Editorial

 

«Ni a nivel internacional se puede encontrar una publicación especializada que cubra el campo temático de la educación de adultos en forma tan amplia, abordando tanto la teoría como la práctica, analizándolo desde la perspectiva de la problemática del desarrollo y vinculándolo con ésta, como lo hace la revista Educación de Adultos y Desarrollo». A esta conclusión llegó el experto ajeno a la revista que la sometió en el 2010 a una evaluación, como informamos en un artículo aparte. Esto no deja de enorgullecernos. Tal parece que no lo hemos hecho tan mal. Pero este resultado a la vez nos motiva a continuar esforzándonos a fin de justificarlo también en adelante. Y es aquí donde venimos a solicitar vuestra ayuda.

Una evaluación no sólo arroja elogios sino también recomendaciones. Y una de ellas es que concentremos el contenido de cada número en un solo tema o solo en algunos. Es una sugerencia absolutamente convincente, pues permite abordar los temas de manera más sistemática y representativa, a la vez que cada número adquiere un carácter propio.

Pero no es tan fácil implementar esta recomendación. La educación de adultos y su puesta en práctica, que pretendemos describir y documentar en la revista, son un campo y una tarea extremadamente complejos, donde casi siempre se persiguen, con una gran variedad de instrumentos y métodos, objetivos múltiples y muy variados. Este rasgo integral caracteriza nuestra labor en una área de trabajo compuesta por una realidad compleja, en la cual los problemas y las preguntas se interrelacionan. Así por ejemplo, un artículo en el que se describe cómo en Mali un grupo de mujeres llegó conjuntamente a la conclusión de que, por efecto de la deforestación próxima a sus aldeas, debían recorrer distancias cada vez más largas para recolectar leña, y de que como durante largos meses los ríos y arroyos traen poca agua, cunde la erosión de las tierras, resolviendo plantar árboles y construir cocinas de bajo consumo energético, puede perfectamente publicarse tanto en el capítulo dedicado a la educación de la mujer, como en aquellos dedicados a la educación ambiental, a la capacitación para mejorar las condiciones de vida, o a la aplicación de los métodos Reflect. Si en dicho artículo se aborda a la vez la problemática de las a veces difíciles condiciones en que las mujeres de algunas culturas pueden ser propietarias de la tierra, y si acaso sería necesario superar determinadas barreras que impone el derecho de sucesión, entonces esta contribución también podría publicarse en el capítulo sobre «Política social».

Por ende, cada vez debemos decidir cuál de los numerosos aspectos de un artículo sobre una experiencia de vida y trabajo como el anteriormente descrito es el preponderante y, en consecuencia, merece de ser destacado. En este sentido, se percibe que toda clasificación es en cierta medida también una decisión subjetiva.

En lo que al presente número se refiere, hemos optado por los siguientes tres campos temáticos, los cuales, sin embargo, se interrelacionan:

  • La importancia y el papel del aprendizaje virtual (incluidos los materiales didácticos modernos y los cursos a distancia)
  • El cambio climático: el papel de la educación de jóvenes y adultos
  • El empoderamiento de la mujer

No es la primera vez que en esta revista abordamos el tema de la educación de adultos orientada al empoderamiento de la mujer y a formas de vida y de trabajo ecológicamente sostenibles, que se valen de la amplia gama de métodos ya probados, pero también de algunos innovadores. Pero cierto es también que este tema siempre volverá a estar presente en nuestra agenda, toda vez que tiene que ver con aspectos clave de nuestro cometido.

Otra recomendación derivada de esta evaluación es que abramos nuestra revista en un grado aún mayor a nuestros lectores, que los invitemos más enfáticamente a participar en un diálogo, y que ofrezcamos el espacio para dicho intercambio. Esta recomendación refleja en gran medida nuestras propias concepciones e intenciones. Con mucho gusto la hacemos nuestra y los invitamos muy cordialmente a participar con sus preguntas, sus comentarios, sugerencias y experiencias en este diálogo sobre los contenidos de la revista. También ofreceremos amplio espacio para este debate en nuestra página web.

La labor realizada por Heribert Hinzen durante decenios es la base de la excelente reputación de la cual hoy disfruta la revista. Como sucesor en el cargo de redactor, le agradezco muy sinceramente su entusiasmo y dedicación. Y el sinfín de tareas que acompañan la planificación y elaboración de cada número está en las probadas y fiables manos de Gisela Waschek. También a ella le agradezco su afán y su valioso apoyo en el trabajo de redacción. Finalmente, deseo agradecer también a los y las colegas del nuevo consejo de redacción por su activa participación en la elaboración de este número, así como a Roland Schwartz, el nuevo director de DVV International y editor de la revista, a Ana Agostino, del Consejo International de Educación de Adultos, a Carol Medel Añonuevo, del Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida, así como a Heribert Hinzen, quien nos sigue apoyando desde su nueva sede de trabajo en el remoto Laos. La cooperación con todos ellos ha sido agradable y enriquecedora.

Michael Samlowski