Sofía Ávila

En el verano de 2005, en la universidad popular de Buskerud Folk, Noruega, durante tres semanas tuvo lugar la II Academia en Pro del Aprendizaje Permanente ICAE (ICAE Academy of Lifelong Learning Advocacy-IALLA), cuyos participantes venían de distintos países. Con este curso realmente intenso se pretendió ofrecer a activistas sociales y líderes emergentes en el campo de la educación de adultos la oportunidad de capacitarse y adquirir las habilidades necesarias para abogar por la educación de adultos en favor de una ciudadanía activa así como para ampliar su visión de la educación de adultos y el aprendizaje permanente en general. IALLA contó con el apoyo de la Universidad Popular de Buskerud, Noruega, de la Asociación Noruega para Educación de Adultos (VOFO), la Ovre Eiker Kommune, también de Noruega, NIACE, del Reino Unido, NORAD, de Noruega, y SIDAS, de Suecia. El siguiente artículo ya ha sido publicado en «Voices Rising No. 158», año III ­ Vol. 3, October 21, 2005. Sofía Ávila es colaboradora de REPEM, Colombia (Red de Educación Popular entre Mujeres de Latinoamérica y el Caribe.

Cursillo del ICAE para la promoción del aprendizaje de por vida

A lo largo de tres semanas se reunieron varones y mujeres de diferentes países para desarrollar el Cursillo del ICAE para la Promoción del Aprendizaje de por Vida (IALLA). A través de sus actividades y de su experiencia, todos los/as presentes nos vimos envueltos en temas como educación de adultos, aprendizaje de por vida o educación popular; tal fue la razón que nos congregó para intercambiar e incrementar nuestros conocimientos y competencias y de esa manera poder actuar mejor en el amplio y desafiante campo de la educación de adultos, que en las últimas décadas ha pasado a constituir un punto clave en las agendas y el debate del extenso y diverso movimiento social que tiene la mirada puesta en su establecimiento como una política pública de Estado.

El cursillo tuvo lugar entre el 27 de julio y el 19 de agosto. El lugar donde se celebraron estas conversaciones, intercambios culturales y puesta en común de conocimientos fue la Universidad Popular (Folkehogskole) de Buskerud, Noruega, en la ciudad de Darbu, en medio de inmensos campos de trigo y cerca de un lago que nos proporcionaba un entorno suntuario y relajado, así como una alternativa refrescante al final del día.

Durante tres semanas nos vimos bendecidas/os con la presencia de actores sociales que compartían con nosotros sus conocimientos empíricos, el resultado de años de estudio y de actividad política, el compromiso con la causa social y de manera especial con el aprendizaje de por vida, la educación popular, la educación de adultos, etc. Cada individuo contribuyó, desde su propia historia cultural, social, intelectual y profesional, a la resignificación, deconstrucción y construcción de nuevas ideas, estrategias y sentimientos, en respuesta a nuestro deber como activistas en el campo de la promoción del aprendizaje de por vida.

En mi opinión, la experiencia de esas tres semanas es un ejemplo perfecto de lo que es la educación entendida como un derecho, como un espacio para el intercambio de experiencias, lo que incentiva el desarrollo de nuevas ideas para la realización del potencial individual y colectivo y para la configuración de nuevas estrategias de promoción de la transformación, pero de manera especial esas tres semanas nos permitieron «aprender a hacer, a ser y a vivir juntos/as», lo que resulta fundamental en el amplio campo de la educación para la vida en cuanto concepto, en cuanto ejercicio práctico y en cuanto política. Sin embargo la tarea de capacitación que hemos asumido no empieza ni termina con este cursillo; éste ha sido un espacio crucial para la ratificación y gestación de nuevos proyectos en el área del compromiso y la acción en torno a la promoción del aprendizaje de por vida como un derecho fundamental que es indivisible e inalienable.

Hemos compartido muchas discusiones, experiencias, cuestionamientos, dudas y emociones relacionadas con los temas que fueron objeto de introducción y presentación, temas que no pueden reducirse a una simple clasificación; por esta razón, y con el propósito de presentar este informe de manera ordenada y de que sea accesible a otras personas, me serviré de los siguientes «puntos focales en el desarrollo del curso», mediante los cuales organizaré una gran parte, si bien no la totalidad, de todos los contenidos que hemos estudiado, independientemente de su deconstrucción y reconstrucción a lo largo de las tres semanas que duró el cursillo.

A partir de la experiencia que recibí en el cursillo, me referiré a cuatro puntos focales, fundamentales en su desarrollo: i) el cognitivo, ii) el praxológico, iii) el actitudinal, y iv) el metodológico, cada uno de los cuales no es rígido ni esquemático, sino más bien un instrumento práctico para conjugar y organizar el proceso. La sección cognitiva contiene la parte conceptual y todo lo que se refiere a las diferentes contribuciones de los/as participantes y de quienes, a partir de la presentación de sus experiencias, aportaban a la deconstrucción y formación de conocimientos e ideas. La sección praxológica se refiere a la parte propositiva del curso y que tiene que ver con la puesta en práctica de nuevas metodologías y estrategias de acción y promoción, sobre la base de los conocimientos reconstruidos en el mismo cursillo. La sección actitudinal tiene que ver con la resignificación y ratificación de conocimientos y compromisos en el ámbito de nuestro accionar político. Finalmente, la parte metodológica incluye todo el soporte técnico y didáctico que hacía posible nuestro proceso de formación, información y de-formación.

Lo cognitivo

A lo largo del cursillo se introdujo amplios y variados conceptos, ideas y perspectivas del mundo en relación con el actual contexto y los correspondientes espacios de acción y lógica de promoción en el ámbito de la educación para la vida. En resumen, se hizo una contextualización de los problemas y dinámicas mundiales, así como de las actuales campañas, a través de la presentación de temas clave como La complejidad de la gobernabilidad global, que nos presentaba un mundo vertical donde instituciones como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y otras que forman parte del Consenso de Washington, organismos como la Organización Mundial de Comercio, transnacionales, y gobiernos como el de Estados Unidos, imponen convenios internacionales y legislaciones nacionales con una regulación que está típicamente al servicio de intereses privados, imperialistas (desde la lógica del capital) y fundamentalistas. Gigi Francisco --en su análisis Globalización, desarrollo y geopolítica-presentó los impactos que actualmente padecen los Estados nación y las dinámicas civiles, tanto en el nivel nacional como en el internacional. Otro aspecto relevante en esta contextualización fue el introducido, desde una perspectiva ambiental, en torno al tema del calentamiento global.

La introducción de conceptos como educación de por vida, promoción, sociedad civil, Estado, interseccionalidad y redes, entre otros, sirvió de apoyo para el análisis del contexto, para la planificación de actividades globales y para la identificación de espacios de acción relacionados con la promoción de la educación para la vida, que fueron los espacios a los que se prestó especial atención para el ejercicio de una ciudadanía activa: el Foro Social Mundial como un lugar de aprendizaje y acción, donde el principal protagonista es la sociedad civil; las Conferencias de Naciones Unidas donde la sociedad civil juega un papel menos importante, e incluso limitado en la medida en que se contrapone al de los Estados nación, que puede verse en la tarea de establecer las prácticas de acción que esto implica, como ser el trabajo en red y las estrategias de comunicación, representación, movilización y acción.

Durante el desarrollo del cursillo quedó a la vista la genealogía de los movimientos sociales y de las conferencias de Naciones Unidas que establecen un nexo entre procesos de promoción y actividad social, lo que nos permite ver, como en el caso de los conceptos, que este cambio producido a lo largo del espacio y el tiempo ha estado condicionado por una temporalidad y especialidad, acorde con la evolución del contexto, así como con las circunstancias, necesidades y nuevos paradigmas. En síntesis, la revisión, el desarrollo y la construcción de conceptos es un ejercicio clave para el aprendizaje y la construcción de conocimientos; es un instrumento para el análisis y la comprensión del contexto actual y para la definición e identificación de espacios de acción para los movimientos sociales.

La promoción es un esfuerzo de los individuos y grupos por situar un determinado problema en la esfera pública, en la agenda política (Gigi Francisco), y a partir de estas instancias supuestamente diferentes que han promovido el derecho de una educación para la vida. Un ejemplo de esto es el trabajo que han llevado a cabo --entre otros-el ICAE y el REPEM en diferentes espacios de aprendizaje y de acción tales como el Foro Social Mundial, las Conferencias de Naciones Unidas como CONFINTEA, el Llamado Global contra la Pobreza, La Campaña Global de Educación, y el actual espacio que constituye su trabajo como red.

Lo praxológico

Parte fundamental del trabajo que hemos realizado durante las tres semanas del cursillo fue el aspecto analítico y propositivo en relación con temas como la educación de por vida, el VIH-SIDA, los objetivos del milenio, el Foro Social Mundial, las Conferencias de Naciones Unidas y los conceptos y temas introducidos por los facilitadores/as. Las propuestas y estrategias de acción y promoción en el ámbito de la educación de por vida y en la búsqueda de un mundo mejor, a partir de la sociedad civil y dentro de dichos espacios, pueden clasificarse como estrategias de comunicación, movilización, capacitación, educación, trabajo en red (que incluye el trabajo por Internet), fortalecimiento organizativo y aseguramiento de recursos, y eso en todos los niveles, con la finalidad de trabajar por el cambio y para lograr un mundo mejor con igualdad y dignidad para todos/as.

Estas propuestas fueron producto del trabajo y las discusiones en plenaria y en grupos que llevaron a cabo los/as participantes que, a partir de sus diferentes experiencias y conocimientos y cada uno de diferente manera, contribuyeron a la construcción de estrategias y acciones para la promoción de una educación de por vida en la esfera pública y en la internacional, así como en los diferentes espacios donde pueden participar la sociedad civil y las distintas manifestaciones del movimiento social.

Lo actitudinal

El cursillo, como un espacio para aprender, para hacer, para ser y para vivir juntos/as, fue al mismo tiempo una oportunidad para ratificar y valorar el trabajo que se ha estado realizando entre nuestras diferentes organizaciones y redes en la promoción de una educación para la vida, educación de adultos o educación popular, dependiendo de las diferencias características de cada contexto regional, nacional o local. A lo largo del cursillo se fueron consolidando relaciones humanas, empezaron a fluir intercambios de conocimientos, y cada día nos íbamos convirtiendo en mejores intérpretes culturales, iba aumentando nuestro deseo de contribuir a la transformación del mundo y se iba reforzando nuestra convicción respecto de lo que hacemos, y todo ello gracias a los conocimientos que estuvimos construyendo durante esas tres semanas de aprendizaje.

Lo metodológico

El apoyo metodológico para la construcción de nuevos conocimientos, dentro del cursillo, fue fundamental para el fortalecimiento de nuestros procesos cognitivos. El apoyo visual fue constante y facilitó en gran medida la retención de los temas, al mismo tiempo que estimulaba la reflexión sobre esos temas. El trabajo en grupos estimuló el diseño de estrategias y fue un ejercicio válido de interacción. La realización de ejercicios y actividades hizo posible la reflexión, creó una atmósfera relajada y posibilitó la confluencia de diferentes estilos y la elaboración de estrategias y formas de acción.

En la búsqueda de un mundo mejor, la educación es parte fundamental del proceso. La identificación y facilitación de espacios de capacitación, de intercambio y de fortalecimiento social, constituye un elemento necesario para la promoción de los derechos humanos, para la campaña a favor de la igualdad y la dignidad, y para el diseño de estrategias de promoción, a través del trabajo en redes, de una educación de por vida. En este sentido es fundamental la oportunidad que nos da el ICAE para la puesta en marcha de nuevas metodologías y de nuevas formas de intervención y de acción. El Curso del ICAE para la Promoción del Aprendizaje de por Vida se organizó en un espacio de aprendizaje que posibilitaba que las personas que representaban a diferentes organizaciones se reunieran en torno a un objetivo común como es la promoción de un derecho humano fundamental, el Derecho a la Educación, tanto en las esferas públicas como en las agendas de los movimientos sociales y de los gobiernos, y también en otros espacios importantes para el ejercicio de una ciudadanía activa, como es el de Naciones Unidas.