Uschi Eid1

Discurso de bienvenida

La pobreza extrema, que afecta a más de 1.000 millones de personas en todo el mundo, constituye uno de los mayores desafíos mundiales. En términos puramente económicos, la gente que vive en la pobreza extrema debe arreglárselas para subsistir con menos de US$ 1 al día. Sin embargo, la pobreza significa más que sólo bajos ingresos.

  • La pobreza significa no tener voz, y por tanto no influir en importantes decisiones que repercuten en la vida de los pobres.

  • La pobreza significa hambre: cada día 25 000 personas, en su mayoría niños, mueren como consecuencia del hambre y la desnutrición.

  • La pobreza significa sufrir enfermedades: desde que brotó la epidemia del VIH/SIDA se han infectado 58 millones de personas en todo el mundo.

  • La pobreza significa falta de oportunidades de educación: 113 millones de niños en edad escolar no pueden asistir a la escuela. La cantidad de adultos analfabetos se estima en 860 millones en todo el mundo.

En la Cumbre del Milenio de las Naciones Unidas, celebrada en noviembre de 2000, la comunidad internacional consagró sus esfuerzos al objetivo de combatir la extrema pobreza. La Declaración del Milenio de las Naciones Unidas resume los objetivos de las conferencias mundiales y de los planes de acción de la década de 1990, y los traduce en 8 objetivos de desarrollo internacionales. Ella dirige nuestra atención hacia los desafíos de desarrollo más urgentes del siglo 21.

Una de las principales metas en este contexto es el mejoramiento de la educación, de lo cual me congratulo pues la educación permite que la gente mejore su situación social, cultural y económica:

  • El conocimiento es la condición previa para la autodeterminación y la autorrealización. La capacidad de leer y escribir permite que la gente haga valer sus derechos individuales y participe en la sociedad.

  • Los trabajadores calificados adecuadamente capacitados aumentan la productividad y mejoran la calidad del trabajo.

  • La educación para la salud mejora la higiene y la alimentación, contribuyendo así a aumentar la calidad de vida y la esperanza de vida.

  • La información sobre el ambiente es la base para un uso más sostenible de los recursos naturales y para la protección de nuestro ambiente.

Una educación adecuada ofrece la oportunidad de desarrollar plenamente una carrera profesional. Estos pocos ejemplos demuestran que la educación es una condición previa para el desarrollo. Allí donde ni siquiera la educación básica puede ser suficientemente garantizada, los programas de desarrollo de todos los sectores no tardan en afrontar limitaciones.

En respuesta a la Declaración del Milenio, el Gobierno Alemán estableció su Programa de Acción para el año 2015, adoptado por el gabinete alemán en el año 2001. En este programa se especificaron 10 áreas prioritarias de acción por parte del Gobierno Alemán, las que en conjunto forman nuestra contribución a la lucha mundial contra la pobreza. Una de esas áreas prioritarias es la prestación de servicios sociales básicos, incluida la educación. Tenemos en cuenta el hecho de que en muchos países en desarrollo la educación no formal y la educación de adultos suelen ser la única oportunidad para que la gente de escasos recursos en particular acceda a oportunidades de educación básica y de aprendizaje a lo largo de toda la vida. En nuestra actual cartera bilateral, el apoyo a la educación de adultos y no formal constituye casi la tercera parte de nuestro respaldo global a la educación básica.

Desde este punto de vista, me complace señalar que el Instituto para la Cooperación Internacional de la Asociación Alemana de Educación de Adultos (IIZ/DVV), una organización que cuenta con el respaldo de nuestro Ministerio, es uno de los cofundadores y coorganizadores de esta conferencia, junto con el Banco Mundial y el Departamento de Educación de Adultos de la Universidad de Botswana. Quisiera agradecer a todos ellos por hacer posible la realización de esta importante conferencia.

En mi calidad de Representante Personal para África del G8 a nombre de la Cancillería Alemana, quisiera además manifestar mi reconocimiento por el hecho de que esta conferencia se celebre en África. Somos conscientes de la carga de pobreza que pesa sobre los hombros de este continente. Pero también estoy segura de que el anfitrión de la conferencia, el Gobierno de Botswana, al igual que la Universidad de Botswana y los representantes de otros lugares de la región, nos convencerán de que este continente se encuentra avanzando. Todos aprenderemos de las mejores prácticas y espero sinceramente que durante los próximos días todos los participantes en esta conferencia disfruten presenciando fructíferos debates y lleguen a conclusiones que nos ayuden a formular recomendaciones concretas para impartir eficazmente la educación no formal y de adultos como una manera de contribuir a reducir la pobreza.

1 Lamentablemente a la Sra. Uschi Eid, Secretaria de Estado Parlamentaria del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, entidad que contribuyó al financiamiento de la conferencia, le fue imposible participar. En consecuencia fue Heribert Hinzen, director del IIZ/DVV, quien leyó en su nombre las palabras de saludo.