C. John Rose

El siguiente aporte de la Rural Organisation for Awareness and Development (ROAD), nos fue enviado por nuestro socio en la India, PRIA (Society for Participatory Research). ROAD, una asociación con la cual PRIA colabora, es una organización civil con sede en el distrito de Kanyakumair, en Tamil Nadu, que se vio profundamente afectado por la catástrofe. Junto con PRIA, esta organización trabaja por la reconstrucción y brinda en forma muy especial ayuda sanitaria. También coopera en el abastecimiento con productos alimenticios. Su director, C. John Rose, informa sobre las medidas.

Solidaridad con las víctimas del tsunami en la costa del distrito de Kanyakumari

Movilización de la sociedad civil para su participación

El primer día: 26 de diciembre

Cuando el 26 de diciembre de 2004 el tsunami batió las playas de Colachel, en el distrito de Kanyakumari, el Sr. Saleel Kumar, oficial de proyectos de ROAD (Rural Organisation for Awareness and Development ­ Organización Rural para la Conciencia y el Desarrollo), estaba en Colachel visitando el área. Lo que hizo fue alquilar el taxi de un chofer de buena voluntad y llevar a unas 30 personas de la aldea de Kottilpadu para dejarlas en lugar seguro. También trasladó a hospitales vecinos a unas 15 personas heri das, y reunió un grupo de jóvenes del lugar para retirar los cuerpos de personas fallecidas.

Cuando la oficina de ROAD recibió informaciones sobre el desastre del tsunami, el equipo de ROAD visitó Colachel e hizo un recuento de las necesidades. El equipo ayudó a algunos sobrevivientes para que pudieran llegar a campamentos de emergencia. ROAD conformó equipos de amigos para que visitaran a las personas damnificadas y les infundieran ánimo y sentimientos de confianza. ROAD dispuso paquetes de alimentos, preparados por sus Grupos de Autoayuda y por los miembros del Club Juvenil, y los distribuyó entre los refugiados de tres campamentos. En los días siguientes los Grupos de Autoayuda y los miembros del Club Juvenil recolectaron ropa y arroz y los distribuyeron a la población afectada.

La solidaridad de PRIA

El Dr. Rajesh Tandon (Presidente de PRIA, la Sociedad para la Investigación Participativa en Asia, Nueva Delhi) envió un mensaje de solidaridad a ROAD alentando su trabajo de ayuda en las áreas afectadas. El Dr. Tandon escribió también a los amigos de PRIA, a la vista de la enorme destrucción causada por el tsunami, alabando el trabajo de socorro realizado por sus compañeros. El trabajo de ROAD en la costa de Kanyakumani mereció una mención especial en la carta.

Con la contribución de PRIA y la participación local, el equipo de ROAD distribuyó utensilios de cocina a las familias afectadas por el tsunami en el área de Colachel, de manera que pudieron cocinar y comer el arroz y otros cereales que les habían proporcionado el gobierno y algunas ONG. El área de Colachel incluye los panchayats de Muttom y Simon Colony, donde ROAD viene desarrollando programas de intervención desde 1999 con la asistencia de PRIA. Estos panchayats se encuentran dentro del bloque de Kurunthancode (cf. Informe Anual de PRIA 2003-2004, p. 11).

En medio de esos dos panchayats está el municipio de Colachel, que es donde empezaron en 2002 los proyectos de ROAD. Por tanto la destrucción causada por el tsunami, que afectó vidas y propiedades en esta área, promovió inmediatamente la acción de ROAD.

ROAD organizó la limpieza de escombros y basura en las colonias costeras de Colachel con la colaboración de los miembros de sus Grupos de Autoayuda, con los jóvenes de su Club Juvenil y con un equipo de estudiantes de la universidad Rai (en el centro de Bombay).

El trabajo de socorro de ROAD consistió también en la interacción con los/as sobrevivientes que seguían sin moverse de donde había estado su casa y que mostraban el lugar donde sus pertenencias habían quedado enterradas bajo los escombros. Los miembros de nuestro equipo de auxilio excavaban el lugar o removían los escombros, y de esa manera recuperaban algunas de las pertenencias, incluyendo cajones, vasijas y muebles. Una vez removidos los escombros, la gente podía trasladarse a un espacio donde era posible sentarse, cocinar y descansar. Esta actividad se combinaba con un creciente y abierto relacionamiento entre los socorristas y los sobrevivientes, lo que llevaba a un apoyo solidario de ROAD en la reconstrucción de sus vidas.

Estudiantes de Rai

En ese momento llegaron como enviados por el cielo los 17 miembros del equipo de estudiantes de ambos sexos de la Universidad Rai (en el centro de Bombai). Cuando se estaba calculando el trabajo de socorro en términos de insumos materiales, el apoyo de este equipo le permitió al equipo de ROAD dedicarse a la acción terapéutica en beneficio de los niños que todavía estaban asustados y que se encontraban abandonados debido a la trágica experiencia del tsunami. Los estudiantes, juntamente con el equipo de ROAD, se dedicaron al asesoramiento para mujeres y jóvenes, y a consolar a los/as damnificados y afligidos. Dado que ellos/as no podían conversar en lengua tamil, un equipo de docentes y el director de la National Matriculation School (cuyo fundador y corresponsal es el Director de ROAD), así como los miembros del equipo de ROAD, se unieron a ellos/as para posibilitar una interacción libre de barreras lingüísticas y una relación llena de comprensión.

Las sesiones de terapia se llevaron a cabo en los campamentos de emergencia instalados por la Administración del distrito para los sobrevivientes del tsunami, seguidas de asesoramiento para mujeres y jóvenes, y de encuentros con los heridos en los hospitales. En las playas se organizó eventos deportivos para jóvenes y niños con el fin de ayudarles a superar el miedo al mar.

Los centros de atención infantil Thalir Solai

Mientras muchas ONG, incluyendo ONG internacionales, se comprometían en actividades de auxilio y rehabilitación, ROAD detectó algunas insuficiencias que había que enfrentar. Una de esas lagunas era la atención de los niños/as. Los niños huérfanos/as eran adoptados por agencias gubernamentales. Pero los niños/as que asistían a la escuela y los niños/as de los campamentos sí necesitaban atención. En consecuencia ROAD organizó dos centros de atención infantil llamados Thalir Solai (en tamil) que estaban situados en Colachel (Maramadi) y en Manakudi Occidental. Los centros, que empezaron a funcionar el 7 de febrero, tienen capacidad efectiva para 157 niños, 62 en Colachel y 95 en Manakudi.

Los niños/as de los dos Thalir Solais cuentan con ambientes para dinámicas psico-sociales, para estudio y para interacción grupal. El objetivo es ayudarles a superar sus experiencias traumáticas y sus psicosis depresivas, al mismo tiempo que estimular actividades creativas que les permitan seguir construyendo su futuro. En este contexto de `casa cuna' se identifica nítidamente la vulnerabilidad de las familias y se identifica de cerca sus necesidades para ulteriores acciones.

Los dos Thalir Solais han ayudado al equipo de ROAD a interactuar directamente con 120 familias afectadas e indirectamente con otro número equivalente. Los datos de vulnerabilidad recogidos por ROAD son muy precisos debido a los permanentes contactos personales, a pesar de que el número de personas/familias que se llega a abarcar es comparativamente pequeño. Las necesidades de los Thalir Solais son muchas y en parte se está respondiendo a ellas gracias a la participación local. Oxfam-India ha construido servicios higiénicos para el Thalir Solai de Manakudi.

Los Grupos de Autoayuda

Durante las interacciones con las personas afectadas por el tsunami, ROAD descubrió que muchos hombres y mujeres habían perdido su base de sustento y se sentían abandonados. En consecuencia ROAD los animó a reunirse para interactuar juntos y hacer algo para reconstruir sus vidas. Este grupo de personas empezó a darse cuenta de que al reunirse e interactuar juntos se puede encontrar soluciones a muchos problemas resultantes del tsunami. Incluso los planes benéficos anunciados por los gobiernos pueden consolidarse a través de acciones colectivas. En lugar de organizar una asociación separada, este grupo de víctimas del tsunami, que pertenecen a diferentes castas y credos, decidieron conformar un grupo de autoayuda. Dichos grupos se denominan Grupos de Autoayuda TSUNAMI de varones, Colachel. La primera decisión que adoptaron fue la de organizar una sesión pública en Colachel, el 12 de marzo, en la que un científico hizo una explicación del tsunami, seguida de una sesión de oración conducida conjuntamente por sacerdotes cristianos, musulmanes e hindúes.

Tanto la exposición científica del tsunami como la subsiguiente sesión de oración pretendían enfrentar el miedo indefinible y el entorno de desesperanza que aquejan a la población costera. Los Grupos de Autoayuda de varones ha alentado una acción entre las mujeres que ahora han conformado Grupos de Autoayuda TSUNAMI de mujeres, los cuales han tomado la audaz decisión de comercializar pescado entre las mujeres del interior. Ambos Grupos de Autoayuda de Colachel, los de varones y los de mujeres, son útiles para hacer que el funcionamiento de su Thalir Solai sea efectivo y participativo. Están surgiendo otros Grupos de Autoayuda en las aldeas costeras de Azhikal y Enayam.

Visitantes

Los visitantes que se han encontrado con el equipo de ROAD, o que han visitado nuestras oficinas en las áreas donde se desarrollan los programas de ROAD, son los siguientes: El Sr. Binoy Acharya ( UNNATI, Ahmedabad), la Sra. Alana Officer (HANDICAP INTERNATIONAL, Nueva Delhi), la Sra. Roopa (OXFAM), la Sra. Priya Anand (MURRAY CULSHAW CONSULTING, Bangalore), el Sr. Pooran Chandra Pandey (VANI, Nueva Delhi), el Sr. Arjun (CARE India), el equipo de OXFAM-India y el Sr. Prakash del Christian Mission Service. Sus sugerencias y puntos de vista han sido muy útiles para la planificación y puesta en marcha de nuestros programas que apuntan a la atención infantil y a la reducción de la vulnerabilidad de las víctimas del tsunami.

Participación de la sociedad civil

El enfoque de ROAD en el sentido de movilizar la acción de la sociedad civil frente al desastre del tsunami está recibiendo una buena respuesta. OXFAM-India ha construido dos instalaciones sanitarias para el Thalir Solai en Manakudi. Dos grupos de autoayuda organizados por ROAD en el interior han aportado dinero (500 rupias) y esteras (por un valor de 450 rupias) para el mismo Thalir Solai antes de la celebración de la Pascua. El Christian Mission Service (CMS), con base en Coonoor (Los Nilgris) ha dado su asentimiento positivo a la petición de ROAD de proporcionar elementos para ganarse la vida, tales como máquinas de coser, bicicletas, etc., a 10 varones y mujeres del área de Colachel y Mela Manakudi (pertenecientes a las familias de los niños y niñas del Thalir Solai) que con el tsunami habían perdido ese tipo de elementos. Un grupo de amigos de Coimbatore, bajo el liderazgo de un profesor universitario de allá, se han ofrecido para suministrar algo de ropa para los niños y niñas del Thalir Solai. Estos amigos están recolectando prendas de vestir de las fábricas (textiles) de Coimbatore.

La reconstrucción de familias

Uno de los objetivos de ROAD es la reconstrucción de familias que han sido devastadas por el tsunami en el área costera. Para los/as sobrevivientes que han perdido a sus parientes y amigos en el tsunami, la vida resulta desoladora sin la unión de la vida familiar. Viudos y viudas, así como huérfanos y huérfanas, han empezado a sentir el deseo vehemente de la unión familiar. Algunos varones y mujeres han recibido compensaciones del gobierno, de modo que pueden pensar en una nueva vida familiar. Al mismo tiempo, y de acuerdo con las tradiciones locales, para viudos y viudas sólo es posible un nuevo matrimonio después de pasado un año de la muerte del cónyuge o de otro miembro de la familia. Pero hay otros varones y mujeres que viven solos/as y ansían tener un com pañero o compañera que comparta su vida, pero carecen del necesario respaldo familiar para encontrar una pareja o para celebrar el matrimonio. En este contexto el equipo de ROAD está intentando vincular a sobrevivientes varones y mujeres que están interesados en recomponer su círculo familiar. El primer varón que se acercó a ROAD para reconstruir una familia es de Colachel y la mujer que tiene identificada para ello es de Manakudi (Occidental). Los negociadores son los dirigentes de los Grupos de Auto-Ayuda de ROAD en ambos lados. El matrimonio se celebrará como un acontecimiento comunitario, sin el lío de la dote ni gastos innecesarios, pero por lo mismo dejando sentado el modelo de lo que podría ser un ideal de matrimonio y de unión familiar.