Sabrina Boscolo Lips

¿Varones y mujeres que apenas han asistido a la escuela y sin embargo leen a Joyce, Cervantes y Dostoievski? ¿Participantes que han conformado su propia asociación y organizan jornadas literarias? ¿Cómo se compagina esto? Sabrina Boscolo Lips informa sobre un movimiento inusitado y sorprendente. La autora, activa durante años en educación de adultos y como experta en festivales de aprendizaje (www.llw5.org), trabaja actualmente en el campo de la drogadicción.

Las Tertulias – Una inyección de optimismo en temas de educación de adultos y aprendizaje de por vida

La primera vez que oí hablar de las Tertulias fue en el marco del proyecto de la Unión Europea denominado «Expansión y fortalecimiento de la dimensión europea en el movimiento de festivales de aprendizaje»1 (entonces estaba yo activa en el IIZ/DVV). Fue así como los y las participantes del proyecto, es decir colegas procedentes de Bulgaria, Rumania, Eslovenia y Alemania, participamos en Madrid en un congreso de las «Tertulias Literarias Dialógicas» (también llamado «Congreso de participantes») que tuvo lugar en el marco del primer festival español del aprendizaje.

Cuando me encontré personalmente con participantes de las Tertulias, varones y mujeres, y con algunos de ellos/as viví también lo que es una Tertulia, quedé directamente impresionada por la increíble energía de esas personas y por su irradiación positiva; más aún, se puede decir que quedé «contagiada», de manera que después en Barcelona me puse a buscar sus huellas y visité su «lugar de nacimiento». Reconozco que estoy sencillamente entusiasmada con este movimiento, y que en la descripción que sigue me ha sido difícil contenerme…

¿Qué son realmente las Tertulias?

Hablando con exactitud se llaman «Tertulias Dialógicas» (Cf. infra), nombre que en inglés se traduce por « Dialogic Literary Circles». En sus orígenes la palabra española «tertulia» se utilizaba para designar a los grupos de vecinos y vecinas que al atardecer, sobre todo antes de la era de la televisión, se sentaban fuera de la casa para charlar sobre todas las cosas imaginables.

Hace como unos veinte años que en España se les da ese nombre a un tipo especial de círculos literarios. En las Tertulias se encuentran periódicamente personas que asisten a universidades populares, centros de formación familiar, bibliotecas, centros ciudadanos y similares, y leen en común a clásicos de la literatura universal, es decir autores como Cervantes, Lorca y Joyce. En la mayor parte de los casos son personas que no han obtenido ningún grado académico, a menudo ni siquiera han terminado la escuela básica, y a veces acaban de terminar un curso de alfabetización.

Las Tertulias nacieron en la escuela de La Verneda,2 en Barcelona, a comienzos de la década de los ochenta.

Dicha escuela se había fundado en 1978, después de que los obreros de un vecindario hubieran ocupado con este fin un edificio de la administración franquista que estaba vacío. Hoy en día, anualmente el centro cuenta con alrededor de 1.600 estudiantes, 125 facilitadores/as o maestros/as voluntarios/as y 14 colaboradores fijos/as.

Entre tanto las Tertulias españolas se han organizado en red, a través de la CONFAPEA,3 una especie de asociación matriz de los grupos u organizaciones de participantes. La CONFAPEA organiza encuentros periódicos, toma parte en proyectos de la Unión Europea y cultiva contactos internacionales. También es internacionalmente conocida la FACEPA,4 miembro fundador de la CONFAPEA, por su participación en la coordinación de un proyecto-Sócrates que condujo a la elaboración de la Carta de los/as Participantes y a su presentación en el marco de la CONFINTEA V, en Hamburgo 1997.

¿Cómo trabajan las Tertulias?

Por lo general en las Tertulias se discute literatura clásica. Los/as miembros deciden de manera colectiva qué libro quisieran leer y discutir. La pregunta central que se hacen es la siguiente: «¿De qué manera estas historias, o las cosas que se dice en el libro, pueden ser significativas para mi vida, o para mí personalmente?» No se formula preguntas acerca del mensaje que pretende transmitir el autor o la autora; a no ser que alguien lo quiera investigar. Se discute sobre pasajes del texto, se plantea interrogantes, se intenta comprender otros puntos de vista, se ejercita la argumentación, pero no se intenta buscar la interpretación verdadera y absoluta del texto. Uno o dos moderadores/as se encargan de que se respete el orden de petición de palabra, que se les otorgue prioridad a los/as miembros del grupo que tienden a guardar silencio, y que se respete los principios dialógicos (Cf. infra). Cualquiera puede ser moderador/a.

¿Cuál es el resultado de las Tertulias?

Tanto por escrito (ver bibliografía) como de manera oral se informa lo siguiente: Cuando las personas se dan cuenta de que son perfectamente capaces de entender textos y de discutir sobre ellos, cuando pueden intercambiar ideas y reforzarse mutuamente con otras personas, animadas por los mismos sentimientos, empiezan a querer más: recuperan certificados de estudios, deciden aprender un oficio y/o lenguas extranjeras. Experimentan que su opinión cuenta. Empiezan a participar activamente en centros vecinales, realizan trabajos no retribuidos, crean grupos ambientalistas, organizan viajes culturales y nuevos festivales en el barrio. En la medida en que tematizan problemas que antes nunca habían sido objeto de conversación (como p.ej. los derechos de las mujeres, el alcoholismo, la xenofobia), llevan aires nuevos a sus propias familias.

Es por estas razones que desde hace tiempo se interesan por las Tertulias no sólo el Instituto de Investigación Social (CREA) 5 de la Universidad de Barcelona, sino también educadores/as de adultos y científicos/as de todo el mundo.6

¿Qué significa en este caso el término «dialógico»?

En su libro Compartiendo Palabras (Sharing Words), Ramón Flecha,7 profesor del Instituto de Investigación Social (CREA) de la Universidad de Barcelona, explica los principios del aprendizaje «dialógico» valiéndose de ejemplos concretos tomados de la práctica de las Tertulias. Para ello cita sobre todo a Paulo Freire y Jürgen Habermas, entre otros. Aquí sólo podemos enunciar los mencionados principios:

1. Diálogo parigual

Todos los aportes son escuchados y discutidos de manera parigual. No se tiene que llegar a un consenso. No hay una sola respuesta que sea independiente del trasfondo cultural o social de los y las que hablan.

2. Inteligencia cultural

Cualquier persona posee la capacidad de participar en un diálogo parigual. Quien quiera que sea aprende a lo largo de su vida distintas cosas que pueden ser útiles en diferentes contextos.

3. Cambio

El aprendizaje dialógico cambia la relación existente entre las personas y su entorno/medio ambiente.

4. Dimensión instrumental

El proceso de lectura y de intercambio de experiencias mejora la capacidad que tienen los/as participantes de aprender y de desarrollar nuevos saberes, lo que a su vez facilita nuevos aprendizajes.

5. Creación de significados

Los significados surgen en el proceso de diálogo, en la relación que se establece entre los y las participantes de la Tertulia.

6. Solidaridad

La práctica de la Tertulia se basa en la convicción de que la solidaridad entre todos los seres humanos es deseable y necesaria. Las Tertulias están abiertas a todos/as, sin ninguna barrera de tipo económico ni académico.

7. Igualdad y diversidad

Todas las personas son iguales y al mismo tiempo diferentes.

Las Tertulias: una experiencia que trasciende fronteras

«No importa de dónde seamos, cuando se trata de problemas humanos todos/as somos muy semejantes. Cuando coincidimos en el Círculo con gente de otros países, al final estamos de acuerdo en muchas cosas, nos quedamos sorprendidos/as,» (cita de un participante).8

«¡1001 Tertulias en todo el mundo!»: Esta consigna fue presentada como Visión y al mismo tiempo como objetivo del primer congreso de «Tertulias Literarias Dialógicas» el año 2000. Si bien la cifra 1001 es todavía un sueño, las Tertulias no han dejado de expandirse en Europa, Australia, Estados Unidos y Brasil.

Las Tertulias parecen ser exportables. El desarrollo social de España, así como los desafíos para los que las Tertulias resultan provechosas, se presentan de manera similar en muchas partes: el proceso de individualización, la atomización de la sociedad unida a un extendido sentimiento de impotencia, el progresivo alejamiento de las posibilidades de participación que realmente ofrece el sistema político democrático, las dificultades que tiene gran parte de la población a la hora de influir en la vida social, el aislamiento de las personas mayores, la yuxtaposición de culturas, la pobreza, el analfabetismo y la necesidad de un aprendizaje de por vida. También las democracias jóvenes podrían sacar provecho de las Tertulias.

Quizás las Tertulias representen a la mariposa cuyo aleteo puede desencadenar un huracán…

«Para poner en marcha una Tertulia Literaria Dialógica (un Dialogic Literary Circle) no es necesario poseer ningún tipo de conocimientos literarios, como tampoco se requiere contar con un grupo grande, lo único que se requiere es esperanza e ilusión». 9

Notas

1 Verbreitung und Stärkung der europäischen Dimension der Lernfestbewegung (Expansión y fortalecimiento de la dimensión europea del movimiento de festivales de aprendizaje) (LLW5) – Proyecto de la UE 100924 – CP – 1 – SI – GRUNDTVIG – GI; Internet:www.IIw5.org
2 Escuela de La Verneda, Barcelona – www.neskes.net/projecteverneda
3 CONFAPEA – Confederación de federaciones y asociaciones de participantes en educación y cultura democrática de personas adultas (= Confederation of people participating in cultural and educative democratic associations and federations of adult people) –  http: //www.neskes.net/confapea
4 FACEPA – Federació d’Associacions Culturals i Educatives per a Persones Adultes (Federation of Cultural and Adult Education Associations) – www.facepa.org
5 Universidad de Barcelona, Instituto de Investigación Social – CREA www.pcb.ub.es crea/
 6 Sánchez Aroca, Montse: La Verneda-Sant Martí: A school where people dare to dream (La Verneda-Sant Martí: Una escuela donde la gente se atreve a soñar). En: Harvard Educational Review, Vol. 69, Nº 3, Fall 1999, Pág. 320 y Suda, Liz: Tagebuch einer australischen Erwachsenenbildnerin über eine Studienreise auf den Spuren der Tertulias in Europa (Diario de una educadora de adultos australiana durante un viaje de estudios siguiendo las huellas de las Tertulias en Europa) – home.vicnet.net.au/~flemrw/Spanish_home.html
7 Flecha, Ramón: Compartiendo Palabras: El aprendizaje de las personas adultas a través del diálogo. Barcelona: Paidós, 1997 (Sharing Words: Theorie and Practice of dialogic learning. Lanham: Rowmann & Lietfield, 2000)
8 Opúsculo publicado a propósito del proyecto de la UE «Diálogo Multicultural Europeo (European Multikultural Dialogue): «Participando en la diversidad cultural de Europa a través de los clás icos de la literatura universal» (Participating in the cultural diversity in Europe through the classics of universal literature), FACEPA, p,14
9 ibid, p. 19

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.