W.M.K. Wijetunga

W.M.K. Wijetunga se ocupa de la historia de la ASPBAE desde una perspectiva biográfica. Resalta los méritos de los y las colegas con quienes le ha tocado colaborar durante el tiempo que estuvo en la ASPBAE, de manera especial los de Chris Duke. Antes de ocupar el cargo de Secretario General de la ASPBAE (1985-1995) W.M.K. Wijetunga estuvo activo en la administración de la universidad. Ahora está jubilado y vive en Sri Lanka.

Cooperación ASPBAE-IIZ/DVV

Revisión de la historia 1985–1995

Antes de pasar a analizar a la década 1985–1995, permítanme regresar muy rápidamente al comienzo de mi propia participación en la ASPBAE. Como una vez lo señaló el Dr. Rajesh Tandon, es como un tren en marcha, que ha avanzado a resoplidos por casi 40 años. Muchas de las personas que se unieron a este tren en los años sesenta ya no están con nosotros, y como lo diría Maoris, han proseguido su viaje. Las personas que vemos aquí en Beijing son las que se unieron al tren durante los años ochenta y noventa, y quizás unos pocos, después de 2000. El Dr. Chris Duke es uno de los que se incorporaron a la ASPBAE en los años setenta. De todas las personas que han viajado en este tren, Chris ha sido su maquinista más importante y muchos de los que nos encontramos aquí, al igual que otros que no están presentes, nos hemos ido uniendo a su trayecto, y todos han aportado en forma concreta al progreso constante del tren de la ASPBAE. Muchos de los logros de la ASPBAE se remontan a los lazos que forjó Chris a través del Centro para la Educación Permanente de la Australian National University. Estos vínculos no sólo se establecieron dentro de la región Asia-Pacífico, sino también con Europa y el resto del mundo, y más precisamente con el movimiento internacional de educación para adultos, representado por el ICAE y la UNESCO, en París, y en especial, en Bangkok.

Mi primer encuentro con Chris fue en 1973, en Canberra, cuando permanecí un año en Australia realizando visitas para conocer los programas universitarios de educación de adultos. Durante esa época escuché hablar del tren de ASPBAE, pero no me sentí preparado para subir a bordo. Fue sólo en 1980, después de otro año de trabajar en estrecha colaboración con Chris, cuando procedí a embarcarme, primero como Secretario Coordinador de la subregión de Asia Meridional de ASPBAE, y en 1985, cuando el tren avanzaba a toda máquina y había adquirido un gran impulso, Chris había decidido abandonarlo y, con muy poca anticipación, él, Lim Hoy Pick y Rajesh me arrastraron desde el final del convoy y me colocaron en el asiento del conductor; mejor dicho, me amarraron al asiento para que yo ocupara el ingrato puesto de Secretario General de la ASPBAE, al cual permanecí atado hasta que conseguí liberarme a mediados de 1995. Todo lo que la ASPBAE logró durante estos diez años lo atribuiría a varios factores bastante fortuitos. Para tener éxito en la labor de administración no sólo se necesita un buen equipo, sino también mucha suerte. Yo tuve ambos en abundancia.

Permítanme compartir con ustedes algunos de los factores más afortunados que nos ayudaron a llevar adelante la ASPBAE entre 1985 y 1995.

1. El legado del Dr. Chris Duke: cuando Chris se marchó en 1985, dejó tras de sí todo un legado de estructuras institucionales, iniciativas de programas y un patrimonio de prestigio profesional.

  • El legó en la persona de Yvonne Heslop un núcleo de funcionarios capacitados y comprometidos que me acompañó como una sombra permanente hasta 1991.

 

  • Legó a la ASPBAE un profundo sentido de planificación y administración participativas, junto con un estilo de tareas de bajo perfil y de reducido costo, los que apelaban en gran medida al esfuerzo voluntario. Ello resulta más evidente en las estructuras institucionales descentralizadas y de bajo costo que incluso hoy en día caracterizan a la ASPBAE.

 

  • Además, dejó tras de sí una serie de actividades, tales como programas desarrollados dentro de los países y entre ellos, publicaciones, becas para investigación y para viaje, una sólida base para la innovación y el desarrollo futuros.

 

  • Otra aportación concreta fue la amplia red de amigos de la ASPBAE, que se extiende por los seis continentes y más específicamente por Asia y el Pacífico.

 

  • Un último aspecto, aunque no el menos importante, y el cimiento más perdurable del éxito de la ASPBAE, fue el apoyo financiero e institucional sin precedentes y el prestigio inquebrantable del IIZ/DVV. Vienen a mi memoria las diversas ocasiones en que Wolfgang Leumer y el Dr. Heribert Hinzen señalaron que tarde o temprano todo lo bueno se termina. Sin embargo, me alegro de que ese día aún no haya llegado. Yo diría que la cooperación ASPBAE-IIZ/DVV es el legado más importante de Chris y que también contribuyó en parte a mi buena fortuna.

2. Cuando en 1985, con bastante temor, accedí a sustituir a Chris, el Sr. Lim Hoy Pick, Presidente de la ASPBAE en ese momento, señaló “Wije, aceptaste y voy a respaldarte”. Y fiel a su promesa, Lim me apoyó, como una roca, tanto en épocas de adversidad como en tiempos favorables. Desearía que estuviera aquí para poder decirle que ha sido un mentor, un mediador, un hermano mayor, un compañero y un filósofo. Fui afortunado al poder dar mis primeros pasos en el cargo de Secretario General bajo la tutela de Lim. Uno de los momentos más decisivos de mi relación con Lim fue cuando insté a la ASPBAE para que emprendiera una reflexión de amplio alcance sobre su funcionamiento, presentando un informe por escrito, “Retrospectiva y perspectiva de ASPBAE” durante la Reunión Ejecutiva de ASPBAE celebrada en Macao en 1990. Después de haber revisado mi borrador en el avión durante el viaje entre Singapur y Hong Kong, me dijo sin vacilaciones: “Wije, sigue adelante y preséntalo; yo te apoyo”.

3. Una de las peores crisis sufridas por la ASPBAE fue de carácter constitucional; ocurrió en 1985, y giró en torno a su naturaleza representativa. En 1985, la ASPBAE tenía 21 años de antigüedad, había llegado a la mayoría de edad y era inevitable una voluntad de cambio. También fue una época de prueba para mí, ya que acababa de suceder a Chris.

La intervención del entonces Presidente, Dr. A.T. Ariyaratne, con su inimitable estilo de conciliación, fue decisiva y permitió ganar tiempo para efectuar las modificaciones adecuadas que la ASPBAE introdujo en 1987 al elaborar una constitución completamente renovada y más representativa. Dicho marco legal se mantuvo, con algunos cambios menores, hasta 1992, cuando debido a circunstancias posteriores a la Primera Asamblea General de la ASPBAE celebrada en 1991 resultó imperioso diseñar una constitución aún más sensible.

4. En 1990 Lim finalizó su período como Presidente, y le cedió el paso al Dr. Rajesh Tandon para que se hiciera cargo del timón de la ASPBAE y la hiciera navegar por aguas hasta ese entonces inexploradas y, como dije en la inauguración de la Asamblea General, nos llevara a lugares que no habíamos visitado antes, con el verdadero espíritu de un líder inspirado.

  • Luego de la reestructuración de la ASPBAE en 1992 ha habido un aumento en la cantidad de programas más activos, algunos de los cuales tendrían incluso una naturaleza más activista. Se han fomentado más actividades que se basen en las necesidades, y se ha participado en ellas.

 

  • La presidencia de Rajesh ha permitido que la ASPBAE se valga no sólo de su vasta experiencia, sino también de los recursos de la Sociedad para la Investigación Participativa en Asia (Society for Participatory Research in Asia – PRIA), de la cual es Director Ejecutivo. Rajesh también ha abierto las puertas para que la ASPBAE interactúe con la amplia red de organizaciones no gubernamentales internacionales, lo cual ha agregado valor a sus actividades, llevándola así a situarse en el epicentro mismo de los sucesos trascendentales a nivel mundial.

5. Una vez se le preguntó al ex Primer Ministro de Singapur, Lee Kuan Yew, cuál era el secreto de su éxito, y su respuesta inmediata fue que logró rodearse de muchas personas inteligentes en las cuales se apoyó en gran medida. La ASPBAE también ha resultado ser particularmente afortunada al poder apoyarse en varios hombres y mujeres inteligentes y sabios. A los que ya he mencionado también agregaría algunos de los siguientes, muchos de los cuales no se encuentran aquí.

Cuando reflexiono sobre mi asociación profesional con la ASPBAE recuerdo con nostalgia y gratitud las inestimables aportaciones efectuadas por personas como el Dr. S.C. Dutta y Om Srivastava de India; Lawrence Tsui de Macao; Sunthorn, el Dr. Kovit y Kasama Varavan de Tailandia; el Dr. Budd Hall y Francisco Vio Grossi, del ICAE; el profesor Jong Gong Hwang y Kim Shinil de Corea; Jacob Horn del IIZ/DVV; el profesor Makoto Yamaguchi y Marooka de Japón; el Dr. Sakya de la UNESCO-Bangkok; y los Sres. Yao Zangdo y Dong Ming Chuan de China.

6. Las décadas de 1980 y 1990 también fueron años trascendentales en el área del desarrollo humano, y la ASPBAE, a través de sus propias ramas, como también gracias a la colaboración con el ICAE en particular, logró desempeñar papeles significativos en la mayoría de esas iniciativas globales, con lo cual agregó valor a sus propias actividades. Por mencionar algunas, y no necesariamente en orden cronológico: las dos Décadas de las Naciones Unidas para la Mujer y la Convención Mundial sobre Derechos Humanos; la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social de 1994; Año Interna cional de los Pueblos Indígenas de la ONU; Año Internacional de la Alfabetización de la ONU; Cumbre de la Tierra; Fundación de CIVICUS.

Permítanme concluir compartiendo con ustedes, miembros de la ASPBAE el consejo que dio Buda a los príncipes de Lichavis que afrontaban una inminente invasión por parte del Rey de Kosala: siempre que se reunieran con regularidad y en un clima de amistad, y deliberaran y levantaran la sesión en un ambiente de armonía, no los podría vencer ningún enemigo.

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.