Bernie Lovegrove

Bernie Lovegrove, Oficial de Programas de la ASPBAE, se refiere en su aporte a los aspectos financieros del fomento de la educación de adultos. Sus comentarios se van a centrar en la financiación de la educación comunitaria de adultos y en las recientes experiencias que ha hecho la ASPBAE (Asian – South Pacific Bureau of Adult Education/ Oficina del Asia y el Pacífico Sur para la Educación de Adultos) con el fin de garantizar la financiación de su propio trabajo y también en sus esfuerzos para promover apoyo financiero de manera general para la educación comunitaria de adultos.

Bailando con los donantes: La financiación de la educación de adultos

Panorama internacional

Desgraciadamente se cuenta con una financiación muy limitada para la educación comunitaria de adultos, tanto de parte de los gobiernos como de los donantes. La educación en general ocupa un rango inferior en las prioridades de financiación de los donantes —es la ‹pariente pobre›—. Y la mayor parte del apoyo financiero destinado a educación se dedica a la educación primaria. Por tanto la educación de adultos es la pariente pobre entre los parientes pobres. Además, de lo que está disponible para educación de adultos un alto porcentaje se destina a la alfabetización de adultos. De manera que la educación comunitaria de adultos viene a ser ‹la pariente más pobre, triplemente marginada›.

¿Por qué ocurre que la educación comunitaria de adultos ya no forma parte de las prioridades de gobiernos y donantes?

  • Los donantes no están convencidos de su valor. Su impacto es difícil de medir.

 

  • Quienes proponen proyectos de educación comunitaria de adultos no han sido eficaces a la hora de promover su rol y sus beneficios ante donantes y gobiernos. En el nivel internacional, por ejemplo, el ICAE está luchando para encontrar los recursos necesarios para vivir, no digamos para hacer oír su ‹voz› donde puede tener eco.

 

  • La ‹voz› de la educación comunitaria de adultos no es clara y definida ni siquiera entre los que proponen la educación comunitaria de adultos. Mientras no nos aclaremos a nosotros mismos tenemos pocas perspectivas de convencer a otros de los méritos que tiene la educación comunitaria de adultos.

Los multilaterales

El Banco Mundial está financiando una Iniciativa de Corto Plazo para los países más pobres, supuestamente como parte de su contribución a la Educación para Todos. Sin embargo el énfasis de dicha iniciativa se pone en la Educación Primaria Universal y en la educación de las muchachas. El problema es que el Banco Mundial se está centrando en sólo dos de los seis objetivos de Educación para Todos, entre los que no se cuenta la educación comunitaria de adultos. En lugar de apoyar los seis objetivos, como era la voluntad de la comunidad educativa internacional reunida en Dakar el 2000, el Banco Mundial opta por hacer énfasis en los dos objetivos educativos por los cuales presionó para que éstos sean incluidos como parte de los objetivos para el Desarrollo del Milenio de la ONU.

El BID ha financiado proyectos de educación no formal y de educación y capacitación profesional, pero por lo general aquellos que respondían a su propio diseño, sin que necesariamente hubiera un serio trabajo de consulta con las comunidades receptoras. Organismos de Naciones Unidas como el PNUD financian educación de adultos pero normalmente como un componente de proyectos temáticos que tienen otros objetivos, tales como capacitación para la protección ambiental. También ha financiado pequeños proyectos de educación no formal, por ejemplo en el Pacífico.

Los bilaterales

Para la mayor parte de las agencias bilaterales la educación es un asunto de escasa prioridad. En lo que hace a educación de adultos, se pone el énfasis en la educación superior, especialmente en aquellos fondos que van a las universidades del Norte para financiar becas en favor de estudiantes de los países más pobres. La educación comunitaria de adultos recibe el menor apoyo financiero —e incluso éste es difícil de rastrear— ya que con frecuencia no tiene su propio rubro presupuestario y se encuentra subordinada otras categorías que forman parte de proyectos internos de los países. La financiación procedente del gobierno alemán, a través de la DVV, y que se dirige específicamente a la educación de adultos, tanto en el nivel regional como en el nivel interno de cada país, es realmente una excepción a la norma.

Muchas organizaciones bilaterales, como es el caso de AusAID, de Australia, siguen creyendo que financiar a las ONG u OSC es una opción riesgosa. A menudo se piensa que las ONG no son suficientemente profesionales ni suficientemente confiables en el manejo de fondos, y que con frecuencia les falta capacidad para manejar programas que cuentan con grandes sumas de dinero. No obstante, algunas agencias bilaterales como la canadiense ACDI, la sueca SIDA, y otras escandinavas, han proporcionado financiación para educación de adultos, apoyando por ejemplo al Consejo Internacional de Educación de Adultos (International Council for Adult Education – ICAE). Sin embargo no está claro si esto va a continuar.

La agencia de cooperación británica DFID ha proporcionado un apoyo financiero significativo para un Fondo Educativo de los países de la Commonwealth (Commonwealth Education Fund – CEF) que beneficia sobre todo a los países de la Commonwealth que se encuentran en África y en el Sur de Asia, pero que no hace particular hincapié en educación de adultos. Recientemente el Gobierno holandés se ha comprometido a financiar una propuesta sustancial, planteada por la Campaña Global de la Educación, con el fin de apoyar, en el nivel nacional, la formación de una coalición de diversas OSC que pueda emprender políticas efectivas de defensa de la educación en África, Asia y posiblemente América Latina. Aquí está incluida la educación de adultos, pero no hay forma de distinguir cuáles son los recursos con que se cuenta para apoyarla.

En los últimos meses la ASPBAE ha hecho gestiones para asegurar un apoyo financiero sustancial de parte de NZAID, una de las agencias de cooperación bilateral más progresistas, para la construcción de capacidades de las OSC de manera que puedan comprometerse en políticas efectivas de defensa de la educación en el Pacífico. Pero en este caso, una vez más, no se financia la educación comunitaria de adultos en lo que hace a sus propios fines como parte de una agenda más amplia de apoyo al compromiso de las OSC en los debates sobre políticas educativas. A lo largo de estos últimos años la ASPBAE ha asegurado pequeños montos, procedentes de AusAID para el desarrollo profesional y la construcción de capacidades de las ONG que ofrecen educación comunitaria de adultos en Indonesia y Papua Nueva Guinea.

La Unión Europea puede emerger como una nueva e importante fuente de recursos para la educación de adultos, pero sus propuestas requieren un largo período de gestión, y el proceso de su aplicación lleva tiempo y es sumamente burocrático.

Las fundaciones

Son muy pocas las fundaciones que directamente financian educación de adultos. En los Estados Unidos, donde se encuentra la mayor parte del dinero de las fundaciones, el 70 % se gasta en los mismos EE UU. Se puede conseguir pequeños montos para ciertas áreas temáticas, pero por lo general la educación y capacitación de adultos es parte de proyectos con objetivos diferentes. Esto vale también para las fundaciones japonesas. En el pasado reciente la ASPBAE ha tenido éxito en la financiación de su Programa de Educación Indígena a través de la Fundación Japonesa para el Asia Central. La DST Trust, en la India, ha proporcionado recursos de corto plazo para proyectos temáticos. En el pasado reciente la Commonwealth Foundation ha destinado pequeños montos al apoyo de una red de educación de adultos de la Commonwealth (CAETA), que en estos momentos ya no existe. Dicha Fundación también se está haciendo cargo de un Programa de Gobernabilidad y Ciudadanía que ha destinado recursos iniciales para programas seleccionados entre los que se cuentan dos proyectos de la ASPBAE para la promoción de gobernabilidad y ciudadanía activa (Cit Ed) en el Pacífico.

Las ONG del Norte

Algunas ONG, como la red Oxfam, financian educación comunitaria de adultos. Lo mismo hacen Ayuda en Acción y Visión Mundial. Estas últimas tienden a financiar sus propios programas y su propio personal en cada país. Ninguna de ellas ha optado por apoyar de manera especial la educación comunitaria de adultos. En los hechos, la mayor parte priorizan la financiación de educación básica: UPE y alfabetización de adultos. Muchas ONG del Norte respaldadas por iglesias, como ser Pan para el Mundo, de Alemania, CCFD de Francia, Misereor de Alemania, apoyan proyectos que tienen componentes significativos de educación comunitaria de adultos, pero no educación comunitaria de adultos como tal. Igual como ocurre con las fundaciones, las ONG del Norte pueden proporcionar pequeños montos para determinadas áreas temáticas, pero normalmente la educación y capacitación de adultos es sólo una parte de los objetivos de un proyecto de mayor envergadura.

En un gesto brillante la ASPBAE ha desarrollado, a lo largo de los últimos 12 meses, una fuerte asociación con Oxfam Nueva Zelanda en relación con su Programa de Educación para la Gobernabilidad y la Ciudadanía Activa (Cit Ed). Se trata de un programa sustancioso que probablemente va a durar por lo menos tres años.

La GCE

La GCE es una colaboración internacional de diferentes OSC del Norte y del Sur para la defensa de la Educación para Todos y para la construcción de capacidades de las OSC que quieran defender la Educación para Todos. Actualmente está probando su capacidad para movilizar recursos. La GCE es una formación nueva importante, pues dinamiza la credibilidad y la comunidad de objetivos de muchas OSC y coaliciones clave que tienen una amplia base de apoyo: organizaciones como Oxfam Internacional, Educación Internacional, Ayuda en Acción, Save The Children Fund, Visión Mundial Internacional, ASPBAE, CEAAL (Confederación para la Educación de Adultos en América Latina), ANCEFA (Red Africana de Educación), Global March, se encuentran involucradas con muchas coaliciones de nivel nacional en el Sur.

Parte de la agenda de promoción de la GCE es impulsar una mayor financiación de la educación de adultos, pero sólo como parte de su lucha por el cumplimiento de los 6 objetivos de la Educación para Todos. En los hechos, los promotores de educación de adultos tienen que trabajar al interior de la GCE para convencer a algunas organizaciones de la importancia que tiene el impulsar la educación comunitaria de adultos. Una vez más se trata de pedir claridad y una defensa más acuciosa de la educación comunitaria de adultos. La participación en la GCE representa para las organizaciones de educación de adultos, como la ASPBAE, una gran oportunidad para vitalizar el apoyo de otras organizaciones a su causa, ligándolas a sus intereses con la finalidad común de alcanzar los 6 objetivos de la Educación para Todos. Pero tenemos que responder al desafío de una focalización más precisa.

El interés temático

El apoyo a áreas temáticas va y viene con los donantes, a menudo siguiendo el último grito de la moda. En los últimos años la ASPBAE ha tenido éxito en la obtención de recursos para un abanico de áreas temáticas. La más reciente ha sido la educación para la gobernabilidad y la ciudadanía y la educación para la prevención de conflictos. Puede haber otras oportunidades de apoyo financiero para educación comunitaria de adultos en áreas como educación sobre el VIH/SIDA e ICT para poblaciones marginales, y educación para la generación de ingresos.

Es muy poco probable que los donantes financien:

  • Conferencias esporádicas, intercambios educativos o eventos regionales o subregionales sobre educación de adultos.

 

  • Costos educativos centrales para organizaciones de educación de adultos, como ser gastos per sonales y gastos fijos institucionales.

Para una organización regional como la ASPBAE, es más probable que los donantes otorguen financiamiento sustancial para programas que:

  • apunten a muchos años, con resultados específicamente realizables y por lo tanto mensurables;

 

  • estén construidos sobre la base de asociaciones de largo plazo con socios del propio país;

 

  • puedan demostrar el valor agregado que significa para el trabajo una dimensión regional o subregional;

 

  • presenten claras dimensiones de construcción de capacidades para socios del propio país;

 

  • puedan vincular el trabajo de los niveles nacional y regional con impactos globales.

Se tiene que cultivar las asociaciones de largo plazo con los donantes más promisorios. Esto significa establecer relaciones con personal clave en las organizaciones de donantes y en reuniones cara a cara; significa construir credibilidad y organizar eventos exitosos que puedan atestiguar personalmente los/as representantes de los donantes.

De cualquier manera que lo miremos, la financiación de educación de adultos, y especialmente de educación comunitaria de adultos, es desgraciadamente muy escasa y nada fácil de obtener. Y tampoco es fácil hacer una defensa de ella. En ningún caso la tarea va a resultar más fácil con muchas de las vagas nociones que actualmente circulan sobre educación de adultos y educación comunitaria de adultos.

Permítaseme terminar poniendo todavía de relieve el siguiente punto clave. Hay una ausencia de claridad conceptual, por ejemplo en expresiones como ‹educación no-formal›. Para algunos esto significa educación de baja calidad, un premio de consolación para aquellas personas que no han recibido una educación real. Para otros significa una educación carente de organización y de profesionalidad. Sin embargo aquí la mayor parte de nosotros/as sabemos de programas de educación comunitaria de adultos que funcionan con mucha precisión, con altos niveles de calidad y de manera muy profesional.

Por lo demás hay un problema de enfoque. Por ejemplo ¿qué es exactamente lo que la educación comunitaria de adultos necesita que sea financiado por gobiernos y donantes? ¿Cuáles son los puntos incisivos? ¿Tendremos que promover cursos de nutrición, lo mismo que cursos de formación de la conciencia política, o también promover cambios en las políticas oficiales? Dado que educación de por vida significa todo y nada, ¿la constante referencia a ella no será más bien una forma de embotamiento que dificulta la movilización de recursos y la convicción de parte de los donantes y de los gobiernos a favor de la educación comunitaria de adultos?

Tres de los seis objetivos de la Educación para Todos tienen que ver con la educación comunitaria de adultos:

  • Objetivo 3: ‹Asegurar que las necesidades de aprendizaje de todas las personas jóvenes y adultas encuentren respuesta en el acceso equitativo a programas de aprendizaje adecuado y de habilidades vitales›.

 

  • Objetivo 4: ‹Alcanzar en el 2015 un 50 por ciento de mejoría en los niveles de alfabetización de adultos, especialmente para las mujeres, y en el acceso equitativo a la educación básica y continua para todas las personas adultas›.

 

  • Objetivo 6: ‹Mejorar todos los aspectos que tienen que ver con la igualdad de la educación y asegurar la excelencia de todos ellos, de manera que todos/as obtengan resultados de aprendizaje reconocibles y mensurables, especialmente en lo que se refiere a lectura, escritura, cálculo y habilidades esenciales para la vida›.

En relación con los objetivos 3 y 6, nos podríamos preguntar a nosotros mismos/ as: ¿cuáles son las habilidades esenciales que se necesita aprender? ¿Existe una breve lista de prioridades que pueda ser objeto de consenso?

Respecto del objetivo 4 podríamos preguntar: ¿Qué tipo de educación continua es más importante para las personas adultas, especialmente para las más marginadas?

A propósito del objetivo 6 podríamos preguntar: ¿Se pueden medir las habilidades esenciales, y deberíamos intentarlo?

Los donantes no se sienten movidos a financiar vagas nociones generales de lo que son habilidades esenciales o educación continua. Mientras quienes promovemos la educación comunitaria de adultos no tengamos más claridad respecto de nuestras prioridades específicas, nos va a seguir resultando muy difícil convencer tanto a los gobernantes como a los gobiernos.

Estrategias futuras

Hay muchos factores impredecibles que hacen difícil la elaboración de estrategias para una mayor financiación a favor de la educación de adultos. Evidentemente un gran generador de esa impredecibi lidad es el impacto de la probable guerra contra Irak, por ejemplo: el posible cambio de las alianzas y prioridades de los donantes; la repentina reubicación de los recursos de los donantes; las posibles restricciones en programas que verían afectadas sus posibilidades de viaje; el valor del dólar estadounidense, etc.

A pesar de todo parece que algunas estrategias clave serían:

  • Concentrarse en donantes que tengan interés en asociaciones de largo plazo.

 

  • Apuntar a propuestas ambiciosas y de muchos años, de manera que podamos obtener un impacto mayor con nuestro esfuerzo, a la vez que seguir asumiendo ofertas de corto plazo, ya sean de grandes o pequeñas proporciones. Como dijo uno de los anteriores expositores: ‹En vez de dedicarnos a la caza de gansos salvajes, vayamos recogiendo las plumas que podamos encontrar por el camino›.

 

  • Apuntar a colaboraciones con organizaciones creíbles dentro del propio país.

En un contexto así, el relacionamiento entre la ASPBAE y la DVV es ciertamente especial, y deberemos trabajar para garantizar que esa relación se mantenga fuerte y dinámica. Tanto por separado como de manera conjunta, necesitamos cooperar internacionalmente con una variedad de actores para afinar nuestro centro de interés y para movilizar recursos que apoyen la calidad de la educación de adultos. Esto significa de alguna manera seguir bailando unos con otros y también seguir bailando con los donantes.

Tal vez en este baile con los donantes, y de unos con otros, en el contexto de la cooperación internacional, podamos aprender algo del arte de la caligrafía china, donde el dibujo exitoso de los caracteres chinos requiere que los trazos sean esbeltos y graciosos, como un bailarín, unos trazos que se expandan y generen confianza, como pinceladas abiertas. 

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.