Adultos (DVV) con las siguientes palabras: en la actualidad existe menor interés por fomentar la educación dentro del marco de la cooperación para el desarrollo que en la década pasada. Esto afecta especialmente a la educación básica escolar y extraescolar, pero también a las universidades, a excepción de la educación profesional, que por el momento se ha mantenido dentro del contexto del fomento de la economía (véase www.iiz.de).

Pero esto no debe conducir a un equívoco. Esta tendencia no es una línea general en cuanto a disminuir el fomento de la educación. El Programa de Acción 2015 del Gobierno Federal para luchar contra la extrema pobreza, acordado a nivel de gabinete y, por ende, aprobado por todos los ámbitos políticos, contiene en algunos acápites claramente la exigencia de mayor y mejor educación, en especial si se la relaciona con la prevención del Sida, la protección del medio ambiente y el fomento de la igualdad de los géneros. Más bien se trata de un cambio de prioridades indirecto y subrepticio como consecuencia de negociaciones bilaterales entre estados, que conduce a que se considere a la educación cada vez menos como proyecto autónomo: en el último año se mencionó la educación en forma explícita en sólo cuatro acuerdos con países de mayor peso, a diferencia de lo que sucede con la reforma económica, el manejo del agua, la salud y el fomento de la democracia, que son mencionados con creciente frecuencia. Todo ello es de gran importancia, ¿pero puede lograrse sin educación?

Felizmente, día a día esta problemática tendencia está siendo detectada. Conjuntamente con la Sociedad Alemana para la Cooperación Técnica (GTZ), el IIZ/DVV invitó a la creación de un grupo de trabajo con el fin de aunar esfuerzos para revertir esta tendencia. Entretanto esto se ha logrado y se cuenta con participantes tales como el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ), la Comisión Alemana de la UNESCO y miembros de la Asociación Políticas de Desarrollo de las Organizaciones no Gubernamentales (VENRO).

Congreso Alemán de las Universidades Populares: aprendizaje por medio de la cooperación internacional

En la reunión de diciembre del Directorio de la Asociación Alemana para la Educación de Adultos (DVV) se determinó que la participación internacional y los eventos relacionados con el estudio de cuestiones europeas y globales fueron aspectos importantísimos del undécimo Congreso Alemán de las Universidades Populares, celebrado bajo el lema «El futuro necesita aprendizaje —aprendizaje necesita futuro».

El IIZ/DVV puede enorgullecerse de ser el responsable de esta iniciativa. De hecho, en la tradición quincuagenaria de esta reunión de hasta mil colegas, que debe ser a la vez presentación y discusión de lo logrado y de las perspectivas, nunca antes se había contado con tantos participantes de prácticamente todos los países europeos así como del Cáucaso, del Sudeste Asiático y de los Estados Unidos, representantes de la UNESCO, de la Unión Europea y del Banco Mundial, totalizando sobre los 150. Los interesados pueden remitirse a la reciente edición de nuestra revista Educación de Adultos y Desarrollo, que contiene algunas de las ponencias— también la del Presidente Federal Rau, de la Comisaria Europea de Educación y Cultura, Sra. Reding, y del Prof. Nuscheler.3

En casi 25 reuniones se buscó la posibilidad de la información y del intercambio. El amplio espectro de temas, de los que sólo mencionaremos algunos, habla por sí solo:

  • Agenda 21 – ocho pasos hacia el objetivo de lograr que la comuna sea capaz de hacer frente al futuro.

 

  • ¿Estabilidad mediante educación de adultos? Proyectos y socios en Europa Sudoriental.

 

  • Aprendizaje: ¿permanente y global?

 

  • La educación de adultos y la expansión de la UE hacia el Este.

 

  • Globalización: ¿se margina el Sur?

 

  • Colaboración internacional y nuevas cooperaciones.

 

  • Observaciones europeas respecto del Memorando de la UE sobre Educación Permanente.

 

  • La práctica de las universidades populares dentro del contexto de la globalización.

 

  • Educación para todos y aprendizaje permanente.

Para un análisis más completo habría que mencionar también los numerosos talleres interculturales y transfronterizos relacionados con la educación de adultos, el aprendizaje de idiomas y su certificación en el Año Europeo del Idioma. Esto ciertamente en relación con los efectos de una mejor política de integración y los cambios de la ley de nacionalidad. Tal vez este Congreso de las Universidades Populares represente el inicio de una mayor internacionalización de la educación del adulto, hecho que ciertamente registramos como muy positivo.

Diálogo entre culturas

La Asamblea General de la UNESCO designó el año 2001 como «Año Internacional del Diálogo entre Culturas». Se hizo hincapié en «la importancia de la tolerancia en las relaciones internacionales y en la relevancia del diálogo en su papel de medio para lograr el entendimiento, para la eliminación de las amenazas en contra de la paz y para el fortalecimiento de la interacción y del intercambio entre las culturas…». A cada país miembro se le solicitó «planificar y llevar a cabo, especialmente en este año, programas culturales, pedagógicos y sociales adecuados», aptos para contribuir a la puesta en práctica de este gran objetivo. Los mejores ejemplos serán difundidos en diversas documentaciones a modo de reconocimiento e incentivo.

En este número especial se presentarán aproximadamente 75 proyectos provenientes de las siguientes áreas: artes plásticas, literatura, música, teatro, cine, festivales, medios de comunicación, ciencia, derechos humanos, pero también formación y educación. En este último ámbito se mencionó a la Fundación Alemana para el Desarrollo Internacional por sus actividades en Chile, (análisis de conflictos en los colegios), en Indonesia, (escuelas profesionales), en Etiopía (vigilancia escolar), así como al Instituto Georg Eckert para la Investigación Internacional de Textos Escolares por sus estudios de la presentación de culturas foráneas en la asignatura de geografía. El IIZ/DVV fue distinguido en la sección Democracia y Derechos Humanos por el proyecto «Educación de Adultos en el Sudeste de Europa» y la integración efectiva de las universidades populares.

II El año 2002 y lo que afrontan el IIZ/DVV y sus socios 

La necesidad de un diálogo entre las culturas y también entre las religiones ha obtenido un nuevo significado a raíz de los terribles sucesos del 11 de septiembre, como lo han demostrado sus consecuencias. Entretanto, este concepto fue declarado «simbólico para el año 2001» por la Sociedad de la Lengua Alemana. En muy breve plazo, políticos de todo el mundo reaccionaron no solamente con opciones militares. Claramente también se expresaron apreciaciones advirtiendo que el curso de la globalización —que por lo menos hasta ahora no ha sido amortiguada como para hacerla socialmente soportable—«¿Puede haber paz sin justicia? ¿Cómo podemos apelar a la conciencia de las personas en todo el mundo a fin de que reconozcan que la pobreza, dondequiera se presente, es un problema de alcance mundial? Interrogantes de esta índole deben ser tratados a nivel local, nacional, regional y global». Estos conceptos se encuentran en «Puentes hacia el futuro» (Brücken in die Zukunft), un manifiesto para el diálogo de las culturas que se remonta a una iniciativa de Kofi Anan y que lleva la dedicatoria: «Para los inocentes que perdieron la vida porque su única culpa fue haber sido distintos a sus asesinos».

En consecuencia, no solamente tendrán que ganar en importancia los planes y proyectos dirigidos a la prevención de crisis y conflictos en la cooperación para el desarrollo así como en la política cultural y educacional para el exterior, sino que al mismo tiempo deberán tomarse en cuenta aquellos que combaten la pobreza. continuará abriendo en el mundo abismos cada vez más profundos entre ricos y pobres, por lo que tendrá que ser nuevamente incluida en el análisis y en las estrategias de futuro.

Las medidas relacionadas con el Programa de Acción 2015: la lucha contra la pobreza.

La política de desarrollo debe ser parte de una política estructural global y debe poder ser cuantificada en términos de reducción de la pobreza en el mundo. El Programa de Acción 2015 fue aprobado por el gabinete y se orienta por las metas del desarrollo internacional. En otras palabras: se puede distinguir una reacción persistente, apreciable también en el contexto de la conferencia internacional sobre el financiamiento del desarrollo, recientemente concluida en México.

El presupuesto federal presentado en noviembre 2001 contiene por primera vez un ítem con medios económicos propios para combatir la pobreza. Éstos deben actuar como medios de refuerzo para reducir la extrema pobreza. Al IIZ/DVV como a otras entidades comprendidas en el ítem «Fomento de las estructuras sociales», (organizaciones tales como Bienestar del Trabajador, Caritas, la Obra Educación de la Asociación de Sindicatos Alemanes [DGB], la Obra Kolping, así como la asociación de los bancos Raiffeisen y de los Bancos de Giro) se les ofrece la posibilidad de hacer uso de este fondo especial también en favor de proyectos ya en marcha. Un debate muy vivo se desarrolló al interior del Instituto y entre éste y las oficinas de proyectos y los socios extranjeros en el sentido de cómo beneficiar a nuestros proyectos en África, Asia y América Latina, que de por sí han sido concebidos para reducir la pobreza. Se presentaron sugerencias, se tomaron medidas, se efectuaron cálculos, y finalmente se le tramitaron varias solicitudes:

  • Etiopía: ayuda a la educación básica no formal y a la capacitación orientada a la generación de ingresos en regiones extremadamente pobres;

 

  • Sudáfrica: información y prevención del SIDA; formación y capacitación de trabajadores comunitarios:

  • El Cáucaso: capacitación manual orientada a la generación de ingresos en regiones urbanas y rurales seleccionadas;

  • India: mejoramiento de las circunstancias de vida de mujeres discriminadas mediante el fomento de sus organizaciones de autoayuda;

  • Asia regional: capacitación de multiplicadoras para fomentar la igualdad y la defensa de los intereses de las mujeres;

  • América Central: educación intercultural en comunidades de población con predominio indígena.

En la ejecución y el informe se pondrá especial énfasis en el impacto. No sólo nosotros sino que también el BMZ estamos obligados a tener éxito si también el próximo año pretendemos beneficiarnos de estos recursos y eventualmente de otros más. Por ello, en el Instituto estamos pensando en encomendar a una persona en forma exclusiva el manejo de esta área y de la que aboradaré en el próximo punto.

Las medidas relacionadas con el combate del terrorismo (Paquete Antiterrorismo)

En los debates parlamentarios posteriores al 11 de septiembre, como primera cosa se pudo observar una suerte de «aflojamiento» del enérgico curso de consolidación del presupuesto nacional. Se pretendió que un Paquete Antiterrorismo diese respuesta a las necesidades nacionales e internacionales. La mayor parte de los recursos le fue asignada al Ministerio de Defensa, pero también obtuvieron asignaciones especiales el Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo así como el Ministerio de Relaciones Exteriores. Nuevamente el IIZ/DVV fue incluido como posible beneficiario en las deliberaciones, principalmente porque trabajamos en muchas regiones del mundo que están en crisis. Me dio que pensar el hecho de que en el notable libro Der zerbrechliche Frieden. Krisenregionen zwischen Staatsversagen, Gesalt und Entwicklung. —el sur del Cáucaso, América Central, Etiopía, más la región del Cabo de África— en las cuales durante años hemos estado actuando junto con nuestros socios. (La paz frágil. Regiones en crisis entre el fracaso del Estado, la violencia, y el desarrollo) se aborde en forma especial tres regiones

En el Instituto también analizamos detalladamente el aspecto del aprovechamiento de dichos recursos en las regiones en cuestión. Si el conjunto «pobreza, explotación, privación de derechos, opresión e impotencia» son caldo de cultivo para acciones terroristas, entonces deberíamos iniciar junto con socios de países seleccionados ciertas medidas encaminadas a fortalecer determinados proyectos que actúan en relación con la educación de adultos orientada al desarrollo en favor de un mejoramiento de las condiciones generales o de situaciones concretas. Nació así un catálogo de sugerencias que le presentamos al BMZ a fin de enriquecer proyectos en marcha con determinados componentes:

  • Sierra Leona: educación conducente a la paz y a la democracia, inserción de refugiados y ex combatientes.

 

  • Asia Central: estructuras de fomento, proyectos modelo para la calificación profesional orientada a la generación de ingreso.

  • India: actividades educativas conducentes al diálogo intercultural y religioso entre personalidades destacas.

  • Asia regional: educación conducente a la democracia y a la paz en regiones con agitación religiosa (Indonesia) o étnica (Islas Salomones).

  • Colombia: formación y fortalecimiento de alianzas civiles e iniciativas de la sociedad civil.

 

  • América Latina regional: el terrorismo como amenaza para la educación de la democracia, de la paz y de los derechos humanos.

El departamento de cultura y educación del Ministerio de Relaciones Exteriores —cuyo receptor principal es el Goethe Institut/Internationes— también obtuvo recursos adicionales. Conjuntamente con el IIZ/DVV fueron analizadas las iniciativas de proyectos para:

  •  

    • La cooperación bilateral entre Alemania y Afganistán en el área de la educación de la educación de adultos. Aún no se ha decidido si llevarla a cabo en Afganistán o en Alemania para inmigrantes afganos.

    • El diálogo cultural europeo-islámico con énfasis en la cooperación germano-turca en educación de adultos.

  • <

Estas iniciativas se encuentran en estudio.

Unión Europea: solicitudes de fomento y Conferencia sobre el Diálogo entre Culturas

La conferencia a alto nivel «Diálogos entre las Culturas» se refirió igualmente a los interrogantes político-culturales, los cuales deben apuntar más que nunca al 11 de septiembre, también desde la perspectiva de la Unión Europea. Desde un punto de vista regional, el espacio mediterráneo estuvo en primer plano. El espectro de temas incluyó desde la globalización de la economía, la imagen de Europa en el mundo, hasta el diálogo interreligioso. En su discurso de apertura, el Presidente Prodi expresó: «Líneas de conducta equívocas también son producto de la injusticia política, de las disparidades económicas, de la agobiante pobreza, de la ausencia de perspectivas de futuro, de las consecuencias de una globalización incontrolada, percibidas como una opresión política y cultural (…) El diálogo es algo que no sólo tiene lugar en otras regiones, más allá de nuestras fronteras; debe comenzar aquí, en Europa, en nuestras ciudades, que a menudo son el semillero de la intolerancia y el prejuicio».4 Seguramente este diálogo tendrá que considerar también la globalización que imperará en forma incontenible y a cuyas dimensiones críticas se refiere el Profesor Senghaas: «Quien hoy en día pretende poner en marcha diálogos entre las culturas, debe tomar como punto de partida el mundo cultural real existente, y no la ficción de culturas homogéneas (…) Con esta reorientación, los diálogos entre las culturas serían contribuciones importantes para una globalidad cultural que se estaría estructurando lentamente, marcada por una variedad de referencias transversales».

Volvamos a la dura realidad de las solicitudes de proyectos: para el programa de fomento Grundtvig de la UE, que está dirigido a la educación de adultos, el año pasado el IIZ/DVV entregó dos sugerencias previas, a las cuales la UE respondió con el ruego de que se formularan sugerencias definitivas. Estas tienen por objetivo:

  • El aprendizaje intercultural en Europa: establecer una red con socios de la educación de adultos de 15 países, además de instituciones especializadas europeas (tiempo de duración: 3 años).

  • Tolerancia y Comprensión: nuestros vecinos musulmanes en Europa (un proyecto con seis países además de seis instituciones especializadas (tiempo de duración: 2 años).

Para el IIZ/DVV y sus socios, estas solicitudes no son terreno desconocido. A mediados de la década de 1990 nos dedicamos a estudiar proyectos para «la educación de adolescentes y adultos de minorías étnicas europeas». Si estos nuevos proyectos pudiesen comenzar en otoño, también las universidades populares se verían ampliamente involucradas. Ellas podrían colaborar en forma interdependiente en el área «Aprendizaje Global», dedicada a labores informativas y educacionales, cuyos interrogantes interculturales son de máxima importancia.

Educación de adultos en el sudeste de Europa y para la expansión de la UE

No se trata aquí de nuevas áreas de proyectos, pero sí de áreas que siguen siendo de mucha importancia, presentando dimensiones y facetas muy variadas. De las cifras del presupuesto federal y de las conversaciones con nuestros financistas se desprende fácilmente que la ayuda proveniente del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo para la cooperación con los países considerados en la primera ronda de expansión de la Unión Europea hacia el Este, es decir, los Estados Bálticos, Polonia, Eslovaquia, la República Checa y Hungría, se suspenderán dentro de corto tiempo. En consecuencia, muy pronto se terminarán programas bilaterales de relativa envergadura, que por un tiempo considerable fueron secundados por las oficinas locales de proyectos del IIZ/DVV. Si bien todos los socios involucrados habrían deseado prolongar estas medidas, por el momento no se vislumbra otro donante similar en importancia y que ofrezca una planificación segura a largo plazo. Por ende, pensamos que tendremos que aunar conceptos, organización y financiamiento de proyectos menores y cooperaciones regionales sobre temas específicos —tales como política de educación de adultos y legislación— e insertarlos en procedimientos transfronterizos entre Polonia y Alemania y por medio de la inclusión de las asociaciones regionales de las universidades populares y sus colaboraciones con Eslovaquia y Hungría.

Distinta es la situación en el sudeste de Europa. Recientemente se aprobó una segunda fase del Pacto de Estabilidad para los Balcanes en el Parlamento Alemán. Con respecto a los recursos, éstos seguramente no fueron por el monto deseado. Pero al menos parece que el proyecto Ebis www.inebis.org podrá seguir ayudando durante un lapso mayor de tiempo a iniciativas nacionales (Albania, Bosnia-Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Macedonia, Rumania, Serbia y Eslovenia), como también a iniciativas regionales, transfronterizas e interétnicas. Dependerá principalmente de la forma cómo el grupo gestor, conformado por los o las representantes de todos los países involucrados, pueda manejar de manera productiva las similitudes y disimilitudes. Para ello, dos interesantes puntos de cristalización son las Semanas del Estudiante Adultos (Adult Learnes Weeks), ya bien establecidas en casi todos los países, como también los Festivales del Aprendizaje y los esfuerzos en pro de la educación política en la región del Pacto de Estabilidad.

A continuación nos referiremos a otro proyecto que el IIZ/DVV intenta realizar conjuntamente con las asociaciones regionales de las universidades populares. Tiene que ver con los habitantes de Alemania y su información sobre Europa y la expansión de la UE hacia el Este. Un estudio recién publicado reza: «En los países interesados en incorporarse a la Unión Europea, la actitud frente a la incorporación es predominantemente positiva (…) Una mayoría de un 59% de la población considera el ingreso en la UE como un paso conveniente (...) Pero una gran parte de la población se considera mal informada acerca de la UE y del proceso de ingreso en ella». Mayor información puede extraerse del gráfico. Una encuesta similar en Alemania arrojó un 52% a favor en el año 2001; un 42% —con tendencia decreciente— se expresó en contra. A las universidades populares les sería posible realizar un buen trabajo informativo y explicativo en este ámbito. Al respecto, estamos tratando de convencer de ello a la delegación de la UE en Berlín y a la Oficina de Prensa e Información del Gobierno Federal. Se presentó ya una solicitud de cofinanciamiento.

Apoyo a la incorporaci&oacute;n en la UE

Perspectivas: local y nacional, regional y global

El futuro de Europa está en juego. Debe lograrse simultáneamente una integración interna como también una expansión, no exclusivamente hacia el Este. Y esto no sólo en períodos de crisis, cuando en algunos países las cosas no funcionan en la forma fácil que se preveía (recordemos a nuestro vecino, Austria). Se requiere una aceptación mutua que vaya más allá de los aspectos económicos. Es por ello que la UE también constituye un proyecto a futuro, en el cual la educación, la comunicación y la cultura deben ser materias importantes. Si realmente lo llegan a ser, depende también de las instituciones educacionales mismas. El Presidente Prodi hace referencia a lo logrado y exhorta a perseverar en lo aún por lograr: «El diálogo intercultural no significa que todo el mundo deba postrarse ante el modo de vida occidental o sus valores materiales (…) Si realmente el diálogo entre culturas es tomado en serio por la sociedad civil, puede
Ilegar a ser el terreno fértil en el que un cordial diálogo politico puede crecer y dar frutos»

Hasta aquí el tema del diálogo intercultural. Quisiera raferirme nuevamente a la importancia de la educación en el marco de la cooperación para al desarrollo. En el último informe sobre política de desarrollo del Gobierno Federal se concluye que la «educación es un derecho humano y a la vez una clave para la solución de muchos problemas del desarrollo de la humanidad. La educación es indispensable para que más seres humano y regiones puedan hacer uso de las posibilidades siempre crecientes de la globalización que se presentan en la economía mundial y a través de la utilización global de las tecnologías nuevas. Pero también, para lograr los conocimientos necesarios para la conformación del futuro en el sentido de un desarrollo sostenible».

Nuestro diario vivir demuestram, querámoslo o no, que a las dimensiones locales, regionales y nacionales se suman más que nunca aspectos europeos, internacionales y globales. Éstos, sin embargo,se presentan en menor grado en forma sucesiva o paralela, sino más bien relacionados internamente entre sí. Se suele decir que es tiempo de crear la globalización. ¿Pero qué significa eso? No sólo para los más pobres de los pobres, sino también para los gobiernos y para las organizaciones de la sociedad civil.

Algo similar podriá decirse de la educación de adultos. èsta gana en importancia y en compleyidad, sobre todo si se la quiere considerar y estructurar como un aprendizaje global y permanente. Soluciones aisladas - sólo para Alemania y sólo mediante la educación - ya en el pasado fueron insufcientes y en el futuro van a tener aun menos validez. Por ende, una «Educación de Adultos orientada al desarrollo como política mundial inerna» visualiza nuevos ámbitos, los que ya nos son familiares comom cambios sociales, pero que no han sido lo suficientemente abordados por la teoría y la práctica.  

Notas

1 Véase John Oxenham et al: Skills and Literacy Training for Better Livelihoods. A Review of Approaches and Experiences. Africa Region Human Development Working Paper Series. Washington (Competencias y alfabetización para la subsitencia. Una revista de los enfoques y las experiencias. Documentos de trabajo para el Desarrollo Humano en África). Banco Mundial, 2002.

2 Comparar, entre otros, los últimos informes anuales del Instituto y los tomos 12 (Educación de Adultos y Dearrollo, y 25 años IIZ/DVV), así como 28 (Partnership and Solidarity in Action. International Cooperation Activities of IIZ/DVV [Cooperación y solidaridad en acción. Las actividades internacionales de cooperación del IIZ/DVV] en la serie: Perspectivas Internacionales en la Educación de Adultos / IPE). Bonn, IIZ/DVV 1994 y resp. 2001.

3 Referirse a: Educación de Adultos y Desarrolle, 58/2002, págs. 116-178.

4 Romano Prodi: Why dialog is important (¿Por qué es importante el diálogo?) Bruselas: Conferencia sobre Diálogos Interculturales, 20/21 de marzo 2002, pág. 5; www.europa.eu.int/comm/index en.htm y esta edición, póg. 223

5 Prodi, id.