Alfabetización en África: depende de nosotros

Gorgui Sow
Especialista en educación, Senegal

 

 

 


Resumen
– En este artículo, el autor plantea un problema fundamental, cual es la falta de interés de parte de muchos gobiernos africanos con respecto a la alfabetización de sus habitantes jóvenes y adultos. Más del 50% de quienes conforman este sector de la población son por lo general analfabetos. No se trata solo de un problema de falta de voluntad política, sino que además se carece de conciencia política: los líderes africanos deben percatarse de que el analfabetismo de jóvenes y adultos constituye el obstáculo más gigantesco para el crecimiento y el desarrollo sostenible en las naciones africanas.

Para el autor, los debates sobre medidas que deberían adoptarse después de 2015 demuestran que la preocupación de los proveedores de educación por obtener buenos resultados académicos en la enseñanza primaria pueden transformar la alfabetización de adultos en un área aun más problemática. Es probable que África siga siendo durante mucho tiempo uno de los continentes más ricos con los habitantes más pobres.
 



El analfabetismo es uno de los mayores problemas que encara el continente africano. En primer lugar, porque es una de las regiones más extensas del mundo, agobiada por la más alta tasa de analfabetismo: sobre 40% de la población mayor de 15 años. Es, asimismo, la zona del planeta donde se aprecia con mayor claridad la presencia de factores que contribuyen al analfabetismo: la proporción más alta de niños y niñas que no tienen acceso a la educación primaria, o que abandonan tempranamente la escuela (40%); o que ni siquiera han llegado a adquirir las aptitudes básicas al finalizar la enseñanza primaria (50%), con un alto riesgo de quedar sumidos en el analfabetismo.

En la declaración de las Naciones Unidas dentro del marco del Decenio de la Alfabetización (2003-2012) se reafirma que ésta constituye el pilar básico del derecho humano fundamental a la educación. En este derecho se distinguen una serie de características esenciales: es inseparable del reconocimiento de la dignidad humana y, por tanto, tiene una dimensión universal en el sentido de que es reconocido para todas las personas, independientemente de su origen social, género, raza, etnia o edad.

Como nos recordó el señor Mamadou N’Doye, ex Secretario Ejecutivo de la Asociación para el Desarrollo de la Educación en África (Association for the Development of Education in Africa – ADEA), durante la primera reunión trienal de esa entidad, celebrada en febrero de 2012 en Uagadugú, Burkina Faso, los principios que apuntan a esa condición de inseparable y universal seguirán siendo palabrería hueca si la legislación es ineficaz. La obligación ética de los estados, por ende, no tiene que ver únicamente con el reconocimiento formal de estos principios, sino sobre todo con crear las condiciones que propicien una alfabetización eficaz para todos.

 

El año 2015 marca un hito en África

 

El año 2015 marcará un hito muy decisivo para los gobiernos africanos y los organismos asociados que promueven la educación en el continente. Dos importantes procesos van a alcanzar su fecha límite: la agenda de Educación para Todos (EPT) y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). Ese año también se llegará a la etapa intermedia tras la última Conferencia Mundial de la UNESCO sobre Educación de Adultos (CONFINTEA VI y Marco de Acción de Belém).

Asimismo, para entonces África habrá de encarar una serie de situaciones deficitarias de carácter político y presupuestario en el área de la alfabetización de jóvenes y adultos. Ese fenómeno obedecerá a diversos factores, algunos de los cuales son endógenos (dificultades económicas, inestabilidad política e institucional, guerras civiles, etc.) y otros exógenos (marginación del cuarto objetivo de EPT del Marco de Acción de Dakar, referido a la educación primaria universal).

En febrero de 2012, la primera reunión trienal de la ADEA, celebrada en Uagadugú, Burkina Faso, convocó a más de 1.000 actores relacionados con la educación a nivel nacional e internacional. Tuve el privilegio de formular una pregunta al panel compuesto por jefes de estado de tres países —Burkina Faso, Níger y Costa de Marfil— invitados a este encuentro.

Mi pregunta fue la siguiente: “Excelencias, como ustedes sin duda lo confirmarán, la educación es un derecho fundamental, y si consideramos que la educación básica de los habitantes de sus respectivos países constituye una prioridad para sus gobiernos, ¿por qué, entonces, todos ustedes destinan tan poco dinero a la alfabetización de jóvenes y adultos?” (Me refiero a menos del 1% del presupuesto para educación).

Jeff Koinange, famoso periodista keniano convocado por ADEA para moderar este panel fuera de lo común, esbozó una sonrisa y pareció sorprendido al ver cómo los tres jefes de estado se miraban entre sí retorciéndose y lanzando risitas nerviosas ante el aplauso de los asistentes, que al parecer compartían mi inquietud.

Esperábamos ansiosos la respuesta, incluso después de las intervenciones sucesivas de nuestros honorables invitados.

A decir verdad, los tres países antes mencionados, figuran entre aquellos con la mayor cantidad de jóvenes y adultos analfabetos de África Occidental. Asimismo, en ellos se registra la menor cantidad de campañas políticas contra el analfabetismo, por lo que no lograrán alcanzar el cuarto objetivo de EPT (reducir a la mitad la tasa de analfabetismo adulto en 2015) ni siquiera en 2020.

Costa de Marfil tiene una población de aproximadamente 22 millones de habitantes, cerca de la mitad de los cuales (es decir unos 11 millones) son analfabetos. Incluso si el Gobierno fuera capaz de alfabetizar a 500.000 adultos por año a través de proyectos financiados por el Estado marfileño y por donantes, el país solo alcanzaría el cuarto objetivo en 2023.

En cuanto a Níger y Burkina Faso, pese a las enérgicas políticas aplicadas durante la última década para combatir el analfabetismo, ambos países no conseguirán alcanzar el cuarto objetivo antes de 2025, a menos que sus gobiernos tripliquen los recursos asignados a este sector en 2015.

La promoción de la alfabetización para la gente: toma de conciencia política por parte de los dirigentes africanos

El hecho de priorizar la alfabetización de jóvenes y adultos, en un contexto de pobreza y de crisis sociopolítica, es una medida que va más allá de la voluntad política, y corresponde antes bien a un elemento constitutivo de la conciencia política de los dirigentes africanos. Solo será posible crear un África democrática e igualitaria cuando se cuente con ciudadanos adecuadamente educados, conscientes de sus derechos y responsabilidades. En palabras del profesor Cheikh Anta Diop: “El ciudadano africano debe estar armado hasta los dientes con ciencia” para transformar a África en un continente soberano y desarrollado.

Desgraciadamente, los exiguos recursos asignados al sector de la alfabetización revelan que la intención de los gobiernos africanos es relegar a un segundo plano la alfabetización de jóvenes y adultos.

Se ha progresado mucho desde el Foro de Dakar

Durante las dos últimas décadas, las ONG y algunos gobiernos africanos han emprendido varias iniciativas fructíferas en el subsector de la alfabetización y la educación no formal (AENF). Consideremos, por ejemplo, el caso de Burkina Faso, donde se han sentado las bases para promover la AENF. En Malí se ha creado YELEMBOU, un importante movimiento popular destinado a erradicar el analfabetismo entre jóvenes y adultos. En Senegal, la así llamada política de “faire-faire” (trabajar a través de asociaciones) permitió movilizar a todos los actores de la sociedad civil, las comunidades y el Estado en un esfuerzo conjunto destinado a reducir la tasa de analfabetismo en un 5% cada año.

Por desgracia, son muy escasas las experiencias documentadas de manera atractiva o utilizadas como ejemplo. Ante la imposibilidad de vender los productos de AENF a las comunidades y a los socios en el área de la educación, la financiación de una alfabetización de calidad se torna cada vez más incierta. Tampoco resultan de mucha ayuda la notoria falta de transparencia en la implementación de ciertos proyectos de AENF, al igual que la ausencia de certificación.

En África, aun cuando hemos conseguido transformar la educación de la primera infancia en una prioridad para el Decenio de la Educación en África (iniciativa puesta en marcha por la Unión Africana), hasta ahora no hemos sido capaces de hacer lo mismo con la AENF. La Unión Africana es el escaparate de las realidades y prioridades de los países miembros. Esperamos no hayan sido en vano los esfuerzos realizados en este ámbito por ADEA, UNESCO, la Plataforma Africana para la Alfabetización, la Campaña de la Red Africana sobre Educación Para Todos (Africa Network Campaign on Education for All – ANCEFA), la Asociación Panafricana para la Alfabetización y la Educación de Adultos (Pan African Association for Literacy and Adult Education – PAALAE), la Red Africana de Desarrollo y Comunicación para la Mujer (FEMNET), la Red Africana de Reflect (PAMOJA) y muchos otros actores involucrados en iniciativas de defensa del derecho a la educación.

En su estrategia de promoción destinada a lograr que la educación para todos ocupe un lugar prioritario en la agenda de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) después de 2015, ANCEFA, aunando esfuerzos con coaliciones nacionales y socios como ADEA, UNESCO, Save the Children, Promoting Child Rights to End Child Poverty (Plan), la Iniciativa de Sociedad Abierta para África Meridional (Open Society Initiative for Southern Africa – OSISA) y ActionAid, se pusieron de acuerdo para emitir una declaración durante la última Conferencia de Ministros de Educación de la Unión Africana (Conference of Ministers of Education of the African Union – COMEDAF), celebrada en Abuja, Nigeria, en la que solicitaban a los gobiernos que le confirieran a la educación un carácter inclusivo y transformaran la AENF en una prioridad en 2015 y los años posteriores.

Muchos gobiernos no dan prioridad a la alfabetización de jóvenes y adultos, lo que dificulta aun más los esfuerzos por conseguir fondos suficientes de los donantes que contribuyen al área de la educación. Las numerosas, y a menudo descoordinadas, intervenciones de las ONG son como “el árbol que oculta el bosque”, con lo que la financiación pública se torna incluso más insignificante.

¿Desaparecerá la educación de la agenda?

Puede que en 2015 sea muy tarde para lanzar una llamada de alerta, y es probable que en los años posteriores se dispense un trato aún más injusto a la alfabetización de jóvenes y adultos, ya que:

     

  • La educación propiamente tal —amén de la alfabetización y la educación no formal en general— ya está haciendo todo lo posible dentro de este sector por ser escuchada durante el proceso consultivo sobre la agenda para después de 2015.
  • Ante la nueva tendencia mundial hacia la educación para todos, respaldada por “centros de estudio” dedicados a medir los resultados de aprendizaje y determinar la verdadera eficacia de la enseñanza preescolar y básica, más países africanos se verán forzados a prestar aun menos atención a la AENF. Quienes promueven e investigan esta nueva dinámica consideran preferible eliminar el problema de raíz en aras de la eficiencia. Ello significa invertir más recursos en el aprendizaje de los niños y niñas más pequeños (de entre 6 y 14 años de edad) antes de que pasen a engrosar las filas de los jóvenes y adultos analfabetos.
  • Las actuales investigaciones sobre la calidad de la educación que emplean enfoques metodológicos bastante originales inspirados por la ONG india Pratham (evaluación de aptitudes de lectura y matemáticas, como también de conocimientos generales, no en el ámbito de la escuela sino a nivel doméstico) en relación con la labor del Brookings Institute y otros organismos, permitirán generar una considerable masa crítica que sin duda llevará a los donantes a aceptar las nuevas prioridades de la agenda para después de 2015.
  •  

En las prioridades estratégicas de la nueva Alianza Mundial para la Educación (AME) ya se han identificado áreas en que los países de África, Asia y Latinoamérica deben invertir para lograr acceder a la financiación internacional. [Para mayor información sobre la AME, véase el artículo en página 62, N. de la R.].

Los gobiernos que deseen recibir recursos externos para la AENF después de 2015 tendrán que reformular sus estrategias de recaudación de fondos para este subsector integrando los programas de alfabetización en sus políticas de desarrollo para la primera infancia, la escolarización de niñas pequeñas o la promoción de la educación y la empleabilidad de los jóvenes excluidos de los sistemas nacionales de educación.

África cuenta con los recursos para financiar su educación

El sector industrial y minero de África, que cada año rebosa de utilidades que ascienden a miles de millones de dólares, no debería mirar con recelo la imposición de un impuesto a la renta cuyo único propósito es rescatar de la pobreza y la ignorancia a los hombres y mujeres que diariamente contribuyen a generar riqueza para las empresas. Los países africanos tienen el deber perentorio de financiar el desarrollo de las aptitudes básicas de tipo técnico y profesional de sus ciudadanos, echando mano de las utilidades producidas por los recursos naturales.

Más allá de la conciencia política propia de esta época en particular, ·ese gesto será motivo de orgullo para los africanos y para todos los activistas a favor de un África libre!

 


Sobre el autor

Gorgui Sow cuenta con formación en el campo de la psicología; trabajó como investigador y capacitador en el campo de la evaluación y la supervisión del aprendizaje, y el uso de los idiomas nacionales en la escuela. Más tarde se transformó en uno de los más renombrados defensores del derecho a la educación en África. El señor Sow encabezó la Campaña de la Red Africana sobre Educación Para Todos (Africa Network Campaign on Education for All – ANCEFA) durante diez años, cargo desde el cual organizó y respaldó diversas campañas a favor de la alfabetización de jóvenes y adultos junto a UNESCO, la Campaña Mundial por la Educación (CME) y el Consejo Internacional de Educación de Adultos (ICAE).

 

Contact

POBOX 3007
Dakar Yoff
Senegal
gorgui.sow@gmail.com

 

 

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Más artículos

Lea la edición completa

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.