Eustella Peter Bhalalusesa

Tanzania se ha propuesto erradicar el analfabetismo para el año 2025. A fin de lograrlo, se ha optado por el método REFLECT. El presente artículo analiza un proyecto piloto (Educación Básica en Nivel Comunitario – Community Level Basic Education – CLBE) llevado a efecto por «Ayuda en Acción Tanzania» (AA Tz),1 utilizando la metodología REFLECT en dos comunidades rurales pobres de Tanzania. Las descripciones y conclusiones que se presentan en este artículo se basan en un estudio evaluativo que se llevó a cabo para apreciar el impacto del proyecto CLBE cuando éste ya llevaba operando cuatro años (1998–2002). La Dra. Eustella Bhalalusesa es profesora del Departamento de Educación de Adultos de la Facultad de Pedagogía de la Universidad de Dar as Salam, Tanzania. De momento trabaja también como jefa del Departamento de Educación de Adultos y de Servicios de Extensión. Ha trabajado en estrecha colaboración con organizaciones no gubernamentales y agencias gubernamentales dedicadas a la educación de adultos

Hacia el desarrollo sostenible en Tanzania mediante el uso dela metodología «REFLECT»: tendencias principales y lecciones

Introducción

La Visión de Tanzania para el año 2025 apunta a una alta calidad de vida mediante la conquista de la educación primaria universal y la erradicación del analfabetismo, entre otras cosas. Dentro del contexto de dicha Visión para el 2025, la educación viene a ser un agente estratégico para el cambio de actitudes y la creación de una nación bien educada, dotada del conocimiento y las habilidades que se requieren para poder responder a los desafíos que enfrenta la nación respecto de su desarrollo. La Visión hace hincapié en la necesidad de asegurar que la ciencia y tecnología, incluyendo la toma de conciencia respecto de la importancia que tiene su aplicación tanto para la promoción e incremento de la productividad como para reducir la vulnerabilidad de la población ante la pobreza, lleguen a impregnar al conjunto de la población a través de continuas campañas de educación de adultos y de publicidad. Dentro del mismo contexto, el Ministerio de Educación y Cultura ha decidido adoptar la metodología REFLECT como enfoque adecuado para la provisión básica de educación de adultos en el país. Se ha lanzado una serie de programas piloto, los cuales han demostrado algunos resultados positivos y también algunas lecciones.

El enfoque que se siguió a la hora de recoger información para la evaluación, consistió primordialmente en un análisis realizado en gabinete y en visitas de campo a las áreas de los proyectos. El estudio de gabinete incluía análisis detallados de los documentos relacionados con la creación, la puesta en marcha y los progresos generales del proyecto. Las visitas de campo incluyeron cinco visitas comprehensivas in situ, durante las cuales se realizó entrevistas y discusiones en grupos focales con participación de los conductores de REFLECT, participantes en los círculos REFLECT, funcionarios distritales y dirigentes comunitarios. También se hizo uso de entrevistas para recoger información de funcionarios del Ministerio de Educación y Cultura (Unidad de Educación de Adultos). Las visitas de campo proporcionaron una buena oportunidad para la observación directa de los círculos REFLECT y sus actividades.

El artículo empieza poniendo de relieve los orígenes de la metodología REFLECT; luego estudia su desarrollo en Tanzania. Esto proporciona la base para una descripción de la ejecución del proyecto CLBE. La siguiente parte del documento arroja luz sobre los principales logros y problemas. La última parte hace un listado de recomendaciones para mejorar la práctica.

Los orígenes del enfoque REFLECT

REFLECT es el acrónimo de «Regenerated Freirean Literacy through Empowering Community Techniques» (Recuperación de los métodos Freireanos de Alfabetización Mediante Técnicas de Fortalecimiento de la Comunidad). Se basa en la teoría de la Concientización, cuyo pionero fue el educador brasilero Paulo Freire. Esta teoría pone el énfasis en el diálogo y la acción, la toma de conciencia, la colaboración y el fortalecimiento de la autonomía. Los estudiantes adultos/as exploran los desafíos que plantea el desarrollo y encuentran vías para su superación. Este tipo de temas se convierten en la base de la que despegan los/as estudiantes para la alfabetización y el aprendizaje de habilidades numéricas. También se estimula a las comunidades a que utilicen esas habilidades para la generación de ingresos y el mejoramiento de su sustento. Este proceso de fortalecimiento de la autonomía proporciona una oportunidad para la libre discusión de cualquier tema, incluso de tradiciones culturales delicadas. La principal tarea de los facilitadores/as es mantener en curso el diálogo interactivo.

El método REFLECT fue desarrollado por Ayuda en Acción en 1993 y se usó por primera vez en El Salvador (Centroamérica), en Bangla Desh (Asia) y en Uganda (África). Actualmente se utiliza el método REFLECT en más de 60 países para abordar problemas de la agricultura o del VIH-SIDA, como también problemas de resolución de conflictos y de construcción de paz.

Desarrollo del enfoque REFLECT en Tanzania

Inmediatamente después de la independencia, en 1961, el gobierno adoptó el modelo de educación básica que habían promovido la UNESCO y el PNUD durante el período 1946-1964. La educación básica de adultos se restringía a la adquisición de habilidades de lectura y escritura por parte de la mayor cantidad posible de estudiantes, pero sin tener en cuenta sus diferentes necesidades, intereses y características. En el momento de la independencia, el 85 % de la población total (80 % de varones y 98 % de mujeres) no sabían leer ni escribir (Nationalist Newspaper, 24 de agosto de 1967).

Como consecuencia de la Conferencia de Teherán de 1965, entre 1967 y 1972 la UNESCO, en colaboración con el PNUD, lanzó en 11 países en vías de desarrollo, entre ellos Tanzania, un programa experimental de alfabetización funcional con el fin de averiguar cuáles eran los medios más efectivos para la eliminación del analfabetismo. Este modelo, que suponía una modificación del Modelo de Educación Básica, asumía la existencia de una correlación positiva entre la alfabetización y el desarrollo socio-económico.

En la práctica, la alfabetización funcional tendía a limitarse a mejorar las habilidades vocacionales y los aspectos laborales de los programas de alfabetización relacionados con temas que resultaban prioritarios para el país en el área del desarrollo económico. Por ejemplo, los tres planes quinquenales de desarrollo de Tanzania (de 1961 a 1974) hacían hincapié en la productividad agrícola, de manera particular en lo que se refería al cultivo comercial de cereales, sin tomar en consideración el hecho de que la mayoría de la población todavía estaba sometida a la pobreza y a miserables condiciones de vida. Los estudiantes, la mayoría de los cuales eran mujeres, se fueron sintiendo desmotivados y poco a poco abandonaron los cursos.

Como respuesta a la Conferencia de Educación para Todos, celebrada en Jomtien en 1990, y como consecuencia de los estudios realizados al comienzo de la década de los noventa, y del estudio nacional de 1992 sobre alfabetización, que mostraba cómo las actividades de educación básica de adultos casi habían cesado de operar, Tanzania se vio obligada a reconsiderar el enfoque de la alfabetización funcional. El país hizo suyo el concepto de la UNESCO de educación básica de adultos entendida como la prestación de servicios educativos para responder a las necesidades básicas de aprendizaje que presentan las personas adultas.2 En 1993 el gobierno diseñó la Educación Integrada de Adultos basada en la Comunidad (Integrated Community Based Adult Education – ICBAE) con el fin de ampliar el acceso a una educación básica sostenible por parte de personas adultas y de jóvenes que estaban fuera de la escuela. Ella, mediante el desarrollo de un enfoque centrado en el/la estudiante y basado en la comunidad. Para la fase piloto se seleccionó cuatro distritos (Kiroka en Morogoro, Kishinda en Mwanza, Soni en Tanga y Sembeti en Kilimanjaro). Con asistencia financiera del Banco Africano de Desarrollo (African Development Bank – ADB) el ICBAE se extendió en Tanzania a otros ocho distritos. Éstos eran Masasi, Newala, Songea Rural, Tunduru, Nachingwea, Liwale, Biharamulo y Kigoma.

En reconocimiento del impacto positivo que había tenido la metodología REFLECT en otros países, en 1998 Tanzania decidió adoptar el enfoque REFLECT en las áreas piloto del ICBAE. El mismo año, Ayuda en Acción Tanzania empezó a emprender un programa educativo de largo plazo basado en la comunidad (Educación Básica de Nivel Comunitario – Community Level Basic Education-CLBE) en dos distritos rurales de Tanzania (Kigoma Rural y Liwale). El proyecto abarcaba cuatro años (1998-2002) y contaba con financiación del DFID.

El proyecto de Educación Básica de Nivel Comunitario (CLBE) y la aplicación del enfoque REFLECT

El propósito de la iniciativa de Educación Básica de Nivel Comunitario (CLBE) era incrementar la provisión de educación básica para la población pobre mediante la introducción de iniciativas educativas flexibles y complementarias, vinculadas con el sistema escolar formal de Tanzania. La idea central era proporcionar alfabetización básica y habilidades funcionales a las personas que se encuentran entre los 15 y los 50 años de edad, haciendo especial énfasis en niñas y mujeres. Se tomó el proyecto como un complemento de los temas clave que el Ministerio de Educación y Cultura estaba intentando abordar a través del Programa de Desarrollo Educativo Sectorial (Education Sector Development Programme – Ed.-SDP).

El enfoque REFLECT de educación de adultos venía a constituir un subcompo nente dentro del proyecto CLBE, diseñado como un instrumento de desarrollo para facilitar las 3 Rs y para hacer que las comunidades estén en condiciones de percibir que son responsables de su propio desarrollo. Se suponía que los círculos REFLECT serían los núcleos en los cuales se podrían identificar y discutir los problemas de la comunidad, en el nivel de aldea, y en los que se abrirían oportunidades de intercambio, debate y aprendizaje acerca de temas prácticos e importantes para la vida de la gente.

Los círculos REFLECT se multiplicaron, con el resultado que fue aumentando el número de participantes que asistían a las sesiones, como también el interés entre los responsables educativos. En diciembre del 2002 había alrededor de 42 círculos REFLECT (14 en Makata y 38 en Ilagala), con una matrícula de 1.324 estudiantes y 64 facilitadores/as, tal como se indica en el cuadro.

Cuadro 1: Número total de estudiantes adultos y facilitadores en los círculos REFLECT, hacia diciembre del 2002

Área de proyecto Estudiantes Facilitadores/as
  Varones Mujeres Total Varones Mujeres Total
Makata (Liwale) 115 126 241 13 6 19
Ilagala (Kigoma) 1.283 13 32 45
Total     1.324 26 38 64

Cada uno de los círculos REFLECT estaba dirigido por un comité de más o menos cinco personas. Éstas se reunían al menos dos veces por semana, durante aproximadamente dos horas. Algunos de estos círculos REFLECT emprendieron proyec tos de agricultura, jardinería, carpintería, fabricación de ladrillos, cría de cabras lecheras y de pollos, todas ellas actividades de generación de ingresos. Se realizaron esfuerzos para que estos grupos siguieran avanzando y llegaran a involucrarse más en la exploración de temas relacionados con la pobreza. A veces los círculos proporcionaban datos sobre las actividades de la comunidad. Por ejemplo, debido a la caída estacional de los precios de los cereales en una de las áreas del pro yecto (Nambunju, en el distrito Liwale), el círculo REFLECT propuso la rehabilitación de la carretera que conduce a la aldea. Los campesinos emprendieron dicho trabajo y estuvieron en condiciones de vender sus granos en la próxima estación, puesto que los vehículos estaban en condiciones de llegar a la aldea.

En otros lugares los círculos REFLECT movilizaron a los campesinos para que saneasen el sistema de agua potable, y en la aldea de Makata los círculos REFLECT inspiraron a la comunidad de la aldea para que empezara a utilizar ladrillos en la construcción de sus casas, cosa que no se había hecho antes, mientras el propio círculo vendía materiales para la construcción de los ladrillos.

El enfoque REFLECT se basa en el trabajo de facilitadores voluntarios/ as que son escogidos entre varones y mujeres de la propia comunidad que sí saben leer y escribir. Los facilitadores del CLBE recibían de Ayuda en Acción Tanzania honorarios de 10.000 chelines mensuales (equivalentes a 10 dólares americanos). Se suponía que las comunidades aportarían un monto equivalente o que prestarían apoyo no monetario a los facilitadores/as.

Resumen de los logros alcanzados por el proyecto

En términos generales la metodología REFLECT ha arrojado resultados positivos:

  • Los círculos REFLECT se han convertido en espacios centrales para la discusión de problemas comunitarios como pueden ser el agua, los caminos, la fertilidad del suelo, la salud y el VIH-SIDA, la agricultura y los factores causantes de la pobreza.

  • Se han iniciado en pequeña escala actividades de generación de ingresos. Éstas han creado una oportunidad para experimentar de manera efectiva lo que es una acción colectiva, que no siempre ha florecido dentro del estilo de vida migratorio que caracterizaba las áreas de los proyectos piloto.

  • La inequidad de género se ha reducido entre los miembros de REFLECT. Las familias aprenden a compartir las cargas del trabajo y a planificar conjuntamente en el mejor interés de la familia. Actualmente ha aumentado entre las mujeres la confianza y seguridad para participar en reuniones y hablar en público. Las mujeres han adquirido capacidad de participación efectiva en discusiones, postulan a cargos directivos y hacen escuchar su voz.

  • Hay una creciente toma de conciencia entre la gente. Ahora se sabe que los problemas no vienen dados por la voluntad de Dios. Esta conciencia no es el resultado de que se le haya contado a la gente «cómo son las cosas», sino de un proceso en el que la gen- te ha aprendido mediante la experiencia, la cual les ha permitido cuestionar su realidad de manera independiente. Un participante de una de las áreas del proyecto tenía lo siguiente que decir: «Ciertamente REFLECT nos ha abierto los ojos. Ha cambiado nuestras actitudes y nuestra manera de ver las cosas. Ahora sabemos que hay un montón de cosas que podemos hacer nosotros mismos en lugar de esperar que el gobierno lo haga todo por nosotros».

  • Los círculos REFLECT eran los grupos mejor organizados en las comunidades, y se los podría aprovechar para los procesos anuales de planificación y para el análisis de los problemas de la comunidad.

Asuntos que quedan por resolver

Sin embargo, el proyecto no estuvo libre de desafíos que de tiempo en tiempo lo afectaban negativamente:
La escala de los proyectos en los círculos REFLECT: Pese a que se habían iniciado actividades de generación de ingresos, éstas resulta ban demasiado pequeñas para tener un impacto serio en la pobreza, por ejemplo la jardinería, o la cría de 15 pollos para un grupo de 25 participantes. Si la metodología REFLECT, en cuanto instrumento de desarrollo, ha de conseguir los resultados esperados, los/as participantes necesitan moverse en proyectos de mayor envergadura, pero éstos requieren considerables inversiones de capital, a la vez que facilitadores/as hábiles, innovadores y expertos/as, capaces de conducir a los/as participantes en el análisis crítico de sus problemas, en la identificación de proyectos viables y en la redacción de los mismos proyectos. Resultan imprescindibles un apoyo técnico y material permanente.

El equilibrio entre la alfabetización y otros problemas que apremian a la comunidad: Si bien la metodología REFLECT ha evidenciado una buena capacidad para apoyar a las comunidades en el análisis, la planificación y ejecución de acciones comunales, se ha utilizado los círculos REFLECT más como un «foro social y comunitario » que como espacio para la alfabetización. Mientras los/as participantes de los círculos REFLECT apreciaban la importancia de saber leer y escribir, sentían también que sólo con esto no se podían resolver sus inmediatos y apremiantes problemas. Encontraban más urgente aprender cómo se diseña y se lleva a cabo pequeños proyectos de generación de ingresos. Éste es un enorme desafío, dado que Tanzania tiene que mejorar en un 50 % su actual tasa de alfabetización, del 68 % al 84 %, si quiere cumplir las metas previstas en el marco de acción de Dakar referidas a la Educación Para Todos el 2015. La hipótesis es que es posible reducir a la mitad la brecha que existía el 2000. Sin embargo la metodología REFLECT, en su forma ideal, se supone que ayuda a los/as participantes a abordar los problemas prácticos que plantea el desarrollo, entre los cuales el analfabetismo puede no ser una prioridad.

Aceptación y apropiación del proyecto por parte de sus beneficiarios/as (sostenibilidad): En Tanzania la experiencia demuestra que los proyectos financiados por varios donantes pierden continuidad en el momento en que la asistencia de los donantes dis minuye o desaparece. Este proyecto estaba basado en la comunidad y de ahí que se diera como un hecho que su apropiación descansaba en la misma comunidad. Sin embargo, la impresión que tenían los miembros de la comunidad era de inseguridad respecto de si estaban realmente preparados para aceptar y asumir la responsabilidad de sostener el programa. Aprovechando los recursos procedentes del DFID, Ayuda en Acción Tanzania proporcionó apoyo técnico (talleres de capacitación) y viáticos para los facilitadores/as, algo que las comunidades locales no estaban en condiciones de otorgar. Una alternativa era que los consejos distritales asumieran estas responsabilidades. Pero esto es también incierto, dado que las actividades de educación de adultos se encuentran actualmente paralizadas, y reciben poco apoyo gubernamental.

Recomendaciones para seguir adelante

En términos generales parecería que la metodología REFLECT, si se la pone en práctica adecuadamente, puede ser un instrumento viable para el desarrollo sostenible. Mediante el proceso de diálogo analítico, las personas aprenden no solamente a intercambiar ideas sino que también se dan cuenta de que es mucho lo que pueden hacer para y por sí mismas, también en cuanto a problemas que pueden parecer insuperables. Sin embargo, la metodología REFLECT no consiste en una operación simple. Para obtener resultados exitosos se tiene que cumplir ciertas condiciones, y éstas ofrecen buenas lecciones para Tanzania en sus esfuerzos por extender a todo el país la metodología REFLECT:
Movilización social y apoyo activo: REFLECT se encuentra todavía en su primera fase de desarrollo. Al ser un enfoque nuevo, supone un significativo proceso de cambio y una nueva experiencia de aprendizaje dentro del sistema educativo. Su aplicación exitosa depende de una serie de variables que se encuentran interrelacionadas y que incluyen la claridad acerca de lo que significan para los potenciales usuarios, el grado de dificultad que experimentan los usuarios, el análisis de las condiciones sociales, y las actividades planificadas y no planificadas que pueden influir o no en la productividad de una innovación dada. Mientras Ayuda en Acción Tanzania ha producido varios documentos en inglés y en kiswahili acerca de la aplicación de la metodología REFLECT en Tanzania, el Ministerio de Educación y Cultura debe asumir un papel más decidido en la movilización social y el apoyo activo.

Compromiso político y apoyo gubernamental: La metodología REFLECT requiere una considerable inversión de capital para el reclutamiento de personal competente, y apoyo financiero para iniciar proyectos de generación de ingresos. En un mundo de crueles realidades económicas y recursos insuficientes, el gobierno necesita revivir su compromiso con el sector de la educación de adultos. De otra manera, la buena filosofía de la metodología REFLECT quedaría simplemente en el papel.

Un enfoque holista y multisectorial: La educación no es ella sola una panacea para cada problema. Las comunidades pobres tienen múltiples problemas interrelacionados que demandan un enfoque multisectorial. El gobierno y otras partes interesadas tienen que buscar una financiación alternativa que permita hacer mayores inversiones en programas diversificados que aborden otros aspectos de la vida de la gente, tales como el VIH-SIDA y progresos la agricultura.

Adiestramiento y capacitación de los facilitadores/as: La metodología REFLECT requiere facilitadores/as hábiles, innovadores/as y expertos/as. Desafortunadamente, en Tanzania, las actividades de educación de adultos en gran medida siguen en manos de facilitadores voluntarios/as y sin capacitación, la mayor parte de los cuales tienen bajos niveles académicos, y de maestros/as de escuela que han demostrado no ser aptos para trabajar con adultos. Por consiguiente, el Ministerio de Educación y Cultura debe colaborar con Ayuda en Acción Tanzania para mejorar la capacidad de los facilitares/as y prácticos mediante la capacitación en la metodología REFLECT, identificación, diseño y gestión de proyectos, y también en temas transversales como VIH-SIDA. La capacitación inicial debería ser seguida por una capacitación en la práctica que tuviera lugar en intervalos regulares, a la vez que ofrecer incentivos motivadores.

Práctica de REFLECT basada en el contexto: La experiencia adquirida en países de Asia, con larga tradición práctica en el enfoque REFLECT, muestra que, si bien la alfabetización es siempre un elemento clave, el énfasis difiere entre contexto y contexto. El modelo local puede centrarse en la alfabetización como instrumento para el fortalecimiento de la autonomía, o en la acción comunitaria, o en los derechos humanos. Tanzania necesita aprender de esas experiencias, y habrá que modificar el enfoque REFLECT de acuerdo con las realidades sociales, económicas y políticas de las comunidades tanzanas. En lugares donde todavía existen elevadas tasas de analfabetismo, por ejemplo, se recomienda poner el énfasis en las 3Rs (lectura, escritura y cálculo), mientras que en otros lugares se podría adoptar el enfoque REFLECT centrado en la comunidad.

Asociación y esfuerzo cooperativo: Ayuda en Acción Tanzania ha demostrado claramente que las ONG hacen considerables esfuerzos para enfrentar problemas del desarrollo como es la educación. Por su propia naturaleza y por su modus operandi, las ONG trabajan muy de cerca con la población meta y su impacto es directamente sentido y apreciado por las comunidades. En el caso de ese proyecto piloto, Ayuda en Acción fue capaz de llegar a penetrar en regiones remotas y aisladas del país a las que no llegaba el suministro gubernamental de educación básica y otros servicios sociales necesarios. Sin embargo a veces se percibe erróneamente a las ONG como que estuvieran operando en otro sistema paralelo. Por consiguiente resulta urgentemente necesario que el gobierno reconozca el papel que juegan las ONG cuando aportan valor agregado al desarrollo, que dialogue con ellas y trabaje con ellas de manera asociada. 

Notas

1  Ayuda en Acción es una organización no gubernamental para el desarrollo, de carácter internacional, que trabaja con comunidades pobres en más de 30 países de Asia, África y América Latina, con el fin de erradicar la pobreza y sus causas.
2  Las necesidades básicas de aprendizaje incluyen no sólo instrumentos esenciales (tales como alfabetización, expresión oral, cálculo y resolución de problemas) sino también aquellos contenidos básicos de aprendizaje (tales como conocimientos, habilidades, valores y actitudes) que requieren los seres humanos para ser capaces de sobrevivir, de planificar sus vidas, de tomar decisiones informadas y de continuar aprendiendo.