¿Dónde están los hombres?Razones de su desinterés por la alfabetización

De izquierda a derecha:

Phyllis In’utu Sumbwa
Universidad de Zambia

Wanga Weluzani Chakanika
Universidad de Zambia

 

Resumen – En el estudio Factors Leading to Low Level Participation in Adult Literacy Programmes Among Men of Namwala District (Factores que conducen a un bajo nivel de participación de los hombres del distrito de Namwala en programas de alfabetización de adultos) se analizan las razones por las que la población masculina no toma parte en dichos programas. Entre ellas se incluye la timidez, la sensación de ser demasiado viejo para cualquier tipo de aprendizaje, o la impresión de que este tipo de actividades constituye una absoluta pérdida de tiempo. En el estudio se recomienda que el Gobierno facilite una infraestructura específicamente diseñada para programas de alfabetización de adultos, y que los proveedores de enseñanza sensibilicen a la comunidad con respecto a los beneficios de la participación.
 



La mayoría de los países de África Meridional están afrontando el problema de cómo revertir las crecientes tasas de analfabetismo, observadas particularmente en la población adulta. Aun cuando está claramente demostrado que la educación de adultos ofrece una poderosa herramienta para promover el desarrollo sostenible, existe la obvia necesidad de implementar políticas específicas y deliberadas que garanticen su eficacia (Caffarella, 2001). Sin embargo, en la mayoría de los países africanos se ha restado importancia a las políticas en la lucha contra el analfabetismo de adultos. Consideremos el caso de Zambia, donde desde que se conquistó la independencia en 1964 se han estado realizando continuos esfuerzos para formular una política sobre educación de adultos, hasta ahora con nulos resultados. En lugar de ello, el aprendizaje y la educación de adultos se guían por una serie de variados documentos de política, a saber la Política Nacional sobre Desarrollo Comunitario, Educación para el Futuro, Política Nacional sobre la Juventud, Política Nacional de Agricultura, Política Nacional sobre Cuestiones de Género, Política Nacional sobre Empleo y Mercado Laboral (Ministerio de Educación, 2008). El resultado de lo anterior ha sido la aplicación de un enfoque poco sistemático en los programas de educación de adultos, ya que quienes los imparten carecen de un documento de referencia.

Por añadidura, en Zambia tampoco existe una política clara en materia de educación no formal (Mumba, 2000). Pese a la multiplicidad de instituciones que imparten programas de alfabetización de adultos (entre las que se incluyen ministerios públicos, organizaciones paraestatales, organizaciones eclesiásticas y organizaciones no gubernamentales), no existen criterios de referencia, lo cual dificulta la coordinación y la supervisión del sector. Tras la Conferencia Mundial sobre Educación para Todos, que tuvo lugar en Jomtien, China, en 1990, Zambia celebró una Conferencia Nacional en la que se planteaba la necesidad de reafirmar el compromiso político de proporcionar educación como un derecho humano. El hecho de que aún no exista ninguna política refleja una falta de voluntad política.

 

 

 

 

 

 

La ganadería es el principal sostén económico de la comunidad local.

 

Asimismo, la financiación de los programas de alfabetización de adultos en Zambia, y en todo el mundo, suele ser insuficiente, irregular y descoordinada (Aitchison y Hassana, 2009). En Zambia, los programas de educación de adultos no son financiados como iniciativas independientes, sino que están subsumidos en el ámbito de la educación en general. Esta situación empeoró luego de que las actividades de alfabetización de adultos fueron trasladadas desde el Ministerio de Desarrollo Comunitario y Salud Materno-Infantil, donde eran objeto de mayor atención, hacia el Ministerio de Educación (M. de E., 2010). Este último, más preocupado de la formación de niños, niñas y jóvenes, no ha prestado hasta ahora el grado de apoyo y financiación que la educación de adultos merece. Existe la evidente necesidad de invertir recursos en el desarrollo de capacidades, y en incentivos para que una cantidad suficiente de profesionales adecuadamente cualificados se interesen por participar en estos programas (Aitchison y Hassana, 2009). La escasez de recursos representa una amenaza para la sostenibilidad de los programas de alfabetización de adultos. En 2010, la mayoría de los países africanos destinó entre un 0,3% y un 0,5% del presupuesto de educación a la formación de adultos. En Zambia, se asignó un 0,2% del presupuesto total de educación a actividades de educación de adultos.

Otro obstáculo que surge al impartir programas de alfabetización de adultos tiene que ver con la necesidad de adaptarlos a la realidad de las mujeres. La razón es que la cantidad de mujeres analfabetas es mayor que la de hombres. Por tanto, la mayoría de los programas están diseñados para atender a las necesidades de las mujeres que no saben leer ni escribir.

Análisis de la situación en el distrito de Namwala

Namwala es un distrito rural situado en la Provincia Meridional de Zambia. Comparte fronteras con cuatro distritos: Monze al sudeste, Choma al sur, Kalomo e Itezhi-tezhi al noroeste. Abarca una superficie de aproximadamente 10.000 km2.

Según el censo de 2002, la población del distrito bordea los 83.000 habitantes (un 49% de hombres y un 51% de mujeres) que en su mayoría viven en extensas zonas de asentamiento (Oficina Central de Estadísticas, 2003).

El orgullo de un hombre Ila está determinado por la cantidad de cabezas de ganado que posea. Tras reunir un número considerable, puede casarse con todas las mujeres que desee, y al mismo tiempo se gana el respeto de la sociedad y es considerado una persona rica. En la foto aparece un hombre Ila con sus cinco esposas.

La mayoría del territorio del distrito está cubierto de llanuras y se destina al pastoreo de ganado (Plan de Desarrollo del Distrito de Namwala, 2006- 2010).

El estudio incluyó a 200 personas. Algunas de ellas fueron escogidas por su labor oficial en programas de alfabetización (como el comisionado de distrito), y otras eran o no participantes en programas de alfabetización.

En el estudio se identificaron una serie de razones por las que los hombres no se inscribían en programas de alfabetización. En primer lugar, se descubrió que, por lo general, los niveles de alfabetismo en el distrito de Namwala se encontraban muy por debajo de lo esperado, más que nada debido a una falta de compromiso de parte del gobierno para mitigar el problema del analfabetismo. Aun así, el principal obstáculo se encuentra en otra parte, y tiene que ver sobre todo con factores asociados a la cultura y la tradición. Como se espera que los hombres se valgan por sí mismos y provean el sustento para su familia, participar en cualquier programa de educación de adultos no representa para ellos una prioridad, y en lugar de ello prefieren dedicar la mayor parte de su tiempo a actividades rentables. Como resultado de lo anterior, incluso los niños pequeños son retirados de la escuela a temprana edad (ya en la enseñanza primaria), de modo que los hombres mayores puedan prepararlos para la vida adulta. En segundo lugar, el orgullo de un hombre del distrito está determinado por el número de cabezas de ganado que posea, como asimismo por la cantidad de es-

El orgullo de un hombre Ila está determinado por la cantidad de cabezas de ganado que posea. Tras reunir un número considerable, puede casarse con todas las mujeres que desee, y al mismo tiempo se gana el respeto de la sociedad y es considerado una persona rica. En la foto aparece un hombre Ila con sus cinco esposas.

posas e hijos que tenga. Así pues, los hombres trabajan incansablemente con el fin de adquirir la mayor cantidad posible de rebaños de ganado. Una vez logrado su objetivo, pueden casarse con todas las mujeres que deseen y tener todos los hijos que les plazca. La adquisición y la posesión de ganado y de mujeres fueron, y aún son, consideradas una prueba de riqueza.

Las tradiciones se interponen en el camino

Los dirigentes tradicionales también intervienen en los esfuerzos por disuadir a los hombres de asistir a programas de alfabetización de adultos. Estos líderes se siguen aferrando muy firmemente a creencias y prácticas tradicionales y arcaicas. Es así como alientan a las personas bajo su dominio a comprometerse en matrimonios a temprana edad y en otras prácticas tradicionales en que la educación u otras actividades de alfabetización de adultos no son prioritarias. En consecuencia, una de las recomendaciones sería convencer a los dirigentes tradicionales para que desaprendan algunas prácticas arcaicas que tal vez no sean pertinentes para la generación actual, y sugerirles reemplazarlas por nuevas tendencias que incluso podrían traer consigo progresos para el territorio bajo su jurisdicción. Las ceremonias tradicionales, como el Shimunenga en la zona de Maala, también se mencionan como uno de los principales factores disuasivos. Este rito consiste en que un hombre “haga alarde” de la cantidad de rebaños de ganado que posee. De este modo, los hombres se ocupan de los preparativos para dichas ceremonias durante la mayor parte del año, lo cual no les deja tiempo libre para asistir a los programas de alfabetización de adultos.

¿Por qué, entonces, algunos hombres siguen matriculándose en programas de alfabetización de adultos? Simplemente para aprender a leer y escribir. Al poseer esas aptitudes, señalan, se les abren nuevas oportunidades para conseguir un empleo, escribir cartas y rellenar documentos importantes, por ejemplo en el banco. Algunos participantes también consideran que al saber leer y escribir pueden mejorar sus aptitudes de gestión agrícola y ganadera, lo que se traduce en una mejor calidad de vida.

Tipos de programas de educación de adultos que se ofrecen

En el distrito de Namwala se ofrecen programas de alfabetización básica y funcional. En los programas de alfabetización básica, los participantes aprecian el hecho de ser capaces de leer y escribir, e incluso realizar operaciones aritméticas simples. La alfabetización funcional los habilita para conseguir que el entorno responda a sus necesidades.

Alfabetización básica

Los programas de alfabetización básica capacitan a los adultos, que pueden o no haber tenido la oportunidad de acceder a la educación formal, para comprender los problemas que se les presentan en su entorno inmediato. También sensibilizan a los participantes para que tomen conciencia de sus derechos y obligaciones como ciudadanos e individuos. Según Kleis (1974), quienes reciben este tipo de educación están en condiciones de contribuir más eficazmente al progreso económico y social de su comunidad. La alfabetización básica proporciona una plataforma para los alumnos adultos, ya que entrega los conocimientos y aptitudes mínimos y esenciales para alcanzar un nivel de vida digno.

Alfabetización funcional

En la alfabetización funcional se combinan la lectura, la escritura, la aritmética elemental, al igual que aptitudes profesionales básicas vinculadas directamente con las necesidades laborales de los participantes. Las aptitudes adquiridas en los cursos de alfabetización funcional se consideran importantes para la subsistencia. Del mismo modo, Burnet (1965) estima que el alfabetismo o la condición de alfabetizado trascienden el mero hecho de saber leer y escribir, e incluyen además la capacidad de aplicar las aptitudes adquiridas para mejorar nuestra calidad de vida. Ahora bien, este fenómeno ha sido analizado desde una perspectiva puramente económica. Los participantes se consagran al aprendizaje solo para transformarse en personas más eficientes y productivas, sin tener la posibilidad de influir en el proceso de aprendizaje. El tipo de alfabetización funcional que actualmente se ofrece simplemente conduce a una mayor opresión, porque no les ofrece a los participantes la oportunidad de desarrollarse en forma sostenible. Las aptitudes adquiridas solo los habilitan para realizar las actividades básicas que les permitan desenvolverse en la sociedad.

Freire (1974) propone un tipo de alfabetización funcional que emancipa a los alumnos de la cultura del silencio y los deja en libertad para que desarrollen plenamente su potencial. La situación ideal, por tanto, es aquella en que los alumnos no son tratados como objetos, sino como sujetos capaces de esforzarse por modificar su realidad social (Grabowski, 1994).

Dicho de otro modo, esas personas son capaces de lograr que el entorno responda a sus necesidades. En el distrito se inculca una amplia variedad de aptitudes, que van desde la gestión agrícola hasta la gestión empresarial. A los alumnos también se les enseña albañilería, carpintería, ebanistería y jardinería. Estos programas de alfabetización funcional de adultos son impartidos a un grupo transversal de hombres pertenecientes a varios grupos etarios.

Por qué acuden los hombres

Aun cuando no es fácil llegar a convencer a los hombres, el débil flujo de participantes masculinos está aumentando de manera gradual, especialmente en las clases de alfabetización funcional.

Una de las razones que explican lo anterior es que los hombres perciben los programas de alfabetización de adultos como un rayo de esperanza para lograr un mayor bienestar. Los participantes estiman que una persona alfabetizada es capaz de mejorar su salud, sus condiciones sanitarias, su producción e incluso su economía doméstica. Por otra parte, el estudio revela que los hombres consideran los programas de alfabetización de adultos como una herramienta moderna que los capacita para comprender su entorno y adaptarse a sus exigencias. Casi el 92% de los encuestados señaló que su vida ha mejorado tras adquirir aptitudes mediante los programas de alfabetización de adultos.

En el estudio se advierte que un individuo alfabetizado es capaz de ejercer sus derechos y cumplir sus obligaciones como ciudadano al conocer y observar las normas, al participar en debates grupales o en los esfuerzos para conseguir mayores derechos ciudadanos, y al votar sin ayuda. Por ejemplo, pueden satisfacer sus aspiraciones religiosas al ser capaces de leer libros sagrados y participar en diversas actividades del culto. Estas opiniones también se han visto reflejadas en los grupos de discusión, cuyos participantes señalan que las personas alfabetizadas son capaces de leer la Biblia y alcanzar posiciones de liderazgo tanto en sus colectividades como en las comunidades cristianas. King y O’Driscoll (2002) observan que, a medida que mejoran las aptitudes de lectura y escritura de los adultos, estos también van comprendiendo con mayor claridad su mundo, lo cual resulta fundamental para adquirir una percepción más clara, actuar de manera más racional y mejorar sus patrones de conducta para su propio desarrollo.

Por eso apreciamos un leve incremento de la participación masculina en los programas de alfabetización de adultos en comparación con una década atrás, cuando esas actividades eran consideradas solo cosa de mujeres.

Por qué los hombres no asisten

Por otra parte, aún persisten una infinidad de razones por las que los hombres del distrito de Namwala no asisten a las clases de alfabetización. Entre ellas se destacan los sentimientos, opiniones y actitudes de un hombre con respecto a sí mismo y a cualquier actividad de aprendizaje. Por diversos motivos, resulta muy difícil atraer a la mayoría de los hombres hacia un entorno de aprendizaje estructurado.

Los encuestados señalaron claramente que la participación depende de la confianza y del interés de un individuo, mientras que la falta de confianza y la baja autoestima constituyen barreras asociadas a la disposición que dificultan la participación masculina en la alfabetización de adultos.

El estudio demuestra que a los hombres les cohíbe participar en programas de alfabetización de adultos más que nada porque desean proteger su ego. Por añadidura, el entorno físico, al igual que las prácticas administrativas y pedagógicas de la educación y la capacitación, no se adecúan a su edad y su posición dentro de la sociedad.

Otra barrera tiene que ver con el actual contexto vital. Los encuestados señalaron que normalmente estaban ocupados en otras actividades y no veían ninguna razón para participar en programas alfabetización de adultos, pues lo que se esperaba de ellos es que mantuvieran a su familia.

La falta de oportunidades tras tomar parte en programas de alfabetización es sugerida como otra de las razones que disuaden a potenciales alumnos masculinos. La entrega de información clara y detallada, al igual que de una orientación precisa, que faciliten la elección del programa adecuado, es planteada como una medida que fomentaría la participación masculina. En otras palabras, los hombres desean saber, desde la etapa inicial, qué oportunidades se les van a abrir tras asistir a los programas de alfabetización de adultos.

Al analizar el bagaje de aptitudes de los monitores, el estudio determinó que se emplean una diversidad de métodos que son valorados por los alumnos. Las conclusiones revelaron que los monitores eran duchos en la tarea de impartir programas de alfabetización de adultos, y la mayoría de ellos contaba con formación suficiente. Por lo general, los monitores asumían ese papel luego de ser escogidos por la comunidad. Sin embargo, su labor docente se veía entorpecida por una falta de infraestructura desarrollada, como también por la carencia de financiación y medios auxiliares de enseñanza.

Conclusiones y recomendaciones

En el estudio se investigaron factores que inhiben la participación masculina en programas de educación de adultos. Durante ese proceso, también se profundizó en las motivaciones de los hombres adultos para participar. En el estudio se descubrieron una serie de programas de alfabetización de adultos que ayudan a las personas a mejorar sus conocimientos sobre cómo organizar su vida.

Por último, el estudio formuló las siguientes recomendaciones:

     

  1. El gobierno zambiano debería elaborar una política sobre alfabetización de adultos. Ella debería orientar, regular y aumentar las oportunidades para emprender actividades de alfabetización de adultos. A pesar de que éstas se han estado realizando de manera continua en Zambia desde 1965, no se aplica ninguna política coherente sobre la materia.
  2. El gobierno zambiano debería crear una infraestructura que permita atender a las necesidades de los programas de aprendizaje de adultos. La inexistencia de ese marco auxiliar es una de las principales razones por las que los hombres se abstienen de participar. Debido a que tienen el ego muy desarrollado, los hombres no se sienten cómodos al participar en actividades de aprendizaje en que tengan que compartir aula con sus esposas.
  3. Por último, los proveedores y los monitores de programas de alfabetización de adultos deben emprender más campañas de sensibilización, para que así una mayor cantidad de potenciales participantes pueda apreciar la importancia de dichos programas para ellos y para sus comunidades en general.
  4.  

 


Referencias

Aitchison, J. y Hassana, A. (2009): The State and Development of Adult Learning and Education in Sub-Saharan Africa. UNESCO.

Burnet, M. (1965): La batalla de la alfabetización. París: UNESCO. Disponible en bit.ly/16CNJs7

Caffarella, R. S. (2001): Planning Programmes for Adult Learners: A Practical Guide for Educators, Trainers and Staff Developers (2nd Edition). California: Jossey-Bass

Central Statistical Office (Oficina Central de Estadísticas) (2003): Zambia Demographic Health Survey Education Data Survey 2002: Education and Data for Decision Making. Lusaka: CSO.

Chakanika, W. W. y Sumbwa, P. I. (en prensa): Factors Leading to Low Levels of Participation in Adult Literacy Programmes Among Men in Namwala District. Lusaka: Universidad de Zambia.

Corridan, M. (2002): Moving from the Margins: A Study of Male Participation in Adult Literacy Education. Dublín: Adult Learning Centre.

Dale, E. (1965): Is there a substitute for reading? Boletín, Vol. X, Abril de 1945. Bureau of Educational Research: Ohio State University.

Freire, P. (1974): Education for critical consciousness. London: Sheed and Ward Ltd.

Giroux, H. (1989): Schooling for Democracy: Critical Pedagogy in the Modern Age. Londres: Routledge.

Grabowski, J. (1994): Pedagogy of Hope: Reliving ‘Pedagogy of the Oppressed’. Nueva York: Continuum.

Grain, S. y otros (1988): Educational Equity and Transformation. Dordrecht: Kluwer Academic Publishers.

King, L. y O’Driscoll, B. (2002): Gender and Learning: A Study of the Learning Styles of Women and Men in the Implications for further Education and Training. Shannon Curriculum Development Centre.

Kleis, R. (1974): Programme of Studies in Non-Formal Education: Study Team Reports. Washington D.C.: Institute for International Studies in Education.

McGivney (2004): Men Earn, Women Learn: Bridging the Gender Divide in Education and Training. Leicester: NIACE.

Ministry of Education (Ministerio de Educación) (2010): Report on the Status of Adult Literacy in Zambia: Policy on Adult Education.

Mumba, E. (2000): Curriculum for Basic Non-Formal Education. Ministry of Community Development and Social Services.

O’Connor, M. (2007): Gender in Irish Education. Dublín: Department of Education and Science.

Owens, T. (2000): Men on the Move: A Study of Barriers to Male Participation in Education and Training Initiatives. Dublín: Aontas. Disponible en bit.ly/1ebU8gK

UNESCO y PNUD (1976): The Experimental World Literacy Programme: A Critical Assessment. París: UNESCO.

 


Sobre los autores
 

Phyllis In’utu Sumbwa es zambiana y tiene 34 años. Tuvo su primer contacto con el área de la alfabetización de adultos en 2005, cuando comenzó a estudiar en el programa de certificado en educación de adultos. Inmediatamente después procedió a obtener un diploma en educación de adultos, además del grado de licenciada y de máster en la misma área en los años 2007, 2009 y 2013, respectivamente. Desde 2010 ha sido profesora invitada de formación de personal en la Escuela de Educación del Departamento de Educación de Adultos y Estudios de Extensión de la Universidad de Zambia. Como profesora invitada ha impartido una serie de cursos tutoriales en el área de la educación de adultos, por ejemplo sobre métodos de investigación en educación de adultos, enfoques participativos aplicados al desarrollo y la evaluación de programas de educación de adultos, solo por mencionar algunos. Su área de interés específica en el campo de la educación de adultos es la de la alfabetización.

Contacto

University of Zambia, School of Education
Department of Adult Education and Extension Studies
P. O. Box 32379
Lusaka, Zambia
phsumbwa@yahoo.com

 

Wanga Weluzani Chakanika es profesor titular del Departamento de Educación de Adultos y Estudios de Extensión de la Universidad de Zambia. En la actualidad se dedica activamente a la docencia y a la supervisión de iniciativas de alfabetización en niveles de pregrado y posgrado. También ha realizado investigaciones y publicado artículos relativos a la educación de adultos. Entre 1995 y 1999 fue Presidente Nacional de la Asociación de Educación de Adultos de Zambia. Durante esa época, la Asociación se concentró, entre otras cosas, en emprender investigaciones sobre diversos temas relativos a la educación de adultos.

Contacto

University of Zambia, School of Education
Department of Adult Education and Extension Studies
P. O. Box 32379
Lusaka, Zambia
chakanikaitis@yahoo.co.uk

 

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Más artículos

Lea la edición completa

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.