Oriente Próximo

Desde el 2009, DVV International coopera con socios del Oriente Próximo. La oficina de proyectos en Jordania fue inaugurada en 2010 y en Palestina, en Ramala, en 2012. Luego, en 2013 se abrió una sucursal en la Franja de Gaza. 

Uno de los mayores problemas en el Oriente Próximo es la alta tasa de desempleo, así como la extrema pobreza y la falta de perspectivas que trae aparejadas. Este problema afecta sobre todo a la población joven, a saber las personas menores de 25 años. Según la fuente y el país, el 60% de este sector de la población está en el paro. Por ello DVV International, conjuntamente con sus socios, se ha propuesto alentar y capacitar a jóvenes y adultos jóvenes para que desarrollen sus potenciales y se involucren en la vida económica, política y social de sus respectivos países.  

Las prioridades del trabajo de DVV International en el Oriente Próximo son el desarrollo de programas de educación innovadores, la capacitación de especialistas en educación de adultos y la creación y expansión de centros de educación de adultos. Proyectos de este tipo están siendo implementados en Jordania y Palestina. El intercambio de experiencias sobre estos temas, al igual que los programas de perfeccionamiento y los encuentros de planificación y evaluación, tienen lugar también a nivel regional.  

Otro importante campo de trabajo es la interconexión y el cabildeo en el ámbito del aprendizaje permanente. DVV International respalda cuatro redes ―que cuentan con centenares de miembros y organizaciones asociadas en todo el mundo árabe― en su esfuerzo por desarrollar sus competencias en materia de educación de adultos, fomentar métodos de enseñanza y de aprendizaje participativos, e interceder en favor de sus intereses ante gobiernos y organizaciones internacionales. Además, DVV International creó, a través de la Red del Oriente Próximo para la Enseñanza y el Aprendizaje Innovadores (Middle East Network on Innovative Teaching and Learning - MENIT), dos grupos de trabajo regionales.  

En atención a la crítica situación motivada por el flujo de refugiados sirios, DVV International ayuda además a algunos socios jordanos en la labor de integración, mediante programas de educación para esos refugiados. Los refugiados y la población local participan conjuntamente, desarrollan las habilidades fundamentales y se involucran en iniciativas y grupos de autoayuda para movilizar los bienes y servicios que precisan de manera perentoria.