Organizaciones de la sociedad civil

Una serie de prestigiosas ONG han elaboró una declaración que fue presentada ante la Conferencia de Alto Nivel de la ONU sobre Cooperación Sur-Sur, que se celebró en Nairobi, Kenia, entre el 1 y el 3 de diciembre de 2009. En ella instan a que la cooperación Sur-Sur se centre en los problemas, los derechos y las necesidades de la gente, en vez de guiarse por los dictados de los principales actores en el escenario mundial, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, a quienes perciben como los principales responsables de los problemas que ha acarreado la liberalización del mercado y la consiguiente crisis financiera, con sus devastadoras secuelas.

Declaración sobre la Cooperación Sur-Sur


Su Excelencia, Sr. Presidente de la Conferencia sobre Cooperación Sur-Sur, jefes y jefas de las delegaciones y representantes de los estados miembros, colegas y representantes del sector empresarial y de los parlamentos, estimados y estimadas colegas de la sociedad civil, señoras y señores:

Nosotras y nosotros, miembros de las organizaciones de la sociedad civil y de sus redes en los países del Sur, queremos hacer pública una declaración a propósito de la vigente y oportuna discusión sobre la Cooperación Sur-Sur.

Estamos agradecidos por esta oportunidad para presentar ante ustedes hoy una breve declaración sobre nuestros asuntos. Los urgimos a escuchar y tomar atenta nota, en sus discusiones, conclusiones y acciones de seguimiento, de las voces y recomendaciones clave de la sociedad civil.

En la actualidad el mundo está consumido por las apremiantes crisis financiera y del clima que no sólo amenazan el logro de las Metas de Desarrollo del Milenio y la vida y sustento de cientos de millones de personas en el Sur, sino también la estabilidad de las economías del mundo. Los gobiernos del Norte y los sistemas financieros son responsables de las actuales crisis, pero los costos y los impactos son pagados por el mundo entero, y en particular por los países más pobres.

Superar estas crisis exige la acción decidida y el liderazgo de la comunidad global. A la fecha sin embargo, ese liderazgo ha faltado de manera preocupante.

La rápida y masiva respuesta de los gobiernos para salvar a los bancos y las instituciones financieras privadas, con más de tres trillones de trillones de dólares en recursos y garantías públicas, se erige en marcado contraste con su fracaso en responder decisivamente a la no disminuida crisis de la pobreza y la marginalización que ha afligido a la mayoría de la población del mundo. La Cooperación Sur-Sur, por lo tanto, debe demostrar su capacidad para recaudar los recursos necesarios para contrarrestar la pobreza.

Notamos que la Cooperación Sur-Sur ha catalizado el debate sobre la reforma de la efectividad de la ayuda así como las reformas en las estructuras de gobernabilidad del FMI y el Banco Mundial. En los últimos 30 años, estas dos instituciones han presionado por mayores flujos de capital y liberalización de los mercados, resultando en la erosión de los espacios de política nacionales y la violación de la soberanía nacional. Ellas están entre las principales instituciones responsables por la situación actual y no tienen legitimidad ni credibilidad para jugar un papel primordial en la reforma del sistema financiero internacional, por no hablar de iniciar un proceso de autoreforma. Es con esto en mente que hacemos un llamado a profundizar y fortalecer la Cooperación Sur-Sur.

Esta cooperación, sin embargo, debe cumplir requisitos básicos en promoción de derechos humanos, solidaridad y equidad entre los socios, sostenibilidad ambiental y apropiación del desarrollo.

Demandamos que la Cooperación Sur-Sur promueva el desarrollo de políticas y estructuras económicas globales que coloquen los derechos de las personas en primer lugar, que respeten y promuevan los derechos humanos, la equidad de género, así como la justicia social y ambiental.

Demandamos políticas que aseguren trabajo decente basado en oportunidades de empleo, respeto de los derechos laborales, la protección social, el diálogo social, una calidad de vida sostenible, provisión de servicios esenciales tales como salud, educación, vivienda, agua y energía limpia y que se asuma la economía del cuidado que depende ampliamente de las mujeres. Las poblaciones del Sur necesitan tener mayor control sobre los recursos y las decisiones que afectan sus vidas.

Sr. Presidente, distinguidos delegados y delegadas, estamos convencidos de que la Conferencia sobre Cooperación Sur-Sur es clave para alcanzar soluciones duraderas a las múltiples crisis humanas que hemos descrito. Hacemos un llamado a los gobiernos a ponerse de acuerdo en un proceso fuerte de seguimiento Sur-Sur que reúna todos los involucrados institucionales, no sólo a las organizaciones gubernamentales e intergubernametales, sino también a las organizaciones internacionales de trabajadores y de la sociedad civil.

Sr. Presidente, distinguidos delegados y delegadas, la sociedad civil puiere poner en discusión los siguientes asuntos sobre Cooperación Sur-Sur:

Cooperación Sur-Sur basada en las personas

La cooperación de las personas del Sur es clave para apoyar las actividades e iniciativas de la cooperación Sur-Sur. Desafortunadamente su participación está actualmente restringida debido a limitaciones en sus capacidades financieras y de otros órdenes. Hacemos un llamado a una aproximación integral a la Cooperación Sur-Sur, con los gobiernos del Sur comprometiendo recursos para facilitar los procesos de las OSC. Creemos que la sociedad civil puede jugar un papel importante en llevar aún más adelante los objetivos de la cooperación Sur-Sur. Los gobiernos deberían estimular y apoyar financieramente el involucramiento de la sociedad civil, y reconocer el papel clave que ésta juega en la implementación y el monitoreo de los programas y políticas. Nosotros urgimos su inclusión estructural en las futuras deliberaciones y programas de la Cooperación Sur-Sur.

Sobre ayuda

En el tema de la ayuda sostenemos que la cooperación Sur-Sur debe mejorar aún más la calidad de su ayuda, fortaleciendo la apropiación democrática, con un énfasis mayor en lograr justicia de género y eliminando las condicionalidades de política que debilitan la apropiación e incrementan la pobreza, y con las metas de erradicación de la pobreza y eficacia de la ayuda incrementadas.

Sobre inversión

Estamos convencidos de la necesidad de instituir una aproximación holística a las inversiones Sur-Sur, que implica, entre otros, los aspectos del desarrollo social y la transferencia de tecnología sustentable.

Estas deberían seguir sistemas de producción ambiental y socialmente sustentables, y alinear sus operaciones con las economías nacionales y locales.

Marcos regulatorios apropiados deberían ser instaurados para asegurar rendición de cuentas corporativas, incluyendo la Declaración de la OIT sobre empresas multinacionales y política social. Inversiones bilaterales y tratados de libre comercio deberían ser discutidos con todos los actores relevantes, especialmente parlamentarios, socios del sector social y sociedad civil, para asegurar una apropiación democrática.

Sobre deuda

Hacemos un llamado a la cancelación total e incondicional de las deudas odiosas así como a la toma de acciones decisivas para suspender la reacumulación de tales deudas.

Los gobiernos de la Cooperación Sur-Sur deberían establecer una nueva arquitectura de la deuda que sea inclusiva, participativa y responsable demo-cráticamente, que rinda cuentas a las personas a las que pretende servir. Las Naciones Unidas deberían jugar un papel clave es su desarrollo y las instituciones y mecanismos deberían estar sujetos a las normas y tratados internacionales sobre derechos humanos. Entre otras necesidades, el nuevo marco institucional obligatorio debería revisar las actuales pautas de sostenibilidad de la deuda de tal manera que incluyan la deuda doméstica, y consideraciones sobre desarrollo humano y justicia ambiental y climática. También existe una necesidad urgente de establecer mecanismos justos y transparentes, para sacar adelante la deuda, que sean independientes de las instituciones financieras internacionales.

En conclusión, Sr. Presidente y distinguidas y distinguidos colegas, De cara a las múltiples crisis, nosotras y nosotros urgimos a los gobiernos a tomar el partido de las mujeres y los hombres trabajadores, campesinos, jóvenes, niñas y niños del Sur, para promover sustentabilidad ambiental a través de una vía económica alternativa. Por lo tanto, nosotras, las redes de la sociedad civil representando a millones de personas del Sur, llamamos a un cambio en Nairobi que ponga el desarrollo efectivo, la erradicación de la pobreza, los derechos humanos, la equidad de género, el trabajo decente y la sustentabilidad ambiental en la primera línea del discurso, las políticas y la búsqueda de soluciones definitivas.

Suscrito por:

African Forum and Network on Debt and Development (AFRODAD) Reality of Aid Africa Network IBON International Reality of Aid Network International Association for Community Development Action Aid Social Watch Network Kenia Debt Relief Network (KENDREN) South Asian Network for Social and Agricultural Development (SANSAD), India South Asia Alliance for Poverty Eradication (SAAPE), Nepal Voices for Interactive Choice and Empowerment (VOICE) /Aid Accountability Group,

Bangladesh Nepal Policy Institute (NPI) Forum of Women’s NGOs of Kyrgyzstan Countryside Security and Sustainable Development Network ( CSSD Network), Vietnam Center for Research and Assistance the Children (CENFORCHIL) ,Vietnam China Association for NGO Cooperation (CANGO), China International NGO Forum for Indonesian Development (INFID), Indonesia

 

Ediciones

Búsqueda de artículos

Pueden buscar artículos en nuestro índice de artículos (ordenado por autor, tema, año, región y país). También ofrece una opción de búsqueda por texto completo.

Suscríbanse

La revista Educación de Adultos y Desarrollo se distribuye de manera gratuita en inglés, francés y español. Si desean recibirla, sírvanse suscribirse aquí.