Declaración de Manila sobre Asistencia Oficial al Desarrollo (AOD) para Educación

Nosotros, defensores de la educación en la región del Pacífico Asiático, creemos que, si bien nuestra región es diversa, hay problemas transversales que nos afectan a todos y todas en relación con la ayu da para el desarrollo, y de manera especial en re lación con la ayuda para desarrollo destinada a la educación. En las actuales circunstancias económi cas globales, queremos llamar la atención sobre la capacidad de las grandes instituciones financieras y de los gobiernos ricos para protegerse a sí mismos contra los peores efectos de la crisis. Sin embargo no se puede negar que son los países pobres y las poblaciones pobres quienes sienten dramáticamente esos efectos, por lo que en este momento pedimos a los gobiernos y a los donantes que cumplan los compromisos que han contraído con la agenda de Educación Para Todos (EPT) y protejan a los Estados débiles y frágiles contra los peores impactos de la fusión financiera, de la misma manera como lo han hecho para sí mismos. Hay una plétora de problemas que siguen acosando al sector educativo, y aprovechamos esta oportunidad para recordarles a los gobiernos nacionales, tanto donantes como receptores, que los costos de no cumplir con las metas de la EPT son elevados, y que no se puede canjear la educación por otros imperativos.

Proporcionar visión: Reconocer la indivisibilidad de los objetivos de Educación Para Todos

Convocamos a los gobiernos donantes a que se adhieran al Marco de Acción de Dakar para la financiación de los planes educativos de los gobiernos contrapartes. Los objetivos de Educación Para Todos definen claramente seis áreas de educación que tienen que constituir el centro de atención del apoyo de los donantes en el sector educativo. La atención y educación de la primera infancia, la educación primaria universal, el apoyo a las oportunidades de aprendizaje de por vida para jóvenes y adultos, el mejoramiento significativo de los resultados de la alfabetización de adultos, la equidad de género en todos los niveles de la educación, y la calidad de la educación para todos, son las metas que tenemos que alcanzar para la fecha límite de 2015, y es mucho lo que todavía queda por hacer si queremos revertir la situación presente. Sin retardar el impulso hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio, queremos recordarles a los gobiernos donantes que se ha dado la situación específica de un marco para el compromiso con la educación, y que las estipulaciones contenidas en ese marco tienen que ser las que guíen en todo el mundo la asistencia al desarrollo (AOD) para educación. Los seis objetivos de la EPT están significativamente interrelacionados, y el cumplimiento de cada uno de ellos requiere de una acción conjunta en todos ellos. Reconociendo esta indivisibilidad, pedimos a los gobiernos que asuman los seis objetivos de manera conjunta, como un plan de acción, y que no prioricen uno u otro de los objetivos en detrimento de cualquiera de los otros.

Proporcionar sangre vital: Movilizar recursos para cubrir la brecha financiera

Pedimos a los donantes y a los receptores que movilicen recursos para cerrar la brecha financiera que ha sido calculada por la Campaña Global de Educación en 16 mil millones de dólares por año. Para los países donantes esto supone proporcionar un presupuesto de ayuda que responda a la referencia internacionalmente acordada del 0,7 por ciento del Producto Nacional Bruto (PNB), y eso de manera inmediata. Adicionalmente pedimos que el 15 por ciento de la ayuda total se asigne al sector educativo, para mostrar el compromiso serio que están asumiendo los donantes en el sentido de alcanzar los niveles de incremento de la ayuda, lo que ha pasado a ser parte de sus informes regulares sobre educación de los últimos años.

Unos pocos países, como Noruega (0,95), Suecia (0,93), Luxemburgo (0,90) y Holanda (0,81), ya están financiando programas de ayuda por encima de los niveles acordados, lo cual es una prueba de que ese esfuerzo no es imposible, ni tampoco resulta oneroso en el plano interno. Lamentablemente los países donantes que apoyan a nuestra región y que tienen un PNB más abultado, como es el caso de Japón y los Estados Unidos, han fijado los niveles más bajos de asistencia oficial al desarrollo de los últimos años —últimamente el 0,17 y el 0,16 por ciento, respectivamente—, y esto incluso antes de que hiciera su aparición la crisis financiera global.

De manera similar les recordamos a los gobiernos receptores que los convenios internacionales les asignan a ellos la responsabilidad principal de la educación. En ese sentido pedimos que los gobiernos nacionales receptores demuestren su compromiso con la educación financiando al sector con por lo menos el 6 por ciento del Producto Nacional Bruto, o bien por lo menos el 20 por ciento del presupuesto nacional. La provisión de recursos en por lo menos esos niveles, como también las inversiones que se hagan para superar la falta de maestros, que es de aproximadamente tres millones por año, debería mejorar también las tasas de retención y de culminación.

Proporcionar musculatura: Asegurar una efectiva gobernabilidad de la asistencia para el desarrollo

La buena gobernabilidad es clave para la consecución de una Asistencia al Desarrollo de calidad, y requiere ser ejecutada en todos los niveles, incluyendo donantes, gobiernos receptores y niveles locales. Tanto los donantes como los receptores deben garantizar la adecuación y la calidad de la ayuda que dan y reciben. El marco para los donantes viene dado por los Principios de París para una Asistencia Eficiente (Paris Principles on Aid Effectiveness), como el que afirma que los programas de los donantes deben comprometer a los gobiernos nacionales con la intención de: reflejar las prioridades del gobierno receptor, asegurar la apropiación local, y asegurar una armonía entre los programas y las políticas de todos los donantes activos dentro del país. Si se garantiza la transparencia y confiabilidad, se posibilitará también el uso de mecanismos de seguimiento y evaluación para determinar de qué manera la ayuda llega a todos los niveles, incluyendo los más marginados, y de qué manera se está garantizando la calidad por medio de un personal docente eficiente, un aparato gubernamental competente, y suficientes profesionales para la gestión administrativa. Tanto las organizaciones de la sociedad civil como la comunidad en su conjunto necesitarán cada vez más acceso a la información de manera que puedan involucrarse y participar en los procesos de aprovechamiento de la AOD, entre otras cosas para asegurar que la ayuda que recibe un país no acabe siendo víctima de la corrupción y de una ejecución anómala. Por lo tanto es importante que una buena agenda de gobernabilidad incluya cierto grado de apoyo a la sociedad civil para la construcción de capacidades, de manera que se dé un monitoreo efectivo, así como una educación para el desarrollo a favor de la comunidad en el amplio sentido de la palabra, con el fin de garantizar la participación de importantes actores involucrados.

Proporcionar vigor: elaborar y poner en práctica planes educativos nacionales previamente calculados y calendarizados

Cuando les pedimos a los donantes y a los gobiernos nacionales que se tomen en serio las estipulaciones de una buena gobernabilidad, queremos además recor-darles a los gobiernos nacionales que la responsabilidad fundamental del sector educativo está en sus manos. Por tanto es necesario que los gobiernos nacionales aseguren su propia capacidad de comprometer a los donantes en el marco de sus prioridades y de defender los recursos que se requieren para responder a sus necesidades. Se deben elaborar planes educativos con programas mensurables, calculados y calendarizados, y se los tiene que integrar en los programas marco de lucha contra la pobreza, que son los que buscan garantizar para el año 2015 la consecución de todos los objetivos de la Educación Para Todos. Teniendo en mente el carácter indivisible de los objetivos de la EPT, y advirtiendo que a mitad de camino hacia la EPT las más descuidadas de esas prioridades son actualmente la educación de la primera infancia y la alfabetización de adultos, así como las destrezas vitales y las oportunidades de aprendizaje de por vida para jóvenes y adultos, los gobiernos pueden demostrar una renovada voluntad política de alcanzar los objetivos de la EPT asegurando que el sector educativo nacional proyecte e incluya estrategias calculadas y calendarizadas para la consecución de dichas metas. De manera especial los gobiernos tienen que analizar en qué momento es la hora de defender a nivel global que se reserve para la educación de adultos el 6 por ciento del presupuesto educativo, la mitad de lo cual —el 3 por ciento— debería asignarse a la alfabetización de adultos.

Proporcionar celeridad: reforma de la Iniciativa de Vía Rápida

Convocamos a la comunidad de donantes y al Banco Mundial a que emprendan reformas cruciales de la Iniciativa de Vía Rápida para la Educación Para Todos, con el fin de hacerla más reactiva, y de que llegue a más países necesitados de recursos para responder a TODOS los objetivos de la EPT. Demandamos de manera específica la expansión de la cobertura de la EPT, más allá de dos Objetivos de Desarrollo del Milenio (# 2, Educación Primaria Universal, y # 3, Equidad de Género en la Educación), para incluir la agenda completa de la EPT. Teniendo en cuenta que el año 2015 ya está a la vuelta de la esquina, pedimos que la Iniciativa de Vía Rápida acelere y amplíe su cobertura para incluir a países en situación de conflicto o de postconflicto, y a aquellos que corren el peligro de no poder responder a la EPT a causa de la pobreza, de la desigualdad, del servicio insostenible de la deuda, y de problemas fiscales crónicos. Pedimos que la Iniciativa de Vía Rápida vaya más allá del Catalytic Fund. En línea con estas reformas, pedimos al Banco Mundial que garantice que los fondos estén disponibles de manera previsible, y que se mejore su utilización, como también los procesos de toma de decisiones y la eficiencia del sistema. Paralelamente a esta idea, recomendamos la reforma del comité directivo de la Iniciativa de Vía Rápida que es el factor más decisivo, ateniéndose a procesos claros, democráticos y transparentes. Creemos que puede ser necesario llevar a cabo un cambio en la actual estructura de la Iniciativa de Vía Rápida, estableciendo una cierta distancia entre el Banco Mundial y la Iniciativa de Vía Rápida.

Proporcionar impacto: una asistencia oficial para el desarrollo eficiente, basada en una verdadera transferencia de recursos

Finalmente quisiéramos recordarles a los donantes que, para que los resultados en términos de desarrollo sean lo más efectivos posible en los países contrapartes, la AOD tiene que consistir en una verdadera transferencia de recursos y de dinero fresco. Sin negar el hecho real de que la asistencia al desarrollo se guía por las prioridades nacionales de los países donantes, sostenemos que una verdadera transferencia de recursos producirá más dividendos, y que mejores impactos en los países contrapartes ofrecerán también a los gobiernos donantes oportunidades significativamente mejores. Con este espíritu convocamos a los gobiernos donantes a que se abstengan de prestar ayuda allá donde los recursos son rápidamente re-encauzados hacia el gobierno donante. Aquí se incluye la ayuda prestada a niveles de educación superior, en forma de becas para estudiantes de países contrapartes para que vayan a estudiar (exclusivamente) en el país donante, la ayuda prestada en forma de empréstitos más que de concesiones, así como la ayuda vinculada, es decir la que se contrapone a la que no establece condiciones.

Asimismo, la cancelación de la deuda debe garantizar que los presupuestos de los países contrapartes no queden bajo el peso de los reembolsos de los créditos, de manera que se puedan destinar los recursos internos al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, los objetivos de la Educación Para Todos y otros resultados convenidos internacionalmente. La cancelación de la deuda, más un incremento proporcional de la ayuda prestada en forma de concesiones y no de empréstitos, les dará a los gobiernos nacionales mayores oportunidades de apalancar recursos propios para contribuir al desarrollo de diferentes sectores.

De esta manera, lo que hoy es una estrategia gemela de verdadera transferencia de recursos y de mayor apropiación por parte de los países en vías de desarrollo, mañana le dará significado a la prestación de ayuda en términos reales, por tanto estamos hablando de una estrategia global para la sostenibilidad.

Organizaciones firmantes

Asociación del Pacífico Sur para la Educación Básica y de Adultos (ASPBAE), Real World Strategies Programme
Secretariado del Foro Asiático de AOD Convocatoria Mundial a la Acción contra la Pobreza (Global Call to Action Against Poverty GCAP) – SENCA
Coalición Asiática de ONG para la Reforma Agraria y el Desarrollo Rural
Campaña por la Educación Popular (CAMPE-Bangladesh)
Red de la Sociedad Civil para Reformas Educativas (E-Net Filipinas)
Coalición para el Desarrollo Educativo (CED, Sri Lanka)
E-Net por la Justicia (Indonesia)
Coalición Nacional para la Educación (NCE, India)
Coalición Pakistaní para la Educación (PCE)
Asociación de Voluntarios Shanti/Red japonesa de ONG educativas (JNNE, Japón)
Avocación de ONG educativas (NEP, Camboya)
Red de Defensa de la Educación de Papua Nueva Guinea (PEAN, PNG)
Coalición para la Educación de las Islas Salomón (COES)
Campaña Global para la Educación (GCE) de Nepal
Observatorio de AOD, Filipinas
Coalición para la liberación de la deuda (Filipinas)
Acción para Reformas Económicas (Filipinas)
Movimiento Filipino de Reconstrucción Rural
AKBAYAN (Filipinas)
Akrugaan (Filipinas)
ASSERT (Filipinas)
Acción por el Desarrollo, para el Aprendizaje y el Fortalecimiento de los Sectores de Base (Filipinas)
Educación como Base de la Vida (Filipinas)
Eskwelahan Sang Katawhan Negros (ESKAN, Filipinas)
Convocatoria Mundial a la Acción contra la Pobreza – Filipinas
Kabataan Kontra Kahirapan (Juventud contra la pobreza – Filipinas)
KMBM (Filipinas)
KPACIO, Inc. (Filipinas)
Fundación para el Desarrollo de Maminturan, Inc. (Filipinas)
Fundación Nuestra Señora para Actividades Caritativas – Desarrollo de Mujeres en Emprendimientos (Notre Dame Foundation for Charitable Activities – Women in Enterprise Development – Filipinas)
Fortalecimiento de la Población para la Educación Popular (People’s Empowerment por Popular Education – Filipinas)
Iniciativa Popular para el Aprendizaje y el Desarrollo de la Comunidad (People’s Initiative for Learning and Community Development – PILCD, Filipinas)
Asociación Juvenil Filipina para la Reconstrucción Rural
Piglas Kababaihan (Filipinas)
PINASAMA (Filipinas)
Confederación Sindical Independiente de Servicios Públicos (Filipinas)
Alianza de Consejos de Estudiantes de Filipinas
Sentro ha Pagpauswag ha Panginabuhi, Inc. (SPPI, o Centro de Desarrollo Económico Local, Filipinas)
Coalición por la Dignidad del Magisterio (Filipinas)
Asociación de Maestros y Empleados para el Cambio, la Reforma Educativa y la Solidaridad, Inc. (TEACHERS, Inc. – Filipinas)
Fundación Unang Hakbang (Filipinas)
UNLAD Kabayan (Filipinas)
Salud Femenina (WomanHealth – Filipinas)
Juventud por al Nacionalismo y la Democracia (Filipinas)
Save the Children
Suecia
Plan Filipinas

Individuos firmantes

Mr. Geoffrey Odaga, Campaña Global por la Educación, Coordinador de Real World Stratgies Global
Ms. Chikondi Mpokosa, Asesora de Global Education, Oxfam Gran Bretaña

AOD para compromisos educativos en países del Pacífico Asiático 2006

AOD para compromisos educativos en países del Pacífico Asiático 2006

AOD para compromisos educativos en países del Pacífico Asiático 2006

Fuente: Informe de Seguimiento Global de Educación Para Todos, 2009