Aprendizaje comunitario en... Georgia

Clase de artesanía y arte popular en un centro de de educación comunitaria. Aquí se muestra la fabricación de uno de los souvenirs más populares, el cuerno para beber georgiano.

A lo largo de los años, el concepto de educación de adultos en Georgia ha llegado a asociarse estrechamente al nombre de DV V International. Tras el colapso de la Unión Soviética, los sistemas educativos de los estados recién emancipados han sufrido cambios considerables: mientras que en alguna época todas las repúblicas compartieron una historia común de centralización y control estatal, durante el turbulento periodo posterior a la declaración de independencia se ha introducido una de las reformas más apresuradas, ostensibles y, para muchos, polémicas. Aun cuando la eficacia de la mayoría de los cambios, en cuanto a permitir el surgimiento de una fuerza laboral más cualificada, nunca ha sido puesta en duda, ellos solo han estado orientados a las escuelas públicas y las universidades, y poco tienen que ver con los esfuerzos por poner sobre el tapete el tema de la educación de adultos. Fue entonces cuando intervino DV V International para ayudar a completar el panorama creando el sistema de educación no formal de adultos.

“La activa participación de las minorías étnicas en el proceso organizado por los centros de educación de adultos al interior de Samtsje-Yavajeti, región ubicada en Georgia Meridional, donde los armenios constituyen una sólida mayoría, motiva a las personas para integrarse a la sociedad, sobreponiéndose a la frustración y recuperando su autoestima.”

A través de proyectos piloto de corta duración destinados a sectores desfavorecidos de la población, DV V International descubrió la manera más adecuada de diseñar e implementar actividades de educación no formal en el país. Estas no solo sirven de herramientas de primera necesidad para el desarrollo personal, sino que además fomentan la integración y la movilidad social de los grupos marginados. Este enfoque, al que se recurrió por primera vez en 2006 y desde entonces se sigue empleando, fue desarrollado durante los dos años que duró la implementación del proyecto “Centros de educación de adultos en Samtsje-Yavajeti: oportunidades de integración para las minorías”.

Capacitación de maestros de escuelas públicas en un asentamiento para personas desplazadas en Abjasia.

La activa participación de las minorías étnicas en el proceso organizado por los centros de educación de adultos al interior de Samtsje-Yavajeti, región ubicada en Georgia Meridional, donde los armenios constituyen una sólida mayoría, motiva a las personas para integrarse a la sociedad, sobreponiéndose a la frustración y recuperando su autoestima. Ello se logra impartiendo cursos de idioma georgiano y educación cívica. También se ofrece una amplia variedad de programas de carácter profesional que ayudan
a estimular la participación cívica de los beneficiarios y a mejorar su competitividad en el mercado laboral.

Los centros de educación comunitaria ofrecen un completo programa de cursos que van desde cómo fomentar el crecimiento personal cultivando aptitudes clave hasta cómo generar un ambiente propicio para la búsqueda permanente de conocimientos. Los programas educativos generalmente duran entre 2 y 5 meses.

Desde el primer día, los cuatro centros de educación comunitaria han estado ofreciendo los siguientes programas a habitantes locales y a desplazados internos:

     

  • Formación profesional (cursos de costura, carpintería, agricultura, construcción, en más de 20 especialidades distintas).
  • Programa de desarrollo personal (cursos de alfabetización digital y capacitación en tecnología de la información; cursos de idiomas; cursos sobre gestión de pequeños negocios y competencias empresariales; banca y contabilidad; gestión de oficinas).
  • Programa de habilidades para la vida y competencias fundamentales (por ejemplo, técnicas para la comunicación y la exposición eficaces; gestión de conflictos; postulación a empleos; redacción de propuestas y gestión de proyectos, etc.).
  • Educación cívica (reuniones y debates públicos, club de ciudadanía activa, etc.).
  • Programa para jóvenes.
  • Programa de rehabilitación psicosocial.
  • Información, asesoramiento y asistencia de carácter jurídico.
  •  

Todos los programas anteriores tenían por objetivo aumentar el grado de autonomía de los par ticipantes, facilitándoles el acceso a recursos y opor tunidades en el ámbito educativo.

En un comienzo los centros de educación comunitaria eran financiados enteramente por la Unión Europea. Más adelante, cuatro organizaciones basadas en la comunidad heredaron la propiedad de los locales y del equipamiento. En la actualidad los centros funcionan gracias a la generosidad del Ministerio Federal para la Cooperación Económica y el Desarrollo de Alemania (Bundesministerium für wirtschaftliche Zusammenarbeit und Entwicklung – BMZ), y a la ayuda financiera proporcionada por las municipalidades locales y numerosos donantes a nivel local e internacional.

Desde su creación, los centros de educación comunitaria surgieron como importantes lugares de encuentro, donde era posible estimular la realización personal y empoderar a personas de distintos ambientes sociales y geográficos para así aunar esfuerzos y fomentar un espíritu de identidad común. Estas instituciones atienden a las necesidades de los residentes locales al permitirles el acceso a actividades gratuitas de carácter educativo y cultural, y a un espacio público que puede ser usado para celebrar reuniones
comunitarias y eventos sociales de todo tipo.

Al aplicar una novedosa metodología pedagógica y al ofrecer apoyo técnico y el equipamiento necesario, los centros de educación comunitaria prestan asistencia a nivel local a organizaciones, grupos y personas. Los centros ponen a su disposición un espacio de oficina, un local para reuniones, o una sala de ensayo, cobrándoles un alquiler razonable. De manera que los centros sirven simultáneamente de sedes para reuniones y audiencias públicas sobre temas comunitarios, o para campañas de información y debates.

La vida en las regiones que cuentan con centros de educación de adultos es definitivamente distinta a la de otras zonas del país. Los centros no solo promueven el empleo, sino que además les inyectan vitalidad a las comunidades. Sobre todo contribuyen a fomentar la conciencia cívica, requisito de máxima importancia para el progreso de la sociedad georgiana. Los objetivos que se persiguen son muy ambiciosos, y en la actualidad se impulsa el desarrollo con miras a crear un centro de educación de adultos por cada región.

Para mayor información
www.dvv-international.ge

Autora
Lali Santeladze, DVV International Georgia,
santeladze@dvv-international.ge

 

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.