Esperamos que partiendo de estos Puntos de Referencia, se pueda iniciar un diálogo de política entre gobiernos, organismos de financiamiento, ONG y aquellos adultos a quienes se les ha privado de su derecho a la educación. También podrían ser utilizados como una lista de verificación con la cual un gobierno o un donante podría hacer preguntas sobre un programa existente o propuesto. Sin embargo, estos Puntos de Referencia no pretenden constituir un plan maestro o un conjunto de condiciones. Nuestra investigación afirma la percepción que comparten casi todos los practicantes experimentados, de que el éxito de cualquier programa de alfabetización depende de la flexibilidad de responder a las necesidades y circunstancias locales.

Corregir los Errores:
Puntos de Referencia Internacionales sobre la Alfabetización de Adultos

 

  1. La alfabetización tiene que ver con la adquisición y el uso de habilidades de lectura, escritura y cálculo matemático y, por lo tanto, con el desarrollo de la ciudadanía activa, el mejoramiento de la salud y los medios de subsistencia, y la igualdad entre los sexos. En los objetivos de los programas de alfabetización debe reflejarse este concepto.
  2. La alfabetización es un proceso continuo que requiere aprendizaje y aplicación sostenidos. No existe una línea mágica que uno cruza para pasar del analfabetismo al alfabetismo. Todos los programas y políticas deben centrarse en estimular la participación sostenida y celebrar la obtención progresiva de resultados y no en una provisión única con un solo punto final.
  3. Los gobiernos son los principales responsables de cumplir el derecho a la alfabetización de los adultos y de ofrecer liderazgo, marcos de política, un entorno propicio y recursos. Ellos deben:

    • garantizar la cooperación entre los distintos ministerios interesados y asegurar los vínculos con todos los programas de desarrollo pertinentes,
    • trabajar en colaboración sistemática con organizaciones de la sociedad civil experimentadas,
    • asegurar que existan vínculos entre todos estos organismos, especialmente a nivel local, y
    • garantizar la relación con los problemas de la vida diaria de los alumnos, promoviendo para ello la descentralización de los presupuestos y de la toma de decisiones sobre el currículo, los métodos y los materiales.

  4. Resulta importante invertir en mecanismos permanentes de retroinformación y evaluación, sistematización de datos e investigación estratégica. El enfoque de las evaluaciones debe estar en la aplicación práctica de lo aprendido y en el impacto en la ciudadanía activa, el mejoramiento de la salud y los medios de subsistencia, y la igualdad entre los sexos.
  5. Para retener a los facilitadores, es importante que se les pague por lo menos el equivalente al sueldo mínimo de un profesor de escuela primaria por todas las horas trabajadas (incluyendo tiempo de formación, preparación y seguimiento).
  6. Los facilitadores deben ser personas locales, que reciban una formación inicial importante y cursos de actualización regulares. También tendrán que tener oportunidades permanentes de intercambio con otros facilitadores. Los gobiernos deben establecer un marco para el desarrollo profesional del sector de la alfabetización de adultos, incluyendo a los formadores / supervisores, dando a los facilitadores de todo el país la oportunidad de acceder a este marco (p.ej., por medio de la educación a distancia).

    Visita sobre el terreno de los participantes del taller de Abuja: Círculo Reflect cercano a Abuja


    Visita sobre el terreno de los participantes del taller de Abuja: Círculo Reflect cercano a Abuja, Fuente: ActionAid

  7. Debe existir una relación de por lo menos un facilitador para 30 alumnos y de al menos un formador / supervisor para 15 grupos de alumnos (1 a 10 en zonas alejadas), garantizando un mínimo de una visita de apoyo por mes. Los programas deben tener un calendario que responda de manera flexible a la vida diaria de los alumnos, pero que prevea un contacto regular y sostenido (p.ej. dos veces por semana durante dos años, por lo menos).
  8. En marcos multilingües, resulta importante que en todas las etapas del proceso, los alumnos puedan escoger en qué idioma aprender. Se debe hacer todo lo posible por alentar y mantener el aprendizaje bilingüe.
  9. Es necesario utilizar una amplia gama de métodos participativos para el proceso de aprendizaje y así garantizar la participación activa de los alumnos y la relación con su vida diaria. Estos mismos métodos y procesos participativos deben utilizarse en todos los niveles de la formación de formadores y facilitadores.
  10. Los gobiernos deben asumir la responsabilidad de estimular el mercado para la producción y distribución de una amplia variedad de materiales para nuevos lectores, por ejemplo, trabajando con casas editoriales y productores de periódicos. Deben equilibrar esto con financiamiento para la producción local de materiales, especialmente por los alumnos, facilitadores y formadores.
  11. Un programa de alfabetización de buena calidad que respete todos estos Puntos de Referencia, probablemente llegue a costar entre 50 y 100 por alumno, durante tres años por lo menos (dos años de aprendizaje inicial + asegurar que existan más oportunidades de aprendizaje disponibles para todos).
  12. Los gobiernos deben destinar al menos 3 % de su presupuesto nacional de educación a programas de alfabetización de adultos, según se describe en estos Puntos de Referencia. En los lugares en donde el gobierno cumple con este requisito, los donantes internacionales deben completar los recursos que faltan (p.ej. incluyendo la alfabetización de adultos en la Iniciativa de Vía Rápida).