Habilidades y competencias para un mundo en proceso de cambio: el seminario virtual 2017

Timothy Ireland es profesor asociado de educación de adultos en la Universidad Federal de Paraíba, en João Pessoa (Brasil).

Contacto
ireland.timothy@gmail.com

 

 
 


El último seminario virtual, organizado por el Consejo Internacional de Educación de Adultos (ICAE) en cooperación con DVV International, tuvo como punto de partida cuatro artículos del número 83 de la revista Educación de Adultos y Desarrollo, que fue dedicado a las habilidades y competencias: “Las cinco habilidades que se requieren para construir otro mundo posible: aprender desde y para el Foro Social Mundial” de Alessio Surian; “Mejorar las competencias en el mundo árabe: aspectos que deben considerarse” de Rabab Tamish; “La nueva agenda de capacidades para Europa” de Dana Bachmann y Paul Holdsworth y, finalmente, “Habilidades interpersonales en la educación no formal: fomentar las capacidades de los jóvenes”, de Priti Sharma. La novedad de este año ha sido la inclusión de un webinar con el autor Paul Holdsworth. 

Los artículos no solo representan a distintos continentes —Norteamérica, el mundo árabe, Europa y Asia— sino que los autores adoptan además posturas bastante distintas respecto del tema central de las habilidades y competencias. Como señala Imelda Sáenz: “Los documentos compartidos en el Seminario demuestran que las realidades en el campo de la educación de adultos en la región árabe, en Asia Central y en Europa, y obviamente en todas las demás, son bastante diferentes entre sí, al igual que sumamente complejas y heterogéneas en su ámbito interno”. El contexto es un aspecto fundamental. Rabab Tamish se refiere a la diferencia entre la manera en que se presentan las competencias en el contexto internacional y su aplicación en el ámbito local. Es más, si bien todos los autores reconocen la necesidad apremiante de preparar a las futuras generaciones, así como a los inmigrantes recién llegados y a todas las personas con escasas habilidades y competencias, para que puedan tener buenas perspectivas de conseguir empleo en un mundo que cambia vertiginosamente, la manera en que ­llevan a cabo esas iniciativas así como la naturaleza del mundo al que aspiramos varían notoriamente, incluso dentro de un mismo continente. Tal vez sea acertado afirmar que la noción del espíritu de Davos y de Porto Alegre parece sintetizar claramente estas diferencias.

¿Debe privilegiarse la educación y formación profesional?

Los debates y comentarios sobre el Foro Social Mundial y el mundo al que aspiramos han resultado beneficiosos pues nos han llevado a preguntarnos: “¿En qué mundo nos gustaría vivir?”, y a la vez han sugerido eventuales habilidades y competencias necesarias para forjar otro mundo posible. 

Sin embargo, las interrogantes planteadas por Cristina Maria Coimbra Vieira y Rosa Maria Torres me parecieron estimulantes y provocadoras. Cristina Vieira analiza la nueva agenda desde la perspectiva portuguesa. Plantea numerosas preguntas relevantes, sosteniendo, por ejemplo, que “el énfasis en la economía parece silenciar en cierta medida las necesidades y los intereses intrínsecos de los trabajadores en su calidad de sujetos de aprendizaje, al igual que sus experiencias de aprendizaje previas”. Añade que “concentrarse en el individuo desde una perspectiva funcionalista —que supone "equipar" a las personas con las habilidades necesarias para responder a las siempre cambiantes necesidades del mercado laboral— es la mejor manera para que la sociedad en su conjunto eluda sus responsabilidades”. Esta perspectiva portuguesa, que ve con ojos más críticos la nueva Agenda de Capacidades para Europa, parece sugerir que privilegiar la educación y formación profesional (EFP) no es una política consensuada en la comunidad. Si bien se expresa desde una óptica occidental, sugiere de todos modos que una receta aplicable a todos los casos no es la mejor manera de abordar la diversidad cultural, que es tan decisiva para Europa. 

Rosa Maria Torres, de Ecuador, también plantea una pregunta fundamental: “¿Aprender para qué?” Y responde que “Hay distintas maneras de considerar y abordar este tema. El bienestar y la prosperidad tienen significados distintos para distintas personas y culturas de todo el mundo”. Añade que el concepto autóctono de Sumak Kawsay (buen vivir) es una alternativa al actual paradigma de desarrollo occidental: alternativo en el sentido de ser radicalmente diferente y no occidental. Para Artur Escobar (apud Gudynas 2011) el concepto de “buen vivir” ciertamente no representa un desarrollo alternativo sino una alternativa al desarrollo basada en la cosmología de los pueblos indígenas. El buen vivir tiene que ver con establecer una relación armoniosa entre uno mismo, los demás y el medio ambiente. Se considera que la naturaleza tiene derechos al igual que los seres humanos. Dávalos (2008) lo expresa de la siguiente manera: “Incorporar la naturaleza en la historia [...] no como un factor productivo ni como una fuerza productiva, sino como parte inherente del ser social”. Las habilidades y competencias necesarias para entablar esta relación les confieren un nuevo significado a la educación y el aprendizaje.

Para resumirlo en 6+1 afirmaciones

En general existió cierto grado de consenso en cuanto a que la preparación de las nuevas generaciones y de las personas con escasas habilidades y competencias para que puedan tener buenas perspectivas de conseguir empleos en un mundo que cambia vertiginosamente es una realidad que se debe afrontar. Está claro que debe haber un equilibrio entre el desarrollo de las habilidades sociales en la educación no formal, y el de las habilidades técnicas en el contexto de la educación y formación profesional. Quizás podamos resumir este planteamiento afirmando, en primer lugar, que el mundo que habitamos es único y alberga a toda la humanidad. En segundo lugar, que todos somos naturaleza, y esto nos vincula con todas las formas de vida. En tercer lugar, que a pesar de nuestra diversidad cultural y social vivimos en un mundo interdependiente, nos guste o no. En cuarto lugar, que resulta prácticamente innegable que nuestro mundo es un espacio cada vez más interconectado. En quinto lugar, que existen ciertos derechos humanos que son comunes a toda la humanidad, entre los que se incluyen el concepto de trabajo digno, aunque este aspecto no siempre se interpreta de la misma manera. En sexto lugar, que cuando se trata de garantizar la supervivencia del planeta no tenemos otra opción que invertir en proyectos de desarrollo sostenible o en otras modalidades de desarrollo. Por último, que vivimos en un mundo cada vez más globalizado, lo que significa que diálogos como el que se generó en este seminario virtual son de vital importancia en relación con nuestro intento por encontrar coincidencias entre las distintas posturas con el afán de lograr un entendimiento mutuo y generar un clima de cordialidad: la urgente necesidad de aprender a convivir.

Seminario Virtual 2017 en línea

Todas las colaboraciones al Seminario Virtual están disponibles en: http://virtualseminar.icae.global/

Un vídeo del webinar de Paul Holdsworth (Comisión Europea) sobre la “Nueva agenda de capacidades para Europa” está disponible en: https://youtu.be/NXLiOAOo_I4

Educación de Adultos y Desarrollo

No 83 > “Habilidades y Competencias”

Aún se dispone de ejemplares impresos gratuitos del nº 83 de Educación de Adultos y Desarrollo, dedicado a las “habilidades y competencias”. Pueden solicitarse a

info@dvv-international.de


Referencias

Dávalos, P. (2008): Reflexiones sobre el Sumak Kawsay (El Buen Vivir) y las teorías del desarrollo. En: Copyleft-Eutsi-Página de izquierda antiautoritaria, No. 6, 2008.

Gudynas, E. (2011): Buen vivir: Germinando alternativas al desarrollo. En: América Latina en movimiento, febrero 2011, 461-481.