Ján Figel

Ján Figel, Comisario responsable de Educación, Formación, Cultura y Multilingüismo de la Comisión Europea, subrayó a su vez que la educación profesional y permanente es una de las inversiones más importantes con miras al futuro de Europa. Señaló que es una de las claves para garantizar el estándar económico y social de la población europea.

El aprendizaje permanente, la educación de adultos y el logro de los objetivos de Lisboa

Es para mí un agrado estar junto a ustedes y tener la oportunidad de contribuir a la Duodécima Conferencia Alemana sobre Educación de Adultos.

Los desafíos

En la actualidad Europa afronta importantes desafíos. Experimentamos los efectos de la globalización, al emerger países recién industrializados y altamente competitivos. Nuestras tendencias demográficas revelan que la población está envejeciendo y que existe una creciente necesidad de trabajadores inmigrantes. Por último, la naturaleza de nuestros mercados laborales está cambiando, en parte debido a los rápidos avances tecnológicos.

Este último desafío señala el surgimiento de una sociedad y una economía basadas en el conocimiento, con lo cual la formación y la educación adquieren más importancia que nunca. Los europeos necesitan no sólo actualizar sus aptitudes, sino además adquirir otras nuevas. Es preciso que lo hagan para vivir y prosperar en nuestra sociedad moderna, lo mismo que para alcanzar su realización personal.

¿Cuál es la situación actual a este respecto? El panorama no resulta tranquilizador. Permítanme citar algunas cifras. Hoy en día, no menos de 75 millones de europeos —cerca del 30 % de la fuerza laboral— se encuentran subcalificados. En contraste, las estimaciones señalan que para el año 2010 sólo el 15 % de los empleos les serán asignados a personas cuya educación no supere la escolaridad básica.

Si se pretende que Europa garantice la sostenibilidad de su modelo social, es menester que redoblemos nuestros esfuerzos por mejorar los sistemas de educación y formación. Si nuestras intenciones de transformar el aprendizaje permanente en realidad son serias, debemos invertir más en nuestros recursos humanos.

Al parecer existe voluntad política: el programa de aprendizaje permanente, los parámetros y las estrategias adoptadas a nivel europeo el año 2006, demuestran que está cobrando forma una cultura de aprendizaje permanente. En el último Consejo Europeo, los dirigentes nacionales de la Unión Europea confirmaron que «la educación y la formación son factores clave para desarrollar el potencial de compe-titividad a largo plazo de la UE, así como para la cohesión social».

También agregaron que «la inversión en educación y formación produce rendimientos elevados que son considerablemente superiores a los costes».

Tales declaraciones tienen una gran trascendencia, y espero que esas palabras se conviertan en hechos, porque —como ustedes bien saben— las políticas en materia de educación y formación corresponden en gran medida a asuntos de alcance nacional.

Quisiera subrayar el reconocimiento de que la inversión en educación constituye una decisión financiera inteligente que reporta dos tipos de utilidades:

  • En primer lugar, utilidades económicas, porque una fuerza laboral bien educada y capacitada incrementa el potencial europeo para alcanzar un nivel de excelencia, innovación y competitividad.
  • En segundo lugar, utilidades sociales, ya que genera las condiciones para lograr la igualdad de oportunidades y la participación social.

 

Lo que hay que hacer: promover el aprendizaje, incluido el aprendizaje de adultos

Acabo de presentarles cifras algo desalentadoras, pero también tengo buenas noticias. Se han emprendido iniciativas a nivel nacional y europeo para provocar un cambio.

Durante los últimos 5 años, los estados miembros, junto con la Comisión Europea y los actores sociales, han trabajado arduamente para reformar sus sistemas de educación y formación.

Han convenido en adoptar parámetros europeos para medir el progreso y se han incorporado a un proceso estructurado de aprendizaje a partir de las experiencias y mejores prácticas, el cual abarca toda Europa.

Si bien desde el año 2000 Europa ha progresado considerablemente, aun queda mucho por hacer. Permítanme mostrarles cómo pueden cotejarse los datos seleccionados con los parámetros:

¡Es preciso hacer más para cumplir los compromisos! (¡Hay 75 millones de trabajadores subcalificados!)

 

Parámetro

2000Hoy (2005)Parámetro 2010
1. Desertores escolares tempranos
(porcentaje)
17.314.9
10
2. Graduados en matemáticas,
ciencias y tecnología
650 000755 000750 000 (+15%)
3. Nivel educacional alcanzado por
los jóvenes (porcentaje de alumnos
en educación secundaria de
segundo ciclo)
76.477.385
4. Alumnos de 15 años de edad con
bajo rendimiento en lectura
deaprendizajep
19.4
19.8
-20% (15.5)
5. Participación en programas de
aprendizaje permanente (porcentaje
de adultos)
7.9
10.8
12.5

You can see that progress has not been good, especially in adult learning. Adult participation in formal and non-formal learning is alarmingly low; around 10% of the active population aged 25-64 takes part in it.

Clearly there is still a long way to go if we want to reach the EU benchmark of 12.5% (itself pretty low...) by 2010.

Only six EU countries are above this figure now. The rate for Germany is 6 %, and many countries have participation rates at 5 % or below.

Access to learning remains difficult for less-well educated adults, older people, and those working in SMEs.

Barriers stem mostly from lack of financing, time and motivation. Low participation also results from poor quality provision, and the lack of well-designed and flexible courses that meet the needs of adults.

Adult learning must climb the political agenda in all Member States. I would like to call for concrete actions on the following key issues:

 

  • increasing access and participatio
  • raising the quality and outcomes of adult learning; and
  • improving the coherence of policies and systems.

Firstly, increasing access and participation: existing obstacles to participation should be removed. In fact, adults need to be motivated and supported to remain in or resume learning.

Sólo 6 países de la UE superan esta cifra en la actualidad. La tasa para Alemania es de 6%, y en muchos países el índice de participación es de 5% o inferior.

El acceso al aprendizaje sigue siendo difícil para los adultos con un menor nivel de educación, para los adultos mayores, y para quienes trabajan en empresas pequeñas y medianas.

Las barreras se originan principalmente en la falta de financiación, tiempo y motivación. El bajo nivel de participación obedece, asimismo, a la baja calidad de la enseñanza impartida, así como a la falta de cursos flexibles y adecuadamente diseñados que satisfagan las necesidades de los adultos.

El aprendizaje de adultos debe ser incorporado progresivamente en la agenda política de todos los estados miembros. Quisiera solicitar la adopción de medidas concretas que tienen que ver con aspectos fundamentales como:

  • aumentar el nivel de acceso y participación;
  • mejorar la calidad y los resultados del aprendizaje de adultos; y
  • aumentar la coherencia de las políticas y los sistemas.

En primer lugar, en lo que respecta a aumentar el nivel de acceso y participación es menester eliminar los actuales obstáculos a la participación. En efecto, hay que motivar y apoyar a los adultos para que permanezcan en los programas de aprendizaje o se reintegren a ellos.

Lo anterior supone, por ejemplo, aumentar las utilidades económicas, sociales y personales al lograr un mayor reconocimiento del aprendizaje previo y de los resultados del aprendizaje.

También sería preciso acercar el aprendizaje al alumno. Estoy pensando en centros locales de aprendizaje abierto y en mejores sistemas de aprendizaje a distancia.

Luego está la financiación, que siempre es importante. Los fondos públicos siempre serán indispensables si se quiere garantizar una infraestructura sostenible para el aprendizaje formal y no formal de adultos, y proveer de lo necesario a aquellos que se encuentran en mayor riesgo de exclusión.

El segundo aspecto se refiere a la calidad y a los resultados del aprendizaje de adultos. Mejorar la calidad y los resultados constituye un objetivo por derecho propio, amén de un factor importante para aumentar el nivel de motivación y participación.

Aun cuando resultará fundamental contar con un adecuado sistema de control de calidad, los maestros siguen siendo el elemento primordial.

Deberíamos concentrarnos en los maestros: mejorar su educación inicial, impulsar su desarrollo profesional, y mejorar su condición en la sociedad. Es preciso que los maestros sepan cuan importantes son para nosotros.

Por último, hay que redoblar los esfuerzos tendientes a perfeccionar los sistemas y las políticas de aprendizaje. Como ustedes bien saben, el aprendizaje de adultos es un mundo complejo, que puede describirse como un «rico mosaico» o como una «mezcolanza confusa».

Para atender a las distintas necesidades resulta fundamental reconocer la complejidad del aprendizaje de adultos.

Puesto que la formulación de políticas se encuentra fragmentada entre muchos actores diferentes, me parece que se requiere un mayor grado de coherencia y coordinación, pero no a costa de ignorar necesidades específicas y locales.

Estos son los principales temas que quisiera hacer presente a los encargados de formular las políticas y a las partes interesadas.

A tal efecto, la Comisión Europea se encuentra ahora preparando una Comunicación sobre aprendizaje de adultos, la que será publicada durante la segunda mitad del año.

Espero que suscite un amplio debate en toda Europa, el que a su vez ojalá propicie avances concretos.

Con todo, a la Comisión Europea también le corresponde la tarea de contribuir a que los proyectos pasen de la etapa de política a la de implementación.

Continuaremos financiando iniciativas emprendidas sobre el terreno por organizaciones de aprendizaje de adultos.

Estos fondos serán distribuidos principalmente mediante Grundtvig, la acción sectorial del nuevo Programa Integrado de Aprendizaje Permanente, del cual la señora Doris Pack, quien se encuentra hoy junto a nosotros, es «relatora» en el Parlamento Europeo.

Conclusiones

En resumen, deseo expresar que la educación y el perfeccionamiento son una inversión inteligente en el futuro. Son una inversión en el futuro de nuestros ciudadanos y en el futuro de nuestra economía y sociedades. Todos estamos de acuerdo en que llegó el momento de pasar de los dichos a los hechos en todos los niveles: a nivel europeo, nacional, regional y local. Nuestro principal valor común es la dignidad del ser humano. Por ello, «ser» siempre es más que «tener», aunque en la cultura de la educación permanente «saber» es más que «tener».

El pabellón de Europa tiene 12 estrellas; 12 es el número de la perfección. Deseo a todos ustedes que esta duodécima conferencia sea un paso y un avance significativo hacia la estrategia, el sistema y la cultura de la educación permanente en Alemania, Europa y el mundo.