Crystal Kigoni

La inequidad global sólo podrá ser superada mediante sustanciales inversiones en educación y adquisición de conocimientos. Internet cumple un papel fundamental en este contexto. Sin embargo, la brecha digital excluye a los estados subsaharianos del aprovechamiento de esta técnica, con lo que se profundiza aún más la división. Los quioscos rurales de Internet son sinónimo de un esfuerzo por corregir este déficit. Gracias a una tecnología que no depende del acceso a la electricidad y de una conexión directa a Internet, les ofrecen a la población rural la posibilidad de comunicarse, informarse y adquirir conocimientos para que, de esta manera, superen los múltiples obstáculos y sus nefastas consecuencias.

Los quioscos rurales de Internet Empoderamiento informativo para zonas rurales de África


Vivimos en un mundo globalizado donde todos se encuentran interconectados. Así pues, el suministro de alimentos a los Estados Unidos está vinculado a la producción en África, y la contaminación desencadenada por las naciones desarrolladas ha provocado un cambio climático en todo el planeta. La globalización se ha presentado como un fenómeno adscrito al modelo del capitalismo irrestricto del libre mercado, y hemos sido testigos de cómo han flaqueado esas ideologías, por ejemplo en el fracaso del Consenso de Washington durante su implementación. La doctrina de este último documento se basa en la teoría de la economía de mercado, que presupone la existencia de la información perfecta, la competencia perfecta y los mercados de riesgo perfectos. Se trata de la idealización de una realidad que casi nunca se observa en los países en desarrollo. 1 Los mercados globaliza dos han fracasado de plano en su intento de producir resultados eficientes, ya que el 20 % más rico de la población del planeta es hoy dueño de más del 75 % del capital mundial. Dicho en términos más sencillos, el sistema económico hace ricas a algunas personas, mientras que a otras las deja morir en la indigencia. La única manera de corregir este desequilibrio de poder consiste en invertir en una educación orientada al desarrollo de aptitudes, al fomento de las tecnologías de la información y las comunicaciones, y a la formación de capital a nivel de las bases. Según Joseph Stiglitz, ex presidente del Banco Mundial e investigador especializado en la globalización,

«lo que separa a los países desarrollados de los menos desarrollados no es una brecha en materia de recursos sino una brecha en cuanto a conocimientos, lo cual explica por qué la inversión en educación y tecnología reviste tanta importancia».

Las tecnologías de la información y las comunicaciones tienen el potencial para modificar la manera en que ponemos en práctica el desarrollo en todo el mundo, y la forma en que se difunden los conocimientos entre las personas a nivel internacional. En las zonas rurales del África Subsahariana, la falta de acceso a estas soluciones de desarrollo educativas basadas en las TIC relega a poblaciones de por sí marginadas y aisladas a una condición aún más desventajosa, en una época en que las tecnologías de la información están revolucionando la forma en que la mayoría de las personas se relacionan y se desenvuelven en el mundo. Si bien los países africanos se encuentran altamente contextualizados y ninguna verdad se impone con carácter absoluto, se distinguen tendencias generales que nos dan cuenta de crudas realidades. La falta de oportunidades para acceder a la información disponible y aprovechar sus contenidos, fenómeno conocido popularmente como «brecha digital», sigue entorpeciendo el progreso hacia el desarrollo sostenible en todo el continente. Esta situación se aprecia más claramente en las zonas agrícolas rurales, donde hasta el 60 % de los africanos subsaharianos trabajan para terceros.

Quiosco rural de Internet
Fuente: Crystal Kigoni


Lo que presentamos aquí es el resumen de una solución basada en la tecnología de la información y las comunicaciones, cuyo objetivo es hacer llegar el desarrollo sostenible a comunidades rurales, apartadas y aisladas de todo el continente africano. Consciente de que nada puede ocurrir en el vacío, la organización Voices of Africa for Sustainable Development (Voces de África para el Desarrollo Sostenible) está afrontando el reto de satisfacer las necesidades de información y comunicación de las comunidades rurales, utilizando un enfoque multisectorial orientado a empresas sociales a fin de lograr un acceso universal, asequible e igualitario gracias a la implementación del Quiosco Rural de Internet. El Quiosco Rural de Internet (QRI) es una estructura autónoma y autosuficiente que se alimenta en un 100 % de energía solar, contiene tres terminales de computadora de diseño industrial y un terminal para el administrador, y cuenta con conectividad a Internet de banda ancha inalámbrica. Los QRI han sido concebidos para ayudar a salvar la brecha digital en África, al funcionar con total independencia de cualquier infraestructura establecida. Su diseño permite instalarlos en cualquier em plazamiento de zonas rurales africanas, desde las aldeas agrícolas hasta el desierto. Al emplear paneles solares y una conexión a Internet por satélite a través de Astra2Connect, somos capaces de ponernos en contacto con quienes esperan en la otra orilla de la brecha digital.

El déficit de información en las zonas rurales es un problema de grandes dimensiones, por cuanto es uno de los principales factores que contribuyen a elevar los índices de desempleo juvenil y a retrasar el progreso. En las zonas rurales apartadas se encuentran pocas escuelas con recursos suficientes. Casi no hay bibliotecas comunitarias, y las pocas que existen disponen de materiales anticuados, siendo importante que los agricultores cuenten con información reciente y actualizada sobre los precios de sus productos y los pronósticos meteorológicos.

Los conocimientos que permiten salvar vidas y pueden difundirse a través de las TIC han estado hasta ahora fuera del alcance de la gente. El acceso a Internet puede servir para responder a preguntas y encontrar soluciones en cosa de minutos. Como exclamó una mujer rural de la Provincia Occidental de Kenia: «¡Es como ser trasladada de las tinieblas a la luz!».

La pobreza material, la salud precaria, las deficientes condiciones sanitarias, los bajos niveles de educación, la falta de acceso a servicios públicos y a mecanismos de financiación son algunos de los problemas más graves que afectan a las comunidades rurales. Para hacer frente a todas estas dificultades se recurre a la información y las comunicaciones. La escasez de información es uno de los principales factores que contribuyen a la falta de progreso en materia de desarrollo. Los QRI pueden ofrecerles a las comunidades las siguientes soluciones de desarrollo: ciberagricultura, comercio electrónico, cibersalud, gobierno electrónico, banca en línea, aprendizaje virtual, ayuda humanitaria, creación de contenidos locales, desarrollo de aptitudes, oportunidades de empleo, medios de difusión independientes a nivel local, y propagación de conocimientos desde el Norte hacia el Sur y viceversa. Con el acceso a la TIC y a Internet, las personas pueden determinar pos sí mismas qué tipo de desarrollo desean emprender en sus comunidades.

Las dos principales necesidades que experimenta el África Subsahariana no son de alimentos ni de agua, sino de conocimientos y de capital. Sin estos elementos esenciales, los africanos son incapaces de participar activamente en el sistema económico que controla su vida. En lugar de hacer caso omiso de las verdaderas causas del sufrimiento y la pobreza, deberíamos aprovechar las TIC para crear la base de información y capital de las personas a través del diseño de programas y su implementación en gran escala. Empleando un enfoque basado en la participación, con énfasis en la empresa social, el QRI puede ayudar a la gente a superar los problemas que han asolado al continente africano por generaciones. Es este el próximo paso en el tránsito hacia la equidad y el empoderamiento.

Los problemas de infraestructura y sus soluciones

Uno de los principales impedimentos para la propagación de la TIC en África es la falta de electricidad. En la mayoría de los países africanos, la electrificación rural basada en redes cubre entre un 2 % y un 8 % del territorio, lo que deja a oscuras a más del 90 % restante. 2 Sin electricidad, las dificultades para utilizar y aprovechar al máximo las computadoras y las tecnologías de la información son considerables.

En lugar de tropezar con este obstáculo y olvidarse de los más necesitados, Voices of Africa for Sustainable Development e Intersat Africa comenzaron a someter a prueba las capacidades de la energía solar para poner en ejecución varias soluciones informáticas, y las mejores fueron incorporadas en los QRI.

Fuera de la falta de infraestructura eléctrica a causa de la inexistencia de redes de energía, también nos enfrentamos con el dilema de dónde instalar las computadoras, ya que no había estructuras permanentes. La mayoría de las edificaciones de África se erigen empleando combinaciones de materiales naturales: paja, barro y estiércol de vaca. Nos dimos cuenta de que, a falta de instalaciones permanentes, tendríamos que diseñar un cobertizo que fuera fácilmente transportable, estructuralmente sólido y capaz de soportar los rigores de condiciones ambientales adversas. La estructura del quiosco también debía ser fácilmente desensamblable en caso de situaciones de conflicto o inestabilidad política.

Cada joven desempleado o hambriento es un potencial cómplice de acciones que promueven la violencia o la inestabilidad. Cualquier persona joven y sana a la que se le niega toda oportunidad de progresar es presa de la desesperación y se transforma en víctima del sistema. A muchos jóvenes se les ofrece una suma equivalente al salario de una semana por perpetrar actos de violencia, y se les convence de que sus ataques se dirigen contra aquellos que obstaculizan su progreso. Pero si a esos mismos jóvenes se les proporcionara empleo, acceso a la educación y capital para emprender un negocio, se transformarían en líderes de su comunidad. En el modelo empleado para implementar los QRI en África Oriental se insta a los jóvenes a trabajar en conjunto con sus comunidades para así garantizar un beneficio mutuo. Los Círculos Concéntricos de Impacto que aparecen en la Figura 1 ilustran cómo, en su centro neurálgico, los QRI repercuten en los jóvenes que trabajan como operadores de quioscos y comparten la propiedad de los mismos con la comunidad. Los operadores son todos miembros de un grupo juvenil local, reciben un sueldo básico y el resto de las utilidades se invierte en empresas sociales destinadas a los jóvenes. El grupo de jóvenes es propietario del quiosco como una iniciativa empresarial en sociedad con una organización local basada en la comunidad. El modelo de copropiedad permite que dicha organización invierta en proyectos agrícolas que generan ingresos para sectores más amplios de la comunidad. Un porcentaje restante de las utilidades será empleado por el grupo de jóvenes y la organización local para satisfacer las necesidades de los miembros más vulnerables de la comunidad, en su mayoría pacientes de VIH/ SIDA, huérfanos, viudas, al igual que niños y niñas vulnerables. Al contribuir a la actividad económica de la región, los QRI traen aparejadas más oportunidades de empleo para los jóvenes, y a través de sus programas de formación académica fomentan el espíritu empresarial. Ello repercute en toda la población joven, pues la información se difunde rápidamente gracias a este subgrupo de la comunidad.

Como los jóvenes son los miembros más productivos y activos de la comunidad, serán capaces de ejercer un enorme grado de influencia e impacto en la condición socioeconómica de su aldea.

Figura 1 Círculos Concéntricos de Impacto

Voices of Africa for Sustainable Development e Intersat Africa están comprometidas con la tarea de poner en marcha proyectos innovadores de TIC para el desarrollo en toda el África Subsahariana, y de crear una red internacional de intercambio de conocimientos para el desarrollo sostenible. Junto con otros socios estratégicos vamos a capacitar a innovadores del desarrollo para que generen sobre el terreno evidencias tangibles de cambios sociales, políticos y económicos posibles gracias a las TIC para el desarrollo y el acceso a Internet. Podemos erradicar la pobreza en el curso de nuestra vida y crear condiciones de igualdad para las futuras generaciones.

www.elearning-africa.com/conference.php

Notas

1 Joseph Stiglitz, Making Globalization Work, p. 28.

2 Energy Information Administration, International Energy Annual, 2004.

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.