Heribert Hinzen, Gaby Kleinen-Rätz, Uwe Gartenschlaeger

Prefacio

Mientras preparamos esta revista conmemorativa de los cuarenta años del Instituto, estamos trabajando al mismo tiempo tres grandes eventos que serán muy importantes para nosotros durante el año 2009: En primer lugar estamos apoyando decididamente el proceso preparatorio de la Conferencia Mundial de la UNESCO sobre educación de adultos CONFINTEA VI, que tendrá lugar en Belem, Brasil, en el mes de mayo, y nos sentimos muy afortunados de poder financiar a un numeroso grupo de colegas pertenecientes a nuestras contrapartes y que llegarán de todos los continentes, además de una buena delegación de DVV International. Paralelamente sesionará en Belem el Foro de la Sociedad Civil convocado por el Consejo Internacional de Educación de Adultos (CIEA), una vez más apoyado por DVV International, donde muchos de nuestros socios estarán compartiendo preocupaciones sobre el trasfondo de la actual crisis económica y financiera, y discutirán problemas relacionados con nuestra profesión de educadores de adultos en el proceso de desarrollo y de reducción de la pobreza.

En segundo lugar, en el mes de junio tendremos la Asamblea General de la Asociación Alemana de Educación de Adultos (DVV) en Leipzig, Alemania, y sentimos que ésta era una gran oportunidad para concentrar el contenido de la parte profesional de la reunión en la cooperación europea e internacional y plantearse la pregunta clave: Cómo se relacionan todas estas deliberaciones y declaraciones que provienen de eventos regionales y globales con el trabajo de la educación de jóvenes y adultos en el nivel local, y cómo podemos mejorar nuestra cooperación europea e internacional.

Y, en tercer lugar, veíamos la necesidad de preparar, después de la última conferencia sobre «El derecho a la educación en el contexto de la migración y la integración», para la siguiente ronda de nuestras Conferencias de Bonn sobre Educación de Adultos y Desarrollo (Bonn Conferences on Adult Education and Development – BoCAED), un evento que esta vez se concentre en el tema «Financiación de la Educación de Adultos para el Desarrollo», junto con la celebración de cuarenta años de nuestro Instituto, ambas cosas en junio de este año.

Es todo un desafío el que estas tres intervenciones coincidan con un dinámico proceso de desarrollo organizacional dentro del propio Instituto. Tendremos que acomodar un cierto incremento en el presupuesto general que responda al crecimiento numérico del personal y también a las nuevas necesidades de la red de oficinas. Sin embargo, al mismo tiempo hay nuevos requerimientos en los procedimientos de planificación, seguimiento y evaluación, hay los ajustes que se derivan de la diversificación de convenios de financiación, y, finalmente, la construcción de equipos dentr o de una futura estrategia de regionalización de nuestro trabajo. Tenemos la suerte de que todos estos cambios en la administración de nuestra cooperación interna y externa puedan llevarse a cabo en este período de relativa fortaleza y del excelente reconocimiento de que gozamos dentro de la Asociación y de parte de nuestros socios estratégicos.

La conducción del Instituto se ha basado durante mucho tiempo en un esfuerzo conjunto y permanente de las tres personas que compartían los roles de dirección, subdirección y administración, todos ellos cruciales para la gestión, tal como se contempla en los estatutos de nuestro Instituto. Ha habido una considerable continuidad en estas funciones de conducción, a lo largo de los últimos más de treinta años, entre Jakob Horn y Heribert Hinzen como directores, Wolfgang Leumer, Michael Samlowski y Uwe Gartenschlaeger como subdirectores, y Sigfried Elflein con Gaby Kleinen-Raetz en la responsabilidad de la administración. Estamos convencidos de que es esta continuidad, unida a la confianza y al espíritu de colaboración, la que en buena parte ha merecido el apoyo que el Instituto ha estado recibiendo, y por tanto de su crecimiento y fortaleza. Deberemos hacer todo lo posible para que las cosas sigan por el mismo camino.

Agradecemos por el apoyo que recibimos de los diferentes niveles de la Asociación Alemana: su Asamblea General, el Consejo de Miembros, el Comité de Organización y Financiación, y las muchas universidades populares juntamente con los centros locales de la Asociación. Agradecemos a todos los organismos financiadores que hacen posible nuestro trabajo, en primerísimo lugar al Ministerio para la Cooperación Económica y el Desarrollo (BMZ). Tenemos en gran aprecio la intensa cooperación con todas nuestras contrapartes de los proyectos y redes, así como la gran oportunidad de compartir experiencias y de aprender de ellas. Y, finalmente, pero no por eso menos importante, somos conscientes de que es gracias al personal de nuestras oficinas en África, Asia, América Latina y Europa, y de la oficina central, un personal altamente profesional, motivado y lleno de experiencia, que estamos en condiciones de aproximarnos a la meta que perseguimos: Contribuir a la construcción de un mundo más justo, con menos pobreza y exclusión, por medio de la educación de jóvenes y adultos en un proceso de aprendizaje de por vida.