Kazi Rafiqul Alam

Los ganokendras (centros populares) son una iniciativa modelo bengalí en la lucha contra la pobreza, cuyo inicio se remonta a 1992. Su éxito lo documenta el hecho que también otras organizaciones han hecho suyo este programa y que ha tenido una excelente acogida en la prensa y bibliografía pertinentes. Kazi Rafiqul Alam, director ejecutivo de la Misión Ahsania de Dhaka, Bangladesh, nos presenta a continuación este interesante modelo.

Kazi Rafiqul Alam

El Ganokendra – Un modelo innovador para el alivio de la pobreza

Qué aspectos de las políticas o de la teoría aborda la práctica

El programa Ganokendra (que significa “centro popular”) atiende a las necesidades de las personas, particularmente en las áreas de alfabetización, educación permanente y a lo largo de toda la vida, y a la larga se preocupa también del alivio de la pobreza y por tanto del mejoramiento de la calidad de vida de la gente y del empoderamiento de las mujeres en zonas rurales. La gente participa en cada etapa del diseño y de la implementación del proyecto. Al organizar el Ganokendra es preciso realizar encuestas de evaluación; es así como se aplican encuestas domiciliarías y de identificación de recursos, y se emprenden campañas de motivación en las que los beneficiarios de los programas (en especial las mujeres) participan de manera muy activa. Las encuestas domiciliarias o encuestas básicas se realizan con el fin de evaluar las necesidades de los pobres y de las mujeres en la comunidad que es preciso satisfacer mediante el programa: las encuestas de identificación de recursos se efectúan en la mayoría de los casos simultáneamente con las encuestas básicas, cuyo objetivo es identificar recursos materiales, entre ellos el equipamiento del centro, los especialistas, el personal potencial del programa, los miembros, los recursos financieros (incluidas las aportaciones locales), etc. Durante el proceso de sondeo para identificación de necesidades se organizan reuniones de consulta a nivel comunitario con los beneficiarios del proyecto de DAM (Dhaka Ahsania Mission) y de otras entidades, con las autoridades comunitarias, con el personal destacado sobre el terreno (ya sea de DAM, ya sea de algunas otras ONG que trabajan en el área). Todos los grupos favorecidos coinciden en lo que se refiere a los objetivos y funciones de los Ganokendras, así como en lo relativo a su gestión y funcionamiento.

El objetivo general de la organización del Ganokendra es crear mecanismos que faciliten el aprendizaje a lo largo de toda la vida y el desarrollo comunitario. Específicamente, el Ganokendra está estructurado para prestar apoyo institucionalizado a miembros de la comunidad con miras:

a) al mejoramiento de la calidad de vida
b) al empoderamiento social
c) a la autonomía económica

El programa se inició en 1992 y evolucionó gradualmente para atender a las necesidades de los pobres de zonas rurales en general y de las mujeres en particular, y así mejorar la calidad de vida, el empoderamiento social y la autonomía económica. A fin de ocuparse de las necesidades de la gente, las actividades del Ganokendra abarcaron cada vez más ámbitos, En 1992, el programa partió con 20 Ganokendras y alrededor de 2000 miembros que se dedicaron principalmente a actividades de educación permanente y postalfabetización de mujeres que acababan de aprender a leer y escribir. Poco a poco la comunidad fue incorporando nuevos elementos en las actividades de estos centros a medida que se experimentaban las necesidades. Por ejemplo, las actividades para alivio de la pobreza y generación de ingresos se añadieron en 1995, complementadas por el desarrollo de aptitudes y el microcrédito. Las iniciativas relacionadas con el aprovechamiento del agua y medidas de higiene se incluyeron en 1997 y las vinculadas al combate contra las drogas y el tabaco fueron introducidas en 1998. Con el aumento en la incidencia del tráfico de mujeres y niños, especialmente en los distritos fronterizos de la zona occidental del país, el año 2000 se agregaron actividades destinadas a crear conciencia sobre este delito.

Hoy en día la cantidad de Ganokendras en funciones asciende a 807, distribuidos en 7 distritos del país, con un total de 80 700 miembros, en rigor 80 700 familias, lo que, a un promedio de 5 integrantes por familia, indica que 403 500 personas se benefician directamente como participantes, y las 807 comunidades y aldeas en conjunto cosechan los beneficios del programa. Los Ganokendras son organizados y gestionados por los grupos de mujeres recién alfabetizadas, con el necesario respaldo de DAM en forma de libros, materiales, conocimientos técnicos especializados (creación de capacidades, apoyo a la capacitación) y a veces capital inicial para microcréditos. La comunidad contrata a una monitora para comenzar las actividades y manejar y supervisar el centro. La responsabilidad de la gestión general recae en el Comité Administrativo, formado democráticamente por miembros de la comunidad. Estos centros se han ido transformando gradualmente en focos de desarrollo comunitario y de creación de conciencia sobre varios problemas sociales y económicos relacionados particularmente con el progreso de la mujer. Allí las mujeres recién alfabetizadas, los miembros instruidos de la comunidad, y habitantes de los vecindarios se reúnen para leer libros, diarios y revistas, como también para conversar sobre sus problemas familiares, identificar asuntos que merecen la atención de la comunidad o plantearlos a las autoridades pertinentes. Los participantes, en especial las niñas y mujeres, escuchan testimonios sobre otras situaciones familiares, lo cual amplía su horizonte mental y genera un positivo cambio de actitud frente al progreso en su calidad de vida; ello redunda en provecho de ellas y de la familia, mejorando así su condición en el hogar y en la sociedad.

Los Ganokendras han sido concebidos para atender a las necesidades de las personas, particularmente en materia de alfabetización, así como de educación permanente y a lo largo de toda la vida. Con el tiempo ellos conducen al alivio de la pobreza, al mejoramiento de la calidad de vida de la gente y al empoderamiento de las mujeres en las zonas rurales. En consecuencia, los aspectos de las políticas de buenas prácticas que aborda el Ganokendra son el perfeccionamiento de la alfabetización y la reducción de la pobreza, y por ende el mejoramiento de la calidad de vida de la gente. Se trata de un programa basado en la alfabetización para el alivio de la pobreza y el empoderamiento de personas de escasos recursos.

El contexto y la manera en que el modelo ha sido evaluado

El Ganokendra es un programa para el alivio de la pobreza basado en la alfabetización, con una especial inclinación hacia el empoderamiento de la mujer y la igualdad entre los géneros como temas transversales en un contexto rural. En cuanto al contexto del programa cabe señalar que un considerable porcentaje de la población, particularmente en las regiones asiáticas y africanas, vive por debajo del umbral de pobreza, la cual es más notoria en las zonas rurales y en la población femenina. Una de las principales razones que explican esta circunstancia es la alta tasa de analfabetismo en estos territorios, particularmente en Asia Meridional, incluido Bangladesh, sede del programa Ganokendra, donde (según cálculos gubernamentales) aquella bordea el 65%, y donde el 45% de la población vive por debajo del umbral de pobreza con un ingreso inferior a 1 dólar diario. La situación de las mujeres es más precaria: la proporción de mujeres que saben leer y escribir alcanza a apenas dos tercios de la cifra de hombres, y la pobreza es un fenómeno más generalizado en la población femenina, pues afecta especialmente a las familias cuyo jefe de hogar es una mujer. La situación en general, y de la mujer en particular, tenía que ser afrontada con un programa innovador, por lo que el Ganokendra surgió como respuesta.

La gestión general del Ganokendra está en manos del Comité Administrativo, formado por habitantes locales, en el cual las mujeres desempeñan importantes funciones. Los miembros de cada Ganokendra recaudan fondos para emprender actividades a nivel local. Habitualmente el terreno para emplazar la sede del Ganokendra es donado por la comunidad. Los miembros proporcionan mano de obra voluntaria y materiales de construcción para erigir el local del Ganokendra (normalmente una kutcha, edificación precaria que consiste en un cobertizo de hojalata). El Comité Administrativo moviliza las aportaciones de fondos locales para adquirir muebles, libros y material de lectura, juegos y aparatos para deporte. Además, los miembros del Ganokendra pagan regularmente una suscripción y recolectan fondos para sufragar los honorarios del trabajador comunitario, para compartir los costos de la capacitación, o para financiar gastos varios. Asimismo, tanto la elite local como los miembros de la comunidad realizan donaciones destinadas a la creación y al funcionamiento de los centros. El apoyo de DAM al Ganokendra es por lo general en forma de capacitación, servicios técnicos y abastecimiento de materiales (pósters, volantes, libros y materiales de lectura) durante los primeros años de funcionamiento. El personal de DAM destacado sobre el terreno supervisa y controla las actividades del Ganokendra y asiste a reuniones mensuales de administración para proporcionar orientación y asesoramiento.

Como los miembros de los Ganokendras deciden cuáles serán sus propias actividades, cada Ganokendra ha organizado distintas iniciativas que responden a las necesidades y los intereses locales (aunque se ciñen a un esquema general). De los 807 Ganokendras, 207 ponen en práctica programas sobre actividades para generación de ingresos con capital inicial proporcionado por DAM. En algunos casos, los miembros de los Ganokendras están vinculados con otras ONG que funcionan en el área para proporcionar capacitación basada en las aptitudes o para ofrecer microcréditos destinados al alivio de la pobreza y al mejoramiento de la condición de la mujer.

En lo concerniente a la evaluación del modelo y su repercusión en los beneficiarios escogidos, se puede señalar que el programa ha estado en operaciones desde 1992. Está siendo aplicado con éxito pues ofrece beneficios y repercute en el grupo destinatario mejorando su condición socioeconómica y su calidad de vida, generando entre otras cosas el aumento de la tasa de alfabetismo, la reducción de la pobreza y el empoderamiento de personas de escasos recursos. En efecto, diversas organizaciones al interior del país ya han reproducido el modelo, y en ciertos países, a saber Pakistán y Nepal, el modelo ha sido imitado dentro del contexto local. Algunas organizaciones, incluida la UNESCO, han reconocido elogiosamente el modelo y han publicado su contenido —ya como un libro por separado, ya como secciones de sus publicaciones pertinentes— para que sea reproducido en la región de Asia-Pacífico. A continuación se enumera parte de esa bibliografía:

a) Beyond Literacy – Ganokendra [Más allá de la alfabetización: el Ganokendra], Libro publicado por la Oficina del Asia y el Pacífico Sur para la Educación de Adultos (Asia South Pacific Bureau of Adult Education – ASPBAE), India (2000).
b) Ganokendra: The Innovative Intervention [Ganokendra: la intervención innovadora], publicado en el Handbook on Effective Implementation of Continuing Education at the Grassroots [Manual para la implementación eficaz de la educación permanente a nivel de las bases] por la Oficina Regional Principal de la UNESCO para Asia y el Pacífico (Principal Regional Office for Asia and the Pacific – PROAP), Bangkok (2001).
c) Innovation and Experience in the Field of Basic Education in Bangladesh (Innovación y experiencia en el campo de la educación básica en Bangladesh), publicado por la Campaña en favor de la Educación Popular (Campaign for Popular Education – CAMPE), Bangladesh (2000).
d) Recientemente la UNESCO publicó un estudio de casos en la edición de abril de 2003 de El Nuevo correo con el título de Alfabetización en las comunidades: revolución en las aldeas (el caso de Hira, una mujer beneficiaria).
e) Hace muy poco el modelo ha sido distinguido por la Red Mundial de Desarrollo con el primer premio para el año 2003 (Premio japonés al proyecto de desarrollo más innovador), otorgado durante la Conferencia Anual sobre Desarrollo Mundial celebrada en Nueva Delhi, India, en enero de 2004.

Fuera de lo anterior se ha efectuado una Evaluación Estratégica de Intervenciones de Desarrollo basadas en la Comunidad de Dhaka Ahsania Misión (mayo de 2003), emprendida por CORDAID, de Holanda, la principal organización financiadora del programa. Tres consultores internacionales (Jowshan A. Rahman, Arnold Vanderbroeek, y Mirza Najmul Huda) se encargaron de la tarea. A continuación se incluyen algunas citas que reflejan las conclusiones del informe sobre el impacto del programa en sus beneficiarios.

Impacto general

La aplicabilidad del enfoque centrado en los Ganokendras (GK) a las intervenciones de desarrollo de DAM basadas en la comunidad queda confirmada por el hecho de que está absolutamente en consonancia con la preocupación especial por la reducción de la pobreza tal como lo han previsto el Gobierno de Bangladesh y sus socios en la labor de desarrollo.

Efectos en la alfabetización

Los tests sobre aptitudes de lectura y escritura a que se sometieron los miembros recién alfabetizados de los Ganokendras, que habían completado un currículo de aproximadamente 6 a 9 meses, demuestran que:

 

  • El 75% de las personas recién alfabetizadas había obtenido el puntaje mínimo en los tests.

  • Las aptitudes para la vida y las aptitudes de lectura eran sustan cialmente mayores que las de escritura y cálculo.

  • Los hombres obtuvieron mejores puntajes que las mujeres, es pecialmente en cuanto a aptitudes de escritura.

Conciencia social y aptitudes de subsistencia

En los tests aplicados se demostró que en algunos aspectos la conciencia social y las aptitudes de subsistencia de los miembros recién alfabetizados eran mayores que las de individuos que no eran miembros. Se observaron diferencias particularmente en cuanto a: (1) la capacidad de escribir letras (sencillas); (2) la adopción de la planificación familiar y la tasa de uso de anticonceptivos; (3) la actitud frente al sistema de dote, o rechazo del mismo; (4) la adopción de las letrinas sanitarias; (5) el uso de procedimientos higiénicos para resguardar la salud personal; (6) la pertenencia a una organización; (7) la asistencia de las mujeres a reuniones públicas; (8) el control de las mujeres sobre sus ingresos; (9) la participación de las mujeres en debates familiares y la posibilidad de que influyeran en las decisiones del hogar.

Empoderamiento

En lo concerniente al empoderamiento se han podido observar y advertir cambios — que han sido documentados y confirmados mediante debates de grupos muestra elegidos (focus gropus)— en cuanto a: (1) la conciencia de la gente; (2) sus conocimientos; (3) sus aptitudes; (4) sus actitudes; (5) lo que realmente hacen (comportamiento). Todas estas transformaciones se manifiestan a nivel doméstico y comunitario.

A quién atienden los Ganokendras: a los miembros y a sectores más amplios de la comunidad

Los Ganokendras cuentan con dos tipos de miembros: miembros de grupos destinatarios primarios (GDP), y miembros de grupos destinatarios secundarios (GDS). Los miembros de los GDP pertenecen a las familias más pobres. Las comunidades (fuera de los miembros de los Ganokendras) suelen ser atendidas mediante: (1) reuniones celebradas en los patios; (2) visitas ocasionales del trabajador comunitario; (3) celebraciones culturales; y (4) servicios dentro de los Ganokendras que están dirigidos a toda la comunidad (por ejemplo, aquellos relacionados con la creación de conciencia en materia de salud).

Otorgamiento de créditos y creación de empleos

La creación de empleos y la generación de ingresos es la más importante de todas las inquietudes manifestadas por los miembros de los Ganokendras, quienes esperan con entusiasmo que estas instituciones les ayuden a satisfacer sus necesidades de generación de ingresos. La gente está muy preocupada y manifiesta apasionadamente su parecer acerca de la adecuada combinación entre: (1) capacitación para la generación de ingresos; (2) el acceso a préstamos; (3) la apropiada programación de los préstamos y el monto de los mismos; (4) calendarios de amortización.

Vínculos con otras organizaciones

Los profesionales de la salud del sector gubernamental reconocen el papel que les cabe a los Ganokendras en la tarea de mejorar la atención de salud preventiva y la planificación familiar. A la iniciativa de los Ganokendras de fomentar prácticas adecuadas en lo relativo a la higiene y al uso de retretes sanitarios le ha sido atribuido en amplios sectores el mérito de contribuir a reducir la tasa de morbilidad en las comunidades. En algunos casos los Ganokendras han cumplido una función activa en la creación de infraestructuras de salud como clínicas comunitarias donde personal gubernamental presta atención de salud básica de manera programada.

Tecnologías de la información y la comunicación (TIC)

El contexto de la alfabetización de adultos, incluida la postalfabetización, está cambiando gracias a diversos elementos clave. Entre ellos pueden mencionarse la modificación que están experimentando las tecnologías de la información y la comunicación. Al momento de realizarse esta evaluación se encontraban en marcha planes para instalar sistemas de tecnología de la información —con fondos propios de DAM que posiblemente serán reembolsados mediante recursos aportados por donantes una vez aprobada la financiación— en 5 Ganokendras transformados en Centros de Recursos para la Comunidad (CRC).

Género y desarrollo

Diversas iniciativas emprendidas por DAM indican que existe un decidido compromiso con la promoción de la igualdad entre hombres y mujeres tanto al interior de la organización como a nivel comunitario. La flexibilidad de DAM al fomentar la equidad entre los géneros y el desarrollo ha sido una gran ventaja.

Vínculo entre organizaciones gubernamentales

Estas asociaciones gubernamentales se vinculan con los Ganokendras y trabajan en cooperación con ellos, aparte de las ONG que laboran en las áreas de proyectos. Dichas organizaciones utilizan los Ganokendras como centros de coordinación o como sus unidades de prestación de servicios. Estas entidades se contactan con la gente que se reúne al interior de los Ganokendras o en torno a ellos, y se puede acceder fácilmente a ellas a través de los Ganokendras a fin maximizar su prestación de servicios con el menor esfuerzo, tanto si se trata de vacunar a los habitantes de la comunidad, a sus aves de corral o a sus cabezas de ganado contra alguna enfermedad, como de difundir cierta información sobre riesgos para la salud en la explotación pesquera, en las plantaciones, etc. Al cumplir esta labor los Ganokendras son muy populares y útiles para las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que trabajan en las áreas de proyectos.

Bangladesh es un país en desarrollo con más de 130 millones de habitantes, de los cuales cerca del 45% vive por debajo del umbral de pobreza. La indigencia es un fenómeno generalizado en la población femenina y la disparidad entre los géneros persiste en casi todos los ámbitos socioeconómicos. Los pobres y las mujeres son los grupos más desfavorecidos de la sociedad, y carecen de toda conciencia acerca de múltiples situaciones con que se enfrentan en su vida cotidiana. Por otra parte, resultará imposible obtener resultados significativos en las iniciativas tendientes a alcanzar el desarrollo a menos que se encare el problema de la pobreza y se procure lograr la igualdad entre los géneros. DAM se esfuerza por crear conciencia sobre diversos aspectos familiares, sociales, económicos, ambientales y jurídicos, entre otros, y por mitigar de manera sostenible la pobreza de los grupos desfavorecidos de la población a través de su programa de los Ganokendras basado en la educación. El impacto queda de manifiesto con el aumento en los niveles de conciencia acerca de situaciones orientadas a la subsistencia que se presentan en la vida cotidiana de los miembros del grupo destinatario. En párrafos anteriores ya se han citado algunas conclusiones de una evaluación. Hay muchos estudios de casos que describen cómo el programa repercute favorablemente en la vida y en los medios de subsistencia de dicho grupo.

Un aspecto fundamental que explica el éxito del programa es que si bien tiene una base de alfabetización, no sólo enseña a leer y a escribir a los miembros de los grupos destinatarios. Suministra información orientada a la subsistencia, a problemas que se presentan en el diario vivir: cómo ganar el sustento; cómo actuar y reaccionar cuando se tratan asuntos jurídicos, sociales y ambientales; cómo utilizar los servicios ofrecidos por otros prestadores de servicios en los sectores gubernamental, no gubernamental y privado a fin de mejorar la calidad de vida.

El más importante de todos los factores que contribuyen al éxito del programa de DAM se encuentra en sus materiales de lectura, que son interesantes, legibles, sensibles con respecto al género y contienen información acerca de la vida y la subsistencia. Estos libros fueron elaborados teniendo en cuenta el grado de instrucción de los alumnos (niveles de progreso en alfabetización: A, B, C, D, etc.). Existen sobre 300 de esos materiales, los que abarcan diversos aspectos de la vida (salud y nutrición; generación de ingresos; promoción del medio ambiente; desarrollo de la mujer y género; sociedad y cultura; derechos del niño; derechos y deberes; prevención del tráfico de niños y mujeres; aprovechamiento del agua y medidas de higiene; prevención del consumo de drogas, y muchas otras áreas. Estos materiales están siendo utilizados en sus propios programas por muchas organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. Los libros fueron publicados principalmente en la lengua materna, es decir el bengalí. Estos materiales están siendo actualizados de manera continua, incorporando la información más reciente y al día para así despertar y mantener el interés de personas con un bajo rendimiento en el área de la alfabetización y al mismo tiempo atender a las necesidades de los lectores en general.

En lo referente al grado de beneficio, este es enorme: en el estudio de casos de la UNESCO publicado en la revista El nuevo correo (edición de abril de 2003, citada anteriormente) se señala que ha habido un aumento en la creación de conciencia y un mejoramiento de la situación económica. Puede agregarse que la sola conciencia de los derechos de la mujer en el matrimonio y en caso de divorcio mantiene la cohesión familiar. El hecho de conocer las ventajas de certificar el matrimonio sirve para encontrar soluciones legales en caso de necesidad, y asimismo crea un clima de paz y armonía en la vida familiar. La conciencia de que es adecuado mantener reducida la cantidad de hijos reporta beneficios económicos y sociales. En el área de proyectos se ha observado un aumento espectacular de la asistencia escolar (100% de los niños en edad escolar asisten regularmente a clases). Además, el 100% de los miembros de los Ganokendras utiliza letrinas sanitarias y agua potable. En lo relativo al medio ambiente, en el 40% de los hogares se emplean hornos que usan eficientemente el combustible y no despiden humo, y todos sus miembros están informados sobre prácticas ecológicas.

En el ámbito de la alfabetización, la gente se siente tan motivada que le asigna la máxima importancia a la educación del cónyuge y de los hijos, y nadie quisiera irle en zaga a sus vecinos en cuanto a la educación de las mujeres del grupo familiar. Del mismo modo, en el contexto del programa de generación de ingresos se otorgan microcréditos a las mujeres, y los hombres compiten por ayudar a sus esposas a concluir el proyecto con éxito. Un hombre se enorgullece cuando el proyecto de su esposa o de su hija resulta fructífero y aporta ingresos suficientes al presupuesto familiar, por cuanto es resultado de la capacidad, superioridad y empoderamiento de las mujeres del hogar. En realidad hay muchos sentimientos que no pueden describirse. Se dispone de diversos estudios de casos sobre el carácter innovador y la eficacia de los programas, como el publicado por la UNESCO que se citó anteriormente.

Los métodos prácticos empleados

Entre los métodos prácticos utilizados se incluyen una exhaustiva revisión de los documentos de referencia, documentos sobre políticas, propuestas de proyectos, formatos para presentación de informes, informes de progreso, materiales de capacitación, interacción con los organismos donantes mediante visitas sobre el terreno, etc. Se descubrió que el programa había sido eficaz y había repercutido positivamente en la educación y en el alivio de la pobreza de los beneficiarios escogidos. Como ya se señaló, el programa ha estado funcionando durante más de una década con un efecto favorable en la calidad de vida y en los medios de subsistencia del grupo destinatario. Este impacto ha sido beneficioso en diversos ámbitos como la alfabetización, la conciencia social y las aptitudes de subsistencia, el empoderamiento, la atención a un sector más amplio de la comunidad, la creación de empleos, el establecimiento de vínculos con otras organizaciones, el fomento de aptitudes de gestión, la igualdad entre los géneros, la preocupación por las necesidades de las muchachas adolescentes, y sobre todo la propiedad comunitaria y la sostenibilidad del programa. Entre las aportaciones realizadas y los cambios producidos por los Ganokendras se pueden mencionar: a) contribución al mejoramiento de la calidad de vida; b) creación de conciencia acerca del género, el abuso de drogas, el medio ambiente, el crecimiento demográfico, el aprovechamiento del agua y el saneamiento, la mortalidad infantil, el VIH/SIDA, la disposición legal sobre la certificación del matrimonio, el divorcio, el control de la natalidad, el uso de agua potable y de prácticas de higiene, salud y nutrición, etc.; c) uso de los Ganokendras como centros de actividades culturales, deportivas y recreativas para los habitantes; d) gestión de los Ganokendras por dirigentes femeninas, etc.

Los obstáculos o experiencias de aprendizaje de los cuales podrían beneficiarse otras personas

Entre los obstáculos se incluyen aquellos que surgen mientras se organizan los centros, como también cuando se los administra. A veces no se aprecia ni se comprende el modelo con el cual se comienza a trabajar, a lo cual se agrega la falta de cooperación entusiasta de la comunidad; la dificultad para hallar locales adecuados, y para encontrar en las zonas rurales monitores y asistentes sociales —que invariablemente son mujeres— plenamente motivados; la carencia de materiales de lectura apropiados y de capital inicial para actividades de generación de ingresos, etc. De todos modos, las dificultades anteriores pudieron superarse y en la actualidad el modelo está siendo exitosamente aplicado por la comunidad.