VEN

Las universidades populares y otras organizaciones que trabajan en el campo de la educación de adultos se esfuerzan por despertar y mantener vivo el interés de la opinión pública alemana por lo que sucede más allá de las fronteras nacionales. Informan sobre las condiciones políticas, sociales y culturales que imperan en otras regiones, especialmente en los países en desarrollo, y de esta manera intentan contribuir a una mayor tolerancia y a un auténtico respeto mutuo. Pero no omiten el hecho de que los problemas de mayor envergadura tienen una dimensión global que nos afecta a todos. Así por ejemplo, la exposición «Mujeres que luchan contra el cambio climático« pone de manifiesto cómo el cambio en el clima afecta la vida de seis mujeres de tres distintos continentes, a saber, Bolivia en Latinoamérica, Alemania en Europa y Tanzania en África, y de qué manera estas mujeres intentan hacer frente a la nueva situación.

Mujeres que luchan contra el cambio climático: una exposición

Justicia climática

¡Empoderemos a la mujer! ¡Luchemos contra el cambio climático !

El 70 % de las personas que viven bajo el umbral de la pobreza son mujeres. En consecuencia, el cambio climático afecta en gran medida a la mujer. Es así como las consecuencias del cambio se manifiestan especialmente en los ámbitos vitales que suelen ser responsabilidad de las mujeres: son ellas quienes dentro de las familias se preocupan de la alimentación, de la salud de la familia y su abastecimiento con agua y energía. Si condiciones climáticas extremas destruyen las cosechas y secan pozos y fuentes de agua, se deteriora la situación alimentaria de las familias y aumenta la carga de trabajo de mujeres y niñas. Ello a su vez afecta su salud, en detrimento del tiempo que ellas pueden dedicar a educarse o a participar en procesos políticos.

El cambio climático ya en la actualidad cobra anualmente alrededor de 300.000 vidas. De acuerdo con estimaciones moderadas del «Foro Humanitario Mundial» ,1 esta cifra incluso podría aumentar hasta llegar a unos 500 millones. Por ello no cabe duda de que debemos detener cuanto antes y tan masivamente como sea posible las emisiones de efecto invernadero, y ayudar simultáneamente a las personas en las regiones ya afectadas a adaptarse a la nueva situación que están viviendo.

A nivel mundial, las mujeres se comprometen con la protección del clima y se preocupan de la adaptación a la nueva situación que ya se está volviendo palpable en ciertas regiones. Siembran semillas idóneas para las nuevas condiciones climáticas y experimentan con distintos tipos de abono orgánico. Se manifiestan contra la energía nuclear y luchan por la protección de los bosques. Nos demuestran cómo se puede vivir de una manera distinta, con mayor consideración hacia el clima. No obstante, las mujeres apenas participan en los procesos de toma de decisión a nivel nacional e internacional. Ello a pesar de que necesitamos contar con el compromiso y las iniciativas de todas las personas, tanto de hombres como de mujeres, a fin de hacer frente al cambio climático y lograr una mayor equidad mundial.

Seis mujeres de tres países …

Bolivia

Con un millón de km 2 , Bolivia es el quinto país más extenso de Sudamérica y a la vez uno de los más pobres. Según estimaciones, el 63 % de la población vive en situación de pobreza, siendo la población indígena rural y el sector femenino los sectores afectados de manera desproporcionada.
El cambio climático es ya una realidad en Bolivia.
Las condiciones climáticas extremas producidas por los fenómenos de El Niño y La Niña, que traen aparejadas fuertes tormentas y lluvias torrenciales, se pueden observar con creciente frecuencia e intensidad. A la vez, los cambios en el ritmo de las épocas de lluvia y el derretimiento de los glaciares tienen consecuencias para la agricultura y la generación de energía. En numerosas regiones, como por ejemplo en los valles de Chuquisaca, las temperaturas se encuentran en constante aumento, y en consecuencia también la sequía. Ciertas especies de la flora y fauna ya solo se encuentran en lugares más altos, y por ende más frescos. Se ha constatado una rápida disminución de la vegetación autóctona y de las plantas de uso medicinal. La capa vegetal está desapareciendo, lo que ha intensificado la erosión por efecto del agua y del viento.


Evarista Nicasio Troncoso ...
Presidenta de la Asociación de Riego local y criadora de ovinos

Fuente: Gerd Kösters

 

... vive en la localidad de Sorachico Incensio Calvario, en la Región de Oruro, y trabaja por el bienestar de su comunidad. Durante dos años fue la jefa comunitaria. Entre otras actividades a las que se dedica, apoya a la Asociación de Mujeres Agrícolas La Unificada. Tiene siete hijos mayores de edad y vive desde hace 19 años separada de su pareja. Es propietaria de 18 ovejas.

... nota el cambio climático en la marcada diferencia entre temperaturas bajas en las noches y altas durante el día. Estos extremos han redefinido el quehacer diario, reduciendo, por ejemplo, las horas del día durante las cuales las ovejas pueden pastar. Mientras que para los animales recién nacidos las mañanas son demasiado heladas, el mediodía es demasiado caluroso.

... lucha contra el cambio climático informando a los miembros de la comunidad sobre el trasfondo y las razones de este fenómeno, para así combatir un sentimiento de resignación que se está apoderando de los pobladores. Evarista a su vez se informó sobre este proceso y se educó a sí misma asistiendo a congresos y cursos pertinentes. Ello fue importante para ella pues le sirvió para percatarse de que la Pachamama, es decir, la Madre Tierra respetada y venerada por los miembros de la comunidad, no está castigando con este cambio un eventual mal comportamiento de la comunidad. Ahora es Evarista quien informa a los demás sobre los orígenes y motivos del fenómeno climático y propone medidas concretas para hacerle frente. Así por ejemplo, se fija en que no se produzca demasiada basura, que se aproveche el estiércol de los animales para cocinar y que las distancias largas sean recorridas en bicicleta o bien a pie.

... exige la adopción de una política económica sostenible, en armonía con la naturaleza y la Madre Tierra, que combata las consecuencias negativas de una explotación excesiva de los recursos naturales.

... y desea que se implanten medidas económicas que empoderen a la población indígena sin que ésta pierda sus conocimientos y valores autóctonos.

«Respetamos a la Pachamama pues nos provee de productos y es nuestro lecho. Por ello, siempre le ofrecemos sacrificios. Si no lo hacemos, también morirán los animales, y los zorros se comerán a las ovejas. Hablamos con la Pachamama tal como hablamos con otras personas. Siempre le rogamos que nos proteja».

 

Vicenta Chirilla Chinche ...
Ganadera y jardinera

Fuente: Gerd Kösters

 

... vive en la localidad de Palkiri, de la comunidad de El Choro. Para ella resulta muy importante que sus tres hijos ya adultos reciban una adecuada educación y formación. Su marido le ayuda a criar y cuidar las 250 ovejas, las 20 vacas y los

10 cerdos que son de su propiedad. Comercializan los productos que obtienen de sus animales, especialmente carne, queso, lana y cuero. Además, Vicenta cultiva ciertas legumbres, preferentemente col y remolacha, que destina a su propia cocina. Complementa la dieta con papas y quinoa.

... percibe el cambio climático como un tiempo marcado por la inseguridad y la imprevisibilidad. Debido a que es imposible predecir el clima, ya no se puede recurrir a la experiencia propia. Especialmente las estaciones frías y lluviosas han perdido su regularidad, lo que ha acarreado graves pérdidas de cosechas. Por otra parte, las frecuentes sequías conllevan una falta de agua. Los vientos barren la tierra suelta y fomentan la erosión. Como consecuencia de lo anterior, Vicenta se ve obligada a recorrer distancias cada vez mayores para que sus animales puedan pastar. Un nuevo tipo de piojo afecta las raíces de la alfalfa y ha perjudicado gravemente el cultivo de esta planta forrajera.

... lucha contra el cambio climático intentando adaptarse a las nuevas condiciones climáticas. A fin de aumentar las posibilidades de que al menos una cosecha genere los ingresos esperados y necesarios, siembra tres veces al año. Los nuevos parásitos los combate con gran esfuerzo aplicando tabaco y el agua de cebollas hervidas.

... desea que hombres y mujeres elaboren de manera solidaria y eficaz estrategias comunes para afrontar esta nueva y amenazante situación.

... exige regresar al uso de los productos orgánicos de la población indígena, por ejemplo, aprovechando el estiércol o confeccionando vestimentas y mantas con lana de ovejas o alpaca en lugar de recurrir a la fibra sintética.

«No me explico por qué en ciertas regiones reina un frío excesivo y en otras no. Esto no lo logro entender. El clima es bastante malo. A veces al menos obtenemos una pequeña cosecha, pero otras veces no cosechamos nada. Nada es como antes, cuando todo sucedía a su debido tiempo».

Alemania

Alemania tiene aproximadamente 82 millones de habitantes y cuenta con una superficie relativamente pequeña, a saber 360.000 km 2 . Casi el 90 % de su población es urbana, y aproximadamente el 11 % de los alemanes vive bajo el umbral de la pobreza.
Los efectos del cambio climático apenas se han hecho notar en Alemania. Sólo en la agricultura se los puede percibir excepcionalmente. Las estaciones del año se están adelantando o postergando. En el verano, son cada vez más frecuentes los períodos de calor intenso a la vez que las lluvias escasean, lo que lleva a una mayor sequedad, en tanto que en invierno las temperaturas medias han aumentado y con ello también las precipitaciones. A ello se suman condiciones climáticas extremas, como por ejemplo heladas fuera de tiempo o calores inusuales: ambos fenómenos pueden destruir cosechas enteras. En general, se debe contar con que se desencadenen violentas tormentas o mareas vivas. Entre las amenazas se cuentan la erosión, la salinización del agua potable y la degradación de los suelos.

 

Claudia Burckhardt ...
Profesora de secundaria titulada y activista antinuclear

Fuente: Gerd Kösters


... vive en Uelzen, una pequeña localidad de Baja Sajonia. Claudia tiene 66 años, cuatro hijos adultos y un nieto. Desde hace mucho tiempo, junto con muchas otras personas e iniciativas, lucha contra el empleo de la energía nuclear y aboga en favor de un manejo consciente y sostenible de los recursos.

... percibe el cambio climático como una injusticia mundial, consecuencia del proceder de las naciones industrializadas, que ya desde hace mucho tiempo atenta contra la existencia de los habitantes del Hemisferio Sur. Esta situación la irrita y la motiva a luchar en favor de un cambio.

... lucha contra el cambio climático informándose sobre la magnitud de la amenaza y las consecuencias, como también sobre las posibilidades de frenar o revertir el proceso. Claudia se esfuerza por dejar en el mundo una «huella ecológica» lo más diminuta posible. Para desplazarse de un lado a otro usa la bicicleta o el tren y evita el automóvil, consume alimentos orgánicos y su dieta es vegetariana, además de economizar electricidad, agua y calefacción. El dinero que ahorra lo dona o bien lo invierte de manera ecológicamente ética. Además, todos los días se dedica a promover la causa del clima, a impulsar acciones e iniciativas apropiadas y a persuadir a otras personas para que usen eficientemente los recursos energéticos, empleen recursos renovables y contribuyan al cierre de las centrales nucleares contratando proveedores de electricidad ecológica. Como aportación inmediata y práctica, trabaja en la organización «Heimstatt Tschernobyl» («Hogar de Chernóbil»). En el verano del 2008 construyó, junto con jóvenes familias de la región de Chernóbil que debieron trasladarse a otras regiones, casas con un bajo consumo energético en el norte de Bielorrusia, a las que estas familias terminaron mudándose.

… exije de los responsables políticos que abandonen los combustibles fósiles, que producen efectos letales y nocivos para el clima, así como la energía nuclear, y se vuelquen al empleo de recursos renovables, inagotables e inocuos para el clima. Se debe evitar todo daño irreversible provocado por tecnologías inseguras y riesgosas como la energía nuclear y la ingeniería genética.

… y desea contribuir – junto con otros actores – a preservar este maravilloso planeta para las futuras generaciones. Fuente: Gerd Kösters

«He traído cuatro hijos al mundo. Estoy dispuesta a hacer lo poco que está a mi alcance para no dejarles un caos absoluto y una catástrofe. Y en ese empeño no dejaré piedra por mover».

 

Nadiya Dorokhova ...
Médica y asesora en materia de energía

Fuente: Gerd Kösters


... vive junto con su familia en Hannover. Nadiya huyó de Ucrania en 1998 por razones políticas. Tiene dos hijos adultos y trabaja como voluntaria en la asociación «Migrantes a favor de la Agenda 21».

... percibe el cambio climático en las marcadas alteraciones del clima observadas en los últimos diez años: inviernos cada vez más lluviosos, en los cuales la nieve, las heladas y el sol invernal dan paso a una mayor oscuridad y a un tiempo húmedo y cambiante. En consecuencia, proliferan los resfríos y las gripes y se debilita el sistema inmu nológico. Los cambios en el clima, que se suceden con creciente rapidez, obligan a la población de todo el mundo a adecuar sus costumbres y ritmos diarios. Así por ejemplo, se precisa otro tipo de vestimenta de invierno ya que la que se solía usar no sirve contra la humedad que se ha vuelto omnipresente.

... trabaja contra el cambio climático creando conciencia frente a las necesidades del medioambiente, especialmente a personas que han inmigrado a Alemania. En sus asesoramientos demuestra cómo se pueden ahorrar energía y recursos ventilando, calentando y lavando la ropa y la vajilla en forma adecuada. Se rige por el lema «informar para convencer». Para informar de manera realmente certera, considera importante conocer las costumbres tradicionales y complementarlas mediante nuevos conocimientos y experiencias en materia medioambiental.

… exige una educación medioambiental para todos los inmigrantes y la promoción institucional de todos los asesores voluntarios activos hasta la fecha. Considera importante que esta labor se vincule con los esfuerzos gubernamentales, recibiendo de esta manera un reconocimiento oficial.

… y desea que las experiencias y los conocimientos en materia de medio ambiente y protección del clima sean transferidos desde Alemania hacia otros países, especialmente de Europa del Este. Nadiya Dorokhova ve aquí una oportunidad para un mayor acercamiento entre los países.

«Por ello, con mi trabajo tiendo un puente entre conocimientos importantes y necesarios —al igual que recomendaciones profesionales—, por un lado, y estilos de vida, experiencias propias y costumbres de los migrantes, por el otro».

Tanzania

Tanzania tiene una extensión casi tres veces mayor que la de Alemania, pero cuenta con solo la mitad de población de este país europeo. A pesar de su riqueza en materias primas, el 48 % de la población vive bajo el umbral de la pobreza. Los grupos especialmente afectados son la población rural, los niños y niñas, los adultos mayores y las mujeres.
Según estimaciones, durante los próximos 90 años en Tanzania la temperatura va a aumentar en alrededor de 4º C. Ya en la actualidad se pueden apreciar las consecuencias de este proceso en marcha. Los milenarios glaciares del Kilimanjaro, la montaña más alta de África, se están derritiendo y se supone que en menos de dos décadas van a haber desaparecido. Las precipitaciones anuales van en disminución. Ambos fenómenos tienen inmensas consecuencias para el abastecimiento de agua y energía en el país. Desde mediados de la década de 1990, las inundaciones y las sequías aumentan constantemente, con las consiguientes secuelas para la agricultura y la producción de alimentos. Se supone que, de aquí al año 2080, la producción del maíz, el producto alimentario más importante del país, disminuirá en un 33 %. En regiones especialmente afectadas por las sequías, como Dodoma por ejemplo, esta reducción podría ser incluso del orden del 80 %. A la vez, con las alzas de las temperaturas aumenta el riesgo de epidemias de malaria.

 

Pendo Chilongani ...
Ganadera y hortelana

Fuente: Gerd Kösters

... vive junto con su marido y sus tres hijos en Ikowa, en la región de Dodoma. Cultiva, para el consumo familiar, maíz y sorgo, y para la venta también maní y girasoles. Además se dedica a la crianza de vacunos y aves a fin de obtener algunos ingresos adicionales. Tiene un pequeño vivero al que también le saca más de un beneficio adicional. En ocasiones alquila su yunta de bueyes a campesinos de su aldea. Su quehacer diario se rige por las necesidades de la casa y del campo. Entre sus labores se encuentran la recolección de madera y el abastecimiento con agua, para lo cual debe recorrer hasta 15 kilómetros diarios.

... nota el cambio climático especialmente en el hecho de que debe recorrer distancias cada vez mayores a fin de procurarse el agua para el consumo de la familia. Debido a que no siempre encuentra agua, a veces se ve obligada a comprarla. En consecuencia, la familia ha decidido trasladar los animales a una aldea menos afectada por la sequía. Debido a los cambios del clima y a la creciente escasez de lluvias, las cosechas han disminuido en forma dramática, lo cual ha traído consigo una inquietante escasez de alimentos en la aldea. También los ingresos provenientes de la yunta de bueyes han disminuido, ya que las demás familias ya no se pueden permitir el lujo de alquilarlos.

... lucha contra el cambio climático para poder sobrevivir. Con ese propósito, practica una agricultura que al mismo tiempo sea sostenible y orientada hacia el futuro. Así por ejemplo, planta semillas especialmente resistentes a la sequía y reserva siempre una parte de la cosecha para la siembra del próximo año. En épocas de cosecha recolecta forraje para alimentar a los animales durante los meses de sequía.

… exige del gobierno que apoye a los pequeños agricultores, especialmente a mujeres, en el proceso de adaptación a las nuevas condiciones climáticas imperantes. En forma concreta, la aldea necesita tractores para poder cultivar extensiones mayores.

… y desea ayuda financiera y material, también de las naciones industrializadas responsables, a fin de capacitarse para hacer frente a los efectos del cambio climático.

«En la próxima temporada pretendo plantar árboles en lugares donde mejor puedan aprovechar la lluvia. Quiero motivar también a otras mujeres para que plantemos conjuntamente árboles, y así creemos conciencia en nuestra aldea».

 

Gladis Kobwa ...
Agricultora y productora de cerveza

Fuente: Gerd Kösters

... vive con otros miembros de su familia, que en total son siete, en Makoja, en la región de Dodoma. Su principal fuente de ingresos es el cultivo de la tierra. Gladis se encarga principalmente de la casa, del cuidado de los niños y los animales, de la recolección de leña y del abastecimiento de agua.

... percibe el cambio climático como una época en la cual se padece hambre y se debe trabajar mucho, debido a que la tierra ya no puede alimentar satisfactoriamente a la familia. Las sequías, y la consiguiente amenaza de enfermedades para personas y animales, atentan constantemente contra la precaria existencia que han ido forjando con enorme esfuerzo.

... lucha contra el cambio climático intentando, por una parte, adaptarse a la nueva situación y, por la otra, buscando nuevas fuentes de ingreso. Fuera de realizar trabajos ocasionales, fabrica mochilas escolares para alumnos de la localidad y produce cerveza. Sin embargo, debido a la penosa situación en que se encuentran las demás familias de la aldea, la venta tanto de mochilas como de cerveza resulta difícil. Al mismo tiempo, las escasas cosechas y la consiguiente falta de materia prima ponen en creciente peligro la producción de cerveza.

… exige medidas concretas del Gobierno. Entre ellas, especialmente la construcción de un sistema de regadío que funcione independientemente de la lluvia caída, y que por ende garantice mejores cosechas. Fuera de ello espera que todos los responsables gubernamentales ayuden a la población afectada a adaptarse a las nuevas condiciones y la apoyen en situaciones de necesidad.

… y desea que el mundo respalde a los países necesitados y especialmente a la población rural en sus esfuerzos por implementar medidas efectivas para paliar los efectos del cambio climático. Opina, también, que la población rural debe ser informada adecuadamente sobre las causas y las consecuencias del cambio climático, como asimismo sobre la necesidad de proteger los árboles y de plantar otros de reemplazo.

«He perdido todo lo que había invertido en la tierra. Ahora debo ver cómo me las arreglaré para alimentar y educar a mis hijos en el próximo año».

¡Exigimos justicia climática!

¡Prevengamos ahora el cambio climático!

Ya no tenemos más tiempo, ya no podemos esperar más. Ya en estos momentos las personas sufren las consecuencias del cambio climático. Por ello debemos comenzar a proteger el clima ahora, en este mismo instante.

¡Asumamos responsabilidades!

Los responsables del cambio climático deben pagar por los daños causados y preocuparse de que cuanto antes se adopten medidas de alcance mundial para la protección del clima. No debe existir la posibilidad de adquirir derechos de emisión de gases de efecto invernadero. La transacción de estos derechos no debe dar lugar a que los países ricos y las grandes empresas continúen operando como si nada hubiera ocurrido.

¡Apoyemos a los afectados!

Las personas y los países afectados deben recibir asistencia inmediata y a nivel mundial de parte de los responsables, quienes deben velar por que se adopten las medidas necesarias para hacer frente a la nueva situación, y por que se asegure su existencia y supervivencia. Todas las medidas deben ser proyectadas junto con los afectados.

¡Apreciación diferenciada!

No solo las causas y las consecuencias del cambio climático, sino también las actividades orientadas a la protección del clima deben ser analizadas y concebidas de manera diferenciada. El resultado debe consistir en la implementación de medidas eficaces y una mayor justicia mundial, también en materia de género.

¡Nuevas sendas!

La vida y la economía de las naciones industrializadas, basadas en el despilfarro de recursos, son las principales causas del cambio climático. Por eso precisamos nuevas estructuras y nuevos valores sociales y económicos, en los que se respeten la naturaleza y la vida de las personas, de los animales y de los sistemas ecológicos.

¡Actuemos de manera sostenible!

Se insta a todos los países a hacer un uso responsable de los recursos públicos. Al respecto, el fomento de la sostenibilidad social y ecológica debe ser la base de las decisiones tanto nacionales como internacionales. Mediante campañas y medidas adecuadas, hay que informar a la población sobre las razones y las consecuencias del cambio climático, y motivarla para que luche por la protección del medio ambiente.

¡Realizar un drástico cambio de rumbo!

Todos nosotros podemos decidirnos en favor del aprovechamiento de fuentes de energía renovables, en favor del ahorro de energía y de la protección de los recursos naturales. Pero también se exhorta a los gobiernos a decidirse por energías renovables y por técnicas de explotación idóneas para el medio ambiente, por un drástico cambio de rumbo para dejar atrás el uso del carbón y de la energía nuclear.

¡Produzcamos y consumamos de manera consciente!

Según la manera en la que se compre y se consuma, cada cual puede contribuir a proteger el clima, por ejemplo optando por productos alimenticios de la región y de temporada, elaborados sin causar daño a la naturaleza. Pero los pequeños agricultores que producen de manera sostenible requieren también el fomento estatal.

Notas

1 El «Foro Humanitario Mundial» fue una fundación sin fines de lucro que funcionó entre 2007 y 2010, y tuvo su sede en Ginebra, Suiza. Su presidente fue Kofi Annan, el ex Secreetario General de Naciones Unidas, y a la cabeza de su Secretariado estuvo el Jefe Ejecutivo y Director General, Walter Frust. Su objetivo era servir de plataforma para el debate y la colaboración sobre asuntos humanitarios de alcance mundial. Entre sus actividades se contaron proyectos de investigación y promoción, amén de otras iniciativas de índole humanitaria.