Thomas Fasokun / Cecilia Pwol

En Nigeria reconocemos el hecho de que la alfabetización es un derecho. Gracias a nuestra participación en diversas reuniones y conferencias internacionales en que de vez en cuando se emiten esas declaraciones (la Declaración de Persépolis en 1975, la Declaración de Viena en 1993, la Declaración de Hamburgo en 1997), sabemos que la alfabetización ha sido reconocida internacionalmente como derecho humano en sí y como instrumento decisivo para aspirar a otros derechos. Sin embargo, el analfabetismo sigue siendo un grave problema en Nigeria. Según se señala en el Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo 2008, los datos más recientes para Nigeria revelan una tasa de alfabetismo de adultos de 69 % (78 % para los hombres y 60 % para las mujeres). Más de 22 millones de personas —65 % de las cuales son mujeres— no saben leer ni escribir. Hasta ahora, ninguna de las iniciativas de alfabetización que se ha intentado poner en práctica en Nigeria ha producido los resultados esperados, y a millones de personas se les sigue negando el acceso a la alfabetización debido a la falta de políticas de educación eficaces. El texto siguiente es basado en ponencias del profesor Thomas Fasokun, Presidente del Consejo Nacional de Nigeria para la Educación de Adultos, Departamento de Educación Permanente, Universidad Obafemi Awolowo, Ile-Ife, estado de Osun, Nigeria, y de Cecilia Pwol, Directora de Educación Femenina, Comisión Nacional de Alfabetización Masiva, Educación No Formal y de Adultos, Nigeria.

Nigeria: Situación actual dentro del marco de los Puntos de Referencia Internationales

Las principales causas de analfabetismo de adultos en Nigeria pueden resumirse como:

  • problemas en la educación primaria (bajas tasas de matrícula, altas tasas de deserción, instalaciones inadecuadas, materiales didácticos deficientes, currículum ajeno a la realidad de los alumnos);
  • bajas tasas de matrícula en los programas de alfabetización de adultos;
  • altas tasas de deserción que se relacionan con problemas económicos que obligan a los alumnos adultos a abandonar los estudios y a optar por dedicarse a actividades rentables, y con deficiencias que tienen que ver directamente con el programa de educación de adultos, como la falta de utilidad práctica, cuestiones de financiación y un bajo nivel de motivación entre los alfabetizadores de adultos;
  • alfabetizadores con una formación inapropiada como facilitadores y creadores de conciencia sobre cuestiones de género;
  • la exclusión de las mujeres de los programas de educación de adultos;
  • altas tasas de deserción entre las mujeres debido a currículos alejados de la realidad y a un conflicto con otras exigencias de la vida diaria;
  • limitado acceso a la educación de adultos de las comunidades «difíciles de contactar», como los nómadas, los pescadores y los pastores errantes;
  • incapacidad de mantener las tasas de alfabetismo debido a la insuficiencia de recursos (entre ellos, de equipamiento, materiales y maestros), a la dependencia de los donantes, y a una percepción negativa con respecto al valor de la educación;
  • un ambiente de alfabetización precario, el cual impide que las aptitudes de lectura y escritura se mantengan en el largo plazo.

 

Algunos antecedentes históricos

La educación de adultos en Nigeria tiene una larga historia. Ya en el siglo XIV, en la región septentrional musulmana del país, sabios y comerciantes islámicos enseñaban a leer y escribir en árabe mediante el estudio del Corán. Posteriormente, misioneros cristianos trajeron la educación occidental a territorios de la zona central y meridional de Nigeria. Sin embargo, esta instrucción era esencialmente selectiva y concebida con el propósito específico de que el alumno aprendiera a leer y escribir para estudiar las escrituras. En el siglo XX, el gobierno colonial británico realizó esfuerzos deliberados por impartir educación de adultos en Nigeria. En su memorándum de 1925 sobre Política Educativa en el África Tropical Británica, la oficina colonial británica recomendó la ejecución de un programa de educación de adultos en países africanos. La educación de adultos comenzó a ponerse en práctica efectivamente en Nigeria en 1944 (Omolewa, 1981), y en 1946 ya se encontraba en pleno funcionamiento, aunque debido a una implementación deficiente tuvo un éxito limitado.

Nigeria alcanzó su independencia en 1960, y los esfuerzos de alfabetización en todo su territorio recibieron una inyección de vitalidad cuando la UNESCO respaldó la creación de un Instituto de Alfabetización de Adultos en Ibadán en 1965. En 1971 se fundó el Consejo Nacional de Nigeria para la Educación de Adultos (Nigeria National Council for Adult Education – NNCAE), el cual llegó a transformarse en «portavoz» de la práctica de la educación de adultos en todo ese país. En un corto espacio de tiempo consiguió extraordinarios logros, y acabó por convertirse en un interlocutor válido en los procesos de planificación, implementación y evaluación de los programas de educación no formal y de adultos. En particular, el NNCAE desempeñó un papel protagónico al emprender enérgicas campañas y actividades de promoción a nivel gubernamental y universitario para garantizar que los programas de educación de adultos fueran incluidos en todos los niveles del sistema educativo.

Desde su creación, el NNCAE ha trabajado en colaboración con organizaciones gubernamentales y no gubernamentales de Nigeria con el fin de:

  • Crear la Unidad de Educación No Formal y de Adultos en el Ministerio Federal de Educación en 1974.
  • Crear organizaciones de educación no formal y de adultos en todos los estados de la federación desde 1980.
  • Crear la Comisión Nacional de Educación de Masas (National Mass Education Comisión – NMEC) en 1990.
  • Elaborar el Plan Maestro de Educación No Formal y de Adultos y declarar el período entre 1982 y 1992 como década de la Campaña Nacional de Alfabetización de Masas. El Plan Maestro sigue teniendo vigencia en Nigeria hoy en día.
  • Crear departamentos de educación de adultos en universidades federales.
  • Crear una base de recursos humanos formada por especialistas en educación no formal y de adultos.
  • Ofrecer conferencias y seminarios anuales a nivel nacional, brindando la oportunidad para que tanto quienes se dedican a esta actividad como los especialistas en la materia se reúnan para analizar temas de interés.
  • Documentar las conclusiones de las investigaciones a través de su revista, Adult Education in Nigeria.
  • Formar asociaciones con organismos internacionales para promocionar la educación no formal y de adultos.

Fue en el Tercer Plan Nacional de Desarrollo (1975-1980) donde el Gobierno Federal estableció por primera vez normas concretas para la educación de adultos en el país. El Plan propuso la creación de Centros de Educación de Adultos, donde se impartieran cursos por correspondencia y clases de educación de adultos, y donde se realizaran investigaciones sobre diversos aspectos de la educación no formal y de adultos. En 1980 el gobierno del estado de Kano fundó la Agencia del Estado de Kano para la Educación de Masas. Se trató de un momento histórico, por cuanto este fue el primer gobierno estadual posterior a la independencia que puso el máximo empeño en la creación de una entidad responsable de la educación no formal y de adultos. Este organismo realizó enormes progresos en el área de la alfabetización de adultos, lo cual le valió el premio de alfabetización de la UNESCO en 1983 y 1990.

En 1990 soplaron poderosos aires de cambio cuando el Gobierno Militar Federal creó la NMEC, organismo que se encargó de organizar, supervisar y evaluar la práctica de la alfabetización de adultos en el país. La NMEC actúa de manera descentralizada, con oficinas en las 6 zonas geopolíticas del país, en los 36 estados y en todas las 774 áreas de gobierno local. La coordinación y la supervisión de las clases de alfabetización son responsabilidades exclusivas de los funcionarios de educación de adultos, de los supervisores y de los alfabetizadores a nivel local. La cantidad mínima previsible de clases de alfabetización en cualquier gobierno local es de 10, y las clases adicionales son administradas y financiadas por ONG. Los alumnos son sometidos a exámenes sobre competencias básicas: lectura, escritura y aritmética. También se ponen a prueba las habilidades para la vida, que son elementos fundamentales en todos los programas de alfabetización.

La situación actual

Desde 1999, cuando Nigeria volvió a la democracia, la educación ha sido un sector clave en las reformas socioeconómicas actualmente en curso. La adopción de los objetivos de Educación para Todos (EPT) en Dakar trajo consigo un importante cambio en la postura de Nigeria respecto de la educación no formal y de adultos. La Política Nacional de Educación de Nigeria para 2004 hizo especial hincapié en la educación no formal y de adultos y se concentró en la enseñanza de los grupos marginados, incluidos los nómadas y los migrantes, las niñas y las mujeres, los niños de la calle y los discapacitados. Tal como en los casos anteriores, los organismos federales son responsables de formular políticas y de poner en práctica programas de educación no formal y de adultos. En el Plan Decenal de Educación No Formal y de Adultos del Gobierno se identificaron las siguientes actividades:

Taller de educación sobre el VIH para profesores nigerianos

Taller de educación sobre el VIH para profesores nigerianos Fuente: Gideon Mendel/Corbis/ActionAid

 

Documentar de manera adecuada los esfuerzos de alfabetización y de ENF a nivel nacional actualmente en curso.

  • Crear sinergia entre la alfabetización y otros programas de empoderamiento de adultos (extensión agrícola, planificación familiar, atención primaria de salud, etc.), para así lograr un mayor grado de eficacia y eficiencia.
  • Evaluar, mejorar y ampliar los programas de alfabetización actualmente en marcha (alfabetización por radio, REFLECT, alfabetización de adultos para discapacitados, etc.) a nivel nacional.
  • Utilizar, mantener y rehabilitar instalaciones existentes, tales como centros de alfabetización y centros femeninos.
  • Use, maintain and rehabilitate existing facilities such as Literacy Centres and Women's Centres
  • Lanzar una campaña en los medios de difusión para fomentar la alfabetización, particularmente entre los grupos más marginados.

 

LIFE en Nigeria

El lanzamiento por parte de la UNESCO de la Iniciativa de Alfabetización para el Empoderamiento (Literacy Initiative for Empowerment – LIFE), la cual se extiende durante el período 2005-2015, proporcionó un rayo de esperanza en medio de los esfuerzos por elaborar un marco estratégico para la alfabetización en Nigeria. LIFE es una iniciativa de la UNESCO que será puesta en práctica en 35 países cuya tasa de analfabetismo sea inferior al 50 %, o cuya población carente de aptitudes de lectura y escritura supere los 10 millones de personas. Se pretende que las operaciones de LIFE sean dirigidas por los países, respondan a necesidades y prioridades internas de cada país, y correspondan a aptitudes nacionales. Entre las actividades incluidas hasta ahora pueden mencionarse:

  • Celebrar reuniones preparatorias con actores involucrados en la
    alfabetización, con miras a la celebración de un foro nacional de
    partes interesadas en el tema;
  • Organizar una reunión nacional de partes interesadas para crear conciencia acerca de LIFE.
  • Identificar políticas y estrategias fiscales que permitan fomentar el alfabetismo y la labor de alfabetización en Nigeria.
  • Discurrir estrategias para reposicionar y redefinir la alfabetización, como también para integrar en las políticas el aprendizaje a lo largo de toda la vida.
  • Asistir a una reunión subregional en Níger.
  • Llevar a cabo una evaluación nacional de necesidades de alfabetización.
  • Consolidar el proyecto de un Plan de Acción para LIFE.
  • Aumentar gradualmente la cobertura del proyecto emblemático de LIFE: alfabetización por radio.

 

Implicaciones de los Puntos de Referencia

¿Qué más debemos hacer para mejorar la alfabetización de adultos en Nigeria? Pese a los loables esfuerzos realizados por la UNESCO (Nigeria) en el campo de la alfabetización de adultos, incluso un análisis superficial de los Puntos de Referencia Internacionales sobre la Alfabetización de Adultos demuestra que Nigeria no está operando todavía dentro del marco recomendado para los programas de alfabetización de adultos. Es preciso que Nigeria examine los Puntos de Referencia para desarrollarlos y pulirlos a través de la aplicación y la reflexión, de modo que lleguen a transformarse en una herramienta eficaz para impartir alfabetización a los millones de adultos a quienes les ha sido negado este derecho. Teniendo en cuenta los aspectos debatidos en este trabajo, al igual que el marco de orientación proporcionado por los Puntos de Referencia, parece razonable ofrecer las siguientes recomendaciones:

Definición de alfabetización: En Nigeria nuestro quehacer se sigue enmarcando dentro de una definición restringida de alfabetización, que la percibe como la mera capacidad de leer y escribir y calcular. Esa postura ya no resulta adecuada para permitir que las personas se desenvuelvan con éxito en una era científica y tecnológica. La alfabetización no sólo consiste en adaptarse a las condiciones imperantes, sino además en poseer las aptitudes de pensamiento crítico y de resolución de problemas que son indispensables para producir cualquier cambio requerido. Los países con un largo historial en materia de programas de alfabetización se están preocupando cada vez más de «la etapa que viene» después de que se hayan inculcado las aptitudes básicas. Se están creando métodos innovadores para atender a los objetivos de los alumnos en las áreas social, económica y cultural. Nigeria debe determinar en qué consiste la alfabetización a la luz de nuestra actual situación, y en relación con sectores más amplios de la sociedad en que los nigerianos tienen que desenvolverse.

Fortalecer las asociaciones: Sería preciso racionalizar las actividades de las diversas organizaciones y agencias que trabajan en favor de la alfabetización de adultos para así utilizar de manera óptima los exiguos recursos y minimizar las disputas y rivalidades innecesarias. Es menester esforzarse por transformarlas en socios que colaboren en un enfoque multiinstitucional en cuanto al diseño y la implementación de políticas de educación de adultos. Quienes adoptan las decisiones y quienes ejecutan las políticas en todos los niveles deberían ser capacitados eficazmente a fin de mejorar su capacidad para gestionar el programa.

Encuesta sobre alfabetización: Si se espera que Nigeria presente un informe realista sobre sus logros en materia de Educación Básica Universal para el año 2015, cuando se realice una evaluación de los objetivos de EPT, resulta fundamental llevar a cabo una encuesta nacional sobre niveles y prácticas de alfabetización. No debemos seguir confiando en los autoinformes sobre alfabetización que efectúan los ciudadanos. Para que un programa de alfabetización tenga utilidad práctica y resulte significativo es menester efectuar una encuesta básica y un análisis de necesidades a fin de determinar los actuales niveles y prácticas de alfabetización, lo mismo que los aspectos sociales y culturales que hay que considerar antes de diseñar los programas y elaborar los materiales. Es preciso concentrarse en la avaluación cualitativa y cuantitativa para así medir el verdadero impacto de la alfabetización en los participantes y sus comunidades.

Capacitación: Hay que reclutar y capacitar a personal de educación de adultos competente, que se sienta motivado para respaldar las políticas y programas de educación de adultos en todo el país. Cualquiera sea el monto invertido, este no permitirá obtener los resultados deseados si no se dispone de una cantidad suficiente de facilitadores y administradores calificados. El NNCAE debe recibir el apoyo de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales para delinear estrategias de capacitación eficaces.

Campaña de alfabetización masiva: El programa de Educación Básica Universal (EBU) actualmente aplicado en Nigeria va por buen camino en su lucha por la alfabetización en el país. Para hacer frente a las bajas tasas de alfabetismo y de matrícula, el Gobierno, en colaboración con ONG y comunidades locales, debería asegurarse de que los adultos y los jóvenes que no asisten a la escuela (en especial las mujeres y las niñas, las comunidades errantes y los discapacitados) tengan un mayor grado de acceso a una educación no formal de buena calidad. Es urgente que el Gobierno Federal active la maquinaria para instituir otra campaña de alfabetización masiva que sea eficazmente llevada a cabo.

Financiación: Tal vez el mayor desafío que afronta la educación en Nigeria es el insuficiente suministro de recursos financieros por parte de gobiernos federales, estaduales y locales. En todos los niveles, la educación no formal y de adultos se ve gravemente afectada por la falta de fondos. Si Nigeria pretende alcanzar aunque sea en parte los Objetivos de Desarrollo del Milenio relacionados con la EPT, es realmente necesario efectuar amplias consultas para llegar a dar con un mecanismo de financiación confiable y factible. Es preciso que el Gobierno Federal fomente la alfabetización de la fuerza de trabajo creando incentivos tributarios, desarrollando y respaldando obras de infraestructura, lanzando campañas para crear conciencia pública, y promulgando políticas que garanticen el acceso del público en general a programas de desarrollo de aptitudes de lectura, escritura y cálculo. Los gobiernos estaduales y locales deben asumir una mayor cuota de responsabilidad y ocuparse de la educación de adultos con la seriedad que merece el tema. La falta de un grado suficiente y uniforme de financiación, perspicacia, capacidad estratégica y coordinación ha sido la causa de que los servicios de alfabetización tiendan a pasar inadvertidos. Nuestro objetivo tiene que ser garantizar que todos los nigerianos estén preparados para encarar los desafíos de un mundo nuevo y complejo. Para ayudar a alcanzar ese objetivo, los gobiernos habrán de transformar la alfabetización en una política y en una prioridad de financiación.

Referencias

Aderinoye. R.A (1997). Literacy Education In Nigeria, Ibadan, University of Ibadan Publishing House.

National Planning Commission (2004). National Economic Empowerment and Develop ment Strategy, (NEEDS). National Planning Commission, Abuja.

Fasokun.T.O. (1981). "Development of Adult Education in Nigeria", Indian Journal of Adult Education Volume 42, Nos. 1-2, pp 13-19.

Fasokun, T.O. (2005). "Adult Education in Practice". A Module Prepared for DAE 104, Diploma in Adult Education for the Distance Education Unit of the Continuing Edu cation Centre, in collaboration with the Department of Adult Education, University of Botswana, Gaborone.

Federal Republic of Nigeria (2004). National Policy on Education. Yaba, Lagos: NERDC Press.

Omolewa M.A. (1981). Adult Education Practice in Nigeria, Ibadan, Evans Brothers (Nigeria Publishers) Limited.

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.