Reunión Internacional de Expertos sobre Políticas Educativas

En Tokio, Japón, se celebró del 9 al 12 de octubre de 2007 un «Encuentro nacional de expertos en políticas educativas para la promoción de la Educación Para Todos desde la perspectiva del aprendizaje de por vida». La organización estuvo a cargo del Centro Cultural del Pacífico Asiático para la UNESCO (Asia/Pacific Cultural Centre for UNESCO – ACCU), el Instituto Nacional para la Investigación de Políticas Educativas (National Institute for Educational Policy Research – NIER) del Japón, y la Oficina Regional del Pacífico Asiático de la UNESCO. Reimprimimos aquí el Documento sobre Políticas con recomendaciones para quienes toman decisiones.

El aprendizaje de por vida proporciona una visión integral de la EPT. Proporciona el necesario marco orientador y organizativo para la reforma educacional. Abarca el aprendizaje a lo largo de todo el ciclo vital en ambientes formales, no formales e informales.

Reformulación de la política de educación para todos (EPT) dentro de un marco de aprendizaje de por vida

Especialistas en aprendizaje de por vida de la sociedad civil, como también de los sectores gubernamental y académico del Pacífico Sur, de Asia Oriental, Sudoriental, Meridional y Central, se reunieron en Tokio entre el 9 y el 12 de octubre de 2007 para intercambiar experiencias de progreso en el logro de la educación pata todos (EPT), y para analizar la pertinencia de adoptar una perspectiva de aprendizaje de por vida a fin de alcanzar más eficazmente los objetivos de EPT establecidos en el Marco de Acción de Dakar.

En la reunión se llegó a un amplio consenso en torno a la perspectiva y al significado del aprendizaje de por vida como un nuevo paradigma educativo para el desarrollo sostenible, dentro de una economía mundial donde países y comunidades afrontan rápidos e impredecibles cambios sociales, económicos, políticos y tecnológicos, y donde las culturas, las relaciones comunitarias y la propia ecología de su vida suelen ser cuestionadas, lo cual pone en riesgo la cohesión de la sociedad.

Los asistentes a la reunión reconocieron que el aprendizaje de por vida tiene un gran potencial para reformular, revigorizar y reorientar la EPT, como también para hacerla más fructífera, de modo de garantizar el derecho a la educación y el derecho a aprender. Asimismo, manifestaron la imperiosa necesidad de impulsar la actual tendencia observada en algunos países de la región de Asia y el Pacífico, que ya están integrando la educación y el aprendizaje en estrategias de desarrollo nacional y comunitario, y están fortaleciendo la cooperación entre organismos y sectores a fin de hacer posible la creación de una sociedad del aprendizaje por medio de esfuerzos conjuntos.

En una sociedad basada en el conocimiento, el aprendizaje cobra aun mayor importancia, exigiendo un nuevo paradigma fundado en el uso de numerosas modalidades de aprendizaje de por vida. Al tiempo que proporciona nuevos conocimientos y aptitudes, el aprendizaje de por vida empodera a individuos y comunidades, y los ayuda a aprovechar todo su potencial y a participar plenamente en la promoción de la estabilidad y el progreso en el plano social, político y económico.

Si bien el concepto de aprendizaje de por vida ha sido adoptado principalmente en las sociedades industriales más avanzadas económicamente, resulta aplicable por igual a todas las sociedades.

Los delegados presentes en la reunión reconocieron enfáticamente que las oportunidades compensatorias, diversificadas, descentralizadas y debidamente contextualizadas de aprendizaje de por vida son tan pertinentes, apropiadas e importantes para las personas y sus comunidades en los países de desarrollo como para el mundo económicamente más avanzado.

Los asistentes a la reunión convinieron en que:

  • El aprendizaje de por vida ofrece una poderosa perspectiva para ampliar y transformar los sistemas educativos, lo mismo que para transformar el aprendizaje como actividad a lo ancho y a lo largo de la vida en un derecho democrático, accesible y asequible.
  • La alfabetización, como también la educación básica, permanente y no formal de adultos son elementos importantes del aprendizaje de por vida, pero que el concepto se aplica a todas las formas de aprendizaje y enseñanza, desde la instrucción recibida en la familia, en los primeros años de la infancia y durante la etapa preescolar, pasando por la escolaridad formal obligatoria hasta la educación superior, el trabajo y la vida adulta.
  • A los gobiernos, a los actores involucrados en el desarrollo, lo mismo que a las organizaciones regionales e internacionales, les corresponde asumir una función y una responsabilidad esenciales en la tarea de facilitar el aprendizaje de por vida y crear las condiciones necesarias para alcanzarlo, incluida la provisión de un nivel adecuado de financiación que haga posible dicho aprendizaje en todas sus formas.
  • La cooperación y la integración de esfuerzos al interior de los sectores, niveles y ministerios, o entre todos ellos, sin limitarse al ámbito de la educación, resulta fundamental, como también lo son las iniciativas y la coordinación de esfuerzos a nivel local con miras a alcanzar la EPT y otros objetivos de desarrollo.
  • La dimensión comunitaria es tan importante como la individual, y un requisito esencial para lograr los objetivos de EPT mediante el aprendizaje de por vida para todos.

Desde la perspectiva hasta la formulación de políticas y la aplicación práctica

Se requiere adoptar una perspectiva global del aprendizaje de por vida para ayudar a empoderar a las personas, expandir sus capacidades y opciones en la vida, y permitirles a ellas y a sus sociedades hacer frente a los rápidos cambios que experimenta la vida personal, social y laboral. Será fundamental propiciar un aprendizaje significativo que responda a las necesidades y a la motivación de los alumnos.

Para que el aprendizaje se transforme en un beneficio universalmente accesible durante todo el ciclo vital, será preciso combinar un enfoque centrado en el alumno con una enorme variedad y diversidad de modalidades de instrucción, al igual que de medidas y mecanismos de apoyo propicios, muchos de ellos basados en la comunidad.

El aprendizaje tiene que ser flexible, para que así los alumnos estén en condiciones de incorporarse al sistema y salir del mismo en muchos puntos distintos. Es menester que el sistema de aprendizaje incluya una amplia gama de actores: familias, empleadores y otros proveedores de enseñanza, incluidas las instituciones que imparten conocimientos a nivel local, las ONG, las universidades, el sector privado y los organismos gubernamentales, como también los alumnos y maestros.

Los asistentes a la reunión recomiendan que

  • Los encargados de formular las políticas reconozcan y promuevan el aprendizaje de por vida como el marco integral para la EPT.
  • Los gobiernos emprendan iniciativas tendientes a desarrollar una visión del aprendizaje de por vida que sea el resultado de una amplia consulta con todas las partes interesadas, como una base para elaborar un marco de políticas multisectoriales.
  • Los gobiernos traduzcan los conceptos del aprendizaje de por vida en políticas, estrategias y programas nacionales de EPT claramente formulados, empleando modalidades que se adecúen a la situación de cada país.
  • Los gobiernos y otros proveedores competentes de educación, como las ONG, den prioridad, dentro de un marco de aprendizaje de por vida, a la alfabetización y a la educación básica, en un nivel obligatorio determinado por cada país, incluidas las habilidades para la vida y las competencias de niños y adultos como un derecho humano que a su vez sienta las verdaderas bases del aprendizaje de por vida.
  • Los gobiernos asuman el liderazgo en la tarea de promover una cultura de enseñanza de alta calidad para todos, la cual produzca resultados de aprendizaje que repercutan en la vida de las personas a fin de crear una sociedad más sostenible.

Diversificación de los proveedores y de la oferta de oportunidades de aprendizaje

Los conocimientos, las aptitudes, las actitudes y los valores han de ser adquiridos por una gran diversidad de alumnos con distintas necesidades y estilos de aprendizaje, desde la educación formal hasta la educación no formal, la educación abierta y a distancia, y la educación informal, dentro del marco del aprendizaje de por vida. La mayoría de las situaciones que se presentan en lugar de trabajo, en las comunidades, en actividades de deporte y recreación, lo mismo que en las instituciones de educación, pueden transformarse en ambientes de aprendizaje.

La tarea de integrar los principios del aprendizaje de por vida en todas las fases de los programas de educación es demasiado titánica y costosa para que la asuman únicamente los gobiernos. No faltan proveedores entre las ONG, los organismos de desarrollo y otras organizaciones basadas en la comunidad, que puedan suscribir acuerdos de asociación cooperativa para impartir programas de aprendizaje a una diversidad de alumnos usando varias modalidades. En un ambiente de estas características los gobiernos necesitan aplicar una estrategia que promueva la formación de alianzas multisectoriales entre proveedores públicos y privados de programas de aprendizaje.

Ya es tiempo de que los gobiernos reconozcan y acepten la participación y el compromiso invaluables de socios con capacidad para ofrecer y proveer oportunidades de aprendizaje a nivel comunitario. En consecuencia, es importante que estos socios potenciales trabajen de manera constructiva junto con los gobiernos, y los apoyen en la prestación de servicios públicos, Sólo en un clima de confianza y respeto mutuos podrá prosperar la ambiciosa y decisiva empresa conjunta del aprendizaje de por vida.

Los asistentes a la reunión recomiendan que:

  • Los gobiernos asuman el liderazgo en la tarea de crear las condiciones necesarias —entre otras cosas, facilitar estructuras de apoyo, desarrollar la capacidad institucional, reconocer el aprendizaje previo, establecer mecanismos de equivalencia y acreditación— para ofrecer oportunidades de aprendizaje a todas las personas en pie de igualdad y con métodos apropiados que incluyan mecanismos descentralizados para impartir enseñanza, con especial preocupación por los miembros de la sociedad que no han sido atendidos o se encuentran excluidos, como las mujeres que sufren desigualdades por razones de género, los discapacitados, las minorías étnicas y de otro tipo, y demás grupos vulnerables.
  • Los gobiernos inicien consultas con socios que estén dispuestos a ofrecer y proveer oportunidades de aprendizaje a nivel comunitario, y al mismo tiempo definan las normas y directrices para sus funciones y relaciones; sobre esta base habrá que adoptar y propagar tan ampliamente como sea posible entre todas las partes interesadas una política para diversificar la oferta y la provisión de oportunidades de aprendizaje.
  • Los socios-proveedores de programas de aprendizaje se comprometan a ajustarse a los umbrales de calidad y a las normas de acreditación, y que al mismo tiempo, una vez establecida la convalidación, ella otorgue el derecho a recibir un reconocimiento, una remuneración razonable, retribuciones y honorarios justos por contratos suscritos o compromisos contraídos con los gobiernos.
  • A los alumnos se les ofrezca una completa gama de oportunidades para escoger entre distintos programas y diversos proveedores.
  • Se utilicen en su totalidad los recursos que las instituciones de educación superior y los centros de estudios destinan a la enseñanza y a la investigación.
  • Se emprendan iniciativas serias que favorezcan a ciudadanos de la tercera edad, por cuanto ellos constituyen un grupo de personas experimentadas y con muchos conocimientos, y a la vez representan un desafío para los programas de aprendizaje de por vida.

Contenidos y metodología

El aprendizaje de por vida no sólo se adapta a las modificaciones que experimenta la sociedad, sino que además produce cambios al transitar hacia un aprendizaje con una base más autóctona. El compromiso y el esfuerzo de los gobiernos para vincular las actividades de aprendizaje al desarrollo de comunidades actuales y futuras resultan esenciales.

Dada la infinita diversidad que caracteriza a los alumnos, es preciso elaborar contenidos multidimensionales mediante una variedad de metodologías basadas en modalidades tradicionales, recientes e innovadoras de pedagogía y andragogía, que utilicen distintos recursos de aprendizaje, entre ellos las artes y la sabiduría local de carácter cultural y tradicional, las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC), el aprendizaje a distancia y el aprendizaje móvil, los medios de difusión, etc.

Ya se cuenta con una vasta experiencia y un amplio grado de desarrollo en las prácticas centradas en el alumno que se aplican actualmente con éxito en muchos ambientes educativos formales y no formales. Ya es hora de que los proveedores de educación estatales y de otros sectores se concentren más en el mejoramiento de los ambientes pedagógicos, lo cual permitirá que el aprendizaje participativo, flexible, autónomo y contextualizado se arraigue en la comunidad, y que al mismo tiempo aprendamos unos de otros e intercambiemos buenas prácticas de manera más sistemática.

En circunstancias propicias y favorables los alumnos identifican individualmente sus propias necesidades de aprendizaje, y se agrupan para que el aprendizaje resulte más provechoso y de esa manera se satisfagan también las necesidades y exigencias de la comunidad. Según sea su grado de alfabetismo y competencia, habría que estimular y apoyar a los estudiantes para que hagan realidad su propio aprendizaje de por vida.

Los asistentes a la reunión recomiendan que

  • Los gobiernos, junto con las ONG asociadas y otros actores, ayuden a crear un ambiente favorable, proporcionando los recursos allí donde sean necesarios, con lo cual se les facilita a las comunidades la tarea de elaborar currículos y contenidos flexibles y sensibles con respecto a cuestiones de género destinados a programas de aprendizaje de por vida sostenibles y autónomos.
  • Los gobiernos asuman el liderazgo en la tarea de identificar y establecer puntos de convergencia a nivel comunitario a fin de que los proveedores de enseñanza formal, no formal, abierta e informal, interactúen bajo los auspicios del aprendizaje de por vida.
  • El instinto y la capacidad, inherentes a las comunidades, para exponer claramente sus necesidades y sugerir métodos sostenibles para satisfacerlas, sean reconocidos plenamente y considerados como referencia al planificar e implementar las políticas.
  • Todas las partes interesadas fomenten el uso de modalidades de aprendizaje autóctonas que podrían ser complementadas por medios de difusión populares y nuevas TIC, a fin de promover los currículos y contenidos locales de alfabetización funcional y de enseñanza centrada en las habilidades para la vida.

Trabajo en red

El aprendizaje de por vida requiere la cooperación y el esfuerzo conjunto entre diversas dependencias gubernamentales, como también entre los socios del sector público, del sector privado, y del tercer sector o sociedad civil. Las instituciones educativas y los actores no educativos en todos los ámbitos necesitan vincularse y colaborar entre sí de modo de permitir que los alumnos se desenvuelvan de manera intersectorial o transectorial, según cuales sean sus necesidades de aprendizaje y sus capacidades en proceso de desarrollo. Deben crearse las condiciones para que el aprendizaje adquirido en distintos ambientes y a través de diversas modalidades sea reconocido, evaluado y acreditado de suerte de facilitar un avance progresivo en la educación formal.

Si se pretende que el aprendizaje de por vida llegue a ser una realidad al alcance de todos, las organizaciones de todo tipo pertenecientes a todos los sectores tienen que adquirir la capacidad para trabajar con otros actores, para percibir a todos los miembros y usuarios como alumnos individuales, y para permitirles aprender de diferentes maneras y en épocas distintas.

El trabajo en red y la asociación suponen la existencia de un clima de confianza y reciprocidad entre los socios. Este requisito es indispensable en las relaciones: entre niveles centrales y locales; en un sentido horizontal, entre áreas funcionales (salud, educación, agricultura, servicios sociales, etc.); y entre sectores (aquí están considerados, en particular, el a menudo subrepresentado sector de las ONG, como también las organizaciones comunitarias).

El trabajo en red adquiere suma importancia a nivel local, donde se establece un contacto más inmediato entre los diversos proveedores de enseñanza y los alumnos potenciales. Gran parte de dicha labor se efectúa de manera informal y se basa en el respeto mutuo y las buenas relaciones, pero además requiere la existencia de canales regulares para trabajar conjuntamente en beneficio de los alumnos, para intercambiar experiencias de mejores prácticas, para identificar nuevas necesidades y responder a ellas, para verificar el grado de progreso y evaluar los resultados.

Los asistentes a la reunión recomiendan que:

  • Los gobiernos y otros influyentes funcionarios responsables de adoptar decisiones destaquen lo beneficioso y necesario que resulta el trabajo conjunto transectorial con miras a crear vínculos entre distintos sistemas educativos.
  • Las administraciones centrales de todos los sectores presten mayor atención al empoderamiento de las comunidades locales, para así traducir los planes descentralizados en modalidades de implementación que se ajusten a las condiciones locales.
  • Se establezcan redes estatales, provinciales y locales para aumentar el grado de cooperación entre los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y todos los proveedores de enseñanza, con miras al empoderamiento integral de cada alumno en particular.
  • En cada localidad, las diversas entidades y organizaciones que, de manera directa o indirecta, puedan ofrecer oportunidades de aprendizaje, se reúnan regularmente entre sí y con representantes de la comunidad en foros, comités o consejos comunitarios, o en cualquier otra instancia apropiada de carácter local, para permitir que el trabajo en red entre los proveedores y con dirigentes comunitarios se transforme en una práctica habitual.
  • Las partes involucradas en el proceso de desarrollo, como también las organizaciones regionales e internacionales, preparen plataformas eficaces para compartir las mejores prácticas.

Los participantes en la reunión reconocieron lo difícil que les resulta a las administraciones con graves problemas económicos y presupuestos limitados satisfacer todas las antiguas y nuevas exigencias que suponen un desembolso de sus recursos. También admitieron que al tratar los asuntos relativos a políticas existe la tentación de aislarlos en ordenados compartimentos estancos. El sistema anterior no da resultado en el caso de una sociedad del conocimiento y del aprendizaje, y de continuar empleándose impedirá que los países alcancen sus metas de EPT, cuya fecha de vencimiento está cada vez más próxima.

Por otra parte, si se aplica un enfoque de aprendizaje de por vida a la EPT y a la formulación de políticas educativas en general, los gobiernos podrán abrir la compuerta de una reserva de energía tradicional y comunitaria y hacer accesible lo inalcanzable. El aprendizaje de por vida no es un nuevo programa añadido a las actuales cargas de trabajo, ni tampoco una nueva línea presupuestaria, sino una manera de reformular la política vigente de EPT, de aumentar la eficiencia y la eficacia, y obtener mejores resultados al aprovechar nuevas fuentes de energía.

Los asistentes a la reunión admiten que un nuevo y poderoso paradigma requiere algunos años para afianzarse y ser plenamente comprendido y utilizado. Aun así, instan a gobiernos y entidades, al Ministerio de Educación, a organizaciones intergubernamentales regionales e internacionales y a otras partes interesadas, para que incluyan el aprendizaje de por vida como punto permanente en las agendas de sus reuniones, de modo que su trascendencia y utilidad puedan ser rápidamente asimiladas y traducidas en hechos.